bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Mujeres almerienses represaliadas en la posguerra española (1939-1950)

de Mª Dolores Ruiz Expósito
  • Autor: Mª Dolores Ruiz Expósito
  • N° de páginas: 1022
  • Tamaño: 120x140
  • Formato: CD ROM
  • isbn: 9788482409023
  • Idioma: español
  • visitas: 2
La guerra civil española, casi setenta años después de concluido el conflicto, sigue aún viva y enigmática en la memoria de todos. Creemos que el tema de la guerra ha sido un tema muy difícil de hacer frente, ya que era una especie de trauma que el país había tenido, y sobre todo los vencidos; fueron experiencias muy dolorosas que el largo silencio del franquismo no ha ayudado a paliar.Con el estudio sobre las mujeres almerienses represaliadas, hemos querido rescatar del olvido a todo un colectivo de mujeres que fueron víctimas de la represión y de la justicia del Nuevo Régimen franquista. Hemos intentado convertir en sujeto histórico a personas que no tuvieron una significación política importante, estudiando de forma individualizada a las que sufrieron la represión de la justicia militar. No sólo nos hemos referido a las disidentes políticas, sino a la totalidad de la reclusión femenina de Almería. La individualización la hemos realizado a través de la causa instruida a la mujer, en singular, y desposeída del contexto de grupo.La principal fuente que hemos utilizado ha sido el estudio de los procedimientos sumarísimos que se encuentran perfectamente clasificados en el Juzgado Togado Militar Territorial nº 23, con jurisdicción en las provincias de Granada y Almería, que se corresponde con los procedimientos incoados a mujeres cuya residencia estaba en Almería. Otra fuente importante utilizada en este trabajo ha sido la fuente oral. Como sabíamos que es muy difícil encontrar vivas a las mujeres protagonistas de los hechos estudiados, por el tiempo transcurrido, hemos acudido a entrevistar a sus familias; para ello hemos visitado algunos de los pueblos donde vivieron esas mujeres y hemos construido su historia a través de sus palabras.Hemos estudiado los procedimientos sumarísimos que fueron incoados a las mujeres almerienses por los delitos cometidos durante la guerra civil, y vemos cómo hubo algunas mujeres que estuvieron, en gran medida, comprometidas políticamente y tuvieron un activo papel en la lucha. Con frecuencia daban mítines y escribían artículos en la prensa, que luego fueron considerados por las autoridades franquistas como marcadamente “rojos” y hasta inmorales. En sus escritos animaban al resto de compañeras a colaborar en las labores de retaguardia, siendo denunciadas por haber recorrido los frentes de combate para asistir a sus compañeros y alentarlos. Hubo algunas mujeres que se atrevieron, incluso a luchar activamente a favor de la República, fueron las milicianas. Estas mujeres demostraron su valor y entrega participando, en la medida de lo posible, en actividades hasta entonces reservadas a los hombres y, aunque su cooperación no fue muy extensa en el tiempo, les sirvió para demostrar que podían contribuir al triunfo de la República.A pesar de las duras condiciones que las almerienses sufrieron durante la guerra, ésta les sirvió para poder desarrollar un gran potencial, vivir una experiencia liberadora y participar en tareas que antes les estaban vedadas. Hemos comprobado que la mujer trabajó a la par que el hombre, aunque lo hizo en actividades tradicionalmente femeninas como el servicio doméstico, de vendedora, maestra, enfermera o modista. La mujer en Almería participó, sobre todo, en los trabajos agrícolas, ya que éste era un sector necesitado de numerosa mano de obra. También las mujeres se dedicaron a tareas de tipo asistencial, cuidado de enfermos, atención de niños, de refugiados y trabajo en talleres de confección.Pero estos tímidos avances no sirvieron de nada, porque una vez acabada la guerra y, tras el triunfo de las tropas nacionales, la situación de la mujer cambió considerablemente y así veremos cómo la posguerra española fue el marco para recrudecer viejas formas de exclusión y para la aparición de otras nuevas. En cuanto al papel de la mujer en el franquismo hemos comprobado cómo la mujer, en su mayoría, no participaba en la vida pública y quedaba relegada a todos los niveles a un papel poco importante en la sociedad. Es esencial analizar las condiciones económicas subyacentes a esta política para entender totalmente el papel asignado a la mujer en aquellos momentos. Las mujeres quedaron limitadas a unas funciones que estaban en perfecta armonía con la política global que les