bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

CUIDADOS DE ENFERMERÍA EN EL MEDIO AERONÁUTICO

Impuestos y envío no incluidos
Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: RUBÉN BERNAL MARRUFO
  • Autor: VERÓNICA MARTÍNEZ LÓPEZ
  • Autor: VERÓNICA SÁNCHEZ MARTÍNEZ
  • Autor: IRENE RODRÍGUEZ ARCIS
  • Autor: LIDIA CEREZO HERNÁNDEZ
  • Autor: CRISTINA CASAS CÁNOVAS
  • Autor: CONCEPCIÓN VALDIVIA JIMÉNEZ
  • Autor: ILLÁN DÍAZ, CONSOLACIÓN ÁNGELES
  • Autor: LAURA CARRIÓN LAGUNA
  • Autor: ZAPATA SÁNCHEZ, MARÍA DEL MAR
  • Autor: PACHECO BARRIGAS, MARCELA ELIZABETH
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 118
  • Tamaño: 150x210
  • Interior: Color
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
  • ISBN eBook en PDF: 978-84-686-9807-6
    ISBN Libro en papel: 978-84-686-9806-9
  • Descargas: 3
  • Vendidos: 3
Ver ficha técnica completa

Durante el vuelo, nuestro cuerpo se ve sometido a unas condiciones físicas distintas que las que sufrimos antes de despegar. Volando en una capa atmosférica con concentraciones iguales que las que tenemos sobre el nivel del mar, podemos entrar en hipoxia o precisar un aterrizaje de emergencia con una ambulancia en pie de pista por el riesgo de sufrir un shock hemorrágico y al aterrizar apenas sangre. Otro de los grandes problemas que puede sufrir una persona al coger un avión es cualquiera de los barotraumatismos que puede empezar con un simple dolor de muelas o de cabeza pero puede llegar hasta provocar el coma o la muerte de una persona.

 Todos estos problemas son explicados por las Leyes Física de los Gases pero otros factores que pueden afectar a las personas a altas altitudes (sequedad, frío, etc.,) y otros relacionados con el propio vuelo (turbulencias, desaceleración, etc.).

 Según distinta bibliografía consultada, durante el vuelo es común que algún pasajero sufra un problema cardiaco, respiratorio, neurológico... que supongan un riesgo alto pero también “patologías menores” como disnea, un síncope, traumatismos, infecciones y problemas psiquiátricos. Por los cambios físicos a los que nos vemos expuestos pero también al estrés del viaje, un desequilibrio metabólico, una infección, síndrome de la clase turista... Si entre los pasajeros se encontrara algún sanitario (médico o enfermera por ejemplo), se vería obligado a atender y ayudar a los tripulantes de cabina (TCP) a atender al pasajero herido/enfermo moralmente según su código deontológico y legalmente según la legislación de cada país.

 Pero esta asistencia puede no resultarle cómoda al profesional sanitario al no estar acostumbrado a realizar su ejercicio laboral con estas condiciones físicas al operar a una altitud y un medio distinto al suyo habitual y por no verse respaldado por su equipo de trabajo sino por unos TCP con pocos conocimientos y recursos a su alcance.

 Aunque las aerolíneas están obligadas a operar con dos botiquines a bordos, son números los sanitarios que se han visto obligados a atender a un pasajero durante el vuelo y se han encontrado con que no tenían el material necesario para atenderlo. Por esto, muchos profesionales solicitan que se amplíe el instrumental y medicación a bordo incluyendo cosas tan básicas como un glucométer o tan vitales como un desfibrilador automático que actualmente sólo llevan algunas compañías para sus vuelos transoceánicos.

 Aunque la tripulación posee conocimientos de socorrismo para hacer frente a una reanimación cardiopulmonar, atragantamiento severo o un ataque epiléptico, en muchos casos esta formación se reduce a la que reciben para superar el examen para poder obtener su titulación y, según la compañía, un recordatorio en el curso que reciben cuando empiezan a trabajar.  En la práctica, los azafatos de aire o TCP no están bien preparados para atender una maniobra de socorrismo y pueden verse bloqueados por el estrés por lo que sería necesario ampliar y renovar sus conocimientos periódicamente ya que ellos son los responsables de la seguridad de los pasajeros y no son simples acomodadores como alguna persona que no conozca este mundo laboral pueda creer.

 Con este libro pretendemos explicarles a los enfermeros como asistir a un pasajero durante el vuelo o en aquellos casos donde necesitemos de un medio aeronáutico para atender a un pasajero teniendo en cuenta las condiciones físicas, los medios y espacios limitados y las responsabilidades que tenemos durante el vuelo.

 No debemos olvidar que el transporte por vía aérea está en auge llegando en 2014 a los 1.700 millones de personas que escogieron esta vía para realizar su viaje y no tiene límites de edad, siendo cada vez más común encontrarse personas de la tercera edad y niños entre los pasajeros.

 

...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro