bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

¿Sabe usted quién es Dios?

Impuestos y envío no incluidos
Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: Tex
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 216
  • Tamaño: 216x279
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
  • Descargas: 72
Ver ficha técnica completa

Lo más complicado de aceptar la existencia de Dios, es creer en algo que no se ha visto y esperar en algo que no ha ocurrido aún (la perfección), pero que indudablemente es Eterno y Verdadero, eso es lo más difícil de creer en Dios (Hebreos 11: 6) Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. Porque siempre queremos y esperamos que sea Dios quien se nos manifieste a nosotros aquí y ahora, físicamente, mas Dios es Espíritu y la vez todas las Constantes Eternas e invisibles de modo que no es Él quien debe convertirse a lo imperfecto y limitado, o sea a esta dimensión (aunque ya lo hizo una vez, pero de forma perfecta) sino que somos nosotros que debemos trasladarnos y transformarnos hacia lo Eterno y Perfecto donde Él habita.

Nada por lo que se empeñe en hacer o conseguir aquí en la tierra: luchar por una profesión, estudios, riquezas, fama, lujos, sabiduría, placer, negocios, ideales filosóficos y filantrópicos (política, religión, sociedades benéficas), familia (padre, madre, hijos, hermanos), pareja, bienestar físico, salud, competencias, etc.; pueden lograr que cambie su condición espiritual frente a Dios… ni nada de estas cosas pueden comprar su pase a la Vida Eterna. De tal forma que empeñarse por cualquiera de estos motivos y gastar el tiempo de su existencia en ello resulta vano y sin sentido, resulta ilógico, sino se tiene ganado primeramente en la vida la condición espiritual necesaria para trascender a la Eternidad y no solo conseguir esa condición, sino tanto mucho más mantenerla y cuidarla ante Dios (Mateo 13:45,46) 45 También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas, 46 que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró.

Recuerde siempre que, las cosas que se ven están hechas de las que no se ven, y estas cosas que no se ven, a su vez, son eternas. Así pues, nuestra meta no es encontrar ni luchar por algo que podamos palpar (al fin de cuentas todo lo que conocemos tiene su tiempo contado, este mundo, este universo en su totalidad, y nada de lo que conocemos esta en la armonía de la Eternidad de Dios), sino luchar por mantener presentes las que no se ven y que si son eternas.

...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro