bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Foro para escritores de Bubok

Para participar en los foros de Bubok es imprescindible aceptar y seguir unas normas de conducta básicas. Puedes consultar estas normas aquí
X
pikuszz
pikuszz
Mensajes: 44
Fecha de ingreso: 16 de Septiembre de 2010

Chess Player

9 de Agosto de 2014 a las 19:23

Según la teoría psicoanalítica de Sigmund Freud el ajedrez representa la lucha del yo contra la figura paterna. Algo así como un complejo de Edipo en los hombres, no resuelto.


Decididamente Duck tenía un fuerte complejo de Edipo.

Era un niño de 12 años que se podía pasar tres horas jugando al ajedrez contra su PC.

Y no penséis que Duck hacía ajedrez online y hacía relaciones sociales con foros u otros jugadores.

No. Duck era de la "línea dura"... jugaba contra un endiablado programa de ordenador al Máximo Nivel. La máquina podía tardar más de un minuto eterno en darle una respuesta a Duck, pero era "la mejor respuesta posible" y siempre por la "línea más fuerte"...

Aparentemente, esta estrategia de Duck, con el tiempo, le llevaría a convertirse en un "temible" jugador de ajedrez. Ya que si siempre jugaba el mejor juego...

Duck tenía una prima de diez años.

Fili.

Fili también jugaba al ajedrez. Pero no contra un PC. Fili jugaba con sus amigas del barrio. Con su abuelo. Con su tío. Fili jugaba con su madre. Fili jugaba en la "peña" de amigos del barrio. Fili se reía con las piezas del tablero y se inventaba "historias" con sus partidas.

A su caballo blanco de rey lo llamaba "mi pequeño pony"... y al caballo negro de dama, lo llamaba "chocolate".

Una vez a la semana, el solitario Duck se reunía en la casa familiar con su pipireta prima Fili.

La niña de risitos dorados se aburría como una marmota con todas las reuniones de adultos de la familia. Y su única distracción, era jugar al ajedrez con Duck.

Fili siempre ganaba.

Duck lo intentaba con el Gambito de Dama, con la Defensa India, con el Sistema Reti, Duck probaba el Mate Pastor y el Mate del León. Probaba y probaba... pero el resultado era que Fili siempre ganaba...

¿Por qué?

Porque Duck era experto en buscar la respuesta mejor a la mejor jugada... Pero Fili era experta en buscar la jugada que hiciera a Duck "equivocarse"...

Duck hacía un perfecto juego matemático... pero Fili era experta en la psicología del tablero, y sabía como "provocar" la "jugada tonta" en Duck.

Fili ganaba porque tenía Inteligencia Emocional. Y transmitía sentimientos a sus fichas, y porque el Pequeño Chocolate, ¡nunca la abandonaba!

Nauplio
Mensajes: 10
Fecha de ingreso: 24 de Abril de 2011
  • CITAR
  • 15 de Septiembre de 2014 a las 10:30
Entretenido relato pikuszz.

Mi visión sobre el ajedrez sin embargo, es algo diferente: no suele vencer la creatividad a la concentración, más bien al contrario.
En mi humilde opinión Fili, por mucha emotividad que transmitiese a sus piezas, no vencería a su primo sin desconcentrarle. De hecho, es un recurso que emplea una buena amiga, gran jugadora de ajedrez y muy bella, cuando se inclina de más sobre el tablero o se suelta el pelo echando los hombros hacia atrás.

Gracias por compartirlo.
R2-D2
Mensajes: 3.188
Fecha de ingreso: 26 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 16 de Septiembre de 2014 a las 9:03

A eso se le llaman malas artes de mujer.


jpiqueras
Mensajes: 2.807
Fecha de ingreso: 9 de Julio de 2009
  • CITAR
  • 16 de Septiembre de 2014 a las 12:02
¿Alguna cita auténtica de Freud que diga eso del ajadrez? Porque si un juego como el del ajedrez, en el que dos personas se enfrentan ante el tablero, para controlar y gestionar sus piezas de modo que su rey acabe ganando la partida, puede representar la lucha del yo contra la figura paterna, lo mismo podrías decir de cualquier juego en el que se enfrenten dos contendientes para luchar por la victoria. Un luchador de sumo también puede, en el terreno del inconsciente o subconsciente, estar tratando de solucionar un conflicto encarnando la figura paterna en el otro contendiente.
En mi opinión una partida de ajedrez puede tener una épica que va mucho más allá de un conflicto paterno filial. Claro que no hay que descartar algunas posibilidades. Por ejemplo, el hijo juega con las blancas y el padre con las negras. O viceversa.
Y después de todo hay ejemplos en la historia en que hijos de reyes entablaron batalla con su ejercito para destronar a su padre. Aunque aquí jugaba un papel de mayor peso la ambición que el complejo de Edipo, seguramente.
R2-D2
Mensajes: 3.188
Fecha de ingreso: 26 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 16 de Septiembre de 2014 a las 14:00

Todas las batallas, competiciones, etc... son susceptibles de esa interpretación. Capablanca aprendió a jugar sin que nadie le enseñara, viendo las partidas de su padre contra un amigo. Podríamos decir entonces que lo que le llevó a la maestría fue el impulso de derrotar o superar a su padre. Pero entonces, ¿cómo nos explicamos a Bobby Fischer, que no tuvo padre? (bueno, este es un enigma famoso de la vida de Fischer, si su padre era el jefe de los espías de la RDA o un físico húngaro exiliado a USA durante la II WW)


Más bien podemos dar la interpretación opuesta: los conflictos que se viven en la infancia forjan el carácter y dan energía a los conflictos de la vida adulta.

La mejor interpretación literaria del ajedrez me parece que sería La defensa Luzhin, o La Defensa, de Vladimir Nabokov.
R2-D2
Mensajes: 3.188
Fecha de ingreso: 26 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 16 de Septiembre de 2014 a las 14:04
P.D. Creo que hay un relato largo de Stefan Zweig ambientado en la persecución de la Gestapo
Nauplio
Mensajes: 10
Fecha de ingreso: 24 de Abril de 2011
  • CITAR
  • 18 de Septiembre de 2014 a las 20:23
cita de R2_D2 A eso se le llaman malas artes de mujer.

Yo no habría podido escoger una imagen mejor, R2_D2.

¿Será ya la edad que las peliculas de antes me parecen obras maestras?

La simplicidad del primer millón

La simplicidad del primer millón
A lo largo de 46 capítulos, Aitor Zárate nos descubre lo alejado o cerca que estamos de conocer como funciona el mundo del dinero. Nos propone ganar nuestro "Primer Millón" y nos muestra tanto las claves para conseguirlo, como soluciones para no caer en las trampas que "El Sistema" pone en nuestro camino. La Simplicidad del [...] Ver libro

Autor: aitorzarate

   

¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar