bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Yo mataré monstruos por ti

Impuestos y envío no incluidos
Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: Francisco Piera Córdova
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 91
  • Tamaño: 150x210
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
  • Descargas: 732
  • Vendidos: 2
Ver ficha técnica completa

De pequeño, durante un tiempo lo bastante largo como para que lo recuerde, siempre tuve la misma pesadilla.

Yo aparecía en una llanura desierta. Rodeado de montañas a uno y otro lado. De repente, al oír el primer zumbido, comenzaba a correr. Era un sonido muy bajo, un tenue ruido que provenía del otro lado de la montaña que quedaba a mi espalda. Tan insignificante y a la vez lo suficientemente audible como para augurar un peligro inevitable.

Daba igual. Yo echaba a correr con tan sólo notarlo.

Por momentos, el sonido cada vez era más alto, más ruidoso, lo cual únicamente podía ser por una razón; cada vez estaba más cerca.

Yo corría y corría tan rápido como podían mis piernas. Tan rápido y a la vez tan despacio. Mis extremidades no lograban avanzar tanto como mi cabeza ordenaba que lo hicieran.

El escándalo era cada vez más abrumador. Estaba cerca. El estruendo se dejaba notar por toda la montaña. Por toda la llanura rugía un desgarrador eco que no hacía sino ponerme más nervioso. Cada vez con más miedo, con tal temor que mi cabeza no podía girarse para no perder tiempo en la carrera. Bum, bum, bum… Mis oídos.

Parecía que mis oídos iban a estallar a la vez que lo haría mi corazón si no paraba. Entonces, cuando cesaba en mi carrera para poner mi vida a su merced y me daba la vuelta, lo veía venir. Siempre igual, siempre el mismo.

Un monstruo gigantesco que lanzaba piedras a uno y otro lado de la llanura. Capaz de deshacer una montaña con el solo uso de su fuerza.

Se paraba ante mí, dejaba rodar sobre las palmas de sus manos cada una de las enormes rocas que llevaba y se abalanzaba. Ya no había ruido. Había llegado mi final.

 

...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro