bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Foro para escritores de Bubok

Para participar en los foros de Bubok es imprescindible aceptar y seguir unas normas de conducta básicas. Puedes consultar estas normas aquí
X
Vixa
Mensajes: 1.348
Fecha de ingreso: 12 de Mayo de 2008

Comentarios después del banquete a los relatos hambrientos.

31 de Agosto de 2009 a las 0:49
Bueno, a instancias de Daniel, abro el hilo de los comentarios para destripar los relatos de la edición anterior.
Vixa
Mensajes: 1.348
Fecha de ingreso: 12 de Mayo de 2008
  • CITAR
  • 31 de Agosto de 2009 a las 0:51
Bueno, pues empiezo. Aunque prometí hacerlo de los relatos de la anterior edición, al final cambié de planes y decidí pagar mi penitencia en algo más útil, es decir, en comentar los relatos de esta edición:


Sed

**1/2

A este texto le perjudican mis gustos. Por regla general estos textos metalingüísticos no me ponen, es superior a mí. Respecto al texto. Pues no está mal escrito. Hay alguna falta menor (un más con acento que debería ir sin, pues es sinónimo de pero) y alguna construcción que me resulta extraña, pero no me atrevo a juzgar como incorrecta como por ejemplo:

El desierto, monótono paisaje del cual no soy consciente debido al asfixiante calor que de él emana e intenta matarme, y el cielo colabora en su labor.

La parte final, el apuntillamiento del cielo, me suena raro, lo he leído muchas veces, no creo que sea incorrecto, pero me chirría.

Por lo que respecta a las descripciones de los primeros párrafos, mientras leía también debo decir que me han parecido que pecaban de exceso de grandilocuencia, como una busqueda de la frase más literaria, lo que en mi opinión creaba una atmósfera algo artificial, siendo como era el narrador el propio protagonista, aunque viendo el desenlace, comprendo el recurso de estilo y no puedo objetar nada.

El diálogo, demasiado repetitivo y simple, aunque claro, de un moribundo tampoco se puede esperar otro discurso, por lo que tampoco lo veo un defecto grave.

En líneas generales un buen texto, pero lamentablemente a este tipo de juegos me cuesta mucho encontrarles interés.




Por un plato de lentejas.

*

Vamos con uno de los relatos que me ha costado mucho esfuerzo terminar. Empecemos por lo básico, el tema del hambre es uno de los muchos que toca y ni siquiera con especial intensidad. Seguimos por el ritmo. El relato directamente carece de él, apunta a diferentes bandas y salta de un lado a otro sin importarle demasiado que el lector siga el hilo y pueda encontrar el foco del argumento. Tan pronto se centra en la mala cocina del padre, como salta en dos líneas al dibujo de la madre, como presenta a su hermana... así hasta un desenlace que ni cierra nada especialmente ni en ningún momento responde al porqué de muchas reflexiones que terminan pareciendo gratuitas, metidas con calzador y redactadas con prisas.

Mirando el estilo, pues diré que me ha parecido pobre, sencillo no es lo mismo que simple, lo he dicho muchas veces, este texto es un buen ejemplo de ello. Por ejemplo esta frase es un buen ejemplo:

De regreso, su severo padre le espera en la cocina. Por cierto ¿No huele aquí a quemado? Dios bendito, a saber la que me espera. Piensa el adolescente que lleno de temor suelta los libros y antes de comer guarda varias cosas en sus bolsillos.

Lo de severo ya lo sabíamos, pero el mayor problema es como la rompe incrustando esa reflexión que no termina de pegar, ni de estar bien resuelta.

Al final te quedas con una escena difusa donde no sabes a que cabo suelto agarrarte y que ni tan siquiera es un texto que entré por su forma. Flojito.

Cuando nada me llena

**

Un relato bien escrito, con una estructura bien definida y marcada, pero cuyo nudo soy incapaz de creerme y eso perjudica el desenlace. El relato de la escena del baño es demasiado pasivo, la discusión, que debería ser el eje detonante, se menciona, pero no se describe, simplemente es una más. Y sin embargo el autor no tiene reparos en reiterar una vez tras o otra una necesidad de un modo, en mi opinión, demasiado fino, falto de pasión. Lo que hace que, aunque me lo repita muchas veces, no me crea el hambre, el deseo que ese hombre siente hacia esa mujer y que justifica el desenlace.

Carmen de Badalona

0

Un relato pobre, tanto en estilo como en léxico. Nada más empezar te encuentras con expresiones como “Hombres de seguridad”, frases demasiado largas e innecesarias que además no suenan del todo bien como:

El delito que cometió para estar tal cantidad de tiempo en los calabozos de la comisaría de Badalona fue el robo de un producto de alimentación en el Carrefour de Montigalá, barrio badalonés.

En esta frase se podría eliminar, mejor dicho, debería eliminarse el siguiente fragmento:  para estar tal cantidad de tiempo en los calabozos de la comisaría de Badalona, pues esa información se da justo en la frase anterior.

Errores o defectos de pulido de este tipo se encuentran desperdigados a lo largo de todo el texto, lo que termina dando la sensación de que hay demasiada información redundante y pocas relecturas efectuadas para subsanar esa sensación.

Respecto al argumento, lo primero es que dudo mucho que por ese hurto menor pases 3 días en el calabozo, lo siguiente, el discurso de lagrimita fácil, que aquí resulta frío, una mera exposición, me parece un recurso fácil y que si no está especialmente cuidado casi nunca llega.

Finalmente, desde que sale la protagonista del calabozo hasta el desenlace, lo que se cuenta es esperpéntico, se soluciona todo con una expresión la mar de ilustrativa: “para allá que nos vamos”, como si toda la pobreza mal retratada que se nos ha contado, se solucionara yendo a vivir al país de la piruleta.

Lo dicho, un relato muy pobre, pobremente redactado, pobre en estilo y más pobre aún en argumento.

La cadena alimenticia

**1/2

El relato está bien escrito y mantiene el interés hasta su tercio final, hasta el desenlace, cuya exposición es demasiado directa, abre muchas dudas (nunca se puede escribir sobre estraterrestres sin explicar de donde y para que vienen, especialmente si se dedican a cazar terneros a bocados teniendo a su disposición una tecnologia superior) y no termina de cerrarse.

Además, la exposición de ese tercio final, como si el autor, consciente de que el efecto sorpresa ya está dado, me ha parecido más descuidada, un mero trámite que además no termina de convencerle ni a él mismo. Como ya he dicho, lo que hasta entonces es una exposición bastante descriptiva, pasa a ser una mera exposición donde se llega a conclusiones demasiado rápido, lo que rompe un poco el ritmo del relato.

El texto merece la pena por su planteamiento y la manera como mantiene el pulso y la tensión en los primeros 2 tercios, donde no hay mucho que objetar.

Finalmente, aunque los extraterrestres cacen para comer, la vinculación con el tema del certamen no me ha parecido especialmente fuerte.

La cueva negra

**

Bueno, por partes. Lo primero, este es un relato de brujas, de monstruos de fantasia... pero de hambre? Pues, que queréis que os diga, que el monstruo mencione que aún tiene hambre antes de matar al protagonista no me parece suficiente. Porque antes que el hambre otras sensaciones están presentes con más intensidad en el texto en la relación entre esos dos amigos.

Respecto al texto. Pues está bien escrito, es dinámico tiene ritmo, se lee con mucha fluidez, por lo que es un buen relato. El problema quizá es que peque de una falta de introducción, de que se parta directamente del nudo y que no se cuente más de la historia de esos dos amigos hasta llegar a la cueva. No es que tampoco se eche excesivamente en falta, pero al menos mencionar en un párrafo los motivos por los que se encuentran allí se hubiese agradecido, aunque fuese un mero trámite.

Respecto a la historia, pues muy sencillita y previsible, pero como ya he dicho bien contada, pero la sensación de saber lo que va a pasar y la sensación de no querer ir un poquito más allá de la exposición de los hechos y el dibujo básico de esos dos amigos, deja una sensación de simpleza y deja vu que perjudica la impresión final que se tiene del relato.


La de sabia mirada

****

Un relato bien escrito, con una historia delicada con la que sería fácil caer en el sentimentalismo barato, pero que por suerte, el autor sabe jugar con el ritmo y la información que debe dar y el tono para que la historia sea creíble. Y es que la historia es dura, pero contada de un modo bastante aséptico, exponiendo la realidad que padece esa mujer lo que termina por hacer llegar la historia como algo auténtico.

Poco que objetar, más allá de que por momentos el estilo se recarga un poco y se vuelve confuso, obligando a alguna relectura, aunque nada grave. Por ponerle un pero, el hambre no es lo que cimienta el relato. La pobreza, la injusticia, el valor... el hambre solo es lo que recubre todo lo demás. Aún así, me ha gustado.

La hoz.

***

El estar muy bien redactado hace que sigas leyendo con interés, pero en mi opinión le falla el ritmo. La introducción del personaje de la ingeniera agrónoma es demasiado larga para el peso que termina teniendo en la historia, e incluso el dibujo tan perfilado del abuelo parece prescindible teniendo en cuenta que el relato debe ceñirse a 1400 palabras y que lo importante es la mirada atrás. Y es que la sensación final es que el relato empieza muy pausado, tranquilo, pero a la vez interesante, pero que cuando llega al meollo, el flashback, le entran las prisas y cambia de ritmo.

No llega a atragantarse ni a asfixiarse, sigue estando muy bien escrito, pero la sensación de que la introducción es demasiado detallada (la descripción de la tarea de edrar, el escarificador...) y el hecho de que la relación entre la que narra y el abuelo parece no tener un peso específico en la historia como para merecer tanto cuidado junto con la sensación de ciertas prisas una vez se relata el flasback (no es que falte nada, no es que esté peor redactado, pero la falta de detalle con respecto a la introducción es un contraste muy fuerte) ha hecho que me dejara la sensación de que la versión no recortada es un gran relato, pero la presentada al concurso peca de irregularidad, lo que también perjudica al ritmo y la impresión global que se tiene del mismo. En mi opinión, y jugando a ser adivino, estoy convencido que el relato hubiese ganado muchos enteros si en vez de cortar por el nudo se hubiese cortado por la introducción.


El principe insatisfecho

**

Admito haber que tenido que releer el final del texto dos veces para comprender bien el desenlace. Dicho esto, la historia no ha terminado de convencerme. El personaje del panadero sólo sirve como presentación y la chica que le cuida en su accidente tiene poco peso en la historia. ¿Por qué es eso un problema? Pues porque el texto les dedica una cuota de protagonismo para luego desterrarlos en el olvido y girar apresuradamente hacia un desenlace que se ve escrito con prisas por la falta de espacio. Por lo que en mi opinión el texto termina fallando en el ritmo y en lo que se debería considerar importante, centrarse más en las relaciones familiares, la codicia y las rencillas, ya que estás son las que darían sentido al desenlace y cohesión al texto. El problema, obviamente las 1400 palabras, pero quizá éste no fuese un relato para ajustarse a esta extensión.

Noche de reyes.

**

Quizá sea un mal lector, pero por favor, aunque estén formalmente bien redactadas. NO a las frases quilométricas, llenas de anotaciones que se terminan perdiendo en sí mismas. Al menos a mí, ese tipo de frases me exigen un esfuerzo de concentración que pese a que lo que me digan no esté mal escrito, puede llegar a saturarme. En este texto se encuentran por sistema frases de 2-3 líneas, llegando a una frase como la siguiente:

Un sencillo deseo de que sus padres dejaran de trabajar como animales desde antes del amanecer hasta que ya no se ve y padre corta la luz del pueblo parando la turbina del molino, esa turbina que esta noche María ha ayudado a limpiar de hojas muertas mientras él gruñe que las cosas tienen que cambiar de una vez, que eso no es vida para nadie, mientras realiza una acción de gracias santiguada e inicia la ingesta del anís transparente mirando a María con una mezcla de cariño y pena que borra en seguida con su eterna mueca de insatisfacción.

¡100 palabras en una sola frase! Me parece excesivo.

O este otro fragmento, donde con tan sólo 2 frases se recorren 148 palabras.

En un cajón de los que utilizan para recoger las manzanas lleno de caramelos de manzana; no, mejor lleno de manzanas; no, mejor una manzana, aunque sea de las golpeadas que se llevan en un camión que echa mucho humo para hacer sidra porque no valen para que sus hermanos mayores las lleven al mercado a cambiarlas por alguna herramienta, por cuajo para el queso, por una navaja de afeitar para su padre o por simiente para lo que sea. Una manzana de las que su madre guarda y les da en Nochebuena ya un poco arrugadas para que la muerdan una vez estén en la cama y el jugo que les caiga por la garganta les anule un poquito, unos segundos siquiera, el sabor amargo de una Nochebuena con migas, caldereta, mucho vino y anís, sin hambre pero sin un dulce para los niños, eso es innecesario.

Respecto al texto, pues no creo que esté mal escrito, pero es tremendamente denso y reiterativo, lo que si se combina hace que resulte tedioso y es que el 80% del relato se dedica a esa contextualización minuciosa y que para el formato que trabajamos me resulta excesiva. Luego se nos presenta un desenlace en la línea del resto del relato, pausado, pero descafeinado y que no termina de llegar, pues hace rato que el lector ha puesto el piloto automático ante tanta descripción mecánica que vuelve una y otra vez sobre lo mismo.

No quise despertarte

****

Relato ágil, con una historia quizá demasiado pequeña que ensombrece, o no hace brillar como debería, el oficio que hay detrás. Tiene ritmo, tiene personajes creíbles, la historia es verosímil y cercana se cuenta con claridad y el final, a pesar de su falta de gran trascendencia, es duro, muy duro.

Respecto a como se ajusta al tema, el hambre es más bien el detonante, más que el tema central, pero eso sucede en muchos relatos de este certamen, por lo que se le perdona.

Casualmente.

**

Por partes. ¿La anoréxica que peso tiene en la historia? En mi opinión ninguno más allá de refozar la relación con el tema, que el autor, a pesar del desenlace, sabe que es débil.

Lo siguiente es que el relato es muy denso, con un diálogo farragoso que avanza muy poco a poco. Luego el enfoque des de la posición del médico tampoco me ha convencido, ya que en ningún momento se puede profundizar en la relación entre los padres y el hijo y el desenlace me ha parecido el de un mal episodio de House, ya que como en esos episodios el relato se resuelve en un giro brusco que rompe la cohesión del texto y además carece de la mordacidad de los comentarios del protagonista de la serie.

No me ha convencido.




Un mensaje de óxido y esencias nerviosas

****1/2

Un muy bien relato, se retuerce sobre el deseo y la necesidad aportando un nuevo matiz a cada vez mientras te conduce por el camino de la cacerías. Es sugerente y a la vez termina todo bien atado. Conciso, muy poco a objetar, por no decir casi nada. Si no me lo hubiese leído del tirón, si hubiese fallado en el ritmo, si hubiese girado la ruedecita del ratón para ver donde estaba el final hubiese dicho que quizá era un poco largo para lo poco que cuenta, pero lo cierto es que no he hecho nada de todo eso, por lo que sólo puedo decir que chapeau.

Setenta y dos horas en ayunas.

****1/2

Con los vampiros habéis tocado mi punto fantástico. Posiblemente el único ser de fantasia que despierta mi interés. Y eso hace que en cuando se atisbe esa posibilidad lea con mayor atención, porque, además, el momento del cambio siempre es el más interesante. Y este relato es muy bueno, relatando y describiendo sin descubrir más de lo que debe, con un ritmo sostenido y parsimonioso hasta llegar a un desenlace que quizá sea lo único que me ha chirriado... y es que yo hubiese preferido la opción del conocido y el dilema moral versus el instinto de supervivencia.

Pero poco puedo objetar, me ha gustado también.

Warsaw

***1/2

Otro buen relato, aunque tiene el problema que el eje que cimienta la reacción se elude. Por lo que el relato no es tan fluido como otros. Aunque el autor lo soluciona bien definiendo las dos partes. Por lo demás el texto está bien escrito, la historia se sigue bien, pero quizá se pierde demasiado “metraje” en describir la ambientación (la escena de los policias, la escena de los amantes), aunque también es cierto que a su vez se aprovecha para perfilar a Hitzfield, aunque por contraste Heller queda algo plano y arquetípico. Y esto quizá es lo que le reste más al relato, que ambos protagonistas sean tan de una sola pieza y que el autor se centre en dibujar el que en mi opinión siempre es menos interesante, el bueno.

Quid Pro Quo

**

Precipitado. Este relato falla en el ritmo y en la verosimilitud. La vida gris de Simon se perfila demasiado rápido y los deseos y manera de solucionarlos a través del animal demasiado simples, poco creíble también la falta de consecuencias y como el entorno reacciona a los asesinatos. En líneas generales me ha parecido un esbozo sin pulir donde el deseo y la necesidad de libertad no se acentuan ni se perfilan como se debería y la acción se amontona de un modo precipitado sin dar tiempo al lector a digerir la escena anterior.

Alé, todos de golpe, toma ladrillo. Me voy al sobre.
Idelosan
Mensajes: 1.315
Fecha de ingreso: 6 de Noviembre de 2008
  • CITAR
  • 31 de Agosto de 2009 a las 1:07
– Sed  8

XDDD Buenísimo, tal vez el mejor relato corto humorístico que he leído nunca. Lo mejor de él es que empieza serio, muy serio. Te engaña, dejas que te tome el pelo miserablemente, y luego cuando finalmente te das cuenta de todo es imposible reprimir una sonrisa. Un puntazo de relato que expresa muy bien lo jodido que puede llegar a hacerse el tema de esta quincena.


– Por un plato de lentejas  6,5

Un relato con el tema algo cogido por los pelos, y un argumento algo disparatado para no ser en tono de humor. La trama no tiene emoción pero sí una pizca de intriga, está correctamente redactado (aunque veo demasiada insistencia en la mentalidad del padre, como queriendo justificar artificiosamente su conducta) y el final no está mal. Sin embargo, creo que la gran pega de este relato es la arbitrariedad y artificiosidad de los hechos. Por ejemplo, ¿A quién se le ocurre llamar a un amigo para que te traiga comida por la ventana sólo por no querer comer lentejas? ¿Por qué demonios lleva la hermana dos latas de cerveza a los chicos? Todo se desencadena de un modo extraño y algo absurdo.


– Cuando nada me llena  6

Buen relato, con una estructura temporal fresca y lograda. Toca el tema desde su matiz amplio y fácil, eso sí, y aún así lo hace por los pelos. Buen retrato de los personajes, quizás un poco extremista. Gran nivel de narración, aunque quizás falto de una pizca más de fuerza.


– Carmen de Badalona  6,8

Buen relato que toca bien el tema, cargado con un poco de denuncia y crítica social. En cuanto a corrección, está bien excepto un laísmo que encontrado. A la narración, eso sí, encuentro que le falta "salsa", una mayor profundización en la protagonista o más descripciones que causen ambiente. El ritmo del relato es algo apresurado, sucediéndose varias escenas bastante seguidas. El final, a lo "cuento de la lechera" con pretensiones de ser muy real, no me ha convencido del todo, pero la idea es buena.


– Detrás del objetivo  6

Escalofriante relato 100% descriptivo, aunque también muy poco original ya que se base en un hecho totalmente real muy muy acotado (no sé si alguien más la habrá visto, pero me ha venido a la cabeza enseguida la foto de la que habla el texto). Cuando uno contempla esa foto sobrecogedora, una pregunta viene a la mente: ¿Quién demonios sería la bestia fría que estaba detrás del objetivo? Pues bien, aquí el autor nos propone la respuesta. No hay una gran elaboración en este relato que, como ya he dicho, es puramente descriptivo, aunque sí cumple con su papel y nos hace reflexionar en el individuo que tomó la foto. Por una parte, se puede considerar muy frío e inhumano el actuar así frente a la pobre niña, en vez de ofrecer inmediatamente algún tipo de ayuda. Por otra parte, podemos ver al periodista como un simple observador pasivo que observa a la naturaleza actuar, ni más ni menos, y reflejar aquello que ve para compartir su experiencia con el mundo y, de esa manera, denunciarla. No le he puesto una alta puntuación por tener una elaboración ínfima, aunque sí toca bien el tema y consigue transmitir lo que busca.


– La Cueva Negra  6,9

Buen relato muy bien narrado y con un buen tratamiento de la tensión e intriga, con un gran defecto, eso sí: el lector sabe el final ya desde el principio, por las revelaciones de uno de los personajes. Al perder el factor sorpresa por completo, el texto se vuelve menos entretenido de leer, aunque sigue siendo bueno su toque de suspense previo al final, y en parte su ambientación.


– La de sabia mirada  4

No me ha gustado ni me ha llamado la atención. Relato banal, muy pasivo, que relata un hecho triste aunque la narración no llega a convertirlo en sobrecogedor a los ojos del lector. Me ha parecido absurdo eso de tildar a la mujer de sabia o inteligente sólo por ser pobre y digna, pues poca relación veo yo entre esos conceptos. Toca el tema del hambre, sí, pero es un relato en el que no ocurre nada y en el que esto tampoco llega a compensarse con descripciones intensas o narración que provoque intensas emociones al lector pese a la carencia de hechos o desarrollo de una historia.


– La hoz  -

El texto se me ha hecho larguísimo, tanto que he acabado sobrevolando hechos hechos y más hechos y saltos temporales hasta llegar a un final que ni siquiera he comprendido. Como voy muy corto de tiempo, no me molestaré en dar una segunda lectura, pero he de decir que no he visto relación alguna con el tema del hambre.


– El príncipe insatisfecho  7,1

Relato con aires de cuento infantil, pero más dinámico y original de lo que éstos suelen ser. Mantiene la atención de principio a fin, aunque a veces la lectura se confunde entre tanto personaje, especialmente al final. Una buena trama apoyado por un planteamiento sugerente y llamativo, que se desarrolla bastante bien aunque en su desenlace resulte un tanto retorcida.


– Noche de Reyes 6,5

Buen relato, ambienta bien y retrata lo que es una familia en la absoluta pobreza, con una hija que no puede evitar sucumbir a su instinto de supervivencia por encima del apego cariño, aunque intentara hacer muestra de lo contrario. La triste sorpresa final tampoco tiene desperdicio. En cuanto a puntuación, eso sí, me ha parecido un texto con frases muy largas, algunas un poco sobrepobladas por comas que en muchos casos podrían ser puntos, o simplemente punto y coma. Algunos ejemplos:

_En un cajón de los que utilizan para recoger las manzanas lleno de caramelos de manzana; no, mejor lleno de manzanas; no, mejor una manzana, aunque sea de las golpeadas que se llevan en un camión que echa mucho humo para hacer sidra porque no valen para que sus hermanos mayores las lleven al mercado a cambiarlas por alguna herramienta, por cuajo para el queso, por una navaja de afeitar para su padre o por simiente para lo que sea.

_Le sorprende de nuevo el crujido del suelo bajo unas botas y la puerta de la calle abriéndose, voces quedas en la madrugada y el vacío de su digestión que no le deja dormir, que no le permite relajarse, que no le permite desear con emoción que su deseo se cumpla porque no cenó, porque apenas almorzó, porque apenas desayunó, porque la noche anterior apenas cenó tampoco.

_Cuando los primeros reflejos rosados del alba empiezan a entrar por la ranura de la ventana, con los ojos cansados de intentar ver en la oscuridad y la emoción convertida en resignación por la vaciedad insoportable de su pequeño cuerpo delgadito y frío, intenta levantarse a preparar el desayuno a su padre y hermanos antes de que tenga que hacerlo mamá pero no puede, se siente débil y sofocada, así que permanece en la cama unos minutos más, si su deseo se ha cumplido todo ha cambiado y no tendrá que hacerlo así que no importa esperar.


– No quise despertarte  7

Un texto curioso en su planteamiento, cuya trama se empieza siendo aventura y supervivencia, se desarrolla hasta desembocar en el suspense, y luego el final es un dramón de los buenos. El lector es conducido con solvencia a través de la trama, con una narración impecable.


– Casualmente…  7,3

Buen relato que mantiene la intriga y la curiosidad hasta el final. Me ha desconcertado, sin embargo, la subtrama de la niña anoréxica, que nada añade al texto salvo una sospechosa sensación de que el autor tenía miedo de no entrar mucho en el tema. Una forma original de abordar el tema del hambre, manteniendo el suspense en todo momento con un muy acertado ritmo de la narración.


– Un mensaje de óxido y esencias nerviosas  7,5


Excepcional retrato vidriera acerca de la vida de un vampiro, perfecto de principio a fin haciendo gala de descripciones y recursos narrativos que rebosan fuerza por los cuatro costados. Pese a la ausencia de trama, una bien cuidada sucesión de descripciones hacen sentir al lector en la piel del protagonista, crear las emociones que se buscan de forma impecable.


– 72 horas en ayunas  7,2


Otro excelente retrato de un vampiro, aunque con algo más de trama. Nos presenta algo similar al anterior texto, menos conseguido, aunque mezclado con hechos dramáticos que transmiten inquietud al lector. El final, con un toque cómico, resulta una buena conclusión que en cierto modo rompe con el dramatismo anterior sin hacer perder sentido al relato.


– Warsaw  6,2

Relato que me ha dejado una impresión algo fría, no sabría decir muy bien por qué. Quizás es que no he sabido situar muy bien el relato en el espacio-tiempo que el autor ya presupone, ni las motivaciones de los personajes. De todas formas, la trama me ha parecido algo extraña, no he llegado a involucrarme en ella. La narración es buena aunque podría beneficiarse de un poco más de fuerza en los momentos más intensos.


– Quid pro quo  5,8

Un relato un tanto disparatado, da impresión de ser un cuento infantil disfrazado de grotesca historia para adultos, con la típica moralina de la codicia bien impregnada. La historia no ofrece mucha novedad respecto a muchas otras similares, y aunque la aparición de un monstruo totalmente desconocido aporta una cierta aura de terror, esta no llega nunca a cristalizar por culpa de la falta de descripciones intensas y escalofriantes o una mayor verosimilitud de los hechos, mancillada por un protagonista con el que es bien difícil empatizar a causa de sus absurdas acciones.

miguelmig
Mensajes: 1.280
Fecha de ingreso: 23 de Enero de 2009
  • CITAR
  • 31 de Agosto de 2009 a las 1:24

XV CERTAMEN:

 

5 VOTOS: Detrás del objetivo

4 VOTOS: Casualmente

3 VOTOS: Warsow

2 VOTOS: Quid pro Quo

1 VOTO:  Cuando nada me llena

 

NOTAS A LOS RELATOS:

 

1)     Sed: 5

 

2)     Por un plato de lentejas: 4

 

3)     Cuando nada me llena: 6,25

 

4)     Carmen de Badalona: (Mío)

 

5)     La cadena alimenticia: 6

 

6)     Detrás del objetivo: 8 sencillo, bien escrito, aunque basado en un hecho real, está realizado sin comerse –y nunca mejor dicho- la cabeza pero de calidad, sin paranoias ni cuentos chinos: claro y conciso; práctico. Para calificar la realización de este relato podríamos decir: “gestión eficaz”

 

7)     La cueva negra: 4

 

8)     La de sabia mirada: 4 

 

9)     La hoz: 5,75 interesante el pueblo, el abuelo de noventa años, etc etc, pero no veo claramente el tema del hambre, sigo diciendo que habría que instaurar el tema libre;

 

10)  El príncipe insatisfecho: 4,75

 

11)  Noche de reyes: 5

 

12)  No quise despertarte: - mal presentado en el foro, o al menos en mi PC no se veía bien

 

13)  Casualmente…:  7,5 un poco confuso el final, pero entretenido y bien escrito, fácil de leer;

 

14)  Mensaje de óxido: 5 lo de hambre en mayúsculas no es necesario;

 

15)  Setenta y dos horas en ayunas: 4

 

16)  Warsow: 7,25

 

17)  Quid pro Quo:  7 vaya titulito; ya no me acuerdo del latín y eso que lo estudié en la escuela; entretenido y original;

 

 

 

DanielHR
Mensajes: 1.360
Fecha de ingreso: 19 de Mayo de 2008
  • CITAR
  • 31 de Agosto de 2009 a las 2:06

Bueno, de nuevo felicitar al ganador y dar las gracias a los que le dieron una oportunidad a Warsaw y al bueno de doctor Luwdig. Dicho esto, que empiece el desmelene. Primero, mi top five.


El principe insastifecho: Una intriga palaciega con tono de cuento. Es perfecto. Impecable y bien escrito. Conecté con el relato desde el principio. Aquí tenemos a un pastelero con aires de brujo que se dedica a lanzar maleficios a todo aquel que no quiera comer sus dulces (vamos, como la bruja de La Bella Durmiente pero en pastelero). Y del mismo modo que sucede en el cuento clásico, es el niño el que paga por los errores del padre, condenándolo a no saciar su apetito. Daniel podría haberse quedado aquí o irse por las ramas y mostrarnos una historia de amor entre el principe y la misteriosa dama. Pero va más lejos y mete de por medio a personajes como el astuto hermano del rey y su hijo. La malicia de estos personajes está tan difuminada que el golpe final supone toda una sorpresa. Lo dicho, es genial. Un diez. 

Detrás del objetivo: El ganador con todas las letras. Mira tú por donde, no conocía la historia de la fotografía. Sin duda, lo más llamativo del relato es la frialdad del fotógrafo, un desalmado dispuesto a conseguir una fotografía que le catapulte hacia la fama. Ya os podéis imaginar la cara con la que me quedé al terminarlo ("'¡Pero será hijo de p***!). De su lectura, se deduce que la finalidad del autor era contarnos una historia en la que el protagonista hiciera una maldad y se quedara tan pancho. Y maldades como la de ese fotógrafo, hay pocas. 

Cuando nada me llena: Una preciosa historia de amor... que se va al garete por culpa de la indiferencia de una mujer fatal. Me gustan los antihéroes, y este conductor suicida es uno de ellos. Sí, se deja la piel para contentar y hacer feliz a la mujer que ama, pero ésta sólo le corresponde con una gélida frialdad. Este personaje se hace todavía más odioso si tenemos en cuenta que sólo le interesa el lujo y la frivolidad, dejando de lado las atenciones que le dedica su esposo.Es conmovedor. La trama está construida con solidez y llega a enganchar. El hambre se transforma en ansias de amar, en dependencia... Muy bien.

No quise despertarte: Otra historia de amores frustados y gestos generosos que no tienen recompensa. Una anécdota relacionada con el hambre da pie a una historia en el que los sacrificios (aquí es un novio que queda mal ante sus amigos para tapar la falta de su chica) no son correspondidos y terminan olvidándose, como si no tuvieran ningún valor, por la persona por la que nos hemos jugado el tipo. El tratamiento que se hace del tema es muy original y la trama resulta muy sugerente. Así, a primera vista, no le encuentro ningún fallo. La narración es fluida y en ningún momento, al igual que sucede con Cuando nada me llena, se hace pesada. Muy bueno. 

La cadena alimenticia: ¡El Chupacabras vive y está entre nosotros! XD ¡Jopé, este cuento es brutal! La ambientación está muy bien lograda y el tema es sugerente hasta decir basta. La entrada del pastor en la cueva mientras escucha los gruñidos y alaridos de los aliens pone los pelos de punta. Y ya cuando llegamos al descubrimiento que hace de los restos de su desafortunado amigo... Quizá pierde algunos puntos cuando se nos muestra la nave espacial (personalmente, yo hubiera dejado en el misterio esa parte) pero la descripción de la caverna, unida al retrato que Iván hace del extrarrestre ("una macabra figura (...) sobre dos patas similares a las de un carnero") y al contundente final ("Esta guerra la ganaré yo"), terminan por salvar el conjunto, encontrándonos ante un texto muy atractivo y entretenido.

Y seguiremos... 
emartiants
emartiants
Mensajes: 608
Fecha de ingreso: 6 de Julio de 2009
  • CITAR
  • 31 de Agosto de 2009 a las 2:55

Enhorabuena de nuevo Vixa.

Me voy a complicar la vida intentando transmitiros mi impresión de los relatos. Vaya por delante que no tengo ni idea de críticar, ni constructiva ni destructivamente.

Sed: Me resultó bastante divertido y me pareció bien escrito, pero la sensación que me quedó fué un poco de tomadura de pelo ¿se resistía el tema del hambre?.

Por un plato de lentejas: Me costó llegar al final y me pareció en general un poco desordenado. No comprendí bien el papel de la hermana.

Cuando nada me llena: Leído y comprendido del tirón. Me resultó una gran descripción de la incomunicación. El final estilo Thelma & Louise me parece perfecto.

Carmen de Badalona: Lo siento pero la historia y el diálogo entre Carmen y el guardia me han resultado bastante artificiales.

La cadena alimenticia: Me pega más en el certamen apocalíptico anterior. Será por la edad, pero el tema no me ha atraído desde el principio y me ha costado llegar al final. Final que me ha resultado un poco peliculero. Yo creo más en marcianos tipo Encuentros en la tercera fase.

Detrás del objetivo: Frío y desgarrador. Creo que retrata fielmente la frialdad tras la que se escudan los que trabajan como ese fotógrafo y, ¿porqué no?, los países desarrollados en general.

La cueva negra: Me ha parecido bien relatado pero previsible en exceso. 

La de sabia mirada: Esto lo mismo es pasarse pero debo ser claro, no me gustó en general. Así como Detrás del objetivo la sensación que transmite es devastadoramente clara, aquí me da la sensación que se busca más el efecto en el lector que la verdadera descripción. Lo siento.

La hoz: Bien, me gustó. La pega es que encontré un poco largo el comienzo mejorando el ritmo según avanza. El final tuve que releerlo porque algo no me encajaba. Gana con la relectura.

El príncipe insatisfecho: Igual. Tuve que releer el final para comprender cómo acababa. Y creo que los personajes son excesivos en número, me he liado un poco. Será que ya andaba cansado...

Noche de Reyes: Es el mío pero lo comento igualmente. La historia es real, me la contó la madre de una señora que trabajaba con mi padre sólo que el final real es aún peor. Ha sido una locura el tema de la puntuación porque desde el principio creí que a la atmósfera de insomnio que vivía la niña le pegaban frases largas y monótonas. Además, mi poca seguridad se ha visto mermada por vuestros comentarios sobre la puntuación de otros relatos en certamenes anteriores. En resumen, un ejercicio de estilo que según veo por los primeros comentarios no ha sido demasiado acertado.

No quise despertarte: Por algún problema informático que escapa de mi entendimiento no he podido leerlo completo así que no haré comentarios.

Casualmente: Historia bastante interesante aunque predecible. Me costó entrar en ella porque el principio me resultó un poco disperso.

Un mensaje de óxido y esencias nerviosas: (Mi 5) Me ha hecho sentirme dentro de la cabeza del narrador. Me ha traído a la memoria la atmósfera de la peli El ansia de Tony Scott con David Bowie ( la única peli de vampiros que me gusta recordar ya que no disfruto en el cine, ni leyendo, del género de terror en absoluto).

Setenta y dos horas en ayunas: Al contrario del anterior relato no me he sentido nada atraído por la forma en que el personaje describe su hambre.

Warsaw: Me parece bien relatado y claro. También frío y duro, como el episodio de la historia que describe y que no debemos olvidar. Pero no me lo creo mucho, quizá porque el bueno es demasiado bueno o porque los malos son demasiado malos (aunque esto está probado que fué así). Ya que estamos en clave de cine, al leerlo lo he visto en blanco y negro como La lista de Schindler.

Quid pro quo: El argumento no me ha parecido comprensible aunque la historia está perfectamente narrada. El final me ha parecido un poco forzado aunque sin él la trama no tiene sentido.

Pues ya está, he intentado ser fiel a lo que sentí al leerlos. Espero que a nadie le siente mal.

 

R2-D2
Mensajes: 3.188
Fecha de ingreso: 26 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 31 de Agosto de 2009 a las 7:39
Creo que os atragantais al soltar todos los comentarios de golpe. Este hilo sube como la espuma desde el lunes al miércoles, y luego se desinfla.

Prefiero comentar a pocos a pocos.

Noche de Reyes.

Soy alérgico a los monólogos interiores, al chorro de conciencia y esas cosas. Probablemente porque se ha convertido en un recurso tan utilizado, tan "fácil", que resulta manido.

En este caso, este relato fue mi cinco porque se atrevió a innovar con un "decir" diferente, que tuvo la virtud de hacérmelo leer entero de una tacada. Como ejercicio de estilo, lo considero un acierto completo. Otra cosa es que se emplee con moderación: ni le aconsejaría al autor escribir diez páginas seguidas en ese tono, ni utilizarlo en el concurso muchas veces. Perdido el efecto "sorpresa" y la adecuación a lo narrado, el estilo puede cansar o molestar.

Los únicos defectos que le encuentro (o las razones de que no ganara, porque lo daba como tal) es que las "pilulas" informativo-narrativas diseminadas en el monólogo no eran suficientes, o suficientemente intensas, como para atrapar al lector.


Otro problema (con el que yo tambien he lidiado) es el "mundo" de este texto. En este concurso hemos tenido mundos "crunch-crunch" fantásticos (Quid pro quo y Cadena alimenticia), mundos vampiro, mundos Tercer Mundo (la del sari azafranado y el relato ganador de la foto), mundo de los cuentos (el príncipe insatisfecho), mundo real (Cuando nada me llena, Carmen de Badalona).

El lector se situa en el mundo de referencia no mediante una descripción exhaustiva (1400 palabras), sino mediante guiños o signos para que el lector complete las referencias a ese mundo.

Tu relato, como el mio, tenían como problema la referencia a un mundo de tres generaciones atrás. Llamémosle mundo arcaico, o rural, o preindustrial. No es un mundo en el que el lector tipo votante de este concurso entre con facilidad. Eso hay que tenerlo en cuenta. La mención a un molino, a una antediluviana turbina generadora de electricidad, puede dejar fuera del texto a unos cuantos lectores. En realidad, la mera mención al hambre de una niña es increible en clave realista España Siglo XXI. Así que tenemos que irnos al Sudán, a la India, o a los vampiros o a los cuentos principescos, para hablar del hambre.

R2-D2
Mensajes: 3.188
Fecha de ingreso: 26 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 31 de Agosto de 2009 a las 7:42
Sed

Un relato que excluí de votar porque no tiene ambición de texto literario, sino de gracieta adaptada a la situación y contexto del concurso.

Y ya van unos cuantos textos así. En todas las ediciones aparece más de uno.

Quizás hago mal en no votarlos o considerarlos.

R2-D2
Mensajes: 3.188
Fecha de ingreso: 26 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 31 de Agosto de 2009 a las 7:43
Emartiants

"La hoz: Bien, me gustó. La pega es que encontré un poco largo el comienzo mejorando el ritmo según avanza. El final tuve que releerlo porque algo no me encajaba. Gana con la relectura."

1400 palabras
R2-D2
Mensajes: 3.188
Fecha de ingreso: 26 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 31 de Agosto de 2009 a las 8:05
Emartianst "Cuando nada me llena: Leído y comprendido del tirón. Me resultó una gran descripción de la incomunicación. El final estilo Thelma & Louise me parece perfecto."

Justo el final es lo que menos me gustó, por peliculero.

El tema me ha gustado, y daría mucho de si, para muchos relatos.

Aquí hay una historia de cosificacion en la relación del hombre con la mujer, que se vuelve contra el hombre. A las feministas de via estrecha, habría que recordarles que la alienación es mutua y se vuelve contra los dos.

El hombre está colgado de su Barbie, de su muñeca. Es incapaz de verla en su calidad humana, como una persona bastante vulgar, que se aprovecha de su posición social y económica, y que le pone los cuernos con toda la desfachatez del mundo. Valores falsos (no saber apreciar la calidad humana), dan lugar a situaciones falsas, a trampas vitales.

Creo que el relato no necesitaba empezar en el acantilado, hacer flash-back y volver al acantilado. Lo natural es contar las cosas empezando por el principio:

1) descripcion de la situación vital de los personajes, su matrimonio basado en un malentendido de valores, etccc. De todas todas, empezaría por aquí.

2) crisis, le pone los cuernos con fulanito (seguramente no la primera vez), etc... Este es el núcleo del relato.

3) desenlace. Yo no hubiera tirado a lo peliculero. Nada hay peor que te empiecen a contar una escena que ya has visto. Hay que contar cosas nuevas (aunque las historias y los temas sean eternamente los mismos) Hay muchas formas de suicidar a un personaje. Incluso sin necesidad de matarlo. Aquí debe trabajar tu imaginación creadora de relatos.

Y todo esto en 1400 palabras. Tienes que ser hábil y condensar. El que no entienda por qué 1400 palabras es una tortura, es porque no sabe lo que es contar una historia.
R2-D2
Mensajes: 3.188
Fecha de ingreso: 26 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 31 de Agosto de 2009 a las 9:22

Carmen de Badalona.

Historia mal contada de una mujer que roba carne en el Carrefour. ¡como se puede empezar un relato diciendo "Badalona es una ciudad sita en el extrarradio de Barcelona." Vale, sí. Este es un relato de ciencia-ficción y necesitamos ubicarnos espacial y temporalmente.

No consistente en ningún momento. Una sustracción en comercio por importe menor de 400 euros es una falta, en modo alguno un delito. Ocurre todos los días, y la policía mala malísima toma la filiación de la persona y sanseacabó. Porque si el perjudicado no presenta denuncia (y no suelen molestarse en hacerlo), el parte policial no llega ni al juzgado.

Así que de arrestada por 72 horas, nada de nada. En este pais, al poli que hiciera eso, no por 72 horas, por siete o por una, se le cae el pelo. Seamos realistas, por fa.

En fin, en España Siglo XXI es más fácil que se roben productos dietéticos para adelgazar que comida. El Hambre que más abunda es de otro tipo, y seguramente para algunas mentes estrechas hablar de ella no hubiera entrado en concurso.

R2-D2
Mensajes: 3.188
Fecha de ingreso: 26 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 31 de Agosto de 2009 a las 9:30

La Cadena alimenticia

El pastor que ve menguar su rebaño por una nave espacial que come y regurgita sus corderos.

(Esto ya me lo han contado, y como ha dicho Emartiants, en el certamen anterior)

Solo dos comentarios. El día que el pastor de mi pueblo emplee expresiones como "Si fuera un depredador", pensaré que me he dado un golpe en la cabeza. Sería como si el carpintero llamara "herramienta percutora manual" al martillo.

El otro comentario es que sí, este es un relato que da de pleno en el tema del hambre. ¡Crunch-Crunch!

juanmglianes
juanmglianes
Mensajes: 189
Fecha de ingreso: 17 de Abril de 2009
  • CITAR
  • 31 de Agosto de 2009 a las 9:35

Felicidades a Vixa y gracias por sus votos y comentarios sobre mi cuento No quise despertarte, pues gracias a él y a Daniel HR no se ha quedado sin puntuación. Por otra parte, tus comentarios sobre todos los cuentos me parecen acertados y muy trabajados, lo que hace que me avergüence un poco de los míos, hechos con prisas y a vuela pluma. Pero bueno, están hechos con la mejor intención:


El príncipe insatisfecho
Es un estilo anticuado, que no antiguo, y por eso mismo cansino. La misma historia, escrita de otro modo más atrevido, puede que hubiese resultado más atractiva para mi gusto.

Noche de reyes
Las oraciones son irritantemente largas y dificultan la lectura. En un cuento debe buscarse la concisión expositiva. Los abuelos, o los padres que cuentan historias a sus hijos lo saben bien: cuanta más economía expresiva, mayor será el efecto logrado.

Casualmente...
Los nombres de los personajes desentonaban. ¿Por qué ingleses? ¿Acaso este tipo de dolencia sólo se da en países anglófonos? Era como estar viendo el capítulo de una serie sobre la vida en un hospital. El cuento, por lo demás, tiene un ritmo excesivamente acelerado y eso impide que el final no sea tan impactante como acaso pretendía su autor.

Un mensaje de óxido y esencias nerviosas
Setenta y dos horas en ayunas
Ambos cuentos abordan un tema parecido y en un estilo parecido. Le he dado un punto al segundo porque su final lo he soñado alguna vez.

Warsaw
Los diálogos son verosímiles y el relato se desarrolla perfectamente a través de ellos. La figura del nazi frankestein está muy bien definida con solo el temor que manifiesta hacia él Hirsfeld. 

Quid pro quo
La mala baba que destila todo el relato le ha hecho merecer puntos, pero apoyo la opinión que tiene de él Vixa.

La cueva negra
El cuento se lee bien, que ya es mucho.

La de sabia mirada
Creo que el relato sabe mantenerse en equilibrio sobre la cuerda floja del melodramatismo. El retrato que hace de la mujer es sereno y certero. No hay panfletismo, sino que se deja constancia de un personaje determinado. El último párrafo, lo mejor.

La hoz
De cómo los objetos tienen también su biografía y dejan de ser meros adornos de los que presumir.

La cadena alimenticia
El relato tiene cierta fuerza, pero a la hora de las descripciones monstruosas y carniceras se tiene la sensación de haberlo ya leído en otra parte. Un mayor esfuerzo narrativo evitaría caer en los mismos tópicos.

Detrás del objetivo
Muy bien escrito pero tramposo. El relato juega con el recuerdo de la foto en la que se basa. Al efecto de las palabras se suma el malestar que se supone experimenta el lector ante la imagen real de la niña y el buitre. 

Sed
Este tipo de juegos autorreferenciales resultan ingeniosos, pero ya están algo manidos y hay que ser muy original para lograr algo nuevo.

Por un plato de lentejas
Si en el anterior certamen hubo quien pecó de uso excesivo de comas, en este relato brillan por su ausencia.
Ser facha no es ningún delito, según se nos da a entender tras la decisión del juez. Además, tal como actúa el padre con los hijos se le puede acusar de algo severo, pero no de facha.
La edad de los personajes no concuerda con los datos históricos. Si el padre es un "frustrado héroe de la guerra civil" debería tener, en una época en la que se utiliza móvil, ochenta años como poco.

Cuando nada me llena
Me ha parecido excesivamente tópico.

Carmen de Badalona
El tono del cuento resulta aburrido. Pienso que el dramatismo de la situación queda desdibujado por el exceso. Ignoro si son así las cosas. Es probable que haya familias en la misma situación, pero esta mujer actúa y habla como uno de esos personajes de película neorrealista italiana, ni siquiera como una mujer de Almodóvar, que la haría acaso más verosímil.
R2-D2
Mensajes: 3.188
Fecha de ingreso: 26 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 31 de Agosto de 2009 a las 9:53
La cueva negra


¡Qué fijación, chiquita, con las mujeres hermosas que devoran hombres! Está claro que es tu leit-motiv ¿Qué te hemos hecho?

Y con los nombres: Víctor, Hector.... En fin, un acierto el nombre del caballo: ¡Fuego!

"Los dos amigos volvieron en silencio. Héctor, preocupado por lo que su amigo había cargado; Víctor, divertido ante la reacción del otro. La lluvia respetó su paseo hasta la casona y cuando ya estaban comiendo empezó a llover como si el cielo se hubiera derretido. Víctor bromeó durante toda la cena y Héctor trató de convencerlo para que la encerrara." Vaya "rescatador", que se pone a cenar y se olvida de la mujer que ha rescatado. ¿Vive? ¿Respira? ¿Sueña?

Bien descrita la escena de terror. Más floja o menos creible lo de encontrarse el cuerpo dormido de la mujer y transportarlo. No creible Héctor: si lo sabe.... Deberías haber insinuado la duda, para explicar que se quedara.

¡Ah. sí!, se me olvida comentar que la cosa acaba a mordiscos. Crunch-Crunch. Para que entre en el tema del concurso.
R2-D2
Mensajes: 3.188
Fecha de ingreso: 26 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 31 de Agosto de 2009 a las 10:00

El príncipe insatisfecho

Este cuentillo parece una parábola apologética de la anorexia escrita por un bulímico. Obsesión por la comida. La comida envenena. 

Principal defecto: mantener coherentes los hilos de los personajes. Creo que hay cuatro personajes de sangre real, más diversos secundarios (pastelero, cocinero y la que hace la sopa en el bosque). Con los secundarios, no problem. Pero un nombre propio "cuesta" más retener.

Y por favor, si tienes la sopa de nueces, me la pasas. ¿Cómo se puede hacer sopa de un fruto seco?

R2-D2
Mensajes: 3.188
Fecha de ingreso: 26 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 31 de Agosto de 2009 a las 10:06

NO QUISE DESPERTARTE

 

Me ha parecido una anécdota tan trivial como esas aventuras de goretex.

La exposición de la secuencia de los hechos no me ha parecido clara. Tuve que rebobinar un par de veces para situar la primera noche, la cuarta noche, etc...

"el problema fue". Bueno, no sé. Sí, claro. es coherente con el tono trivial.

Y si, aquí tambien hay crunch-crunch. No sé que es mejor, si que te sean infiel con una tableta de chocolate o con el guía de la expedición a lo Francis Macomber.

Mejor el relato de Hemingway, sin duda. Con león y búfalo. Y hubiera entrado en tema porque los leones hacen crunch-crunch.

R2-D2
Mensajes: 3.188
Fecha de ingreso: 26 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 31 de Agosto de 2009 a las 10:17

Casualmente

Specialized types of ICUs include:

* Neonatal intensive care unit (NICU)

* Special Care Nursery (SCN)

* Pediatric intensive care unit (PICU)

* Psychiatric Intensive Care Unit (PICU)

* Coronary Care Unit (CCU) for heart disease

* Cardiac Surgery Intensive Care Unit (CSICU)

* CardioVascular Intensive Care Unit (CVICU)

* Mobile Intensive Care Unit (MICU)

* Medical Surgical Intensive Care Unit (MSICU)

* Medical-Surgical Critical Care Intensive Care Unit (MSCC)

* Surgical Intensive Care Unit (SICU)

 

 

* Overnight Intensive Recovery (OIR)

* Neuroscience Critical Care Unit (NCCU)

* Neurological Intensive Care Unit (NICU)

* Neuro Intensive Care Unit (NICU)

* Burn Wounds Intensive Care Unit (BWICU)

* Trauma Intensive care Unit (TICU)

* Shock Trauma Intensive care Unit (STICU)

* Trauma-Neuro Critical Care Intensive Care Unit (TNCC)

* Respiratory Intensive Care Unit (RICU)

* Geriatric Intensive care unit (GI

 

Quiero decir: si pones los nombres en inglés, utiliza el acrónimo ingles de UCI.

De todas formas, como a mi no votaron por llamarle Elizabeth a una mujer, me solidarizo contigo. En los nombres propios no hay nada que no se pueda arreglar con un buscar y sustituir.

En cuanto al relato en sí, no le veo la chicha. Un médico que ejerce su profesión tiene problemas de diagnóstico con algunos pacientes, y una conversación casual le pone sobre la pista de un síndrome o enfermedad. Como forma amena e ilustrada de dar una clase para esudiantes de medicina o enfermería, me parece de puta madre. Todo se puede convertir en un relato. Basta con contarlo como secuencia. Por ejemplo, a Umberto Eco le reprocharon en su tesis doctoral que, en lugar de limitarse a exponer las conclusiones, se hubiera explayado hasta convertirlo en un relato de como había llegado a esas conclusiones. Los anglosajones (y los periódicos, y las televisiones) saben como "engordar" un tema: basta, simplemente, con contar el cómo se hizo.

Por lo demás, bien. Como ejercicio de diálogo, de encadenamiento de "informantes" y todo eso, con su pequeño suspense, está decentillo.

 

(ah, si. Se me olvidaba. Aquí hay poco crunch-crunch. Alguno te habrá penalizado por no entrar en tema. Yo no. dios me libre)

juanmglianes
juanmglianes
Mensajes: 189
Fecha de ingreso: 17 de Abril de 2009
  • CITAR
  • 31 de Agosto de 2009 a las 10:51
cita de R2_D2

NO QUISE DESPERTARTE

 

Me ha parecido una anécdota tan trivial como esas aventuras de goretex.

La exposición de la secuencia de los hechos no me ha parecido clara. Tuve que rebobinar un par de veces para situar la primera noche, la cuarta noche, etc...

"el problema fue". Bueno, no sé. Sí, claro. es coherente con el tono trivial.

Y si, aquí tambien hay crunch-crunch. No sé que es mejor, si que te sean infiel con una tableta de chocolate o con el guía de la expedición a lo Francis Macomber.

Mejor el relato de Hemingway, sin duda. Con león y búfalo. Y hubiera entrado en tema porque los leones hacen crunch-crunch.

Pero qué poca sensibilidad. Que el futuro nos libre de los robots, por favor. Se nota que no comes barritas de chocolate.
R2-D2
Mensajes: 3.188
Fecha de ingreso: 26 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 31 de Agosto de 2009 a las 11:03

Warsaw

El salto entre I y II es un poco brusco. Narra demasiado, y aunque ayuda el contexto, que el lector reconoce, el resultado es un poco seco. Aquí, obviamente, hacen falta más de 1400 palabras para que el texto "respire". Qué le vamos a hacer!

Pelín confuso en esta frase: "Cuando Hirszfeld se enteró del proyecto, pidió a su amigo que le dejara participar, aunque si se hubiese dado cuenta de las verdaderas intenciones de su socio, se habría echado atrás inmediatamente. ¿Cómo había estado tan ciego?" El sujeto de "si se hubiese dado cuenta" queda en el aire, flotando entre Hirsxxxx y el amigo, más el socio que tambien revolotea a posteriori.

Más allá de lo anecdótico, al relato le falta... algo. El relato, en definitiva, lo que hace es "montarnos" la escena en la que un personaje descubre el uso y manipulación de los niños del orfanato, contextualizado todo en el ambiente malísimo de las SS, el ghetto de Varsovia, etc.... OK. Bien. Como el otro relato que se titula "Casualmente", solo que con más... hambre. O con un hambre más genuina. Pero ¿qué más? Me he quedado con hambre de historia.

De todos los mundos posibles en los que se puede construir un escenario de hambre, este es de los literalmente más hambrientos. Las muchas pelis y todo eso hace que nos resulte familiar, aunque hayan pasado ya más de 70 años. Problema: que estamos saturadillos de Second World War. Con un buscar y sustituir, te lo ambientas en Sarajevo, en Srbenica o en cualquiera de los infiernos más recientes. Por aquello de no ser previsible.

R2-D2
Mensajes: 3.188
Fecha de ingreso: 26 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 31 de Agosto de 2009 a las 11:07
cita de juanmglianes
cita de R2_D2

NO QUISE DESPERTARTE

 

Me ha parecido una anécdota tan trivial como esas aventuras de goretex.

La exposición de la secuencia de los hechos no me ha parecido clara. Tuve que rebobinar un par de veces para situar la primera noche, la cuarta noche, etc...

"el problema fue". Bueno, no sé. Sí, claro. es coherente con el tono trivial.

Y si, aquí tambien hay crunch-crunch. No sé que es mejor, si que te sean infiel con una tableta de chocolate o con el guía de la expedición a lo Francis Macomber.

Mejor el relato de Hemingway, sin duda. Con león y búfalo. Y hubiera entrado en tema porque los leones hacen crunch-crunch.

Pero qué poca sensibilidad. Que el futuro nos libre de los robots, por favor. Se nota que no comes barritas de chocolate.
A los que comen barritas de chocolate (compulsivamente) les encomiendo o recomiendo al Príncipe insatisfecho.
tioantonio
tioantonio
Mensajes: 669
Fecha de ingreso: 20 de Julio de 2008
  • CITAR
  • 31 de Agosto de 2009 a las 11:13

Veo que mi relato de las lentejas, no ha tenido mucha aceptación. La próxima vez, haré un relato sobre los bocadillos de chorizo ;)

Sí, lo sé. A veces me pongo muy pesado. Es un error que suelo cometer. No pocas veces escribo "Que el blanco caballo de Santiago, es de color blanco" para al rato repetir que además de ser blanco como la nieve, está lavado con Ariel. Gracias por recordármelo.

Al principio, se me ocurrió escribir un relato basado en una anécdota que leí sobre lo mal que lo pasaron los rusos en Moscú, durante el ataque alemán. Al parecer, tenían que traer un metro y medio cúbico de leña a cambio de un pan y una salchicha para todo el día. Y el que no espabilaba y traía menos cantidad de leña de lo acordado, el camrada comisario le cortaba un cacho de comida, para que se esforzara más.

Si lo hubiera hecho basándome en lo anterior, igual me habría llevado un puntito. Bueno, la cuestión es aprender. Creo que se me ha ocurrido algo para el próximo concurso, que además es de ficción y eso me gusta. A ver qué sale de todo ésto.

La simplicidad del primer millón

La simplicidad del primer millón
A lo largo de 46 capítulos, Aitor Zárate nos descubre lo alejado o cerca que estamos de conocer como funciona el mundo del dinero. Nos propone ganar nuestro "Primer Millón" y nos muestra tanto las claves para conseguirlo, como soluciones para no caer en las trampas que "El Sistema" pone en nuestro camino. La Simplicidad del Primer [...] Ver libro

Autor: aitorzarate

   

¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar
¿COMO EDUCAR PERSONAS EQUILIBRADAS EN UN MUNDO VIOLENTO?
¿COMO EDUCAR PERSONAS EQUILIBRADAS EN UN MUNDO VIOLENTO?
ESTE ES UN LIBRO QUE ESTA DIRIGIDO A PADRES Y PROFESORES PARA AYUDARLES A EDUCAR PARA LA PAZ EN UNA SOCIEDAD DESEQUILIBRADA Y A VECES [...] Ver libro
1 libro comprado
desde MALAGA