Arte de navegar en que se contienen todas las reglas, declaraciones, secretos y auisos a q la buena navegacio son necessarios, y se deue saber hecha por el maestro Pedro de Medina ...

Comprar Libro en papel por 38,67€

En el siglo XVI, como consecuencia del descubrimiento de América, se produce en la Península Ibérica un importante desarrollo de las ciencias relacionadas con la navegación. Se escriben diversos tratados sobre esta ciencia que a lo largo del siglo XVI se irá perfeccionando para dar solución a los problemas técnicos que planteaban los grandes viajes a las nuevas tierras. En esta época se produce un importante progreso del «arte de marear» o ciencia náutica. Portugal y España pueden vanagloriarse de haber sido las fundadoras de la navegación, científica gracias a la colaboración entre marinos y científicos. En estos dos países se publican los primeros tratados de navegación, entre los que destacan los trabajos de Francisco Faleiro, Pedro de Medina y Martín Cortés, autores de obras de gran altura científica, consideradas como auténticos tratados sistemáticos del arte de navegar. Sus obras sobre náutica alcanzaron gran difusión durante más de un siglo en Europa. El Arte de navegar de Pedro de Medina fue el primer tratado impreso dedicado exclusivamente a esta ciencia, recibiendo la aprobación de los cosmógrafos de la Casa de Contratación y del Consejo Real de su Majestad en Valladolid, donde residía la corte y donde se imprimió el libro en 1545. La obra comprende ocho partes o libros dedicados a los siguientes temas: I. «Del mundo, de su orden y composición»; II. «De la mar y sus movimientos, y cómo fue inventada la navegación»; III. «De los vientos, de su calidad y nombres, y cómo se ha de navegar con ellos»; IV. «Del altura del Sol, y cómo se ha de regir por él la navegación»; V. «Del altura de los polos»; VI. «De las agujas de navegar»; VII. «De la Luna, y cómo sus crecientes y menguantes sirven en la navegación»; VIII. «De los días del año». En la dedicatoria expone Medina las razones que le han llevado a escribir esta obra, entre las que destaca especialmente la contribución de la navegación a ampliar los dominios españoles y la ayuda que ofrece a los navegantes que cruzan los mares hacia regiones lejanas y desconocidas, ya que, como el mismo cita: «pocos de los que navegan saben lo que a la navegación se requiere, la causa es porque ni ay maestros que lo enseñen ni libros en los que lo lean». El Arte de navegar tuvo un éxito inmediato, difundiéndose rápidamente por toda Europa. Se tradujo al francés, italiano, alemán, inglés y holandés, llegando a alcanzar más de veintisiete ediciones. Desde su aparición se convirtió en un manual de formación para pilotos no sólo en España, sino también en Europa. La Biblioteca Nacional conserva, como piezas de gran valor, ejemplares de las ediciones española, francesa e italiana. El mismo autor escribió una segunda obra dedicada también a la náutica, El regimiento de navegación, publicada en Sevilla en 1552. Es un resumen, una adaptación de carácter práctico y menos complicada, de los conceptos del Arte de navegar, escrita en forma de recomendaciones y reglas y con un lenguaje más accesible para los marinos. Estaba destinada a la enseñanza de los pilotos de la Casa de Contratación que iban a navegar hacia las Indias. El cosmógrafo Pedro de Medina residió la mayor parte de su vida en Sevilla, centro de la empresa náutica española, y su vida estuvo dedicada fundamentalmente a la enseñanza de la náutica como cosmógrafo adscrito a la Casa de Contratación. Navegó en varias ocasiones como científico y no como marino, para poner en práctica las teorías y enseñanzas sobre la navegación que exponía en sus «manuales».

Quiero publicar un libro Ver mas libros