Calendario 06 / marzo / 2019 Cantidad de comentario Sin Comentarios

Hace pocos días te presentamos Mon petite Mon y hoy hablamos con su autora: Noemí Quesada, un joven talento de la novela romántica al que le auguramos un gran futuro. Ella es una murciana de 32 años y diplomada en Turismo. En esta extensa entrevista que nos ha concedido, hablamos con ella de su nuevo libro, de la novela romántica y del papel de la mujer en el panorama literario actual.

Noemi Quesada novela romántica
¿Quién es Noemí Quesada?

¿Quién soy? Esta pregunta siempre me ha parecido muy difícil y a día de hoy sigo sin atreverme a contestarla. Nunca me ha gustado definirme y es que cambio mucho de opinión. Lo que hoy me parece blanco, mañana me parece negro, lo que ayer no me gustaba, hoy me encanta. Me gusta investigar, aprender, tengo muchas inquietudes y siempre estoy procesando información como si fuera un ordenador, por eso me contradigo demasiado, dudo de todo y no doy nada por sentado. Como datos acerca de mi personalidad, te diré que soy optimista por naturaleza, que me encanta soñar dormida pero mucho más despierta, que adoro reír, hacer reír y lo más importante: reírme de mí misma. Soy una persona que huye de los convencionalismos, que odia la palabra “normal”, que disfruta eligiendo el camino alterno. Mi lema sería “vive y deja vivir”. Me gusta disfrutar de mi propia compañía y dedicarme tiempo cada día, porque de lo contrario, me pierdo en esta vorágine que llamamos vida. Soy persona de placeres sencillos y creo que peco de vivir más hacia adentro que hacia afuera.

¿Qué te hizo dar el primero paso para publicar?

Todo empezó cuando, después de mucho pensarlo, me abrí un blog de cocina. Es una de mis pasiones y quería compartirla. Esto me hizo darme cuenta de cuánto disfrutaba escribiendo y publicando y me dije: ¿y si saco a la luz todo lo que he ido escribiendo hasta ahora a modo de diario? Si total, solo son mis pensamientos, sueños y deseos más íntimos… Fue una locura y me atreví a hacerlo porque pensaba que no lo leería nadie. A día de hoy, no sé si volvería a hacerlo, pero estoy contenta ya que de ahí surgió que más adelante comenzara a escribir ficción.

¿Qué supone para ti escribir?

Para mí escribir es una forma de sanarme. Es algo que me hace enormemente feliz, algo que me hace sentirme en paz. Es la mejor terapia, algo que recomendaría a todo el mundo. Todo lo bueno, lo malo, los miedos, las dudas, los deseos, recogidos en un trozo de papel, tan sencillo y tan curativo. Cuando se trata de ficción es más o menos parecido, pero mucho más emocionante. Al terminar Mon petite Mon, le pedí a una amiga si quería ser mi lectora cero. La vi tan ilusionada con la historia, que me dio el empujón que me faltaba para hacerla pública.

¿Quiénes son tus autores de referencia?

No los tengo como referencia, sino más bien, como genios a los que admiro, que me definen y que han marcado mi vida. No podrían ser más dispares, pero son dos géneros que me apasionan. El primero, es el rey del terror por excelencia, Stephen King. Consigue envolverte en sus historias de una forma extraordinaria y para mí es el mejor. El segundo: Jorge Bucay. Siempre digo que sus libros de psicología y autoayuda me salvaron la vida y me enseñaron cosas que me han hecho ser quien soy a día de hoy.

¿Cómo te has preparado para escribir Mon petite Mon?

Me apetecía mucho escribir sobre una chica que tiene que decidir entre dos amores. Esta fue la base y todo lo demás surgió solo. Rara vez sé lo que voy a escribir. Leí una vez que hay dos tipos de escritores: los escritores de mapa y los escritores de brújula. Los primeros definen los personajes, la trama, los capítulos, todos los detalles antes de ponerse a escribir. Los segundos, comienzan a escribir en base a una idea y todo va surgiendo solo. Yo soy así. No sé qué va a pasar en el próximo capítulo y eso es tan divertido y emocionante que me hace vivirlo doblemente, como escritora y como lectora. Luego toca corregir mucho, encajar piezas, definir cosas, añadir, quitar… Pero no podría hacerlo de otra forma.

Mon es la protagonista de tu última novela romántica, ¿Qué tenéis en común y qué os diferencia?

En común tenemos que somos chicas de gustos sencillos, que nos entusiasmamos con las pequeñas cosas y que somos felices con una taza de té mientras escuchamos música francesa. También que no se nos da bien tomar decisiones y que en muchas ocasiones nos gustaría desaparecer y huir. Por suerte para mí, algo que nos diferencia es que no dejo que el miedo me respire demasiado cerca. Puedo entrar en pánico unos minutos, pero enseguida le planto cara al más puro estilo de un boxeador. Tampoco nos parecemos en que ella vive a la sombra de Lena y yo soy muy independiente.

