bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

La Vida Mística y Espiritual de un Escéptico

Impuestos y envío no incluidos
Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: Dr. Armando Arévalo Hernández
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 522
  • Tamaño: 216x279
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
  • Descargas: 561
Ver ficha técnica completa
Es la biografia del autor, desde su nacimiento hasta sus 48 años de edad. El niño quedó huerfano desde las primeras horas de su vida, y ya en el velorio de su madre se manifestaron los primeros sucesos sobrenaturales que iría teniendo sucesivamente a lo largo y ancho de su vida. Estos fenómenos sobrenaturales se acrecentaron cuando fue educado por los Franciscanos de la Basílica de Zapopan, pues tanto Fray Maseo como Fray Benito le educaron en la alta y poderosa espiritualidad de los Frayles Franciscanos. Posteriormente, con estudios de yoga, y el estudio de filosofìas y religiones orientales obtuvo un alto potencia espiritual y por consiguiente los fenómenos psiquícos fueron lo más cotidiano en su diario vivir, así pues, fantasmas, telequinesis, don de la ubicuidad, telepatía, lectura de la mente, etc.  fueron cosas normales para él, por lo que decidió estudiar parapsicología y poder comprender desde un aspecto científico estos fenómenos. Su vida pasa entre lo espiritual y lo cientifico, porque por un lado el estudio de una licenciatura en áreas biológicas, una maestría y un doctorado en Biología y Genética Molecular lo inclinan al materialismo científico, pero por otro lado, su desarrollo espiritual le hace entender que existen fenómenos que aún la ciencia con todo y su avance no tiene explicaciones lógica para ellas, y sabe que son verdaderos estos fenómenos aunque la ciencia no tenga explicaciones científicas para comprenderlas o experimentarlas. La novela es histórica porque tanto fechas, nombres y lugares son reales, nada es ficticio, lo único ficticio que existe es la imposibilidad de cerrar la mente a la realidad de la existencia de estos fenómenos.

...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro