bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Las corrientes agrarias en Castilla y León durante la II República.

Pulsa para comprarlo en:
Impuestos no incluidos
  • Autor: Galo Hernández Sánchez
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 286
  • Ebooks vendidos: 1
Ver ficha técnica completa
La corriente de opinión "Agraria" se nos muestra como unánime, mayoritaria y de consenso en la mayor parte de los medios periodísticos diarios de Castilla-León. La región se define fundamentalmente por su afiliación y adscripción agraria, dentro de una definición amplia que engloba la economía mayoritaria regional, la sociedad, las formas políticas, culturales, mentales, ideológicas, religiosas, las costumbres y la moral. El concepto agrario será por lo tanto un concepto múltiple, confuso, ambiguo, comodín que sirve para todo. Será una de las banderas de enganche que más éxito otorgarán a las derechas, claro está, junto a la cuestión religiosa. Los postulados agrarios mayoritarios defendidos por los diarios castellano-leoneses son los siguientes: precios remuneradores para el trigo, cumplimiento de las tasas, prohibición total de importaciones de trigo exótico, intervención del Estado en el mercado para retirar stocks sobrantes, crítica a la legislación social agraria (Ley de Términos Municipales, Ley de las Ocho Horas, Ley de Intensificación de Cultivos, etc.) y a la Reforma Agraria (porque pone en peligro el concepto sagrado, inviolable e inalienable de la propiedad privada, base de la civilización cristiana occidental). También propugnan un proyecto de reforma agraria, pero de carácter técnico; que contemple la mejora de los rendimientos y la productividad a través de la concentración parcelaria, utilización de abonos minerales, créditos blandos, regadíos, mecanización, etc. Ante todo lo que buscaban era mantener el status quo y el orden social vigente en los campos castellano-leoneses; imagen social armónica y perfecta en base a un interclasismo agrario y una ausencia de lucha de clases; imagen e interpretación en la cual los medios de prensa diaria castellano-leonesa tenía gran responsabilidad en su paternidad y creación. Sólo hay una nota discordante a esta visión unívoca, unánime y de consenso con respecto a la cuestión agraria en Castilla-León; la interpretación que sobre esta cuestión lleva a cabo La Democracia de León, diario de tendencia izquierdista y socialista. Según ellos, la regeneración del campo se llevará a cabo mediante la savia nueva de la República, la destrucción del caciquismo que tiene sojuzgado al campo, y reformas de justicia, como la reforma agraria que permitirá el acceso de todo campesino al derecho sagrado e inexcusable de la propiedad ("la tierra para quien la trabaja"). Visión, por otra parte minoritaria, que tendrá escasa incidencia y repercusión en la región. Los descalabros electorales de las izquierdas en las sucesivas elecciones así lo prueban.
...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro