Calendario 01 / febrero / 2018 Cantidad de comentario Sin Comentarios

«Diga lo que diga mi madre, para ser carnicero hay que tener vocación, como los médicos o enfermeros. Ella, sin embargo, piensa que es cosa de perseverancia. ¡Y una mierda!». Con esta fuerza arranca Razones para matar un frutero, de Paco Pomares, una novela que retrata situaciones tan cómicas como disparatadas, con un lenguaje directo, cercano y ameno.

Patricia siempre había soñado con ser secretaria. Nada muy pretencioso, pero el fracaso escolar, la necesidad económica y la presión de sus padres la empujan a incorporarse a la carnicería del mercado. Gracias a las divertidas andanzas amorosas de su amigo Giorgio —el tendero de frutas y verduras Naranjito— cuya misión es mostrar a los hombres el buen camino, Patricia va conociendo la vida y milagros de los trabajadores del mercado, entre ellos Abdul, el frutero paquistaní del 24/7.

El día en que se encuentra a uno de los fruteros muerto en el congelador de la carnicería, su realidad da un nuevo giro. Desde su perspectiva, Patricia nos ayudará a descubrir los enredos y rencillas que podían haber desencadenado el asesinato.

Hemos entrevistado a Paco para que nos cuente más sobre su experiencia escribiendo esta obra tan divertida y original.

De dios a títere

«Me gusta cualquier actividad creativa, pero escribir es algo mágico. Como leer, pero más intenso. Al principio me veía como un dios, que podía disponer a mi antojo de los personajes, pero pronto ellos fueron cobrando vida, convirtiéndome en una especie de títere», nos explica Paco, cuando le preguntamos por su experiencia durante la escritura.

Su primera incursión literaria es el relato «Castillos en la arena», en el que habitan muchos de los personajes protagonistas de Razones para matar a un frutero. «El relato me supo a poco, ya que muchos personajes, entre ellos Patricia, la narradora de Razones, quedaban un poco pobres». Y utilizando como inspiración el edificio en el que Paco creció, comenzó a dar forma a la novela.

Una de las mejores recompensas a todo este proceso, nos confiesa el autor, son los lectores: «Es maravilloso comprobar ahora cómo los lectores recrean esas personalidades y situaciones inventadas. Cuando leemos, el mundo de ficción se hace realidad en nuestras mentes».

La construcción de los personajes

Paco reconoce que los personajes de Razones para matar a un frutero son «personas normales, como tú y como yo», pero al mismo tiempo, muy particulares. Y nos explica: «Cualquiera de nosotros podría contar anécdotas y aventuras fascinantes. Cada instante, a nuestro alrededor, se suceden situaciones extraordinarias. Porque nuestro amor es único, nuestra familia es singular, nuestros amigos son auténticos y a nosotros, de vez en cuando, nos pasan cosas increíbles».

La novela transcurre en un mercado de barrio y en él encontraremos a un elenco muy singular, presentado con mucho humor en las primeras páginas, que no tienen desperdicio. Aquí os dejamos un pequeño y divertido adelanto:

«De dios a títere», el viaje de escritura de Paco Pomares

 

Como veréis, los personajes son de todas las edades, géneros y procedencias, y es que transmitir la riqueza multi-cultural era uno de los objetivos fundamentales de Paco a la hora de publicar Razones para matar a un frutero. «Opino que los intercambios culturales son una fantástica fuente de riqueza. Deberíamos considerarnos privilegiados de tener entre nosotros familias de inmigrantes y de poder permitirnos viajar para conocer cómo viven en otros lugares.

Lo mismo ocurre con la alegría de vivir, que da título al último capítulo del libro. «Creo que no hace falta buscar situaciones extraordinarias para ser feliz. La felicidad está aquí, con nosotros. En el libro cualquier situación dramática se convierte en comedia. El entierro del frutero, que debería ser un momento triste, es toda una explosión de disparates divertidísimos», cuenta Paco.

Valencia, muy presente en la historia

Ya desde la portada, donde una naranja-planeta nos advierte de lo creativo y alocado del contenido, la ciudad de Valencia está presente. Paco describe el proceso de recreación del entorno como algo fascinante: «He recreado los lugares de mi infancia y mi adolescencia. Mi ciudad, Valencia y mi barrio, San José. La plaza Xúquer, el Cabañal, la playa de la Malvarrosa…  Me encanta Valencia, y eso se nota. Viajo bastante y cuando vuelvo a casa siempre me digo, ¡vaya suerte que tengo!».

«De dios a títere», el viaje de escritura de Paco Pomares

 

Cuando le preguntamos por las referencias de su libro, cita a algunos de sus autores favoritos, en concreto dos contemporáneos, Eduardo Mendoza y Antonio Orejudo. «El primero por la vena humorística y el segundo, por la surrealista. Salvando las distancias, por supuesto. En cuanto a los clásicos, Galdós, Zola, Baroja… Últimamente leo mucho de este último autor. Sus descripciones de los personajes me fascinan. Las mías del Pollito o de Maruja tienen mucho que ver con eso. Por otra parte, hay quién tiene la osadía de compararme con Almodóvar. Seguro que hay cierta influencia, porque siempre me ha encantado. Además muchos de los personajes son de la comunidad LGBTI, lo que no quiere decir que ni sus películas ni mis libros estén enfocados únicamente para ese colectivo».

Contra las calamidades mediáticas, Razones

Razones para matar a un frutero es un libro de lectura obligatoria porque, como dice Paco Pomares, «ya estamos demasiado rodeados de calamidades mediáticas. Después de un día duro nos merecemos un momento de diversión». Añade: «He hablado antes de Zola y Baroja, que son unos maestros, pero se empeñaban en amargarnos con finales terribles y dramáticos. Yo nunca lo haré. Aunque mis personajes se empeñen, os prometo que me mantendré firme y siempre habrá en mis libros un final feliz».

Si queréis pasar un rato divertido, podéis haceros con el libro en nuestra tienda online, en librerías asociadas y plataformas como AmazonCasa del libro. Esperamos que os concedáis un rato de desconexión para leerlo porque las risas están garantizadas.

¡Hasta pronto!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto las políticas de privacidad