bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Foro para escritores de Bubok

Para participar en los foros de Bubok es imprescindible aceptar y seguir unas normas de conducta básicas. Puedes consultar estas normas aquí
X
juanenriquesoto
juanenriquesoto
Mensajes: 12
Fecha de ingreso: 10 de Septiembre de 2008

¿Escribir bien es más importante que aquello sobre lo que se escribe?

2 de Noviembre de 2008 a las 19:33

Ya que indirectamente surgió en otro tema, me parece muy importante iniciar un tema nuevo sobre lo necesario que es para un escritor, no digo ya para quien desea serlo, el dominio de las normas gramaticales. No es de recibo cometer graves faltas de ortografía (aunque a cualquiera se le puede escapar alguna). O el tema de los acentos, por favor.

Tan importante (yo creo que más) como lo que se cuenta es cómo se cuenta. El buen escritor nos hará descubrir desde lo más original a lo más cotidiano, pero siempre con el buen gusto de la palabra bien escrita.

No podemos pretender escribir novelas, poesías, relatos, teatro, una autobiografía o la lista de la compra si no lo hacemos bien. Nadie quiere leer ninguna creación que esté llena de errores de todo tipo salvo que ese sea el objetivo del texto (y normalmente no lo es). Así que, compañeros de la palabra escrita, con humildad y cariño, hemos de invitarnos a crecer en la aventura literaria con unos buenos cimientos. Hay que leer mucho (y a ser posible a los que mejor escriben). Sólo después tendremos el germen de la escritura en la punta de la pluma.

Ánimo, compañeros. Vivamos la aventura de leer y después osemos escribir, pero escribir bien.

Un saludo

Jagher1980
Mensajes: 34
Fecha de ingreso: 30 de Octubre de 2008
  • CITAR
  • 2 de Noviembre de 2008 a las 20:32
Buenas.

Pues yo no estoy de acuerdo. Si en ciertos aspectos, pero no en el fin que pretendeis. Cada uno es libre de escribir lo que le venga en gana, ¿o tiene menos derecho una persona menos formada de, digamos plasmar sus sentimientos en papel? Luego, el mercado, los lectores, incluso sus propias expectativas pondran a cada cual en su sitio.

Vamos a ver, esta claro que hay que dar una elemental prioridad a la ortografia, faltaría mas, pero juzgar y denostar a una persona a que se dedique a otra cosa, por unas faltas ortográficas, me parece bastante grave. Si sus necesidades y su manera de evadirse, son escribir, no entiendo porque tenemos que ser jueces y decirle, dedicate a leer antes de coger siquiera un boligrafo, o cuando hayas leido y te hayas formado podrás rellenar tu primera página en blanco.

Quizás esa persona tenga más que decir que otras más leida y formada. En este página, entiendo que un altisimo porcentaje somos ecritores aficionados, es decir, gente que le gusta y que en lugar de quitar las ganas se debería apoyar a otros que buscan tambien ese fin.

Asi que si, está claro que cuando presentas un trabajo para que lo lean las masas, éste no debe tener faltas ortográficas y ser "agradable" a la vista, pero vamos, en lugar de hundir con comentarios como los mencionados antes, estaría mejor hacer ver a la gente cual es el camino correcto.

Cronosmu
Cronosmu
Mensajes: 23
Fecha de ingreso: 29 de Octubre de 2008
  • CITAR
  • 3 de Noviembre de 2008 a las 1:08
Una cosa es que haya gente que defienda esta idea romántica de que plasmar los sentimientos es más valioso que cualquier cosa, y otra es que en aras de ese supuesto arte se rompa la estética propia del mismo. Más aún cuando existen las reglas de ortografía, gramática y redacción.

La gente que tiene un poco de sentido común, al ver un texto plagado de erratas (y sobre todo si así lo presenta el escritor), lo menos que va a querer es leer esa obra porque corre el riesgo de encontrarse con algo similar. Es importante contar historias, pero si no se cuentan bien, entonces éstas no funcionan, no transmiten lo que el escritor quería decir.

Yo soy de la gente que no cree en los editores, porque muchas veces su labor consiste en cercenar las historias, en hacer que éstas se transformen en cosas que a ellos les gustaría leer, no lo que el escritor quería contar. Pero tal posición carecería de fundamentos si no entendiera que, por lo menos, es importante que una persona sea capaz de escribir correctamente. Y en lenguaje, si se te van las comas a veces puedes cambiar el sentido de toda una oración. Que seamos novatos, no nos exime de la responsabilidad que exige el lenguaje.
rarevalo
Mensajes: 269
Fecha de ingreso: 16 de Abril de 2008
  • CITAR
  • 3 de Noviembre de 2008 a las 9:33

A mí personalmente no me gusta entrar en esta clase de debates porque en otros foros he visto como al final se convertía en una auténtica guerra cruzada llena de una verborrea pseudo-intelectual donde todo el mundo se corregía hasta las comas. Pero bueno, en bubok aun no he detectado estas cosas, por lo que voy a participar con mi humilde opinión.

En primer lugar, Cronosmu, has puesto este tema en un apartado del foro destinado a otra cosa :) ¡¡Qué ésta sección está para promocionar los libros!! Era una broma, no se enoje.

Me hago una idea de porqué se ha iniciado este debate (la errata de un compañero en su tema promocionando su libro) pero, vayamos por partes.

En primer lugar, es cierto que esa errata en cuestión es bastante grave, pero en vez de correr a "sacarle los colores", yo hubiera sido más elegante y se lo hubiese dicho a través de un mensaje privado. El problema es que este foro no deja re-editar (Nota para el admin del foro) por lo que no podría corregirlo. De todas maneras, porque haya cometido ese error, no hay que someterlo a un escarnio público y estoy seguro que ya no volverá a cometer semejante falta.

Yo me considero un autodidacta en esto de las letras; He aprendido a base de leer y de avergonzarme de mis faltas, pues las circunstancias de cada uno son determinantes. Cuando era más pequeño yo decía "Asin" porque se lo oía a mi madre, hasta que llegó alguien y me sacó de mi error, y faltas como esa he tenido durante mucho tiempo. Si la gente no fuera como es a veces, propondría en este foro una sección para sacar de sus erratas a todo el mundo: porque no es lo mismo ondear que hondear. Aunque esta propuesta ya se han hecho en otros foros y al final siempre se usa para menospreciar al valiente que se atreve a preguntar. Pero este no tendría que ser el caso de Bubok.

En segundo lugar, respecto a lo que se debate, para mí lo que prevalece en lo que se cuenta. El contenido es lo importante, aunque evidentemente, sin las formas correctas, puede perderse el significado. Fallar en el modo de contar lo que se quiere expresar, es como aquel que discute a base de gritos y descalificaciones, que aunque tenga la razón, sus modos hacen que la pierda. Por eso, forma y contenido deben ir a la par.

No obstante soy de los que piensan que aquel que escribe, aquel que es capaz de llenar hojas de una historia que tiene que contar, ya tiene lo más difícil y lo demás se puede perfeccionar.

A tenor de todo esto, y porque ya surgió en otro foro, yo escribí un pequeño artículo, que más tarde colgué en mi página, por si alguien quiere leerlo: http://rarevalo.es.tl/Forma-y-contenido.htm

Y para finalizar, y aprovechando el tema, tal vez sería interesante la creación de una sección destinada a ayudarnos en estos temas (Si fuéramos capaces de usarla para ayudar y no para machacar). Porque me consta que las personas que marcaron el error al compañero lo hicieron para que lo corrigiera. A lo mejor alguno de ustedes ya tiene el manejo y la soltura suficiente y no tiene que hacer uso de esta sección para consultar dudas gramaticales, semánticas y ortográficas, aunque tal vez si para ayudar al que pregunte, porque estoy convencido que otros muchos agradecerían esta aportación de los más sabios: recursos lingüísticos, trucos, etcétera. Tal vez podría ser muy interesante para todos y podríamos ayudarnos a crecer como los comunicadores de historias que somos. 

Y ojo, que es de valientes reconocer que no se sabe.

rarevalo
Mensajes: 269
Fecha de ingreso: 16 de Abril de 2008
  • CITAR
  • 3 de Noviembre de 2008 a las 9:35
Perdón Cronosmu, fue juanenriquesoto quien creó el tema. Pero me confundí con el post... Veis!!! si pudiera re-editar el mensaje no tendría que escribir otro!!! ;) 
aviles
Mensajes: 544
Fecha de ingreso: 30 de Septiembre de 2008
  • CITAR
  • 3 de Noviembre de 2008 a las 9:37
cita de Cronosmu Una cosa es que haya gente que defienda esta idea romántica de que plasmar los sentimientos es más valioso que cualquier cosa, y otra es que en aras de ese supuesto arte se rompa la estética propia del mismo. Más aún cuando existen las reglas de ortografía, gramática y redacción.

La gente que tiene un poco de sentido común, al ver un texto plagado de erratas (y sobre todo si así lo presenta el escritor), lo menos que va a querer es leer esa obra porque corre el riesgo de encontrarse con algo similar. Es importante contar historias, pero si no se cuentan bien, entonces éstas no funcionan, no transmiten lo que el escritor quería decir.

Yo soy de la gente que no cree en los editores, porque muchas veces su labor consiste en cercenar las historias, en hacer que éstas se transformen en cosas que a ellos les gustaría leer, no lo que el escritor quería contar. Pero tal posición carecería de fundamentos si no entendiera que, por lo menos, es importante que una persona sea capaz de escribir correctamente. Y en lenguaje, si se te van las comas a veces puedes cambiar el sentido de toda una oración. Que seamos novatos, no nos exime de la responsabilidad que exige el lenguaje.

Amén.

Escribir es  saber contar cosas y atrapar al lector con lo escrito. No sé si habéis oído hablar de la llamada “literatura sonajero”. Existe un verdadero debate entre los escritores, y no me refiero a los novatos, con este tema. Yo soy de los que están del lado de la novela y el qué se cuenta en ellas y en contra, aunque la línea que separa a ambos es delgada, del cómo se cuenta. Me explico: el “cómo” es esencial y ha de partir de un correcto manejo de la ortografía y las reglas de la sintaxis. Pero cuando el “Cómo” contar las cosas, supera al “Qué” se cuenta, nos encontramos ante la literatura sonajero, que es aquella en la que el autor se deleita en oírse a sí mismo con eufonías dulzonas que nos hacen olvidarnos del “Qué”.

Pues bien; incluso para escribir sin contar nada, (cosa de la que yo estoy en contra) hay que partir de un conocimiento profundo de la sintaxis y la ortografía.  No vale, desde el punto de vista de la literatura, que alguien esté preñado de sentimientos que transmitir si luego no sabe transmitirlos o lo hace con pobreza ortográfica y sintáctica.

Todo el mundo está preñado de sentimientos de todo tipo. Uno se los puede transmitir a su novia, a su hermano, a su madre o a sus amigos o guardárselos para sí; pero si lo que se pretende es transmitir eso mismo a un grupo heterogéneo de personas, se ha de cumplir con unas normas.

Escribir no es fácil. La prueba la tenemos en los cientos de “novelas” históricas y de magia que mucha gente se empeña en escribir al olor del éxito comercial de Harry Potter o los Pilares de la Tierra. La mayoría de esas copias son nada más que remedos, auténticos bodrios estilísticamente hablando, sin ritmo alguno y, además, están repletas de faltas elementales a la sintaxis. Incluso para escribir un “bodrio” comercial, se ha de seguir unas normas. Escribir no es fácil, repito. Y todo aquél que se meta en este mundo, debe saberlo.  Y por el hecho de que en Bubok, o en Lulu,  todo el mundo podamos publicar, eso no nos convierte automáticamente en escritores.

Saludos,

Pedro Avilés

www.pedroaviles.com

 

gloriapaniagua
Mensajes: 882
Fecha de ingreso: 16 de Abril de 2008
  • CITAR
  • 3 de Noviembre de 2008 a las 12:54
cita de aviles
cita de Cronosmu Una cosa es que haya gente que defienda esta idea romántica de que plasmar los sentimientos es más valioso que cualquier cosa, y otra es que en aras de ese supuesto arte se rompa la estética propia del mismo. Más aún cuando existen las reglas de ortografía, gramática y redacción.

La gente que tiene un poco de sentido común, al ver un texto plagado de erratas (y sobre todo si así lo presenta el escritor), lo menos que va a querer es leer esa obra porque corre el riesgo de encontrarse con algo similar. Es importante contar historias, pero si no se cuentan bien, entonces éstas no funcionan, no transmiten lo que el escritor quería decir.

Yo soy de la gente que no cree en los editores, porque muchas veces su labor consiste en cercenar las historias, en hacer que éstas se transformen en cosas que a ellos les gustaría leer, no lo que el escritor quería contar. Pero tal posición carecería de fundamentos si no entendiera que, por lo menos, es importante que una persona sea capaz de escribir correctamente. Y en lenguaje, si se te van las comas a veces puedes cambiar el sentido de toda una oración. Que seamos novatos, no nos exime de la responsabilidad que exige el lenguaje.

Amén.

Escribir es  saber contar cosas y atrapar al lector con lo escrito. No sé si habéis oído hablar de la llamada “literatura sonajero”. Existe un verdadero debate entre los escritores, y no me refiero a los novatos, con este tema. Yo soy de los que están del lado de la novela y el qué se cuenta en ellas y en contra, aunque la línea que separa a ambos es delgada, del cómo se cuenta. Me explico: el “cómo” es esencial y ha de partir de un correcto manejo de la ortografía y las reglas de la sintaxis. Pero cuando el “Cómo” contar las cosas, supera al “Qué” se cuenta, nos encontramos ante la literatura sonajero, que es aquella en la que el autor se deleita en oírse a sí mismo con eufonías dulzonas que nos hacen olvidarnos del “Qué”.

Pues bien; incluso para escribir sin contar nada, (cosa de la que yo estoy en contra) hay que partir de un conocimiento profundo de la sintaxis y la ortografía.  No vale, desde el punto de vista de la literatura, que alguien esté preñado de sentimientos que transmitir si luego no sabe transmitirlos o lo hace con pobreza ortográfica y sintáctica.

Todo el mundo está preñado de sentimientos de todo tipo. Uno se los puede transmitir a su novia, a su hermano, a su madre o a sus amigos o guardárselos para sí; pero si lo que se pretende es transmitir eso mismo a un grupo heterogéneo de personas, se ha de cumplir con unas normas.

Escribir no es fácil. La prueba la tenemos en los cientos de “novelas” históricas y de magia que mucha gente se empeña en escribir al olor del éxito comercial de Harry Potter o los Pilares de la Tierra. La mayoría de esas copias son nada más que remedos, auténticos bodrios estilísticamente hablando, sin ritmo alguno y, además, están repletas de faltas elementales a la sintaxis. Incluso para escribir un “bodrio” comercial, se ha de seguir unas normas. Escribir no es fácil, repito. Y todo aquél que se meta en este mundo, debe saberlo.  Y por el hecho de que en Bubok, o en Lulu,  todo el mundo podamos publicar, eso no nos convierte automáticamente en escritores.

Saludos,

Pedro Avilés

www.pedroaviles.com

 

De acuerdo contigo (aunque todos tienen una parte de razón).

Este foro enlaza con el de "Faltas de ortografía". En él di mi opinión sobre qué es para mí escribir bien, que encaja con tu idea.

Insisto: perdono algunos errores, pero no faltas garrafales y frecuentes. Sin embargo, el contenido es muy importante (primordial para mí), pero basado en la buena sintaxis, la correcta o casi correcta ortografía, al menos.

Ejemplo de la importancia del continente, el contenido, la forma:  "Tengo estos huesos hechos a las penas/y a las cavilaciones estas sienes:/penas que vas, cavilación que vienes/como el mar de la playa a la arena. Miguel Hernández.

Perfecto, en todos los aspectos.

Ejemplo de faltas de ortografía, exagerada: "Tengo estos uesos echos a las penas/y a las cabilaciones estas sienes:/penas que bas, cabilación que bienes/como el mar de las plallas a las arenas. Faltas garrafales, pero buen contenido.

El contenido de ambos es el mismo, hondo, de calidad; el continente varía negativamente en el segundo.

Ejemplo de texto sin faltas de ortografía pero  sin contenido y con sintaxis hueca: Camino, expío, me desvío por la calle empinada. Veo el campo, el cielo y un árbol. No pasa nada.

¿Cuál es más valioso, el último ejemplo o el fragmento del soneto con faltas ortográficas de M. H.?

Lo dejo a vuestra opinión.

 

JesusSoto1
Mensajes: 40
Fecha de ingreso: 16 de Abril de 2008
  • CITAR
  • 3 de Noviembre de 2008 a las 16:30
cita de gloriapaniagua
cita de aviles
cita de Cronosmu Una cosa es que haya gente que defienda esta idea romántica de que plasmar los sentimientos es más valioso que cualquier cosa, y otra es que en aras de ese supuesto arte se rompa la estética propia del mismo. Más aún cuando existen las reglas de ortografía, gramática y redacción.

La gente que tiene un poco de sentido común, al ver un texto plagado de erratas (y sobre todo si así lo presenta el escritor), lo menos que va a querer es leer esa obra porque corre el riesgo de encontrarse con algo similar. Es importante contar historias, pero si no se cuentan bien, entonces éstas no funcionan, no transmiten lo que el escritor quería decir.

Yo soy de la gente que no cree en los editores, porque muchas veces su labor consiste en cercenar las historias, en hacer que éstas se transformen en cosas que a ellos les gustaría leer, no lo que el escritor quería contar. Pero tal posición carecería de fundamentos si no entendiera que, por lo menos, es importante que una persona sea capaz de escribir correctamente. Y en lenguaje, si se te van las comas a veces puedes cambiar el sentido de toda una oración. Que seamos novatos, no nos exime de la responsabilidad que exige el lenguaje.

Amén.

Escribir es  saber contar cosas y atrapar al lector con lo escrito. No sé si habéis oído hablar de la llamada “literatura sonajero”. Existe un verdadero debate entre los escritores, y no me refiero a los novatos, con este tema. Yo soy de los que están del lado de la novela y el qué se cuenta en ellas y en contra, aunque la línea que separa a ambos es delgada, del cómo se cuenta. Me explico: el “cómo” es esencial y ha de partir de un correcto manejo de la ortografía y las reglas de la sintaxis. Pero cuando el “Cómo” contar las cosas, supera al “Qué” se cuenta, nos encontramos ante la literatura sonajero, que es aquella en la que el autor se deleita en oírse a sí mismo con eufonías dulzonas que nos hacen olvidarnos del “Qué”.

Pues bien; incluso para escribir sin contar nada, (cosa de la que yo estoy en contra) hay que partir de un conocimiento profundo de la sintaxis y la ortografía.  No vale, desde el punto de vista de la literatura, que alguien esté preñado de sentimientos que transmitir si luego no sabe transmitirlos o lo hace con pobreza ortográfica y sintáctica.

Todo el mundo está preñado de sentimientos de todo tipo. Uno se los puede transmitir a su novia, a su hermano, a su madre o a sus amigos o guardárselos para sí; pero si lo que se pretende es transmitir eso mismo a un grupo heterogéneo de personas, se ha de cumplir con unas normas.

Escribir no es fácil. La prueba la tenemos en los cientos de “novelas” históricas y de magia que mucha gente se empeña en escribir al olor del éxito comercial de Harry Potter o los Pilares de la Tierra. La mayoría de esas copias son nada más que remedos, auténticos bodrios estilísticamente hablando, sin ritmo alguno y, además, están repletas de faltas elementales a la sintaxis. Incluso para escribir un “bodrio” comercial, se ha de seguir unas normas. Escribir no es fácil, repito. Y todo aquél que se meta en este mundo, debe saberlo.  Y por el hecho de que en Bubok, o en Lulu,  todo el mundo podamos publicar, eso no nos convierte automáticamente en escritores.

Saludos,

Pedro Avilés

www.pedroaviles.com

 

De acuerdo contigo (aunque todos tienen una parte de razón).

Este foro enlaza con el de "Faltas de ortografía". En él di mi opinión sobre qué es para mí escribir bien, que encaja con tu idea.

Insisto: perdono algunos errores, pero no faltas garrafales y frecuentes. Sin embargo, el contenido es muy importante (primordial para mí), pero basado en la buena sintaxis, la correcta o casi correcta ortografía, al menos.

Ejemplo de la importancia del continente, el contenido, la forma:  "Tengo estos huesos hechos a las penas/y a las cavilaciones estas sienes:/penas que vas, cavilación que vienes/como el mar de la playa a la arena. Miguel Hernández.

Perfecto, en todos los aspectos.

Ejemplo de faltas de ortografía, exagerada: "Tengo estos uesos echos a las penas/y a las cabilaciones estas sienes:/penas que bas, cabilación que bienes/como el mar de las plallas a las arenas. Faltas garrafales, pero buen contenido.

El contenido de ambos es el mismo, hondo, de calidad; el continente varía negativamente en el segundo.

Ejemplo de texto sin faltas de ortografía pero  sin contenido y con sintaxis hueca: Camino, expío, me desvío por la calle empinada. Veo el campo, el cielo y un árbol. No pasa nada.

¿Cuál es más valioso, el último ejemplo o el fragmento del soneto con faltas ortográficas de M. H.?

Lo dejo a vuestra opinión.

 

Pues... que tienes razón.

Ya me dieron de palos en el otro tema por no saber expresar el contenido, para que me atreva ahora defender con desafortunadas palabras tan rotunda exposición.
juanenriquesoto
juanenriquesoto
Mensajes: 12
Fecha de ingreso: 10 de Septiembre de 2008
  • CITAR
  • 3 de Noviembre de 2008 a las 16:37

No hay nada que me produzca mayor desconcuelo como escritor que no hacerme entender (cuidado que no digo que no me entiendan, porque la responsabilidad es del escritor y no del lector). En ningún momento he faltado al respeto del compañero. De hecho, le considero eso, un compañero. Todos cometemos faltas de ortografía, TODOS y yo el primero. Reconozco que tengo muchísimo que aprender.

Hay que tener mucho valor, primero, para dejarse el alma en cada texto; y segundo, para exponerlo al juicio de los demas. Que precisamente es lo que el compañero ha hecho. Como todos lo hacemos si estamos aquí. Vamos, me parece a mí.

Por otro lado, insisto. Yo escribo porque con mi texto espero provocar emociones en el lector y, cuando lo consigo, me produce un enorme placer. Otros escribirán por otros motivos. Cada uno tiene los suyos. Pero si deseamos ser escritores es porque deseamos tener lectores. Y no nos engañemos, el lector es implacable (pensad en vosotros mismos en calidad de lector y decidme si seguís leyendo hasta el final un texto mal escrito. Con la de libros que hay por leer).

Considero que, primero, como escritor, debo (DEBO) escribir correctamente mi texto. Con eso al menos consigo que el lector me lea. Segundo, con un texto bien escrito he de transmitir algo que provoque una mínima (es deseable una máxima) reacción en el lector. Si no lo logro, no me leerá hasta el final del texto y, por supuesto, no se enfrentará a un nuevo texto mío.

Amigos, escribir no es fácil. Lo sabéis tan bien como yo.  Es un trabajo duro, que provoca desvelos y sudores. Y, además, nuestro objeto del deseo, el lector, no suele tener piedad. Construir un texto conlleva una encomiable esfuerzo y sólo lo recompensa un lector agradecido con el creador de esa obra que le conmovió. Y creo que el primer paso para tan formidable premio es una correcta escritura. Así lo veo yo.

No obstante, me parece maravilloso que a través de la palabra escrita podamos compartir tanto, aunque sea (que no es poco) esta grata discusión.

Un saludo y vivid la aventura de leer.

Y sí. Este foro es para promocionar nuestros textos. ¿Y no es eso lo que hacemos cuando nos damos a conocer aunque sea charlando?

aviles
Mensajes: 544
Fecha de ingreso: 30 de Septiembre de 2008
  • CITAR
  • 3 de Noviembre de 2008 a las 17:38
cita de gloriapaniagua
cita de aviles
cita de Cronosmu Una cosa es que haya gente que defienda esta idea romántica de que plasmar los sentimientos es más valioso que cualquier cosa, y otra es que en aras de ese supuesto arte se rompa la estética propia del mismo. Más aún cuando existen las reglas de ortografía, gramática y redacción.

La gente que tiene un poco de sentido común, al ver un texto plagado de erratas (y sobre todo si así lo presenta el escritor), lo menos que va a querer es leer esa obra porque corre el riesgo de encontrarse con algo similar. Es importante contar historias, pero si no se cuentan bien, entonces éstas no funcionan, no transmiten lo que el escritor quería decir.

Yo soy de la gente que no cree en los editores, porque muchas veces su labor consiste en cercenar las historias, en hacer que éstas se transformen en cosas que a ellos les gustaría leer, no lo que el escritor quería contar. Pero tal posición carecería de fundamentos si no entendiera que, por lo menos, es importante que una persona sea capaz de escribir correctamente. Y en lenguaje, si se te van las comas a veces puedes cambiar el sentido de toda una oración. Que seamos novatos, no nos exime de la responsabilidad que exige el lenguaje.

Amén.

Escribir es  saber contar cosas y atrapar al lector con lo escrito. No sé si habéis oído hablar de la llamada “literatura sonajero”. Existe un verdadero debate entre los escritores, y no me refiero a los novatos, con este tema. Yo soy de los que están del lado de la novela y el qué se cuenta en ellas y en contra, aunque la línea que separa a ambos es delgada, del cómo se cuenta. Me explico: el “cómo” es esencial y ha de partir de un correcto manejo de la ortografía y las reglas de la sintaxis. Pero cuando el “Cómo” contar las cosas, supera al “Qué” se cuenta, nos encontramos ante la literatura sonajero, que es aquella en la que el autor se deleita en oírse a sí mismo con eufonías dulzonas que nos hacen olvidarnos del “Qué”.

Pues bien; incluso para escribir sin contar nada, (cosa de la que yo estoy en contra) hay que partir de un conocimiento profundo de la sintaxis y la ortografía.  No vale, desde el punto de vista de la literatura, que alguien esté preñado de sentimientos que transmitir si luego no sabe transmitirlos o lo hace con pobreza ortográfica y sintáctica.

Todo el mundo está preñado de sentimientos de todo tipo. Uno se los puede transmitir a su novia, a su hermano, a su madre o a sus amigos o guardárselos para sí; pero si lo que se pretende es transmitir eso mismo a un grupo heterogéneo de personas, se ha de cumplir con unas normas.

Escribir no es fácil. La prueba la tenemos en los cientos de “novelas” históricas y de magia que mucha gente se empeña en escribir al olor del éxito comercial de Harry Potter o los Pilares de la Tierra. La mayoría de esas copias son nada más que remedos, auténticos bodrios estilísticamente hablando, sin ritmo alguno y, además, están repletas de faltas elementales a la sintaxis. Incluso para escribir un “bodrio” comercial, se ha de seguir unas normas. Escribir no es fácil, repito. Y todo aquél que se meta en este mundo, debe saberlo.  Y por el hecho de que en Bubok, o en Lulu,  todo el mundo podamos publicar, eso no nos convierte automáticamente en escritores.

Saludos,

Pedro Avilés

www.pedroaviles.com

 

De acuerdo contigo (aunque todos tienen una parte de razón).

Este foro enlaza con el de "Faltas de ortografía". En él di mi opinión sobre qué es para mí escribir bien, que encaja con tu idea.

Insisto: perdono algunos errores, pero no faltas garrafales y frecuentes. Sin embargo, el contenido es muy importante (primordial para mí), pero basado en la buena sintaxis, la correcta o casi correcta ortografía, al menos.

Ejemplo de la importancia del continente, el contenido, la forma:  "Tengo estos huesos hechos a las penas/y a las cavilaciones estas sienes:/penas que vas, cavilación que vienes/como el mar de la playa a la arena. Miguel Hernández.

Perfecto, en todos los aspectos.

Ejemplo de faltas de ortografía, exagerada: "Tengo estos uesos echos a las penas/y a las cabilaciones estas sienes:/penas que bas, cabilación que bienes/como el mar de las plallas a las arenas. Faltas garrafales, pero buen contenido.

El contenido de ambos es el mismo, hondo, de calidad; el continente varía negativamente en el segundo.

Ejemplo de texto sin faltas de ortografía pero  sin contenido y con sintaxis hueca: Camino, expío, me desvío por la calle empinada. Veo el campo, el cielo y un árbol. No pasa nada.

¿Cuál es más valioso, el último ejemplo o el fragmento del soneto con faltas ortográficas de M. H.?

Lo dejo a vuestra opinión.

 

Pues, Gloria, los dos textos que incluyes están bien. Tanto el primero como el segundo. Los dos tienen  sus Qués y  sus Cómos. Sin embargo, cuando  icluyes faltas ortográficas en el texto de Miguel Hernández, haces trampa.

Normalmente alguien que carece del manejo elemental de la ortografía y la sintaxis, difícilmente podrá crear semejantes piezas. O si lo hace, será la excepción que confirmará la regla. Podrá escribir diez líneas, pero no una novela o un cuento o un poema.

Insisto en que escribir es muy difícil y que para hacerlo bien se ha de tener una suficiente cimentación.  La correcta ortografía y la correcta sintaxis son dos elementos ensenciales de este cimiento. El tecero, creo, es ser un lector voraz.

Sólo si partimmos de esa base podremos empezar a crear, siempre sin garantías de éxito, una novela, un libro de poemas, un cuento. Si falla ese sustento del que hablo, difícilmente se va poder hacer nada. El lenguaje es la herramienta con la que trabajamos, como decía más arriba. Con un herramienta defectuosa difícilmente se pueden crear ninguna máquina.

Saludos,

Pedro Avilés

www.pedroaviles.com

 

gloriapaniagua
Mensajes: 882
Fecha de ingreso: 16 de Abril de 2008
  • CITAR
  • 3 de Noviembre de 2008 a las 23:49
cita de aviles
cita de gloriapaniagua
cita de aviles
cita de Cronosmu Una cosa es que haya gente que defienda esta idea romántica de que plasmar los sentimientos es más valioso que cualquier cosa, y otra es que en aras de ese supuesto arte se rompa la estética propia del mismo. Más aún cuando existen las reglas de ortografía, gramática y redacción.

La gente que tiene un poco de sentido común, al ver un texto plagado de erratas (y sobre todo si así lo presenta el escritor), lo menos que va a querer es leer esa obra porque corre el riesgo de encontrarse con algo similar. Es importante contar historias, pero si no se cuentan bien, entonces éstas no funcionan, no transmiten lo que el escritor quería decir.

Yo soy de la gente que no cree en los editores, porque muchas veces su labor consiste en cercenar las historias, en hacer que éstas se transformen en cosas que a ellos les gustaría leer, no lo que el escritor quería contar. Pero tal posición carecería de fundamentos si no entendiera que, por lo menos, es importante que una persona sea capaz de escribir correctamente. Y en lenguaje, si se te van las comas a veces puedes cambiar el sentido de toda una oración. Que seamos novatos, no nos exime de la responsabilidad que exige el lenguaje.

Amén.

Escribir es  saber contar cosas y atrapar al lector con lo escrito. No sé si habéis oído hablar de la llamada “literatura sonajero”. Existe un verdadero debate entre los escritores, y no me refiero a los novatos, con este tema. Yo soy de los que están del lado de la novela y el qué se cuenta en ellas y en contra, aunque la línea que separa a ambos es delgada, del cómo se cuenta. Me explico: el “cómo” es esencial y ha de partir de un correcto manejo de la ortografía y las reglas de la sintaxis. Pero cuando el “Cómo” contar las cosas, supera al “Qué” se cuenta, nos encontramos ante la literatura sonajero, que es aquella en la que el autor se deleita en oírse a sí mismo con eufonías dulzonas que nos hacen olvidarnos del “Qué”.

Pues bien; incluso para escribir sin contar nada, (cosa de la que yo estoy en contra) hay que partir de un conocimiento profundo de la sintaxis y la ortografía.  No vale, desde el punto de vista de la literatura, que alguien esté preñado de sentimientos que transmitir si luego no sabe transmitirlos o lo hace con pobreza ortográfica y sintáctica.

Todo el mundo está preñado de sentimientos de todo tipo. Uno se los puede transmitir a su novia, a su hermano, a su madre o a sus amigos o guardárselos para sí; pero si lo que se pretende es transmitir eso mismo a un grupo heterogéneo de personas, se ha de cumplir con unas normas.

Escribir no es fácil. La prueba la tenemos en los cientos de “novelas” históricas y de magia que mucha gente se empeña en escribir al olor del éxito comercial de Harry Potter o los Pilares de la Tierra. La mayoría de esas copias son nada más que remedos, auténticos bodrios estilísticamente hablando, sin ritmo alguno y, además, están repletas de faltas elementales a la sintaxis. Incluso para escribir un “bodrio” comercial, se ha de seguir unas normas. Escribir no es fácil, repito. Y todo aquél que se meta en este mundo, debe saberlo.  Y por el hecho de que en Bubok, o en Lulu,  todo el mundo podamos publicar, eso no nos convierte automáticamente en escritores.

Saludos,

Pedro Avilés

www.pedroaviles.com

 

De acuerdo contigo (aunque todos tienen una parte de razón).

Este foro enlaza con el de "Faltas de ortografía". En él di mi opinión sobre qué es para mí escribir bien, que encaja con tu idea.

Insisto: perdono algunos errores, pero no faltas garrafales y frecuentes. Sin embargo, el contenido es muy importante (primordial para mí), pero basado en la buena sintaxis, la correcta o casi correcta ortografía, al menos.

Ejemplo de la importancia del continente, el contenido, la forma:  "Tengo estos huesos hechos a las penas/y a las cavilaciones estas sienes:/penas que vas, cavilación que vienes/como el mar de la playa a la arena. Miguel Hernández.

Perfecto, en todos los aspectos.

Ejemplo de faltas de ortografía, exagerada: "Tengo estos uesos echos a las penas/y a las cabilaciones estas sienes:/penas que bas, cabilación que bienes/como el mar de las plallas a las arenas. Faltas garrafales, pero buen contenido.

El contenido de ambos es el mismo, hondo, de calidad; el continente varía negativamente en el segundo.

Ejemplo de texto sin faltas de ortografía pero  sin contenido y con sintaxis hueca: Camino, expío, me desvío por la calle empinada. Veo el campo, el cielo y un árbol. No pasa nada.

¿Cuál es más valioso, el último ejemplo o el fragmento del soneto con faltas ortográficas de M. H.?

Lo dejo a vuestra opinión.

 

Pues, Gloria, los dos textos que incluyes están bien. Tanto el primero como el segundo. Los dos tienen  sus Qués y  sus Cómos. Sin embargo, cuando  icluyes faltas ortográficas en el texto de Miguel Hernández, haces trampa.

Normalmente alguien que carece del manejo elemental de la ortografía y la sintaxis, difícilmente podrá crear semejantes piezas. O si lo hace, será la excepción que confirmará la regla. Podrá escribir diez líneas, pero no una novela o un cuento o un poema.

Insisto en que escribir es muy difícil y que para hacerlo bien se ha de tener una suficiente cimentación.  La correcta ortografía y la correcta sintaxis son dos elementos ensenciales de este cimiento. El tecero, creo, es ser un lector voraz.

Sólo si partimmos de esa base podremos empezar a crear, siempre sin garantías de éxito, una novela, un libro de poemas, un cuento. Si falla ese sustento del que hablo, difícilmente se va poder hacer nada. El lenguaje es la herramienta con la que trabajamos, como decía más arriba. Con un herramienta defectuosa difícilmente se pueden crear ninguna máquina.

Saludos,

Pedro Avilés

www.pedroaviles.com

 

Pedro, no entiendo bien cuando dices que hago trampa al incluir faltas en el texto de Miguel Hernández. A mi juicio, la forma no varía el contenido; es lo que pretendo plantear en el fragmento del soneto de M. H. plagado de faltas.

Pienso que con herramientas defectuosas se puede crear una máquina con defectos, pero si se arreglan y pulen éstos (un sólido contenido), el resultado puede ser aceptable, incluso bueno.

Sin duda (tienes razón), la ortografía y la sintaxis completan y son muy necesarias para el buen escritor, pero son herramientas que se supeditan al contenido. Cada escritor elige y emplea la sintaxis más conveniente para él en cada párrafo. Ella es una de las cosas que completan el estilo del escritor; o el escritor el que con su estilo ordena su particular sintaxis. Las faltas de ortografía son como los baches en las carreteras: quedan mal, se tropieza, retrasan, pero la carretera te lleva al destino, si es que existe ese destino, ese contenido de calidad en el texto. Si no hay calidad en el contenido y además existen diversas faltas, es evidente que el escrito no vale nada.

En muchas ocasiones, el texto y el estilo que interesa y atrapa a muchos no interesa a otros, se rechaza, se califica de malo.

¿Quién es buen escritor o malo? ¿Qué es bueno o malo? ¿Quien nos gusta a cada cual?

Perdona tantas preguntas, pero este tema da para nuevos temas...

Saludos de Gloria.

 

 

aviles
Mensajes: 544
Fecha de ingreso: 30 de Septiembre de 2008
  • CITAR
  • 4 de Noviembre de 2008 a las 10:50

Gloria dijo:

Pedro, no entiendo bien cuando dices que hago trampa al incluir faltas en el texto de Miguel Hernández. A mi juicio, la forma no varía el contenido; es lo que pretendo plantear en el fragmento del soneto de M. H. plagado de faltas.


Pienso que con herramientas defectuosas se puede crear una máquina con defectos, pero si se arreglan y pulen éstos (un sólido contenido), el resultado puede ser aceptable, incluso bueno.


Sin duda (tienes razón), la ortografía y la sintaxis completan y son muy necesarias para el buen escritor, pero son herramientas que se supeditan al contenido. Cada escritor elige y emplea la sintaxis más conveniente para él en cada párrafo. Ella es una de las cosas que completan el estilo del escritor; o el escritor el que con su estilo ordena su particular sintaxis. Las faltas de ortografía son como los baches en las carreteras: quedan mal, se tropieza, retrasan, pero la carretera te lleva al destino, si es que existe ese destino, ese contenido de calidad en el texto. Si no hay calidad en el contenido y además existen diversas faltas, es evidente que el escrito no vale nada.


En muchas ocasiones, el texto y el estilo que interesa y atrapa a muchos no interesa a otros, se rechaza, se califica de malo.


¿Quién es buen escritor o malo? ¿Qué es bueno o malo? ¿Quien nos gusta a cada cual?


Perdona tantas preguntas, pero este tema da para nuevos temas...


Saludos de Gloria.

Bueno Gloria, lo de hacer trampa es evidente y no te lo tomes a mal, que esto de hablarse por escrito es lo que tiene :) Trampa porque indicas un texto de MH y transformas su ortografía para convertirlo en un erial de faltas. El texto original siempre está ahí. Sigue siendo MH.

En cuanto a las herramientas defectuosas que producen máquinas defectuosas, estoy de acuerdo a medias. Es siempre mejor que la herramienta original carezca de defectos para que la máquina que fabrique tenga tan sólo los defectos que nosotros queramos introducirles. Desde hace muchísimos años suelo decir una frase (c) :)  "Sólo aquél que sabe comer perfectamente con cuchillo y tenedor, se puede permitir el lujo de comer con las manos". Es siempre mejor trabajar con la herramienta a punto de revista y luego no teber que perder el tiempo en corregir tonterías, sino lo realmente importante, que el tiempo sigue siendo oro :)

Saludos

Pedro Avilés

www.pedroaviles.com

 


gloriapaniagua
Mensajes: 882
Fecha de ingreso: 16 de Abril de 2008
  • CITAR
  • 4 de Noviembre de 2008 a las 11:08
cita de Jesus_Soto
cita de gloriapaniagua
cita de aviles
cita de Cronosmu Una cosa es que haya gente que defienda esta idea romántica de que plasmar los sentimientos es más valioso que cualquier cosa, y otra es que en aras de ese supuesto arte se rompa la estética propia del mismo. Más aún cuando existen las reglas de ortografía, gramática y redacción.

La gente que tiene un poco de sentido común, al ver un texto plagado de erratas (y sobre todo si así lo presenta el escritor), lo menos que va a querer es leer esa obra porque corre el riesgo de encontrarse con algo similar. Es importante contar historias, pero si no se cuentan bien, entonces éstas no funcionan, no transmiten lo que el escritor quería decir.

Yo soy de la gente que no cree en los editores, porque muchas veces su labor consiste en cercenar las historias, en hacer que éstas se transformen en cosas que a ellos les gustaría leer, no lo que el escritor quería contar. Pero tal posición carecería de fundamentos si no entendiera que, por lo menos, es importante que una persona sea capaz de escribir correctamente. Y en lenguaje, si se te van las comas a veces puedes cambiar el sentido de toda una oración. Que seamos novatos, no nos exime de la responsabilidad que exige el lenguaje.

Amén.

Escribir es  saber contar cosas y atrapar al lector con lo escrito. No sé si habéis oído hablar de la llamada “literatura sonajero”. Existe un verdadero debate entre los escritores, y no me refiero a los novatos, con este tema. Yo soy de los que están del lado de la novela y el qué se cuenta en ellas y en contra, aunque la línea que separa a ambos es delgada, del cómo se cuenta. Me explico: el “cómo” es esencial y ha de partir de un correcto manejo de la ortografía y las reglas de la sintaxis. Pero cuando el “Cómo” contar las cosas, supera al “Qué” se cuenta, nos encontramos ante la literatura sonajero, que es aquella en la que el autor se deleita en oírse a sí mismo con eufonías dulzonas que nos hacen olvidarnos del “Qué”.

Pues bien; incluso para escribir sin contar nada, (cosa de la que yo estoy en contra) hay que partir de un conocimiento profundo de la sintaxis y la ortografía.  No vale, desde el punto de vista de la literatura, que alguien esté preñado de sentimientos que transmitir si luego no sabe transmitirlos o lo hace con pobreza ortográfica y sintáctica.

Todo el mundo está preñado de sentimientos de todo tipo. Uno se los puede transmitir a su novia, a su hermano, a su madre o a sus amigos o guardárselos para sí; pero si lo que se pretende es transmitir eso mismo a un grupo heterogéneo de personas, se ha de cumplir con unas normas.

Escribir no es fácil. La prueba la tenemos en los cientos de “novelas” históricas y de magia que mucha gente se empeña en escribir al olor del éxito comercial de Harry Potter o los Pilares de la Tierra. La mayoría de esas copias son nada más que remedos, auténticos bodrios estilísticamente hablando, sin ritmo alguno y, además, están repletas de faltas elementales a la sintaxis. Incluso para escribir un “bodrio” comercial, se ha de seguir unas normas. Escribir no es fácil, repito. Y todo aquél que se meta en este mundo, debe saberlo.  Y por el hecho de que en Bubok, o en Lulu,  todo el mundo podamos publicar, eso no nos convierte automáticamente en escritores.

Saludos,

Pedro Avilés

www.pedroaviles.com

 

De acuerdo contigo (aunque todos tienen una parte de razón).

Este foro enlaza con el de "Faltas de ortografía". En él di mi opinión sobre qué es para mí escribir bien, que encaja con tu idea.

Insisto: perdono algunos errores, pero no faltas garrafales y frecuentes. Sin embargo, el contenido es muy importante (primordial para mí), pero basado en la buena sintaxis, la correcta o casi correcta ortografía, al menos.

Ejemplo de la importancia del continente, el contenido, la forma:  "Tengo estos huesos hechos a las penas/y a las cavilaciones estas sienes:/penas que vas, cavilación que vienes/como el mar de la playa a la arena. Miguel Hernández.

Perfecto, en todos los aspectos.

Ejemplo de faltas de ortografía, exagerada: "Tengo estos uesos echos a las penas/y a las cabilaciones estas sienes:/penas que bas, cabilación que bienes/como el mar de las plallas a las arenas. Faltas garrafales, pero buen contenido.

El contenido de ambos es el mismo, hondo, de calidad; el continente varía negativamente en el segundo.

Ejemplo de texto sin faltas de ortografía pero  sin contenido y con sintaxis hueca: Camino, expío, me desvío por la calle empinada. Veo el campo, el cielo y un árbol. No pasa nada.

¿Cuál es más valioso, el último ejemplo o el fragmento del soneto con faltas ortográficas de M. H.?

Lo dejo a vuestra opinión.

 

Pues... que tienes razón.

Ya me dieron de palos en el otro tema por no saber expresar el contenido, para que me atreva ahora defender con desafortunadas palabras tan rotunda exposición.

Gracias, Jesús, por estar de acuerdo conmigo, es un consuelo.

Gloria

gloriapaniagua
Mensajes: 882
Fecha de ingreso: 16 de Abril de 2008
  • CITAR
  • 4 de Noviembre de 2008 a las 11:23
cita de aviles

Gloria dijo:

Pedro, no entiendo bien cuando dices que hago trampa al incluir faltas en el texto de Miguel Hernández. A mi juicio, la forma no varía el contenido; es lo que pretendo plantear en el fragmento del soneto de M. H. plagado de faltas.


Pienso que con herramientas defectuosas se puede crear una máquina con defectos, pero si se arreglan y pulen éstos (un sólido contenido), el resultado puede ser aceptable, incluso bueno.


Sin duda (tienes razón), la ortografía y la sintaxis completan y son muy necesarias para el buen escritor, pero son herramientas que se supeditan al contenido. Cada escritor elige y emplea la sintaxis más conveniente para él en cada párrafo. Ella es una de las cosas que completan el estilo del escritor; o el escritor el que con su estilo ordena su particular sintaxis. Las faltas de ortografía son como los baches en las carreteras: quedan mal, se tropieza, retrasan, pero la carretera te lleva al destino, si es que existe ese destino, ese contenido de calidad en el texto. Si no hay calidad en el contenido y además existen diversas faltas, es evidente que el escrito no vale nada.


En muchas ocasiones, el texto y el estilo que interesa y atrapa a muchos no interesa a otros, se rechaza, se califica de malo.


¿Quién es buen escritor o malo? ¿Qué es bueno o malo? ¿Quien nos gusta a cada cual?


Perdona tantas preguntas, pero este tema da para nuevos temas...


Saludos de Gloria.

Bueno Gloria, lo de hacer trampa es evidente y no te lo tomes a mal, que esto de hablarse por escrito es lo que tiene :) Trampa porque indicas un texto de MH y transformas su ortografía para convertirlo en un erial de faltas. El texto original siempre está ahí. Sigue siendo MH.

En cuanto a las herramientas defectuosas que producen máquinas defectuosas, estoy de acuerdo a medias. Es siempre mejor que la herramienta original carezca de defectos para que la máquina que fabrique tenga tan sólo los defectos que nosotros queramos introducirles. Desde hace muchísimos años suelo decir una frase (c) :)  "Sólo aquél que sabe comer perfectamente con cuchillo y tenedor, se puede permitir el lujo de comer con las manos". Es siempre mejor trabajar con la herramienta a punto de revista y luego no teber que perder el tiempo en corregir tonterías, sino lo realmente importante, que el tiempo sigue siendo oro :)

Saludos

Pedro Avilés

www.pedroaviles.com

 


Pedro, para seguir con el ejemplo de errores en un texto normal, que lo diferencie del excelente de M. H., añado lo siguiente:

"No estoi molesta, ni muncho menos, solo que no entendia bien tu comentario. En el fondo creo que partimos de premisas iguales aunque algunos concedamos livertades que otros no toleran. Y no pretendo ser pesada solo dejar claro que el continente no baria el contenido tenga este mallor o menor calidaz".

Espero se entienda bien este comentario...

Saludos con varias :)

Gloria

 

 

La simplicidad del primer millón

La simplicidad del primer millón
A lo largo de 46 capítulos, Aitor Zárate nos descubre lo alejado o cerca que estamos de conocer como funciona el mundo del dinero. Nos propone ganar nuestro "Primer Millón" y nos muestra tanto las claves para conseguirlo, como soluciones para no caer en las trampas que "El Sistema" pone en nuestro camino. La Simplicidad del Primer [...] Ver libro

Autor: aitorzarate

   

¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar
Geometría Sagrada Codificada
Geometría Sagrada Codificada
NUEVA EDICIÓN Geometría Sagrada Codificada expone exhaustivamente los orígenes conocidos y [...] Ver libro
1 libro comprado
desde ECUADOR