bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

“Las patrias perdidas, una visión del proceso judicial de Antonio Puerta y Jesús Neira”

Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: FERNANDO PAMOS DE LA HOZ
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 162
  • Tamaño: 150x210
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
  • ISBN eBook en PDF: 978-84-9009-676-5
    ISBN Libro en papel: 978-84-9981-523-7
    ISBN eBook en ePub: 978-84-686-6082-0
Ver ficha técnica completa
Fernando Pamos de la Hoz ha sido el abogado defensor de Antonio Puerta en el caso “Jesús Neira”.
Desde esa defensa narrada de primera mano, diseccionando el proceso judicial en un lenguaje apto para profanos, da voz a Antonio, un ser humano acorralado por la presión de los medios y la clase política, que falleció en el mes de octubre de 2010.
En este libro, a la vez que reflexiona sobre los juicios paralelos y el daño que los mismos, sin posibilidad además de enmendar el destrozo, ocasionan, materializa todo un repaso a sus ya veinte años de ejercicio profesional, con un componente autobiográfico muy acusado que sorprenderá por su sinceridad y dolor.
Un libro tierno y humano, que hará recapacitar al lector sobre el problema de la drogadicción, en un claro homenaje a esa generación que en los años 80 y 90 se enganchó, sin billete de regreso, a la heroína
5 Comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro
31 de Marzo de 2011 por ferpamos
Otros comentarios que he recibido:
31 de Marzo de 2011 por ferpamos
Gracias Fernando.
Lo justo sería que quién pueda que lo compre, ya que merece la pena hacerlo, y es una forma de apoyar y contribuir con un proyecto hermoso. Como ha dicho Fernando los posibles beneficios recaerán sobre personas y proyectos sociales que necesitan un apoyo o empujoncito (salvando gastos, claro está).

Por tanto invito a que seamos justos.
31 de Marzo de 2011 por ferpamos
Otros comentarios recibidos:
27 de Marzo de 2011 por ferpamos
Una lectora escribió: "Leidas, por el momento, 90 hojas del libro puede decirte Fernando que enhorabuena. Me está pareciendo muy interesante y merece la pena adentrarse en él.
Y merece la pena porque conforme se avanza van mezclandose con mis recuerdos, mis espinas, mis amigos, mis frustraciones, mis demonios, mis cuentas pendientes, sus dolores, sus injusticias, sus miedos, sus errores...entrecruzándose con los tuyos, creándose un sólo relato.

Gracias". "Acabo de terminar el libro y creo que va a ser muy difícil poder plasmar los sentimientos que se han ido entremezclando durante el recorrido por él.
Han sido sentimientos que se me han pegado al alma junto con los míos, llegando a despertar dolores supuestamente olvidados y enterrados.
Entiendo porque has tenido que escribir este libro y entiendo que fuera una necesidad, porque se lo que es bajar a los infiernos cada día y tener que subir cada día de ellos.
Al ir pasando páginas el corazón se me iba encogiendo. Veía caras y situaciones que eran idénticas a las que han pasado y han quedado en mi vida. Les iba diciendo adiós a los míos a la par que tú se lo decías a los tuyos.
En los infiernos de la vida hay mucho sufrimiento, muchas historias desgarradoras que te dejan, como bien dices, el alma helada. Muchas veces son tan crueles las imágenes que te quedas enganchada a ellas. Subes de los infiernos y una parte de ti se queda abajo, inmóvil, perpleja durante días, semanas. La pena se te instala dentro y una enorme tristeza se apodera de ti. En esos días nada tiene sentido. Te quedas enganchado a unos ojos llorando, a unas manos agarrándose a ti, a una súplica de auxilio… Pero a pesar del dolor nosotros somos capaces de retomar la vida, porque nosotros bajamos y subimos del infierno todos los días. Ellos en cambio se quedan enganchados a su dolor, y para poder evadirse vuelan con sustancias psicotrópicas que los trasladan a mundos de colores artificiales, robándoles un trozo de vida y sumergiéndolos aún más en los infiernos.
Siempre recuerdo una frase que se me quedó grabada hace mucho tiempo: “Si no puedes evitar la droga evita la cárcel. Si no puedes evitar el daño, minimízalo”. Pero cuando le pones cara y nombre al dolor, a la pobreza, a la injusticia, te duele extraordinariamente no poder arropar en un enorme abrazo a esa personita indefensa y asustada que tienes delante. Te duele no poder arroparlo y protegerlo contra más dolor.

Fernando lo que has escrito está lleno de sentimiento y de humanidad. Felicidades de todo corazón y te agradezco que hayas desnudado tu alma porque con ello has reflejado la realidad de muchas personas, compañeras de vida que sufren los envites de esta vida.

La historia de Antonio es la historia de muchas personas que conocemos y queremos. Aunque Antonio tuvo algo que los otros Antonio,s no tienen o no han tenido. Una mano amiga, humana y profesional que intentó darle ese enorme abrazo para protegerlo de las hienas. Que no se paró a distinguir lo que es personal de profesional, porque al final todo era vida. Una persona que se paró a conocer a Antonio y a tantos otros Antonios. Que se para a escuchar sus historias de vida, para así ser más humano y cálido.

Muchas gracias".
25 de Marzo de 2011 por ferpamos
Lúcido y tierno.