bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Foro para escritores de Bubok

Para participar en los foros de Bubok es imprescindible aceptar y seguir unas normas de conducta básicas. Puedes consultar estas normas aquí
X
romi
Mensajes: 678
Fecha de ingreso: 25 de Abril de 2008

Estoy contigo y te quiero

4 de Octubre de 2014 a las 15:10

Bubok

422- ESTOY CONTIGO Y TE QUIERO

MIRO A LA CUMBRE y por entre la bruma que revolotea y los rayos fuego del sol que está saliendo, veo el humo blanco de las candelas del monte que ahora por ahí están quemando. Los que en estos días limpian el bosque, porque ya no hay ni ovejas ni cabras ni vacas. Las ramas de las carrascas y los lentiscos y romeros, crecen a sus anchas y esto dicen que es malo para los incendios y por eso, en estos días de invierno, se ponen y limpian el monte. Que es como lo llaman, para que no arda en caso de incendio. Y lo rozan tanto que hasta las encinas viejas y los madroñales espesos y los robles centenarios y también las zarzas y las madreselvas, se las llevan por delante. Dejan los bosques tan pelados que ni los jabalíes ni los zorzales pueden ya vivir en ellos pero dicen que esto es bueno.

Y como con la tierra estoy fundido, más allá que el espacio tiempo, como único señor y dueño, donde los veo limpiar el monte, todavía compruebo y palpo la casa dulce de la hermana pobre que se quedó en soledad cuando la muchacha hizo sus maletas y se fue al mundo de la ciudad y los sueños. Veo las paredes derrumbadas y las piedras rodando y la humilde senda que llevaba de una cañada a otra, todavía y en cuanto me descuido, la ando. Mientras voy caminando por la tierra del silencio, me acuerdo cuando aquella mañana iba contigo de la mano y de vez en cuando, me dabas tu beso y me hacías sentir la dulzura de lo excelso y bello. Cuando me asomabas al barranco y me mostrabas no se qué rotundo misterio y mientras dejabas que mi alma se empapara del gozo bueno, me decías quedamente:
- Estoy contigo y te quiero.
Por entre las peñas y la luz de los remansos, se oía repetir el eco:
- Te estoy gritando: te quiero, quiero, quiero...

Ahora, desde esta cumbre y el sol reluciente de esta mañana de invierno, me siento nadando en lo intangible. Y como vivo mitad materia y mitad sueño, por ese gran misterio que para mí creaste y que baja desde la alta cumbre por el centro y en forma de tobogán, de pozo o de escalera sin ser nada concreto porque es irreal y por eso no se parece a ningún invento de los construidos por los hombres en esta mundo, me vengo jugando a las tierras del llano que es donde tengo el filón de mis querencias. Según me voy acercando, pastando en la dulce hierba, veo a las ovejas de aquellos tiempos. Por entre ellas, a padre con los primeros borrego y al acercarme le pregunto:
- Pastor de las praderas de la hierba verde y soledad con traje de invierno ¿sabes tú cuántas veces tienen al año tus ovejas, blancos corderos?
Y él:
- Ahora mismo están naciendo los que se vende en Semana Santa. La otra vez que parieron, fue al comenzar el otoño que son los que se han vendido para Navidad y año nuevo. y, si se puede saber, ¿por qué me preguntas esto?

No respondo a su pregunta porque me vengo en busca de la madre que junto al abuelo se recoge en la casa. Al acercarme y ver la gallina seguida de sus polluelos, le pregunto:
- Madre de los cien sueños que llevas en el corazón el amor más bello ¿sabes tú cuántas veces al año dan tus gallinas huevos?
Y ella:
- En el montón de paja que hay junto al fuego, ahora mismo una está echada, ¿no las ves poniendo?

Al mirar sí que la veo y también la mano de la madre acariciando y diciendo:
- Estas gallinas mías son tan buenas que están todo el año poniendo. Fíjate qué mansas ellas que las toco y las llevo y ni se asustan pero ¿se puede saber por qué me preguntas esto?

Tampoco respondo a su pregunta porque voy en mi tarea de ir por el sendero que ahora sale desde la casa y sube por el río. Mientras piso la tierra, hoy toda barro y toda hielo, me rozo con las lumbres de los cinco aceituneros y al descubrirlos tan llenos de tierra y tan cansados y atascados por el suelo, me digo que también les tengo que preguntar una espuerta de secretos. De esas rotundas verdades que tanto ignoro y con mis ojos estoy viendo y en mi alma tengo clavadas y no comprendo. Pero no le pregunto nada porque algo me dice que no es ahora el momento. Entonces miro al suelo y por la senda que recorro, en el barro cieno, veo las huellas de la niña hermana. Como voy en mi sueño que es más vida real que la verdadera vida que dicen tengo, me doy prisa .Al llegar a la curva de las zarzas espesas y el recio fresno, la veo junto a la corriente agachada. Descubro que está mirando al pato malva que sin miedo, río abajo viene nadando. Al llegar a su altura, ella que se dobla un poco más hacia el centro y con la ternura de la mañana y su siempre eterno juego, lo coge en sus manos. Lo alza y al verlo tan suave y bello, se vuelve y me dice, sonriendo:
- ¿Vienes a preguntarme que cómo sé juega este juego en esta mañana fría de claro invierno y en este río grande que es la sierra entera transformada en puro espejo?
Y el hermano:
- Iba sólo de paso pero al verte en tu misterio, aquí me paro. Si quieres decirme qué es lo que yo hago en esta mañana de frío intenso y si a la vez me aclaras cómo consigues tu juego, seguro que me sentiré bien. Porque hoy ¡tantas dudas tengo!
Y la niña:
- Pues ya lo sabes: es simplemente el río que baja repleto y el sol de la mañana que llega y le da su beso. La plenitud de la sierra dando gloria ¿sabes a quién?

Y le digo que sí creo saberlo y también le digo que hoy ya no voy a seguir caminando. Porque si miro al frente ¿quién me aclara lo que en la ladera veo? Y si miro al lado de la llanura, que es por donde el corazón está latiendo ¿quién me descifra el cuadro que ante mis ojos tengo? Por esto, sigo mirando a la cumbre iluminada por el sol dorado de este día nuevo. Por donde, entre la bruma se mezcla el humo de las lumbres de los que ahora limpian el monte y queman robles y romeros, también veo la senda por donde aquella mañana se iba ella con sus maletas y sueños. Hasta oigo resonar en el aire, de sus palabras, el eco:
- Nada temas, estoy contigo y te quiero.

La simplicidad del primer millón

La simplicidad del primer millón
A lo largo de 46 capítulos, Aitor Zárate nos descubre lo alejado o cerca que estamos de conocer como funciona el mundo del dinero. Nos propone ganar nuestro "Primer Millón" y nos muestra tanto las claves para conseguirlo, como soluciones para no caer en las trampas que "El Sistema" pone en nuestro camino. La Simplicidad del [...] Ver libro

Autor: aitorzarate

   

¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar
TEMA 65. EL SISTEMA EDUCATIVO EN EL ÁMBITO ANGLOSAJÓN.
TEMA 65. EL SISTEMA EDUCATIVO EN EL ÁMBITO ANGLOSAJÓN.
The education system in the UK is divided into four main parts, primary education, secondary education, further education and higher [...] Ver libro
1 libro comprado
desde ZARAGOZA