bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Foro para escritores de Bubok

Para participar en los foros de Bubok es imprescindible aceptar y seguir unas normas de conducta básicas. Puedes consultar estas normas aquí
X
romi
Mensajes: 678
Fecha de ingreso: 25 de Abril de 2008

Hojas de otorño para el Belén // Navidad 2009

22 de Diciembre de 2009 a las 17:25

Hojas de otoño para el Belén // Navidad 2009

IV- El camino, a las alamedas del arroyuelo, sube por dos sitios diferentes: por el cauce de las rocas, rozando los manzanos de la huerta de en medio y por el cauce de los manantiales, tocando las huertas de la parte alta. Éste último, es el camino más cómodo y bello para ir desde el Cortijo de la Viña a las alamedas del arroyuelo. Y lo es fundamentalmente por dos cosas: porque se eleva más en la ladera dejando ver, mientras se recorre, los charcos y cascadas del cauce y también porque roza las fuentes agrias. Las de las aguas con sabor a hierro.  

Ayer por la tarde, a primera hora, llovía a cántaros. Empujadas las lluvias y las nubes por fuertes ráfagas de viento pero sin apenas frío. En el Cortijo de la Viña, junto a la lumbre de la sala grande, la niña preguntó al Anciano:

- ¿Te acuerdas del arroyuelo de las alamedas?

- Claro que me acuerdo. Es ese el rincón que más le gustaba a ella y donde compartió con nosotros sus mejores juegos.

- Pues todavía me falta, en el belén que mi madre me ha regalado, la alfombra de hojas otoñales. Y tú sabes que en el arroyuelo de las alamedas, por estas fechas, con esta lluvia y viento, las hojas se amontonan por el suelo. Llévame y cogemos una cesta llena.

         La madre estaba escuchando. Y ella, sin que se lo pidiera nadie, cogió enseguida la cesta de juncos que hacía unos días el Anciano había regalado a la niña. Obra de arte tejida con sus propias manos y, por eso, de valor y belleza incalculable. Dijo la madre:

- Aquí tienes la cesta. Y os traéis de por allí, algunas ramitas de romero. Por estas fechas y junto a las alamedas, muchos años ya han florecido.

Cogió la niña su cesta, el Anciano su mochila y gorro de lana y salieron del cortijo. Cuando la tarde estaba cayendo y el viento en calma. También la lluvia había parado, aunque el cielo todo se veía cubierto de espesas nubes negras y con mucho aspecto de de crudo invierno.

         Bajaron dirección a la Cueva del Belén, por donde el año pasado se helaron las cascadas y cruzaron el arroyo del Balneario, a la altura del Charco de las Nogueras. Donde también el otro año y en verano, se bañaba ella y tomaba el sol recostada junto a la niña, en la verde hierba de la rivera. Comentó ésta, cogida a la mano del Anciano:

- Y también me acuerdo ahora cuando aquel día subíamos por aquí de regreso del bosque de los robles. Ella venía jugando y era feliz con todo lo que encontrábamos a nuestro paso. ¿No te recuerdas tú?    

- Sí que me acuerdo y, en este momento, siento como si a todo por aquí, le faltara la luz que irradiaba en aquellos días.

         Caminaron un trecho siguiendo el curso del arroyo hacia el río y luego empezaron a subir por el segundo camino, el que va por donde los manantiales de las aguas con sabor a hierro. Y, mientras remontaban hacia el arroyuelo de las alamedas, con mucho interés, se iban fijando en los paisajes. De las ramas de los majuelos colgaban, redondas y rojas, las majoletas. Y de cada una de estas bayas, colgaban gotas de agua. También de las últimas hojas todavía en algunas de las ramas de los robles y de los juncos, por donde los manantiales de aguas agrias. Comentó el Anciano:

- Si ella no viene para la Navidad que llega dentro de unas horas, el cielo sabrá siempre que la hemos recordado en muchos de los momentos de estos días y por estos campos.

La niña no dijo nada.

         Siguieron caminando despacio y, cuando ya se acercaban a las aguas del arroyuelo de las alamedas, sí comentó:

- ¿Y te acuerdos de los versos que escribiste, en las tardes aquellas mientras nosotras jugábamos en las aguas de los charcos del arroyuelo?

- Me acuerdo hasta por las noches cuando duermo.

- Pues luego, si tenemos tiempo y la lluvia no aparece otra vez, cuando hayamos recogido todas las hojas que necesito para mi belén, nos sentamos junto al almendro que a ella le gustaba tanto y me recitas algunos de esos versos.

- Si tenemos tiempo haré lo que me pides.

         Llegaron a los primeros charcos del arroyuelo, por donde los álamos se clavan al borde mismo de las aguas. Y por eso, en el musgo y en la hierba a los lados del cauce, las hojas amarillas de los álamos, dormían como esperando. Anchas y espesas alfombras de hojas, todas llenas de otoño, con gotas de lluvia, relucientes como espejos y mostrando los colores más vivos. Dijo la niña:

- Tú llevas la cesta y yo busco y voy cogiendo las que más me gusten.

Y el Anciano cogió la cesta de juncos, dejó que ella se fuera por los lados del arroyuelo en busca de las hojas más bonitas y caminó despacio, siguiendo el surco del cauce. Las aguas del arroyo hoy no bajaban claras como sí en primavera, verano u otoño. Las lluvias caídas en las últimas horas y en esta tarde misma, al correr por las laderas por donde los olivos y almendros, habían arrastrado tierra y por eso el agua bajaba algo turbia. Casi del mismo color que las hojas de los álamos y mostrando un poco los matices de los colores del invierno. Pero el arroyuelo bajaba repleto, hermoso como el sueño más bello y todo lleno de secretos y misterios.

         En una media hora, la niña llenó su cesta con las mejores hojas que fue encontrando. Las de colores más vivos, las más tersas y las que tenían forma de corazón. También cogió muchas hojas de robles, algunas ramas de romero con sus flores y hasta un buen puñado de setas. Las últimas setas del otoño todavía por esta alameda. Y comentaba mientras recogía estos hongos:

- ¿Te acuerdas?

- Me acuerdo del día que asamos setas en la lumbre que hicimos entre los castaños. Hacía frío y ella casi tiritaba pero era feliz compartiendo con nosotros estos juegos y momentos.

         La tarde fue cayendo y los campos se iban llenando de luces pálidas, húmedas como la lluvia sobre la hierba y con olor a musgo viejo. En la parte alta del arroyuelo y se sentaron y pusieron la cesta sobre una roca. Desde aquí divisaban todo el barranco del río, la gruta por donde las cascada y el Belén del año pasado y el bosque de los robles. Dijo el Anciano:

- Si quiere te recito ahora algunos de los versos que antes me decías. La noche no tardará en llegar.

- Sí y no tengas prisa. Ya sabes que a mí me gusta la oscuridad de la noche, en tu compañía, por estos campos.    

Y el Anciano sacó de su mochila un pequeño cuaderno, pasó algunas hojas, encontró lo que buscaba, miró a la niña y comenzó a leer despacio:

Te regalamos la tarde

que lenta se va marchando

por el valle.  

El otoño te recuerda

por los campos que pisaste

y la lluvia y la niebla

que el invierno trae.

Te regalamos un beso

sincero y grande,

siempre fuiste buena,
te regalamos la tarde.

La simplicidad del primer millón

La simplicidad del primer millón
A lo largo de 46 capítulos, Aitor Zárate nos descubre lo alejado o cerca que estamos de conocer como funciona el mundo del dinero. Nos propone ganar nuestro "Primer Millón" y nos muestra tanto las claves para conseguirlo, como soluciones para no caer en las trampas que "El Sistema" pone en nuestro camino. La Simplicidad del [...] Ver libro

Autor: aitorzarate

   

¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar
Diario de una asexual
Diario de una asexual
A través de este relato intimista, la autora nos acerca al conocimiento de la asexualidad de la mano de Lucía.La protagonista nos [...] Ver libro
1 libro comprado
desde VALENCIA