bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

EL CHICO DE LA SOMBRILLA

Impuestos y envío no incluidos
Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: Amílcar Romero
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 346
  • Tamaño: 150x210
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
  • Descargas: 559
Ver ficha técnica completa

El asesinato ritual de Héctor Souto, de 15 años, en abril de 1967, El Chico de la Sombrilla que nunca tuvo nada en las manos, fue ayer y va a ser mañana. El medio siglo largo trascurrido no hace más que ponerle cada vez más actualidad. Un juez en sus funciones y una policía obedeciendo órdenes fueron suficientes. Tardaron 72 hs. Actualmente hay seis leyes supuestamente especiales, la violencia futbolera ha alcanzado el rango de Subsecretaría de Estado y los capitostes barrabravas veranean en playas de la clase media alta, hablan por celular con los hombres del Poder. El papel que jugó el llamado periodismo especializado para invisibilizar, tergiversar y hacer así que el espectáculo siga queda a la luz del sol. La deplorable actitud de la dirigencia aportó lo suyo de manera desfachatada. Faltaba todavía, aparentemente, una década para el horror industrializado y aquella tarde, en Villa Dominico, espontáneamente las madres ya dijeron presente porque las larvas ya estaban. El caso más emblemático y significativo de la violencia futbolera argentina. Y al año siguiente se venía la Puerta 12 como cereza del postre. La sociedad toda se remeció en vano al paso del féretro llevado a pulso por sus compañeros del 3er. año del Otto Krause. Las latencias ya estaban y el fútbol, ya cargando sobre sus espaldas el triunfalismo de la economía social de mercado implantada por tres peronistas de ley e importada por el capitán (RE) Alvaro Alsogaya, no tardaría en sacarse la careta.

...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro