bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

ESCRITOS ECONÓMICOS Y OTROS NO TANTO (2011)

Impuestos y envío no incluidos
Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: Antonio Mora Plaza
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 82
  • Tamaño: 170x235
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
  • Descargas: 61
Ver ficha técnica completa

La crisis ya se ha instalado y llega –siempre ha estado- en el sector financiero. En USA, Irlanda, Reino Unido, Bélgica, Holanda, Francia, Alemania, se ha solucionado la parte bancaria de la crisis sin ningún pudor neoliberal: simplemente los mismos que defendían el sólo mercado han puesto a las naciones en un brete: o me prestáis dinero a tipos privilegiados y/o me compráis las acciones ahora que están caras para que me la vendáis cuando estén baratas y arregláis mis desaguisados o declaro la quiebra bancaria. Se referían al Estado, a los poderes públicos, a los Presupuestos, a nuestros impuestos. Y lo han conseguido, porque también lo público –deuda pública- depende de la financiación privada de inversionistas, tanto en su versión más llevadera, como la meramente especulativa –los Goldman Sachs de turno- que sólo pueden ser rentables con la especulación. ¿Cuál ha sido la respuesta a todos esto por parte de Bruselas y de la Merkel en Europa, por ejemplo?: anteponer unas miserables elecciones en Westfalia- Renania –que de todas formas perdió- en mayo del año pasado al futuro de la Unión Económica, de Europa y del papel de ésta en un futuro próximo. Merkel es un ejemplo de política miserable e ignorante en lo económico, dando todas las facilidades a los especuladores, avisándoles de sus movimientos, de lo que iban hacer, de lo que no querían hacer y de lo que no tendría más remedio que hacer a pesar de todo. Casi mejor que siga así, porque si fuera inteligente sería aún más peligrosa. Claro, que los burócratas de Bruselas y el BCE han estado a la altura –a la bajura- de la teutona.

...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro