bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Indicadores de Siniestralidad Vial 2016. República Dominicana.

Impuestos y envío no incluidos
Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: Mario Holguin
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 87
  • Tamaño: 216x279
  • Interior: Color
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
  • Descargas: 1
Ver ficha técnica completa

Los siniestros de tránsito continúan siendo un gran dolor de cabeza en la República

Dominicana pese a los esfuerzos que se realizan desde el gobierno y sus instituciones.

Las acciones evidentemente han sido insuficientes debido a que el 2016 cerró con la más

alta cifra de fatalidades en la circulación humana en los últimos siete años, con un 9.04%

superior al período anterior.

Un total de 2 mil 122 decesos en el lugar de los percances, fueron registrados en el

departamento de Estadística de la AMET, mientras que en el 2015 la cifra de fallecidos fue

de 1,946.

En término de tasa de mortalidad de óbitos por cada cien mil dominicanos, con las

estimaciones de los decesos posteriores a la tragedia y considerando deficiencias

importantes en la toma de recopilación de datos, el valor alcanzó 43.84, Es decir,

7.54% por encima del 2015.

Pero, cuando se hace una comparación con la tasa de mortalidad de 41.7 muertes por

cada cien mil habitantes calculada por los organismos internacionales en el 2010, el año

pasado rompe record al sobrepasarla en un 4.6 puntos porcentuales.

Ello evidencia que aún no se ha comprendido la problemática ni cual sería el tratamiento

adecuado para resolverla, o al menos lograr reducirla significativamente.

Recordamos que en lo que va de siglo, solo en 2001, se reportaron 2 mil 464 víctimas

mortales por incidentes de tránsito in situ, tiempo antes del desplome económico que

sacudió al país por la gran crisis bancaria, siendo el valor más cercano a la fatídica cifra

del año pasado.

A la velocidad excesiva, el no usar el casco de motoristas apropiadamente y de la calidad

exigida internacionalmente; la falta del cinturón de seguridad; el consumo de sustancias

alucinógenas, tenemos necesariamente que agregar otros factores de riesgo inminentes:

la distracción frente al volante, la obsolescencia del campo vehicular y los precios bajos

del combustible; factor, este último, que motivó mayores desplazamientos por carreteras.

También aumentó el número de lesionados en un 23%.

Si se reportaron12,809 incidentes con víctimas en 2016, casi 2370 casos más que en el

2015, fue porque se cometieron más infracciones; sin embargo, las contravenciones

disminuyeron un 30%.

Aunque muchos no parecen entenderlo, estamos frente a un problema humano de gran

magnitud que ataca especialmente a personas en edad productiva, y que sigue siendo la

principal causa de muerte en el país, y la peor forma de destruir el dinero

...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro