Calendario 07 / diciembre / 2017 Cantidad de comentario Sin Comentarios

“No se trata de ser el mejor, si no de ser lo mejor”. Con esta frase se define Gaspar Vera, creador de la Escuela de Liderazgo y Éxito y autor de De espectador a protagonista. Después de varias experiencias de vida que lo cambiaron para siempre, Gaspar tiene como misión facilitar a las personas los convencimientos necesarios para creer en sus propios recursos y que en ellos encuentren lo necesario en su camino hacia el éxito.

Hemos hablado con Gaspar para conocer más sobre su trayectoria y libro, De espectador a protagonista, que acaba de ver la luz en Bubok. Esperamos que su mensaje llegue a muchos de vosotros.

De espectador a protagonista: el libro que cambiará tu perspectiva

Gaspar, ¿qué es la Escuela de Liderazgo y Éxito?

La escuela pretende ser un espacio de descubrimiento del potencial humano donde enseñamos a las personas a re-descubrir todo ese potencial del que se nos ha sido dotados a los seres humanos.

Se que puede sonar bonito y cursi pero es así. En mis conferencias siempre pregunto a los participantes dos cosas:
“¿Quién cree que tenemos un potencial ilimitado?” Casi el 100% de los asistentes levantan sus manos.

La segunda es: “¿Quién pone ese potencial siempre en marcha?” Las manos no llegan ni al 10% . Y eso precisamente se debe a que las personas, por diferentes circunstancias, no se acaban de creer el potencial que atesoran y eso que hay miles de ejemplos a lo largo y ancho del mundo.

Y la escuela se dedica a esto: a enseñar cómo alcanzar los objetivos que nos propongamos, liberando todo ese potencial que llevamos dentro y además dejando con ello un buen legado. ¿Puede haber algo más parecido a la plenitud que esto?

Además lo hacemos de una forma experiencial y trabajando los 4 cuerpos: el físico, el mental, el emocional y el espiritual.

De espectador a protagonista: el libro que cambiará tu perspectiva

¿Cómo nace la idea de escribir este libro?

Pues precisamente nace para hacer llegar la idea de la escuela. Además, con el tiempo me fui dando cuenta de que hay patrones comunes que se repiten en todas las personas y que de forma inconsciente condicionan negativamente sus vidas.

Yo era uno de ellos, hasta que me di cuenta que toda experiencia pasada, toda creencia limitante y todo miedo puede ser gestionado, transformado a aprendizaje y nunca a error y por tanto lo podemos hacer “jugar a nuestro favor”.

Además hay algo que impacta mucho a los lectores y que es precisamente lo que quería provocar con la lectura. A las personas les impacta el Capitulo 0 donde cuento algunos pasajes muy duros de mi infancia y de mi adolescencia y lo hago precisamente para demostrar a cualquier persona sumida en la pena y en la excusa que de todo se sale, se sale reforzado y que además todo se puede transformar como herramienta de cambio profundo.

Eso si, para que cualquier cambio sea profundo y duradero, tiene que ser un cambio interior. Si no, los cambios resultan efímeros.

De espectador a protagonista: el libro que cambiará tu perspectiva

Cuéntanos un poquito sobre el método de los tres escalones del éxito que desarrollas en De espectador a protagonista.

Es un método precioso que llevamos 5 años transmitiéndoles a todas aquellas personas que quieren saber como pueden alcanzar sus objetivos, alcanzar el éxito, disfrutando del camino y además dejando un buen legado.

Es un método precioso porque va desde dentro del ser humano hacia fuera y donde cada persona re-descubre todo su potencial para ponerlo al servicio de su causa, de su propósito y de sus metas. Es un método que transforma, literalmente, a las personas. Eso si, solo funciona con las personas realmente comprometidas. De lo contrario, invito a no perder ni tiempo ni dinero en su estudio ni puesta en práctica.

Es algo apasionante ver como las personas aprenden a manejarse con soltura y con éxito en cada uno de los tres escalones. Estos son:

1.- Toma de decisión: Enseñamos como los seres humanos tomamos decisiones, el 90% de ellas de manera inconsciente. Les hacemos conscientes de ello y así es como se acostumbran a tomar grandes decisiones que les llevan directos a sus objetivos. No quiero desvelar más para que los lectores lo descubran con la lectura.

2.- Preparación: Que es allí donde desiste la mayoría de las personas. La preparación es el trabajo entre bambalinas, desagradecido porque no se ve ni tiene resultados aparentes pero fundamental para pasar a la acción de manera efectiva.

3.-. Y por último la Ejecución: Algo que da mucho miedo a la gran mayoría de personas porque culturalmente se nos ha enseñado a que el error se paga y se paga caro. Ya desde pequeños en nuestro sistema educativo se castiga el error y por esos las personas se mueven más por miedo que por amor. De allí sale la zona de confort. Nosotros enseñamos a romper con ese famoso techo de cristal para liberar definitivamente todo nuestro potencial.

En tu opinión, ¿qué factor determina el éxito de una persona a la hora de plantearse un cambio en su forma de enfrentar la vida?

Hay muchos factores pero sobretodo tener la mentalidad correcta y gestionar correctamente las emociones. Y de esto nadie nunca nos lo ha enseñado. ¿Qué curioso, verdad? Nunca en el colegio ni en casa (en la mayoría) se nos enseño a tener una mentalidad de éxito, sino más bien lo contrario. Y jamás se nos enseño como gestionar de manera inteligente las emociones.

Tener las emociones correctas en los momentos adecuados es una de las principales bases del éxito.

De espectador a protagonista: el libro que cambiará tu perspectiva

¿Cómo influye tu experiencia personal a la hora de ayudar a otras personas?

Pues de una manera capital, sin duda. A parte de todo mi experiencia en el campo del desarrollo de las personas, mis estudios como coach, como master en Programación Neuro-Lingüística y como facilitador del desarrollo espiritual, puedo ser mentor porque he pasado por situaciones donde las personas se pueden sentir y de hecho se sienten muy identificadas.

Por eso “De espectador a Protagonista” impacta tanto a las personas que ya lo han leído. Desnudarse y hacerse vulnerable conscientemente no suele ser lo habitual y gusta mucho a la gente porque rápidamente empatizan con el libro y, en cierta manera, conmigo al sentirse muy identificados.

¿Qué le dirías a aquellas personas que se sienten perdidas y no terminan de cumplir sus objetivos?

Que si quieren obtener resultados distintos tienen que empezar a hacer cosas distintas. Como dijo Albert Einstein: No hay mejor definición de locura que pretender obtener resultados distintos y hacer siempre lo mismo. A eso nos dedicamos con cuerpo y alma.

También les diría que dejen de culpabilizar a todos y a todo de su situación, que se hagan 100% responsables de su destino que se den de baja “del club de la queja”. En el libro explico bien como entrar y salir de ese club.

Después de esto, que empiecen a estudiar como conocerse mejor y como re-descubrir ese potencial adormecido que llevan dentro. No digo que lean solo nuestro libro o acudan a alguno de nuestros cursos, porque hay muchos otros métodos. No me gustan venderle la moto a nadie. Pero es importante que si necesitan ayudan la pidan y la pidan a alguien que ejerza de mentor, es decir, que ya haya pasado por su situación y haya alcanzado lo que el quiere alcanzar.

Ojo que hay mucho impostor y ladrón de sueños hoy en día en el mercado. Y sobretodo en el campo del desarrollo de las personas. No se puede ni se debe jugar con la necesidad de ninguna persona.

¿A qué personas recomiendas la lectura de De espectador a protagonista?

A todas aquellas comprometidas con ser su mejor versión y dejar un buen legado en su entorno y en el mundo. Como reza el lema de nuestra escuela: “No se trata de ser el mejor, sino lo mejor”.

Al final y paradójicamente, alcanzar metas es simplemente el medio y no el fin. ¿Paradójico verdad? Pues si! Es bonito alcanzar nuestros sueños pero de nada sirve si no disfrutamos por el camino y no dejamos con ello un mejor legado.

Siempre digo que quien sufrió mucho por el camino fue quien se invento el famoso dicho de: “Ha valido la pena”.

Para mi el lema es otro. Si tu vida es plena y abundante llegaremos al final de nuestros días y diremos: “Ha valido la alegría”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto las políticas de privacidad