bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Polinizadores de las Dipsacaceae ibéricas

Impuestos y envío no incluidos
Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: José Lara Ruiz
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 229
  • Tamaño: 210x297
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
Ver ficha técnica completa

Las flores se agrupan en inflorescencias que están extraordinariamente especializadas para optimizar la polinización por insectos. La maduración de las flores del capítulo con frecuencia es centrípeta en todos los géneros, salvo en Dipsacus, en el cual se desarrollan primeramente las flores medianas de cada inflorescencia formando un anillo, y progresando su maduración desde aquí hasta las regiones proximal y distal. La atracción de los insectos polinizadores se ve reforzada a menudo por un mayor desarrollo de las flores de la periferia (p. ej., en Scabiosa, Lomelosia, etc) que muestran, además, un mayor grado de zigomorfía, muy evidente en el desigual tamaño de los lóbulos de la corola. Las flores son siempre proteandras. Por tanto, la flor pasa primero por una fase masculina, más o menos prolongada, en la que despliegan sus estambres con las anteras maduras por encima de la corola,durante la cual la dehiscencia dextrosa de las anteras facilita la adhesión de los granos de polen a los insectos visitantes que buscan néctar (p. ej., en Knautia arvensis, Succisa pratensis, etc). Posteriormente, el estilo se alarga situando el estigma por encima de las anteras, pasando la flor a ser funcionalmente femenina. Cundo la polinización por insectos no se efectúa, el estigma se curva hacia dentro, facilitando la auto-polinización (p. ej., en Cephalaria). Al ser más rápida la maduración del estilo que la de las anteras, fenómeno que ocurre sincrónicamente en todas las flores de un mismo capítulo, propicia que la inflorescencia en su conjunto pase de una fase masculina a otra funcionalmente femenina, fenómeno que fuerza la fecundación cruzada por los insectos.

En algunas especies (p. ej. en Knautia arvensis) en algunas flores abortan las anteras e incluso se produce la ginodioecia. En otros casos (p. ej., en Scabiosa, Pterocephalus) aparecen capítulos pequeños con flores que se autopolinizan.

Sus polinizadores más frecuntes son pequeñas moscas, sírfidos, abejorros, la abeja de la miel, polillas y mariposas y, a veces, escarabajos (obs. pers.).

...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro