Calendario 22 / agosto / 2022 Cantidad de comentario 4 Comentarios

Hoy es el día, hoy sale a la venta  El mensaje de la amatista. De esta novela se puede decir, sin equivocarnos, que es una homenaje a la madre naturaleza, a la magia que desprenden lugares que no son muy lejanos… Y, sobre todo, es una invitación a que reflexionemos sobre nuestras creencias vitales. Estamos ante una lectura amena, un relato de actualidad que hará que el lector se replantee y debata sobre su percepción del mundo post-covid.

El mensaje de la amatista está firmado por María Cicuéndez, periodista y divulgadora de temas de actualidad relacionados con la naturaleza, el arte y la cultura, pero hemos querido hacerle una entrevista para conocerla de forma más personal y que, desde esa mirada, nos hable de ella y de El mensaje de la amatista, su ópera prima.

 

«¿Escucharemos el rugido y el llanto de la Tierra o seremos destructores pasivos?», María Cicuéndez

¿Quién es María Cicuéndez?

 

La Madre Naturaleza me ha hecho ver quién soy y descubrir que tal y como camino por sus senderos es como camino por la vida. Soy perseverante, constante y diligente. En mi deambular diario mantengo un ritmo alegre y ligero. Me paro a contemplar mi alrededor, a sentir, a percibir mi entorno. Prestando especial atención a la belleza que me alimenta y evitando el ruido que me aturde y enfada. También me paro para compartir vivencias con otros. Escucho y hablo por igual. En tramos complicados del camino, tiendo la mano a quién lo necesite y pido ayuda con la misma naturalidad. Digo las cosas como las siento, sin afectación ninguna. Se que, desde las alturas, al hacer cumbre, se contemplan las mejores vistas, pero que es en el trayecto donde está la aventura. ¿Te vienes?

 

¿Existía alguna relación antes de El mensaje de la amatista entre María y las amatistas?

 

Los cuarzos nacen de las entrañas de la Tierra y se nos otorgan para disfrutar de su    belleza y de sus propiedades sanadoras. Entre todos los cristales, la amatista destaca por aportar sabiduría y serenidad, por eso es una de mis favoritas. La amatista que sale en la portada del relato y que ha inspirado su mensaje me ha acompañado los diez años que se cumplen, justo ahora, del fallecimiento de mis padres, a quién siempre estaré muy unida. El mensaje de la amatista está ligado a una vivencia personal y a un legado de vida que no puedo desvelar…, pero que el lector comprenderá al final del libro.

Algo tienen los cuarzos que atraen al corazón de todos, su brillo y efecto deslumbra ¡lo queramos o no! Recientemente estuve en la Cueva del Soplao, en Cantabria, donde El mensaje de la amatista resuena desde las profundidades de la Tierra. Es su llanto y su rugido lo que no escuchamos. ¿Lo haremos o seremos espectadores pasivos de la destrucción del planeta?…

 

Siempre se ha dicho que leer es una forma de viajar. Esto es más cierto que nunca, pues a lo largo de las páginas se visitan lugares reales, pero mágicos.

 

El relato es un viaje introspectivo, en el que los lugares de culto que describo son protagonistas. La trama al completo representa una analogía cargada de simbología y de lirismo poético que te llevan a sentir la magia de los lugares visitados: la Vera Cruz en Segovia, el Santo Sepulcro de Jerusalén, la Ruta Jacobea, el atardecer en Stonehenge, la lluvia en París y lugares emblemáticos de Madrid que rezuman historia, cultura, arte y amor por la vida.

 

«¿Escucharemos el rugido y el llanto de la Tierra o seremos destructores pasivos?», María Cicuéndez

Este thriller es algo más que una novela. Su moraleja o enseñanza tiene un mensaje muy profundo relacionado con el desarrollo personal. ¿Cuál es el objetivo real de El mensaje de la amatista?

 

Una amatista sumeria aparece en la vida del lector para recordarle la importancia de pararse a sentir, a reconocer sus emociones y darse el margen para integrar los sentimientos que desencadena este encuentro.

 

A través de las vivencias de los personajes, el relato nos invita a reflexionar sobre cómo hemos vivido la pandemia, cómo nos sentimos en la actualidad y hacía dónde nos dirigimos. ¿Qué sociedad vamos a construir cuando la vida tal y como la conocíamos ya no existe?

 

¿En qué lectores pensabas cuándo comenzaste a escribir?

Pensaba en el futuro de la humanidad, pensaba en todos, por eso les dedico el relato, además de a mi preciosa sobrina Marta:

 

“Que la luz de la amatista ilumine a la humanidad”.

 

Parece un ideal muy épico, pero “con la que está cayendo”, creo que la humanidad necesita mucha iluminación y toma de conciencia. Sobre todo, pido grandes dosis de sensatez, de fuerza interior, de resiliencia y de serenidad.

 

¿Qué les dirías para animarlos a llevarse consigo El mensaje de la amatista?

 

Lanzaría una pregunta intrigante ¿Qué tendrá que contarte una amatista sumeria?…

 

La pandemia, el covid, muy probablemente influya en los textos y publicaciones que se hagan durante los próximos años. En esta obra también está muy presente. ¿Nos veremos reflejados en cómo la sufren y cómo les afecta a los protagonistas, a Valeria y a James?

 

La lectura nos lleva a acompañar a una periodista española, Valeria, y a un arqueólogo inglés, James, en un viaje interior en busca de normalizar sus vidas y de encontrar recursos para crear una sociedad más humanizada tras la pandemia.

 

La amatista cobra vida y nos pregunta qué nos da fuerzas para seguir adelante y qué nos roba energía y nos limita. Las respuestas serán únicas para cada lector, pero hay actitudes y circunstancias comunes en el subconsciente colectivo. Este es uno de los atractivos del thriller: ¡qué nos afecta a todos!

 

¿Cuánto tiene de autobiográfico El mensaje de la amatista?

 

Escribir el libro me ha ayudado a canalizar mis propias emociones con respecto a la pandemia. Yo viví tres meses de confinamiento sola, pero nunca me sentí sola porque estaba conectada a ese “Todo” del que habla James. Es una vivencia que repetiría “conmigo misma” porque ¡eso sí que fue un viaje interior! Y qué duda cabe que lo reflejo en el thriller. El relato es el escenario de sentimientos muy profundos y únicos por lo inusual de las circunstancias vividas a nivel mundial.

 

Aclaro que yo no soy Valeria, aunque tengo mucho de ella. Confieso que muchas de las vivencias, viajes y paseos que describo los he realizado yo misma. Sin desvelar el relato, el mandala del mar lo hice yo con conchas… y terminé de escribir el libro en el mismo lugar que describo: El Convento-Monasterio San Julian y San Antonio en la Cabrera, donde la Sierra de Guadarrama acogió mi relato en un entorno sagrado.

 

La naturaleza también tiene un protagonismo especial en estas páginas

 

La naturaleza es mi conexión con la vida. Volver a ella es volver a casa, volver a mi madre, volver a un espacio seguro, en medio de la tormenta… porque la naturaleza te lleva a otra dimensión de ti mismo. Por eso, en el relato hay personas que ponen voz al ruego de la Tierra de ser preservada, respetada, como los periodistas comprometidos con el medioambiente, Marcelino y Ángeles de “Sin Atajos” de Radio Nacional de España, y Luis Emilio, biólogo, que explica su vivencia del confinamiento y cómo afecta el déficit de naturaleza a la salud física y mental.

 

¿En quién te inspiraste, pediste consejo a alguien?

 

El relato empieza en la Capilla de San Jerónimo El Real, en medio de turistas ruidosos e impíos en busca de “la foto”. La inspiración llegó tal cual, como un rayo que ilumina ¡y no puedes dejar de escribir! Fue un parto rápido y sentido. El mensaje quería salir a la luz y reclamaba su espacio, yo solo tenía que darle vida.

El consejo lo pedí una vez terminado a Teresa, mi profesora de literatura de la infancia, que me enseñó el amor a las letras, a Manuela que me ha acompañado en todo el proceso literario, eligiendo la portada del libro por la costa cántabra saliendo de Altamira… a Cristina que me veía escribir en la Rosaleda del Canal de Plaza de Castilla, a Silvia que me ayuda incondicionalmente con diseño, a Beatriz que siempre me animó a escribir un libro, a Ángel, Antonio, Queta, Chelo y a Esther que me escuchan y a tantos otros que me arropan en este camino literario. ¡Gracias a todos!

 

¿Qué te motivó a sentarte, sacar la pluma y comenzar a relatar esta historia?

 

Empecé a escribir en El Jardín Botánico al salir de los Jerónimos. El Paisaje de la Luz me había cautivado y tenía que canalizar esta sensación a través de la amatista. Mi amor por Madrid sale por los poros de un relato que destaca la euforia de la primavera, tras el confinamiento, arrancando en mayo de 2022 en el corazón de la capital de España.

 

También he escrito apoyada en los muros de la Vera Cruz, contemplando la sierra y el Alcázar de Segovia, en un enclave único para sentir el latido de la historia.

 

Desde niña escribo cosas que invento o que realmente ocurren alrededor. Cuento lo que veo o lo que imagino. Dejo que las musas se expresen en el formato que quieran porque cada canal requiere de un lenguaje. Esto me parece divertido, pero si algo caracteriza mi estilo literario es el tono poético y la claridad del mensaje en el marco de la búsqueda de la belleza.

 

Como anécdota cuento que escribo con bolis de colores y en cuadernos bonitos a los que incluso llego a poner nombre, es decir cada cuaderno inspira a “tejer un sueño diferente” y es en esa intención donde pongo mi energía para escribir.

 

¿Te costó poner punto y final a la historia? ¿Cómo te sentiste al separarte de los protagonistas?

 

El Mensaje de la Amatista tenía que ser entretenido, intrigante, interesante, bonito   y “al grano”, para que lo leyera quién nunca lee. Tenía que incluir la necesidad social de celebración tras el confinamiento, lo que requiere un cambio de ritmo narrativo marcado por la explosión de la primavera. ¡Del encierro a la luz!

La euforia tras ganar la Champions y Roland Garros permite llegar también a un público masculino que, en general, pasa de “piedras parlantes” y de romances “a fuego lento”… En un mundo de prisas, había que armar muy bien las historias paralelas en torno a la trama central para enriquecerla y mantener la intriga y atención del lector hasta dar el mensaje de la amatista.

 

Tenía claro que había llegado el final, si hubiera continuado el objetivo sería “entretener” … y ¡no tenemos tiempo que perder para tomar conciencia de lo que está ocurriendo y cómo nos está afectando! ¡Hay que pasar a la acción!

 

Este es tu debut en la literatura, pero seguro que no será la última publicación. Adelantamos qué tienes en mente.

 

Iba caminando por el Robledal de la Hiruela, en uno de mis paseos senderistas, y de repente en un enorme cuarzo blanco, ¡sí, ya sé, otro cuarzo!… estaba escrito un libro que me llevaba a las intrigas de los asiduos al Parque del Capricho, ¡cómo yo misma!… donde Francisco de Goya desnudó el alma de las mujeres para inmortalizarlas… ¡Y hasta aquí puedo leer!…

Gracias por esta emotiva entrevista sobre un relato que ha querido irse con los lectores.

¡Feliz lectura y todo mi cariño y agradecimiento!

 

Gracias a ti, María, por este regalo tan maravilloso que nos has hecho a los lectores y por esta charla tan interesante que nos ha permitido conocerte a ti y a tu obra mucho mejor. A los lectores les recordamos que El mensaje de la amatista está ya disponible en Bubok, en plataformas digitales y también en librerías físicas y, como dice María, ¡Feliz lectura!

4 Comentarios para “«¿Escucharemos el rugido y el llanto de la Tierra o seremos destructores pasivos?», María Cicuéndez”
  1. bubok
    Pilar

    ¡Me encanta!
    Resido en Ecuador y quisiera comprar el libro impreso, ¿es posible?

  2. bubok
    bubok

    ¡Hola, Pilar!
    Muchas gracias por leernos y estamos muy felices de saber que te ha gustado 🙂
    Por favor, escríbenos a equipo@bubok.com para que nuestro departamento de librerías puedas explicarte cómo conseguir el libro en Ecuador.
    ¡Gracias de nuevo!

  3. bubok
    Macarena Estévez

    María es una escritora fantástica, en los dos sentidos: tanto por lo extraordinario, como por la fantasía de su pluma. El libro es súper recomendable de leer. Yo lo hice junto con mi hija de 15 años y nos unió mucho.

  4. bubok
    bubok

    ¡Gracias, Macarena!
    Nos alegra saber que te has disfrutado de «El mensaje de la Amatista».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto las políticas de privacidad