Personalmente, si hubieses estado en la misma posición que Mon. ¿Cuál de los dos chicos hubieses elegido? ¿Qué es lo que más te gusta de cada uno de ellos?

¡Ay! No me hagas elegir, porque no puedo. Creo que en una situación real, lo habría intentado con Nicco, ya que la química es innegable y se ve una bonita historia detrás, pero confieso que Marc me tiene robado el corazón y que no quiero imaginarme en su lugar, porque tendría tantas dudas como ella, o puede que más. De hecho, no descarto volver a escribir sobre él, ya que aún tiene mucho que contarnos. De Nicco me gusta que es sexy y a la vez tímido, que sea tan buena persona, un tipo real con sus cosas, pero sincero y apasionado. De Marc me gusta que es muy fácil tratar con él. Siempre tiene una sonrisa, te transporta a una isla paradisíaca y te muestra su corazón de una forma limpia y ardiente.

Mon petite mon novela romántica

 

¿En qué o en quién te inspiras para crear a tus personajes?

La mayoría de personajes surgen de alguien real. Amigos, familia, conocidos, gente con la que me cruzo por la calle y también personajes de series o películas. Puede que los refleje en personalidad o en físico, pero sobretodo, necesito que sean reales, que inspiren algún sentimiento que me ayude a desarrollarlos y darles vida. Hay muchas menciones ocultas en todos mis libros y algunas de mis amigas se han reconocido a sí mismas. También, debo reconocer, que algunos de mis protagonistas poseen cualidades que a mí me gustaría tener y esto también es una forma de inspiración, pero a la inversa. Ellos me inspiran a mí.

Esta semana se celebra el día de la mujer, ¿cómo crees que es el papel de las mujeres ahora mismo en el mundo editorial?

Me parece, que si fuese un concurso, serían las grandes ganadoras. Me viene a la mente inevitablemente J.K. Rowling con el mágico universo que ha creado a nivel mundial; me parece algo insólito. En el ámbito nacional, un claro ejemplo de éxito son Megan Maxwell y Elísabet Benavent. Por supuesto, hay muchísimas más autoras y también muchos hombres, pero sin duda, las mujeres pisamos fuerte en este sector.

¿Cómo ves la situación actual de la novela romántica?

Me parece que está en su momento álgido. Hay mucho donde elegir, un gran abanico de amores y desamores. El público quiere enamorarse, soñar y disfrutar. Tanto es así que muchos libros se están llevando al cine y a la televisión. Como en todo, esto también tiene su cara opuesta y es que existe el riesgo de repetirse y saturar. Pero lo bueno es que la imaginación es algo ilimitado y espero que eso nunca pase, porque la vida sin amor no tendría sentido.

Los críticos de la novela romántica dicen que este es un género machista. ¿Estás de acuerdo con esta afirmación?

Me parece que hoy en día, que supuestamente hay libertad para todo, nos estamos censurando más que nunca. Cualquier pensamiento, acto o palabra, es machista, feminista, racista, homófobo… Es demasiado y todo susceptible de la lupa con la que se mira. Una novela romántica es para disfrutar, para enamorarse, para soñar y no hay que buscarle más pies al gato.

¿Por qué crees que gusta a los lectores de este género que los protagonistas masculinos sean dominantes, con caracteres fuertes, mujeriegos…?

Creo que es la fantasía de conseguir lo imposible. No solo en un hombre, sino en términos generales. En este terreno, es nuestro álter ego el que manda. Nos encanta meternos en la piel de una mujer a la que en secreto nos gustaría parecernos y poder conseguir a un hombre que, honestamente, pensamos que nunca podríamos tener. También existe la fantasía de “poder domar a una fiera” y que gracias a ti se redima de sus pecados.  Es como demostrarte a ti misma que eres la mejor; orgullo puro y duro pero desde un punto de vista que difiere de la realidad.

Cuéntanos, ¿tienes ya una nueva novela en mente?

¡Siempre! Me faltan horas al día y días a la semana para escribir. No puedo parar de imaginar. No termino una historia y ya estoy pensando en la siguiente, pero le doy a cada una la importancia que merece y le dedico el cien por cien hasta que la acabo, para así poder despedirme y meterme de lleno en la próxima. Como en toda despedida, hay que pasar un tiempo de luto para después poder recibir a los nuevos personajes con los brazos abiertos.

Muchas gracias, Noemí, por esta entrevista. Ha sido un placer hablar contigo sobre novela romántica.

¿Has leído ya Mon petite Mon? Estamos deseando saber tu opinión sobre esta preciosa novela romántica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto las políticas de privacidad