bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

El Secreto de la Inteligencia Superior

Pulsa para comprarlo en:
Impuestos no incluidos
  • Autor: Juan Carlos Medina Velandia
  • Editor: LandFord
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 61
  • Ebooks vendidos: 1
Ver ficha técnica completa

En un día cualquiera de verano que parecía iba a transcurrir sin mayores contratiempos, nos encontrábamos Kathy y yo “Jerry”, leyendo como de costumbre el periódico matutino. Un encabezado se destacaba en primera plana “Se descubre en Occidente el secreto de la Inteligencia Superior”.

 Varios hechos curiosos me llamaron poderosamente la atención: lo primero era que este secreto se hubiera descubierto en Occidente y no como de costumbre en la región Asiática o en el Oriente; lo segundo era ¿qué tipo de relación existía entre este secreto y el best seller que llevaba el mismo nombre “El Secreto”, en donde su fundamento residía en que atraemos lo que pensamos ya sea bueno o malo?; lo tercero era que de acuerdo con Gardner todos los seres humanos somos inteligentes pero de diferente tipo, lo que se denominaba las inteligencias múltiples, concepto que era aparentemente contradictorio con la idea de encontrar una inteligencia superior.

 Por tal motivo transcribí textualmente la noticia, con la esperanza de descubrir detalles adicionales que me permitieran salir de las inmensas dudas que tenía: “Hoy es un día muy especial para el mundo, en la región de Terranova, ubicada en el nuevo mundo, se han descubierto evidencias de un tesoro que ha tenido guardado por siglos el secreto para alcanzar la Inteligencia Superior. El cuerpo intacto de un ser iluminado fue hallado cuando se realizaban excavaciones a varios kilómetros de profundidad de la tierra. De su cuerpo emanaba un holograma para anunciarnos tan anhelado secreto: Si me habéis encontrado es porque ya es el momento de revelaros el secreto de la inteligencia superior, dentro de mí encontrarás la respuesta.”

 Más que un jeroglífico o una adivinanza, parecía una prueba a nuestra propia inteligencia y capacidades, un botín que sería entregado a aquél o aquellos que pudieran descubrir semejante misterio. Nos pusimos de inmediato a organizar una expedición al lugar de los acontecimientos, para ser merecedores del tesoro que beneficiaría a toda la humanidad. Tan pronto llegamos al sitio del descubrimiento, escogimos como la mejor alternativa de avanzada, el realizar un viaje hacia el interior de este ser iluminado con la finalidad de encontrar cualquier pista que nos condujera a revelar el secreto de la inteligencia superior.

 ¿Por qué sería importante descubrir este secreto? Si nos remontamos al origen de la palabra “Inteligencia” y su raíz latina “Intelligentia”, encontramos que la finalidad inicial de la inteligencia es desarrollar la capacidad de comprender y entender, todo el mundo que nos rodea, pleno de información y de hechos cambiantes. Esto era lo que le había permitido a nuestros antepasados superar las adversidades del entorno, a veces agrestes y otras inhóspitas.

 Pero si le damos un giro al término “Inteligencia” para adaptarlo a un mundo cada vez más interactivo e interrelacionado, la inteligencia puede convertirse en el bastión de apoyo para relacionarnos cada vez mejor con la gente y su entorno, resolver y superar los obstáculos, actuar rápido y diligentemente, ser felices y exitosos, lograr lo que nos propongamos, ver más allá de lo aparente, y sobre todo ser capaces de integrar y visionar un mundo mucho mejor.

 ¿Por qué seria trascendental participar de este incierto viaje? Dejando de lado el anhelo de mantener la eterna juventud, la sabiduría ha sido una búsqueda de moros y troyanos, por ser símbolo de éxito y abundancia. Todos sin distinción hemos querido ser mejores personas, más felices, más útiles, más exitosos, más influyentes y lograr nuestros sueños.

 En esta búsqueda de la respuesta, debemos incursionar en la esencia del mismo ser humano, descubriendo que somos tanto seres físicos, como seres intelectuales, seres emocionales y seres espirituales, con capacidad por ende para desarrollar la Inteligencia física, intelectual, emocional y espiritual.

 El hallazgo de un Ser prodigioso que nos conduciría al secreto de la Inteligencia Superior ¿Qué beneficios traería? Paz, Abundancia, Felicidad, Éxito, Bienestar, Amor. ¿Qué secretos podríamos descubrir? Probablemente que todas las inteligencias son necesarias y se complementan, que entre sí se influyen mutuamente: el físico tonifica la mente y las emociones, la mente crea al físico y a las emociones, las emociones impulsan al físico y a la mente, el espíritu le da sentido y misión a las demás. ¿Qué debemos hacer? Emprender este gran viaje para explorar la inteligencia universal, la inteligencia superior.

 El cual desencadenará una nueva revelación, que no podemos apropiarnos de la inteligencia, sino solo servir de médium o facilitadores para irrigar sus beneficios. Solo se podrá acceder a la esta inteligencia universal si somos de corazón puro y si tenemos buenas intenciones para aprovecharla. ¿Qué significa? Que no podemos hacer el mal a otros, no podemos aprovecharla solo en beneficio propio, que no debemos atentar contra el equilibrio universal, que para recibir también debemos haber dado, que debemos tener clara nuestra misión y objetivos, que debemos creer y tener fe, que debemos ser conscientes del impacto que tienen nuestros pensamientos y acciones, nuestras relaciones y creaciones.

 No se habla de una mente individual sino de una mente universal, infinita, perfecta, omnipotente, grandiosa, majestuosa y completa. ¿La podemos denominar como Dios? Si se podría hacer, y también de acuerdo con nuestras creencias particulares, simplemente la luz, fuente de energía y conocimiento, que lo ilumina todo, lo sabe todo y lo puede todo. Lo maravilloso de esta historia es que todos podemos beneficiarnos de su poder, si creemos que podemos conectarnos con la fuente, si estamos preparados para recibir el conocimiento y multiplicarlo, si estamos dispuestos a beneficiarnos y a beneficiar a los demás, si estamos listos para despojarnos del egoísmo, de las supersticiones, de la vanidad, de los viejos paradigmas.

...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro