Poemario

Comprar Libro en papel por 14,30€ Comprar eBook en PDF por 4€

Consigue con este poemario crear un mundo de símbolos cotidianos, de los cuales quizás el más característico sea el café por la polivalencia que le otorga el poeta: esa sustancia relacionada con el despertar, con la mañana, con la rutina que connota distintos matices según su lugar en el poema. En el primer poema titulado «Hoy me desperté», leemos, por ejemplo:toda una suerte de imágenes que se repitendesde el fondo vencido de la casa;el tintineo de la cuchara en el caféo estas voces que se consumen sobre el presente.En el poema «Verbena»:o despertarse todas las mañanaspara beberse la sombra calientede un café como si fuese la propia.En «Cafés de biblioteca» este símbolo se define de modo más evidente:Los cafés de la bibliotecason solubles, automáticos,saben a rémora y asueto,a urgencia, a charla, a beneplácito.Tienen el espesor y el precio en paz,son flemáticos o de un sorbo,huelen siempre a palabra –pronunciada o impresa–se tornan en un chute necesario,una excusa, un buche de airey un soplo de cafeína.También son remordimientos, suspirosde alivio o de utopía,una droga, una esperancitaque nos espera a la hora en punto. […]Así se ejemplifica su discurso poético no sólo en la forma que hemos comentado, sino también en el fondo que aborda la solidaridad del ser ante su destino, su futuro incierto, pero también la fortaleza para no caer, no rendirse a lo fatal que no es la muerte, sino esa superstición natural enemiga de la luz ilustrada de los libros:­

Quiero publicar un libro Ver más libros