bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Foro para escritores de Bubok

Para participar en los foros de Bubok es imprescindible aceptar y seguir unas normas de conducta básicas. Puedes consultar estas normas aquí
X
adelaida
Mensajes: 84
Fecha de ingreso: 14 de Octubre de 2008

LIGERAS COMO PLUMAS

27 de Septiembre de 2009 a las 12:33

Ligeras como plumas, es un libro de relatos y recetas.

Los relatos hacen un recorrido en el tiempo, se remontan a la posguerra civil, y alcanzan el siglo XXI.

La autora relata los hechos como los vivió, como se los contó cada uno de los personages o sus familiares en el caso de los difuntos. Ningún nombre ha sido cambiado.

Aquí se mezcla la seriedad, el humor y la ironía.

Las recetas son recopilaciones que se extienden desde oriente hasta occidente, en ellas se pueden encontrar, elixir para la líbido, bálsamo tailandes,ambientadores naturales, aceites curativos,supersticiones, mascarillas egipcias y turcas, emplastos, platos curinarios como la sopa de rapadán...

Es un libro escrito de forma sencilla y de fácil consulta, donde se adentra en un viaje de culturas y nos envuelve la sabiduría de nuestros antepasados.

Comienzan los capítulos, que con el permiso de l@s lectoras-es, lo añadiré con faltas gramaticales, que el disquet originar no está en mis manos

adelaida
Mensajes: 84
Fecha de ingreso: 14 de Octubre de 2008
  • CITAR
  • 27 de Septiembre de 2009 a las 12:41
 

PRÓLOGO



Este es un libro de remedios de una autora que sueña estar de retales.

Los remedios son asunto de vida o muerte, tienen valor de supervivencia. Inventar remedios antecede a apropiárselos y venderlos en las farmacias –parafar-macias, metafarmacias…- como hablar de remedio, pasarlos de palabra, antecede a ponerlos por escrito. Cuando los escribidores de remedios se hacen los amos, se erigen en centro de ese saber, desplazando a quienes hasta entonces eran depositarios de su transmisión. Sucesivos tocomochos semejantes aportaron, con la fuerza de la ley o con las fuerzas vivas, a la inspiración y a los inventores de sus propios hallazgos. Iglesias y oficios separaron a las mujeres de las prácticas sanadoras y, de paso las convirtieron en presas de la caza de brujas, resevándose la parte sagrada y de prestigio, y dejando para ellas los restos: los castigos y las tareas del cuidado.

En las sociedades en las que existen planos diferenciados y reconocibles y en las que las formas de relación entre planos están reguladas, un remedio es una puerta, una conexión, como un puerto usb entre el hardware y software social, entre su hacer manifiesto y su sentir inconsciente. Antes que medicina o veneno, los antiguos griegos llamaban fármaco (pharmakon) a la víctima sacrificial, cuya sangre devolvía el favor divino y, de paso, hacían que se llenase la panza de los comensales.

La suerte de los remedios, de los fármacos, nunca ha sido dejada de la mano de los dioses, hoy diosecillos o pequeños hermanos, porque ocupan precisamente la grieta entre lo divino y lo humano, entre la mano y dios, el lugar abierto entre nosotros y lo que nos salva, o lo que nos sana, que es la versión secularizada.

La autora de este libro dice que sueña que esta hecha de retales de colores y que a veces se descose y vuelve a remendar. El remiendo y el remedio vuelven a juntar lo que había sido separado. Leyendo los consejos remediadores de Adela sabemos, sin embargo, que el conjunto de todos estos retazos es algo más, porque a través de las junturas la autora se nos aparece. Su escritura nos reclama del lado, que haciendo lado, porque sólo la cercanía, como la cebolla, mantienen al médico a distancia.



adelaida
Mensajes: 84
Fecha de ingreso: 14 de Octubre de 2008
  • CITAR
  • 27 de Septiembre de 2009 a las 12:56
 

BALSAMO SIAM



En Tailandia se dan clases de moral, ética profesional, y terapéutica. Cuando entras en una escuela de thai massage, lo primero que te enseñan son tres cosas:

Primera. Cuando entras, saludas con respeto al lugar y a quien se encontrara dentro: unes las palmas de las manos, las acercas a la cara y haces una pequeña inclinación hacía adelante diciendo: “sabadikaa”.

Segunda. Jamás aceptes un paciente que tiene su masajista habitual: respeta y no compitas.

Tercera. Los enfermos nunca pagan. Si conoces la terapia tailandesa y puedes sanar a un enfermo, no cobres por tu terapia: vive de la prevención, pero nunca de la sanación.

Las escuelas de thai massage tienen fijado un día semanal en el que los maestros y los alumnos más avanzados visitan los hospitales para tratar a los enfermos; en la escuela permanecen los principiantes y algún profesor.

También te enseñan que tener un título no te da más crédito. No eres más que un aprendiz que, tal vez, con los años y la práctica, se convierta en masajista.

El masaje tailandés, para quien no lo conozca o tenga confusiones y lo relacione con el sexo, algo que suele ocurrir, es una terapia de estiramientos y dígito-presión. El paciente se tumba en el suelo, sobre un tatami o sakana con ropa holgada. La masajista estira cada músculo y tendón que recorre el cuerpo; también se trabajan los huesos para despegarlos de los tejidos que los cubren y evitar que se adhieran a ellos; las articulaciones son movidas una a una, empezando por los dedos de los pies, y acabando con los de las manos, pasando por la columna y continuando en la cara, relajando los músculos faciales, y en las orejas, masajeando los cartílagos, que están repletos de puntos reflejos, tantos como órganos tiene el cuerpo. Todo esto lo realiza una buena masajista nativa tailandesa que ni es prostituta, ni nada que se le parezca. Para finalizar, con ayuda de los dedos pulgares, antebrazos, codos, rodillas, manos y pies la maestra masajista desbloquea los canales energéticos que pueda haberse estancado en el interior, para que fluya toda la energía del cuerpo.

El paciente cura, siempre y cuando no sea una enfermedad incurable.

Tailandia y China tienen muchas cosas en común sobre todo en lo que a medicina se refiere.

Este bálsamo lo aprendí en la Thai Healing Arts Association (Chiang Mai) de manos de las maestras Nec y Sanwal que me enseñaron del bálsamo, de la ética y de la humildad, entre otras cosas.



INGREDIENTES:


- 2 cucharadas de alcanfor chino (cristalizado);

- 2 cucharadas de alcanfor de borneo (cristalizado);

- 2 cucharadas de mentol (cristalizado);

- 300 ml. vaselina;

- 2 cucharadas de parafina liquida;

- 1 cucharada de lanolina (en escamas);

- 30ml.eucalipto liquido;

- 30ml. pipermín liquido;

- 80ml. metyl salicilato;

- 10 gotas de esencia de clavo;

- 1cubeta de cristal de 1000 ml.;

- 1varilla de cristal;

- 1cazuela grande.


Se pone la vaselina al baño María en la cubeta de cristal; le añadimos la parafina y la lanolina; se deja calentar, removiendo todo el tiempo para que se deshagan bien los ingredientes y se mezclen entre sí. Se añade el alcanfor de borneo, el mentol y el alcanfor de china; se deja cocer remo-viendo. Finalmente, se le agrega el metil salicilato, el pipermín y el eucalipto. Una vez esté bien deshechito, se retira del fuego y le ponemos las gotas de esencia de clavo. Ya está listo para meterlo en botes de cristal. No cierres los botes hasta que el bálsamo no esté frío. Este bálsamo recibe muchos nombres: bálsamo de tigre, balm cream, bálsamo de dragón, si es más líquido. Yo le llamo bálsamo siam, por su procedencia. Se utiliza para el masaje de pies, para los dolores musculares, para golpes (sin herida abierta), para las inflamaciones...

Este es un fragmento de mi libro, que por capítulos iré introduciendo.

gloriapaniagua
Mensajes: 882
Fecha de ingreso: 16 de Abril de 2008
  • CITAR
  • 27 de Septiembre de 2009 a las 13:20
Precisamente ayer fui espectadora de este tipo de masajes. Es interesante ver el bienestar que sienten las personas tras ellos. Hay muchos tipos de masajes y de parches que mejoran la salud (estoy convencida) de hierbas, etc.
adelaida
Mensajes: 84
Fecha de ingreso: 14 de Octubre de 2008
  • CITAR
  • 27 de Septiembre de 2009 a las 14:04
  DESODORANTE DEL PALACIO DE JADE El sexo es una pieza clave para la salud física y mental en el ser humano. El sexo debe ser libre y realizado con deseo, con cariño y con respeto mutuo. Sin tabúes, que son el principal problema con el que se encuentra una mujer criada en una religión represora y una cultura estancada, en una falsa moral. Todo tiene un proceso y en el sexo se avanza cuando se practica, cuando se conoce; como una panadera que cuanto más pan hace, lo hace mejor. Para refinar es imprescindible conocer la esencia de nuestro propio interior, nuestra energía, nuestros deseos y fantasías, así como sentir la seguridad de nuestro propio cuerpo. Si la propia mujer no conoce sus gustos, sus inclinaciones, sus puntos más deseados, difícilmente puede llegar a disfrutar con entera plenitud de las relaciones sexuales.

El cuerpo de la mujer, es mucho más que un órgano para engendrar hijos. La decisión de engendrar y parir es suya, como dueña y ama de su útero que es. Y también la decisión de sus tendencias o preferencias a la hora de las prácticas sexuales.

La vagina es un músculo que se contrae y se relaja como cualquier músculo del cuerpo, y como tal hay que tratarlo. Un músculo que no se ejercita pierde su tonicidad, podríamos llamar a eso una atrofia muscular por desuso, ya que los músculos de la vagina pierden volumen.

Para una salud sexual plena y placentera es favorable el autoconocimiento del propio cuerpo, así como el fortalecimiento interior y de los órganos pélvicos.

Reprimir el sexo es morir un poco por dentro, la represión de la propia energía interior.

Si a un bebe se le deja desnudo, cuando descubra sus genitales no dudará en tocarse sin ninguna clase de pudor. Los primeros juegos de los niños cuando son pequeños son eróticos, con plena libertad, hasta que un adulto le reprime su libre actuación. En ese momento buscan lugares escondidos de los mayores para continuar el desarrollo de sus tendencias más primitivas. Todos los animales realizan la cópula por mero instinto animal. Y sueños eróticos tienen hasta las monjas.

El acto del sexo conlleva el movimiento de la mayoría de los músculos corporales y también faciales. Con ello se tonifican principalmente los músculos pélvicos.

Un orgasmo elimina las tensiones acumuladas, libera las energías estancadas; el corazón bombea más rápido, lo que implica un aumento de riego sanguíneo, da luminosidad al rostro y un brillo especial a los ojos.

Las mujeres taoístas en la antigua china empleaban huevos de Jade, que se introducían en la vagina para ejercitar los músculos a través de contracciones vaginales. Con este método daban salud a sus órganos genitales, recibían y ofrecían más placer en la cópula. De ahí que las bolas chinas se extendieran por todo occidente como juguete erótico.

En algunos países del mundo, la libertad sexual viene dada desde el propio nacimiento como un derecho. En Tailandia, cuando un bebe nace, recibe un nombre provisional, y no recibe su nombre definitivo hasta los seis u ocho años, cuando toma la decisión de su propio sexo y género (ser hombre o ser mujer) con plena libertad de decisión. Y, al llegar a la mayoría de edad, se realizan la operación de cambio de sexo, si lo consideraran necesario, con plena libertad y apoyo por parte de la familia y de la sociedad en general.

En la India, el Kama-Sutra instruye en el arte del sexo y en las diferentes caricias, besos y formas de hacer el amor. Describe ungüentos para aumentar el deseo sexual, recetas para prolongar la cópula, bálsamos para atraer a la persona amada...


INGREDIENTES:


    -10 ml de aceite de oliva;

    -10 ml de aceite de sándalo rojo.

    Mezcla los aceites en una botella de cristal. Después de la ducha, sécate bien los genitales con una toallita de algodón, vierte un poco de aceite en tu mano y perfúmate con el los labios mayores y el ano. El aroma del Sándalo perdurará durante todo el día. Los aceites deben ser de primera calidad, de uso corporal y alimenticio. Nunca utilices aceites para quemadores por que dañarían la vulva

    La próxima semana más.

gabrielfrau
Mensajes: 390
Fecha de ingreso: 20 de Enero de 2009
  • CITAR
  • 27 de Septiembre de 2009 a las 19:21
Ésta sí es una buena presentación de tu libro, amiga Adelaida.

Enhorabuena por este libro que espero tener oportunidad de leer en algún momento. Y mis reconocimientos, hacia ti y hacia toda aquella persona que no sólo empiece sino que, además, termine un libro.
adelaida
Mensajes: 84
Fecha de ingreso: 14 de Octubre de 2008
  • CITAR
  • 17 de Octubre de 2009 a las 15:24
  ACEITE DE HIPÉRICO



En la Edad Media se propagó una plaga por toda Europa que exterminó a más personas que el cólera: la Santa Inquisición. La iglesia comenzó a extenderse y a adquirir cada vez más poder. Las mujeres rurales principalmente eran acusadas de brujería.

La santa iglesia católica no aceptaba a las mujeres que realizaban prácticas sexuales sin estar casadas, que realizaran prácticas curativas sin pasar por la medicina que se estudiara en la facultad (evidente-mente, las mujeres rurales conocían todos los trucos de sus ancestros para erradicar las enfermedades). También eran perseguidas las que no asistían a los santos oficios, así como las mal formadas: las consideraban obra del diablo. Muchas mujeres fueron perseguidas por conductas contrarias a la ley de dios. También sus familiares y cualquiera que tuviera relación con ellas.

Comenzó la cacería, el terror se esténdió, nadie estaba a salvo de la condena divina. Miles de mujeres y niños y algunos hombres fueron condenados a morir quemados vivos, a ser apedreados, o a convertirse al catolicismo la que pudo correr mejor suerte y salvar así su vida.

Las flores del hipérico, también llamada flor de San Juan, se recogen el día del solsticio de verano, momento en el que ofrecen todas sus propiedades que son muy amplias y se utilizan para una infinidad de tratamientos terapéuticos.


INGREDIENTES:


- 1L.de aceite de oliva;

- 500g. de flor de hipérico.


Introduce las flores dentro del aceite en un bote de dos litros de cristal; déjalo macerar durante cuarenta días; una vez pa-sado ese tiempo, cuélalo e introduce el aceite en una botella de cristal opaco bien cerrada y guárdala donde no pueda darle mucho la luz.

Verás que el aceite ha adquirido un color rojizo, ese es el resultado de la maceración de las flores, que, a pesar de ser amarillas, dan una tonalidad rojiza.

Este aceite tiene un sin fin de propiedades. Lo puedes emplear para la inflama-ción muscular, para la artritis, para desinfectar heridas abiertas... Sólo tienes que aplicártelo en la zona a tratar.

También se utiliza ingerido para tratar la depresión, pero ha de conocerse la dosis exacta. Para ello recomiendo la opinión de un experto.


adelaida
Mensajes: 84
Fecha de ingreso: 14 de Octubre de 2008
  • CITAR
  • 17 de Octubre de 2009 a las 15:46
  EL MIEDO



En una ocasión, Juan me propuso hacer un viaje a Santander. Prometía ser un viaje inolvidable ¡Y tanto que lo fue!

Llegamos a unos pastos que acababan en un gran acantilado. Era por Santoña. Era bien entrada la tarde, en otoño. El lugar nos pareció como de un cuento de hadas. Había vacas pastando, las casas estaban muy alejadas las unas de las otras, el verde era espectacular, y el mar al fondo.

En nuestro paseo por los pastos, se acercó una lugareña:

-¡Buenas tardes!

-¡Buenas tardes!

Entablamos una conversación acerca de la zona, el paisaje y todo lo bonito que tenía el lugar, incluida la paz que se respiraba.

-¿Señora, cree usted que podríamos montar aquí la tienda de campaña? –Preguntó Juan.

-¡Sí claro, donde más os guste! –Respondió la lugareña muy amablemente.

Después de recorrer un poco el terreno y antes de que anocheciera, montamos la tienda a orillas del acantilado. Era impresionante contemplar las dos partes del horizonte: por un lado un enorme prado verde, por el otro un inmenso mar azul. La tranquilidad de la tierra y la bravura del Cantábrico.

La noche pronto se hizo oscura. Me senté en una roca, de perfil al mar y al prado, para recibir, fusionándose, el silencio y el sonido. Estaba tranquila y en paz conmigo misma.

Juan se acercó por detrás. No le escuché, le sentí cuando me rodeó con sus brazos y apoyó su pecho sobre mi espalda. Las olas se escuchaban fuertes y bravas. No lo podría definir, hay que escucharlo y que sentirlo.

Juan acercó más su pecho a mi cuerpo y me susurró al oído:

-¿Imaginas que te tiro? ¡No se enteraría nadie!

El miedo paraliza, el terror te hace correr. Si sientes miedo o terror, corre, no esperes a nada, sigue tu instinto, porque si no, tal vez, después sea demasiado tarde.

Esta historia, como dice mi sinoposis, es un hecho real, me costó salir, me costó reponerme de 6 años de miedo e indefensión. El calor y el color de otras mujeres fue lo que me dió la fuerza, para que una vez pasados los años, escriba esto sin que me tiemble  el pulso y con mi cabeza y mi mirada, arriba y alta, muy alta . y la letra pequeña, no la añado en mi libro.

Adelaida

La simplicidad del primer millón

La simplicidad del primer millón
A lo largo de 46 capítulos, Aitor Zárate nos descubre lo alejado o cerca que estamos de conocer como funciona el mundo del dinero. Nos propone ganar nuestro "Primer Millón" y nos muestra tanto las claves para conseguirlo, como soluciones para no caer en las trampas que "El Sistema" pone en nuestro camino. La Simplicidad del Primer [...] Ver libro

Autor: aitorzarate

   

¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar
EN BLANCO Y NEGRO
EN BLANCO Y NEGRO
Reflexiones [...] Ver libro
2 libros comprados
desde MADRID