Calendario 25 / octubre / 2017 Cantidad de comentario Sin Comentarios

Como escritores una de las cosas que más ilusión hace es saber que el lector se ha quedado con ganas de más, pero no siempre las segundas partes alcanzan las expectativas deseadas. Por eso nos preguntamos ¿son siempre buenas las segundas partes?

En las librerías podemos ver muchas sagas de libros que han triunfado como trilogías o series. Es el caso de El Señor de los Anillos, Harry Potter, Millenium o Los Pilares de la Tierra.

Son solo una pequeña muestra de todas las sagas que hay, pero lo importante es ¿por qué triunfan? ¿son necesarias esas segundas, terceras o cuartas partes?

Moda pasajera

Una moda que parecía pasajera

Trilogías y sagas siempre han existido, pero en los últimos años han proliferado en exceso, hasta convertirse en una clara tendencia, sobre todo en literatura juvenil, donde podemos llegar a encontrar sagas con 7 u 8 libros.

Muchos decían que sería una moda pasajera pero hasta ahora siguen jugando un papel importante en el mundo editorial.

Segundas partes buenas

Segundas partes si… ¿o no?

El problema principal es cuando se piensa que una saga tiene más valor que una novela simple, ya que al ser más libros venderá más y llegará a más lectores. Esto es un error.

Para que un libro se pueda desarrollar hasta el punto de tener varias partes o secuelas debe tener una trama bien desarrollada, un final abierto y abundantes detalles descriptivos de las situaciones, personajes, etc.

De esta manera se crea una expectación elevada por ver como continúa la historia que, junto con una publicidad adecuada, hará que los lectores compren la siguiente novela.

Sin embargo, no todas las novelas se prestan a tener una segunda parte. Aquellas que son cortas o con una historia bien desarrollada pero que no da lugar a continuaciones, es mejor que se queden en un solo volumen que estirarla de manera “artificial”.

Igual pasa con los libros excesivamente largos, que tenga una longitud extensa no quiere decir que se preste a una división en partes, porque si está creada como un libro único y se “corta” en partes, puede parecer intencionado y chocante, lo que provocaría en el lector el efecto contrario al que deseamos.

Si queremos convertir nuestra novela en una trilogía o serie, una buena forma de averiguar si es factible es que un familiar o amigo lo lea y, con sinceridad, nos diga qué le parece y si compraría la continuación.

También se puede contar con la ayuda de profesionales del mundo editorial que pueden, no sólo corregirlo si es necesario, si no orientarnos sobre cómo enfocarlo a los lectores y si ven factible dividirlo o desarrollar segundas partes.

Esperamos que este post os ayude a resolver vuestras dudas sobre si publicar o no una saga. No dudéis en comentar si tenéis dudas, sugerencias o queréis compartir vuestras ideas con los demás escritores.

¡Nos vemos pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto las políticas de privacidad