bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Libro: ¿Sabe usted quién es Dios?

Pulsa para comprarlo en:
  • Autor: dessertexpress
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 246
  • Descargas: 44
Ver ficha técnica completa
Nada por lo que se empeñe en hacer o conseguir aquí en la tierra: luchar por una profesión, estudios, riquezas, fama, lujos, sabiduría, placer, negocios, ideales filosóficos y filantrópicos (política, religión, sociedades benéficas), familia (padre, madre, hijos, hermanos), pareja, bienestar físico, salud, competencias, etc; pueden lograr que cambie su condición espiritual frente a Dios… ni nada de estas cosas pueden comprar su pase a la Vida Eterna. De tal forma que empeñarse por cualquiera de estos motivos y gastar el tiempo de su existencia en ello resulta vano y sin sentido, resulta ilógico, sino se tiene ganado primeramente en la vida la condición espiritual necesaria para trascender a la Eternidad y no solo conseguir esa condición, sino tanto mucho más mantenerla y cuidarla ante Dios (Mateo 13:45,46) 45 “También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas, 46 que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró”.Lo más complicado de todo esto, es creer en algo que no se ha visto y esperar en algo que no ha ocurrido aún, pero que indudablemente es Eterno y Verdadero, eso es lo más dificil de creer en Dios (Hebreos 11: 6) “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”. Porque siempre queremos y esperamos que sea Dios quien se nos manifieste a nosotros aquí y ahora, físicamente, mas Dios es Espíritu y la vez todas las Constantes Eternas e invisibles de modo que no es Él quien debe convertirse a lo imperfecto y limitado, osea a esta dimensión (aunque ya lo hizo una vez, pero de forma perfecta) sino que somos nosotros que debemos trasladarnos y transformarnos hacia lo Eterno y Perfecto donde Él habita. Tengamos en cuenta que muchos de los grandes hombres de Dios no vieron el fruto de sus esfuerzos hechos con Fe (Hebreos cap.11)
...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro