Esta web, cuyo responsable es Bubok Publishing, s.l., utiliza cookies (pequeños archivos de información que se guardan en su navegador), tanto propias como de terceros, para el funcionamiento de la web (necesarias), analíticas (análisis anónimo de su navegación en el sitio web) y de redes sociales (para que pueda interactuar con ellas). Puede consultar nuestra política de cookies. Puede aceptar las cookies, rechazarlas, configurarlas o ver más información pulsando en el botón correspondiente.
AceptarRechazarConfiguración y más información
Gastos de envío gratuitos a partir de 10 euros en Península
Buscar en Bubok

SaraMarcos

La muerte es una característica propia de los seres vivos, y por tanto, también del ser humano. “Somos la única especie consciente de la propia muerte” 1, y de ahí las distintas interpretaciones que le hemos ido dando a dicho concepto.
Se cree que ya los primeros grupos humanos realizaban rituales relacionados con la muerte. Se han encontrado restos fósiles que se han relacionado con actos funerarios de la época prehistórica. Los primeros yacimientos arqueológicos de este tipo corresponden al hombre de Neandertal. Datados algo más tarde, se han encontrado restos de inhumaciones (enterramientos), la mayoría en cuevas. Los primeros cementerios, entendido como espacios de enterramiento colectivo, se localizan cronológicamente en el Neolítico, ya entonces a las afueras de los poblados. Más tarde, en la Península Ibérica concretamente, y con la entrada de pueblos indoeuropeos y célticos, se generaliza el rito de incineración (cremación), para volver nuevamente a la inhumación con la instauración del Cristianismo 2.
Las huellas arqueológicas relacionadas con los ritos funerarios son: la disposición del espacio funerario, la deposición de ofrendas y el tratamiento del cadáver. Este último correspondería, primeramente, a una necesidad profiláctica de deshacerse del cuerpo, que se descompone de manera natural, y puede suponer problemas de salubridad. De forma secundaria, y como acto simbólico, se trata el cuerpo con una motivación afectiva, no ya de los cadáveres, sino de los muertos, de los seres queridos. El cuerpo del fallecido es el eje principal en este tipo de ritos, girando el ritual alrededor de él. El resto del acto varía según espacio, tiempo y cultura, pero el tratamiento del cuerpo es algo común en todos los ritos funerarios. Los tratamientos del cadáver pueden ser muy variables 3.
Las diferencias en los distintos ritos mortuorios nacen de las distintas explicaciones que los humanos hemos ido dando, a lo largo del tiempo, a la idea de vida y muerte. El tema de la muerte ha suscitado preguntas que se han intentado responder desde la mitología, la filosofía, la religión y la ciencia 4.



¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

La finalidad de la recogida de sus datos es para poder atender su solicitud de información, sin cederlos a terceros, siendo responsable del tratamiento Bubok Publishing, s.l.. La legitimación se basa en su propio consentimiento, teniendo usted derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, tal y como se explica en la Política de privacidad

Debes validar que no eres un robot

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar