bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

NUTRICIÓN Y TERATÓGENOS DURANTE LA GESTACIÓN

Impuestos y envío no incluidos
Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: TERESA SALAZAR PÉREZ
  • Autor: Sabiote Navarro, Francisco Javier
  • Autor: SARA BAREAS PAREJO
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 56
  • Tamaño: 210x297
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Anillado
  • Acabado portada: Mate
  • ISBN Libro en papel: 978-84-685-0297-7
Ver ficha técnica completa

Dado que la salud de la mujer durante el embarazo depende en gran medida de su estado de salud antes de la concepción y puesto que el periodo de mayor vulnerabilidad para el embrión son las 10 primeras semanas de gestación, el consejo reproductivo durante el periodo preconcepcional constituye un aspecto importante dentro de la asistencia prenatal.

            Durante la visita preconcepcional se realizará una anamnesis sobre el estado nutricional de la futura gestante y sobre sus hábitos tóxicos.

Durante el embarazo se producen una serie de adaptaciones del metabolismo encaminadas a una mejor utilización de los nutrientes por la madre y el feto: reducción del metabolismo basal; capacidad de oxidar los ácidos grasos en los tejidos periféricos (aumenta la disponibilidad de la glucosa y aminoácidos para el feto y los tejidos placentarios sobre todo en el tercer trimestre); el volumen sanguíneo aumenta en un 50%, lo que se traduce en el descenso de hemoglobina que corresponde con la anemia fisiológica del embarazo, diferente de la anemia ferropénica por déficit de hierro; aumento del gasto cardiaco con mayor demanda del oxígeno y aumento de la frecuencia cardiaca; cambios gastrointestinales (nauseas, vómitos, ardores, hiperfagia, disminución de la movilidad gastrointestinal mejorando la absorción de nutrientes, estreñimiento…)

La dieta de la embarazada debe contener un aporte energético adecuado para asegurar su propia salud y la de su feto, ya que desde el punto de vista nutritivo, la dependencia del feto del organismo materno es total. Todos los nutrientes que recibe el feto le son transferidos desde la madre a través de la placenta. Las mujeres sanas con una alimentación normal antes del embarazo, suelen afrontar la gestación con reservas energéticas suficientes para lograr un crecimiento y desarrollo normal.

El embarazo es una etapa de enorme gasto metabólico. En los primeros meses sobre todo, la sensación de hambre puede llegar a ser muy intensa. El organismo demanda nutrientes para hacer frente a un doble crecimiento: el niño y el de los órganos maternos que han de acomodarse a esa nueva situación. 

...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro