bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

EL TRABAJO SOCIAL

Impuestos y envío no incluidos
Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: José Gómez Cerda
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 241
  • Tamaño: 210x297
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
  • Descargas: 22
Ver ficha técnica completa

 

 

PRESENTACIÓN

 

Rafael Toribio

 

 

En primer lugar debo agradecer al viejo amigo José Gómez Cerda haber pensado en mí para la presentación de esta nueva obra, que representa su libro número 29. Hacerlo es una oportunidad de expresarle la admiración que siento por él como persona y líder sindical.

 

Como el objetivo de la presentación de una obra escrita debe ser motivar a la lectura de la misma, me ceñiré a presentar del autor y de su obra algunos factores que puedan provocar esa motivación. Pero sólo los más importantes.

 

Sobre el autor

 

José Gómez Cerda es uno de los pocos sindicalistas de verdad que aún existen en nuestro país. Con preferencias políticas, pero no políticamente vendido. Sin posiciones radicales, pero sin pasarse a la acera del frente. Sin rechazo a los patrones, pero sin comer en su mesa. Superando muchas limitaciones, continúa defendiendo los intereses de los trabajadores, que asumió desde temprana edad.

 

En la solapa del libro pueden ver sus credenciales: Sindicalista desde siempre; educador por vocación; cargos importantes desempeñados con decoro en el mundo sindical, tanto aquí como en el exterior y una prolongada estadía en Bélgica.

 

Personalmente considero que su vocación fundamental es la de ser trabajador social y que escogió el sindicalismo como instrumento para

desarrollarla. Es sindicalista por ser un trabajador social.

 

Es más o menos lo que expresa en una parte de la presentación que hace de su propia obra. Cito: ―… Comprendí que tenía un limitado talento, concedido por Dios, que debía hacer algo para multiplicarlo. Decidí ponerlo al servicio de los pobres, especialmente de la clase trabajadora. Me hice un compromiso de tratar de poner ese talento para que los pobres sean menos pobres en lugar de ponerlo al servicio de hacer más ricos a los ricos.  

 

...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro