bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

EL CONOCIMIENTO HUMANO. Bloque1 del Módulo EPISTEMOLOGIA

Impuestos y envío no incluidos
Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: LEANDRO SEQUEIROS
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 88
  • Tamaño: 210x297
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
  • Descargas: 253
  • Vendidos: 5
Ver ficha técnica completa

Un Master sobre Metodología de la Investigación no puede prescindir de una reflexión filosófica sobre lo que es el conocimiento humano. La investigación pretende aportar información sobre la realidad natural y social. Pero ¿qué es esa información? ¿Qué capacidad tiene el ser humano para “conocer”? ¿Cuáles son los límites del conocer? Pero los filósofos van mucho más lejos: ¿podemos llegar a conocer la verdad? ¿qué es la verdad? ¿Qué es la certeza? El saber, ¿es una mera construcción de nuestro cerebro? ¿Existe la realidad? ¿Qué podemos saber sobre la realidad? Y más aún: ¿Qué certeza tenemos de que existimos realmente y no somos producto de un sueño o de una máquina maléfica? ¿Qué es real y qué es imaginario? ¿No será que vivimos en un mundo virtual, que somos parte de un videojuego gigantesco? Entonces, ¿qué es la verdad? ¿qué podemos saber?

                Estas preguntas no son nuevas. Desde la época griega los filósofos de han preguntado por la naturaleza del “saber” y por las posibilidades y límites del conocimiento humano.  El lema de uno de los grandes filósofos de todos los tiempos, Inmanuel Kant, a finales del siglo XVIII, era: "audi sapere" (atrévete a saber, a usar tu mente con libertad). Al llegar el siglo XVIII (el llamado “siglo de las luces”) los filósofos de la Ilustración pretenden asentar todo el saber humano desde la razón. Para ello, debe el ser humano liberarse de todas las concepciones no racionales del mundo (incluidas las religiosas).

Los materiales que aquí presentamos  son más bien modestos y no van a responder a todas las grandes preguntas relacionadas con el “saber” humano. La pregunta de Kant: ¿Qué puedo saber? quedará con frecuencia sin respuestas convincentes universalmente aceptadas. Tal vez sea esta una de  las paradojas de la filosofía: el deseo de encontrar respuestas a las preguntas radicales se frustra con frecuencia. La diversidad de respuestas de los filósofos sólo permite con frecuencia acceder a un abanico de posibles respuestas provisionales y contingentes.

...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro