Una noche de locura

Comprar Libro en papel por 19,52€ Comprar eBook en PDF por 6€

Me llamo Paquita Ferragut Carbonell y voy a cumplir los veintitrés años en septiembre. Mi enfermedad es PCI que significa: Parálisis Cerebral Infantil. Fue cuando nacía: el cordón umbilical me ahogó y me faltó oxígeno en el cerebro, desde entonces estoy prisionera de mi propio cuerpo. Cuando me enfado o alguien me hace daño con las palabras, o si hay un malentendido... ya me pongo nerviosa para todo el día. Mi carácter desde siempre ha sido demasiado fuerte, desde muy pequeñita, y aún lo es. A veces me peleo con mi novio y parece de película, por cierto se llama Onofre Femenias. Me busca las cosquillas hasta que no puedo aguantarme más y le pego un chillido. Para que le perdone siempre me da un beso y ya me tiene en su palma de la mano. Al final estoy abrazándole o bien encima de él besándole y eso... ¡cómo me gusta! Mi padre tiene un almacén de construcción de casas que se llama “almacenes Ferragut”. Un día me decidí a escribir una historia, era un domingo en verano de 1997. Yo tenía 17 años, estaba estudiando informática con una profesora particular que venía a mi casa todos los sábados a las once de la mañana. Me fastidiaba despertarme y levantarme tan pronto. Fue idea de mi madre. Ella me decía que me pasaba el santo día mirando la televisión y eso no podía ser. Fue la profesora de informática quien me enseñó a diseñar como se hacía una novela profesional y con el tiempo también me ayudaron un poco otras personas, por ejemplo los amigos de mis padres, mis amigos, etc. Os preguntaréis como escribo, pues con un unicornio. Es una especie de casco que lleva delante un largo puntero con el que presiono las teclas del ordenador. Sin ese método no podría escribir por mi misma. Lo utilizo desde pequeña, desde los nueve años. Lo aprendí cuando iba al colegio Aspace, que es un colegio especializado para personas minusválidas. La novela que escribí se había borrado toda entera y cogí una depresión, ¡ya tenía escritas 67 páginas y no quería volver a escribir otra vez lo mismo! Unos meses después me decidí a escribir otra vez para cumplir mi sueño. Esta vez he tardado en escribir la novela un año y unos meses. Era en un sábado de verano y hacía mucho calor, ese día estaba muy deprimida y pensé que podía ir a conectarme a Internet. Fui al chat de Baleares, había mucha gente. Empecé a hablar y un nombre me llamó mucho la atención, halcón, y me puse a hablar con él. Entonces cada minuto que pasaba era más intensamente fuerte. En aquellos momentos yo pensaba en mi ex novio y no hacía ni caso de lo que estaba hablando con halcón: me contaba que tenía que ir a estudiar para sacarse el carné de coche, o algo parecido. Hablé con él al día siguiente y me preguntó muchas cosas. Ese día estaba muy alegre y activa, me di cuenta de una cosa: no tenía que pensar tanto ni darle tantas vueltas a la cabeza. En esos momentos puse atención a lo que me estaba contando, a sus dulces palabras y cada vez me adentraba más en esas palabras que me hacían vibrar, y no dejaba de pensar en su forma de ser. Cada día hablaba con él y con más personas. Yo sabía que pronto tenía que ir de acampada y al irme no me despedí de él. Eran las 8:30 de la mañana y me desperté muy feliz. Al cabo de diez minutos oí el timbre de la puerta, era mi amiga Blanca que vino directa a mi habitación. Me estaban vistiendo cuando entró, me dio los buenos días y un beso. En aquellos momentos estaba muy emocionada, también un poco nerviosa porque había venido Blanca. Ese día no me tome nada para desayunar, sólo un sorbo de leche, al poco rato vino el taxi, metimos la silla eléctrica y durante el trayecto empezamos a hablar de nuestras cosas. Cuando llegamos al colegio estaban allí todos; me coloqué al lado de Pepe, Blanca buscó una silla y también se sentó a mi lado. Después vi a Montse que me miró de una forma que no me gustó nada, yo quería decirle algo pero no pude porque tuve como miedo. Al rato Blanca tenía que ir a llamar por teléfono y me preguntó dónde estaba. Entonces se lo expliqué, se fue a llamar y yo me quedé sola un momento; conocí a Isabel ese mismo día. Un minuto después vino otra vez Blanca, su silla estaba ocupada por una madre y eso me hizo enfadar, entonces vio el teatro de pie. Le gustó, se emocionó mucho, para ella era muy fuerte. Cuando acabó el teatro, mis compañeros se fueron a comer y yo me quedé con Blanca, fuimos afuera para coger sitio en una mesa. Hacía buen tiempo y aunque era diciembre, el sol parecía de verano, tenía un calor que me moría. Además, Blanca y yo también teníamos mucha hambre. En aquellos momentos llegó Biel y su familia, que se pusieron en una mesa que estaba a nuestro lado, creo que me pasó un cosquilleo por todo el cuerpo, ¡uuufffff! Cinco minutos después me fui al servicio y cuando regresé me quedé adentro, también Blanca acabó de comer, entró y se sentó a mi lado. Dentro estaba Susana, yo tenía un regalo para ella, se lo di y le dije que el regalo era de parte de las dos. Más tarde pedí un consejo a Blanca: “¿quién te gusta más, Pepe o Biel?” Y ella me dijo: “Biel me gusta para ti”. Después me fui para hablar con Biel, me acerqué a su lado le expresé mis sentimientos y me dio otra oportunidad. Cuando me lo dijo tenía los ojos llorosos, yo también estaba toda feliz y él me dijo que no dudara una cosa: “yo también tengo ganas de intentarlo otra vez”. Me fui con Blanca para contárselo y se puso muy contenta, yo estaba emocionada. Luego al acabar de hablar con Blanca fuimos a bailar con todos pero ya eran las 4:40 y el taxi estaba fuera esperando, ya era la hora de despedirse y me entristecí. Estábamos bastante cansadas las dos en el taxi, en aquellos momentos pensaba en Biel y Blanca estaba casi dormida. Llegamos a mi casa, luego la madre de Blanca vino a buscarla y me despedí de ella. Más tarde me fui a dar una pequeña vuelta y sobre las 20:00 volví a mi casa. Subir por el ascensor, luego me pusieron el pijama, cené y me acosté en la cama y esa misma noche soñé con Biel.

Quiero publicar un libro Ver más libros