Calendario 01 / septiembre / 2017 Cantidad de comentario Sin Comentarios

En anteriores posts hemos hablado de la importancia de mantener el hábito de escritura, de ser constante. Sin embargo, volver a escribir después de las vacaciones puede ser todo un reto, por mucho que intentemos ser disciplinados. Las vacaciones rompen nuestras rutinas, nos llevan a desconectar del día a día…

Seguro que todavía estás pensando en cómo volver a organizar las comidas, la compra, las tareas de la casa… Y cuando por fin terminas, ¡ajá! Entonces descubres cuánto tiempo llevas sin escribir, y sabes que ha llegado el momento de ponerle remedio.
Aquí te dejamos algunos consejos para recuperar la rutina y volver a escribir después de las vacaciones sin que quieras irte de nuevo.

¡Comenzamos!

Volver a escribir después de las vacaciones

Empieza por la lectura

Si no has tenido tiempo ni tan siquiera para leer, puedes empezar por un buen libro. Si está relacionado con el proyecto que tienes entre manos, te servirá en dos sentidos: tanto para reengancharte con el tema como para coger ideas y encontrar la inspiración. La lectura es una de las mejores maneras para iniciarte en la escritura, ¡siempre lo decimos!

Retoma tus relatos, poemas o novelas

Una vez hayas empezado a conectar con el mundo literario, habrá llegado el momento de retomar tu obra. Puede ser buena idea releer las últimas páginas que dejaste escritas. Hazlo sin el lápiz en la mano: solo lee y retoma lo escrito. Cuando hayas terminado, seguro que tu cabeza bulle con ideas, cambios, correcciones… Incluso si tras el reposo no es lo que esperabas, la lectura te habrá servido para darte cuenta y trazar una nueva estrategia.

Las correcciones, un buen enganche.
¿Ya has revisado tus manuscritos? Hora de tomar el lápiz. En cuanto plantees cambios para las últimas páginas escritas, es cuestión de dejar rodar el lápiz. Un retoque aquí, otro allá, y antes de darte cuenta estarás escribiendo nuevos textos.

Utiliza ratos en los que no estés muy cansado
Si te has vuelto a incorporar al trabajo o a tus quehaceres diarios, puede que estés algo cansado los primeros días. Escribir después de todas estas tareas, con la mente y el cuerpo agotados, puede ser muy frustrante. No es buena idea retomar una actividad demandante, como lo es la escritura, si no estás en tu mejor momento de concentración. Al menos los primeros días procura evitarlo para no desencantarte. Más adelante, cuando cojas rodaje, ya llegará el momento de buscar tiempo donde no lo haya para escribir.

¿Y tú, ya estás de vuelta? ¿Qué ideas te han funcionado mejor para volver a la rutina sin desesperar? Puedes compartirlas en los comentarios.

¡Hasta la próxima entrada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto las políticas de privacidad