bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

TIC para Empresas e Instituciones. La última burbuja.

Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: Alejandro Hernández Capa
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 142
  • Tamaño: 150x210
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
Ver ficha técnica completa

 

Este libro analiza aspectos de aplicación y resultados de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) en los últimos veinticinco años en España,  particularmente en la Administración del Estado, en pequeñas empresas y en la banca y cajas de ahorro de tipo medio. Se trata de  un libro políticamente incorrecto, en él se describen  vicios y perversiones en el uso y aplicación de las TIC: gastos excesivos, inversiones innecesarias, resultados mediocres. Merecen dedicación especial los miles de asesores e impartidores de cursos TIC en ayuntamientos, comunidades autónomas, fundaciones y empresas públicas y otros organismos, anclados en sus puestos con contratos estables y resultados decepcionantes. Las verdades del barquero que muchos buenos profesionales  conocen pero que pocos se atreven a decir en voz alta, y menos a escribir.

                         

En España han pinchado dos burbujas desde la crisis de 2008, la financiera y la inmobiliaria, falta otra: la TIC. Durante años las TIC han tenido y tienen una aureola de modernidad tal que estaría mal visto hacer preguntas en relación a su rentabilidad, beneficios, riesgos y oportunidad;  preguntas clásicas que siempre se aplican a cualquier otra tecnología o innovación.

                                             

El problema: la aplicación de las TIC en los veinticinco últimos años ha sido básicamente incorrecta, consistió sobre todo en la incorporación de chismes (ordenadores, impresoras, programas sueltos, desarrollos chapuzas, etcétera) a los métodos poco organizados de producir bienes y servicios, con lo que se ha conseguido amplificar el desorden en muchos casos. Por otra parte, demasiada gente sin conocimiento ni experiencia desde medios públicos y parapúblicos ha vivido de fomentar el uso de las TIC como un fin en sí mismo, seguramente para perpetuarse como fomentadores TIC, muy lejos de resultados contrastables. En la Administración y la Banca se han realizado enormes inversiones, cuyos resultados no han sido los esperados, y que siguen produciendo  gastos astronómicos en mantenimiento.

 

Naturalmente hay casos y sectores de éxito, pero se trata de señalar aquello que se ha ocultado y que está pendiente y supone un impedimento claro de progreso.

 

La tesis es muy simple: Para aumentar la productividad de empresas e instituciones la verdadera y única oportunidad es hacer ingeniería de procesos (conocer y controlar los costes del proceso), donde hay un enorme recorrido, en este sentido la Administración y las empresas tendrán que aprender a pagar por el conocimiento (la ingeniería) y no tanto por los chismes; en ese esquema  las TIC son quizás la mejor herramienta de soporte para esa tarea. Las TIC sin ingeniería de procesos conforman un tremendo y costoso error.

 

Se desmontan algunos aspectos míticos en relación con las normas ISO y CMMI para pequeñas empresas. Y se señalan algunos activos económicos latentes como la los valores de disciplina, precisión y claridad, aspectos que parecen anticuados, pero que están en núcleo de las nuevas oportunidades.

 

Por último se comentan algunos aspectos políticos que explican porqué algunas informáticas del Estado funcionan muy bien y otras tan mal.

 

 

 

...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro