bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok
Para participar en los foros de Bubok es imprescindible aceptar y seguir unas normas de conducta básicas. Puedes consultar estas normas aquí
X
carlosmaza
Mensajes: 3.047
Fecha de ingreso: 16 de Noviembre de 2008

114ª edición: MICROS PRESENTADOS

10 de Septiembre de 2015 a las 23:20

A partir de ahora y hasta el domingo podéis enviarme vuestros votos por mensaje (de momento llegan), de manera que ponga el resultado el mismo domingo. Los micros presentados son los siguientes:


“Generous World” (o que puto asco somos aquí)

El tren no pasó más, no para Hakim. Las puertas de Keleti se cerraron y le echaron a patadas, como a otros mil. Pero él no gritó más, no intentó más... Se alejó como una sombra de sus hermanos sin futuro. Y se rindió. Eligió las ruedas de aquel camión, rotulado con la imagen de un naufrago y su botella en la mano y el eslogan de Coca-Cola que no entendió.

Hechizado.

El tren no pasó más por el valle donde Joaquín apacentaba sus ovejas, pero cada día a las mismas horas, el pastorcillo se sentaba al lado de la vía a esperarle, con la ilusión de volver a ver a la preciosa jovencita, que un día le miró con ojos tristes, tras el sucio cristal de una ventanilla del último vagón.

Catarsis

El tren no pasó más en todo el día, pero Rogelio lo esperó en el andén hasta convencerse de que su socio no llegaría con el dinero prometido. La estafa lo hundió en la depresión durante varios años, hasta que conoció a Irene. Ella lo contrató como camarero en el restaurante donde, cosas del destino, se hallaba ahora almorzando su antiguo socio. Tras reconocerlo, Rogelio se retiró a la cocina urdiendo una venganza largamente aplazada. Pero entonces recordó lo que Irene solía decirle: “Si él no te hubiese traicionado, tú y yo nunca nos habríamos conocido.”

...al final

El tren no pasó más y los aviones dejaron de volar. Ni siquiera los autobuses volvieron a circular.
Aunque no importó demasiado porque no había nadie esperándolos.

La montaña

El tren no pasó más. Poco a poco la comarca fue quedando sumergida en un mar de desolación: muchas casas quedaron vacías, pues sus habitantes marcharon a buscar trabajo a otras tierras, fueron cerrando tiendas y bares y las calles cada vez estaban más tristes. El cierre de la mina acabó con casi todo, menos con el verano, donde volvían de vacaciones los que habían marchado. En la plaza del pueblo, en la verbena, sonaba una canción que decía “Viva la montaña viva, viva el pueblo montañés”.

Hablando de trenes…
 
El tren no pasó más. Las hierbas tapizaron el andén, las vías se fueron tiñendo de rojo hasta transformarse en polvo y la estación se convirtió en el hogar silencioso del viento.
Adela contemplaba aquel paisaje desde la ventana de su casa.
—No te quería cerca, peleé con uñas y dientes hasta conseguir que desaparecieras; creía que te odiaba, que mi vida sería mejor sin tener que soportarte… Dios… cuánto te echo de menos.

El último tren 

El tren no pasó más. El viejo Matías, desde su ventana en el asilo en las afueras, daba por hecho que no volvería a verlo. Los viejos raíles y el ruinoso edificio del pequeño apeadero amenazaban con ser devorados por la maleza. Pero aquel día fue distinto. Un tren blanco, brillante, con chimeneas doradas, se detuvo y desde una puerta, un hombre le hizo señas, invitándole a subir. Matías comprendió enseguida y salió del edificio, luego del jardín, y caminó hacía allí. Aquella tarde hallaron su cuerpo, rígido y frío, sentado en un viejo banco en el andén.

Tren de cercanías 

El tren no pasó más desde aquel día. Habíamos oído que lo quitaban, no era rentable. Mi hermana y yo fuimos en bicicleta hasta el pueblo vecino, donde estaba la estación, sin reparar en el peligro de la carretera,llena de curvas. Dejamos las bicis en casa de una amiga, compramos dos billetes de ida y vuelta y nos fuimos hasta la ciudad, no muy lejana. Ni siquiera nos apeamos. Volvimos emocionadas. Aquella aventura nos costó quince días sin playa y una buena reprimenda. No nos importó. El túnel, ahora, es un paseo y la estación un bloque de casas.

Tic, tac, tic… 

El tren no pasó más. Quedé esperando en el andén mirando las vías, mientras mis agujas caminaban persiguiéndose con resignación y profesionalidad, pues para ello me diseñaron, pero echaba de menos el bullicio de la gente, sus abrazos de despedida o bienvenida… Y descubrí que daba igual qué hora fuera, pues a nadie le interesaba ya. Dejé de latir. Me descolgaron de la marquesina de la estación hace años y estuve encerrado en un almacén hasta ayer. Hoy, estreno de nuevo. Es diferente. Casi ocupo la pared por completo. En la cafetería tengo más presencia, pero menos protagonismo. ¡Qué nervios…!

La simplicidad del primer millón

La simplicidad del primer millón
A lo largo de 46 capítulos, Aitor Zárate nos descubre lo alejado o cerca que estamos de conocer como funciona el mundo del dinero. Nos propone ganar nuestro "Primer Millón" y nos muestra tanto las claves para conseguirlo, como soluciones para no caer en las trampas que "El Sistema" pone en nuestro camino. La Simplicidad del Primer [...] Ver libro

Autor: aitorzarate

   

¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar
Seguretat i Higiene en la Manipulació d’Aliments
Seguretat i Higiene en la Manipulació d’Aliments
Llibre de text dissenyat per impartir el módul de Seguretat i Higiene en la Manipulació d'Aliments dels cicles formatius de [...] Ver libro
1 libro comprado
desde BARCELONA