afectaba, ya que tenían que volver a ocuparse de sus quehaceres domésticos, dejando sus puestos de trabajo para la fuerza masculina. Con el final de la contienda, y el triunfo de las tropas nacionales, se acabaron todos los sueños de miles de mujeres y hombres: regresaron a la cruda realidad de un país envuelto en la miseria y cuyo único objetivo era la supervivencia.La “máquina represiva franquista” se dedicó masivamente a encarcelar, fusilar, expropiar, depurar, multar y despedir arbitrariamente a todos los que no habían comulgado con sus ideas. Dando esto lugar al aumento masivo de personas que se quedaron en la miseria y tuvieron que pasar a formar parte de la marginalidad social, compuesta en su mayoría por presos y presas, refugiados, mujeres de preso, viudas de “rojos”, huérfanos y exiliados, que serán las víctimas estigmatizadas y excluidas de la sociedad. Hemos constatado con este trabajo que la acción represiva del Régimen dirigida a las mujeres, caracterizada por su dureza, quedará casi en el anonimato, ya que son escasas las veces que tanto el Estado, como los medios de comunicación, ofrecerán noticias sobre esta clase de represión. Ese muro de silencio que se originó alrededor de las cárceles del franquismo, aumenta considerablemente en el caso de las prisiones femeninas. Esto se hizo porque las mujeres encarceladas por el franquismo sufrieron un doble proceso de exclusión social, como presas y como mujeres, lo cual las excluyó también como objetos de historia por la historia oficial.La represión de género fue un ejercicio indudable de la violencia que se originó en la posguerra y que tuvo siempre como perjudicadas a las mujeres y como penas un castigo de “genero”, que atacaba directamente a la dignidad física y psíquica de la persona, pretendiendo alterar su entereza y todos los valores que culturalmente tenía que tener por el hecho de ser mujer. En los testimonios de los familiares que hemos entrevistado sobre la vida en prisión de sus hijas, nietas o sobrinas, coinciden en el trato al que eran sometidas, que resultaba especialmente humillante; las situaciones de miseria y estrecheces por las que pasaban y las deficientes condiciones higiénicas que soportaban, ya que convivían con piojos, sarna y enfermedades como la tuberculosis y la sífilis; esto supuso para ellas traumas psicológicos y físicos de los que difícilmente pudieron olvidarse en muchos años. Con el paso por la cárcel se destruyeron muchas vidas de estas mujeres, porque al salir de las prisiones, fueron marginadas y excluidas y la gente las despreció y evitó.Como reflexión final podemos decir que si hoy recordamos y presentamos esta historia, no es por complacencia nostálgica, no por rendir culto a los antepasados; la revivimos porque es nuestra, para reivindicarla, para asumirla críticamente en su complejidad, con sus experiencias positivas y negativas, con las contradicciones inherentes a su desarrollo. Son dolorosos los testimonios de estas mujeres que han ido desfilando a través de este trabajo. Ponen de manifiesto la cuota de sufrimiento que el ser humano, a lo largo de la historia, aporta en el tortuoso camino de la emancipación y el reconocimiento de sus derechos. Sirvan de reflexión sobre sus vidas, la época que les tocó vivir, sus actitudes, ideas, anhelos y, por qué no, como contribución al debate y al empeño de la mujer, de cualquier época, en reivindicar su papel de igualdad en la sociedad.
...[Leer más]
ESTE LIBRO NO SE ENCUENTRA DISPONIBLE. PUEDES VER MÁS ABAJO OTROS LIBROS DE TEMÁTICA SIMILAR QUE PUEDEN INTERESARTE.
Los clientes que compraron este libro también compraron

La librería Bubok cuenta con más de 70.000 títulos publicados. ¿Todavía no encuentras el tuyo? Aquí te presentamos algunas lecturas recomendadas basándonos en las valoraciones de lectores que compraron este mismo libro.
¿No es lo que buscabas? Descubre toda nuestra selección en la librería: ebooks, publicaciones en papel, de descarga gratuita, de temáticas especializadas... ¡Feliz lectura!

Bubok es una editorial que brinda a cualquier autor las herramientas y servicios necesarios para editar sus obras, publicarlas y venderlas en más de siete países, tanto en formato digital como en papel, con tiradas a partir de un solo ejemplar. Los acuerdos de Bubok permiten vender este catálogo en cientos de plataformas digitales y librerías físicas.
Si quieres descubrir las posibilidades de edición y publicación para tu libro, ponte en contacto con nosotros a través de este formulario y comenzaremos a dar forma a tu proyecto.

¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar