bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. Rechazar Aceptar
Gastos de envío gratuitos
Buscar en Bubok

Foro para escritores de Bubok

Para participar en los foros de Bubok es imprescindible aceptar y seguir unas normas de conducta básicas. Puedes consultar estas normas aquí
X
civairott
Mensajes: 559
Fecha de ingreso: 10 de Diciembre de 2009

Ocurrencias Varias - El Libro

16 de Febrero de 2010 a las 22:32

Hola a todos,

Me estreno en Bubok con un libro que recoge una colección de post publicados en mi blog de relatos humorísticos llamado Ocurrencias Varias.

Nació en un momento de gran aburrimiento, pues estaba en paro en aquella época, y mi intención era forzarme a escribir y dar forma a todas esas ocurrencias que normalmente acababan en una servilleta de bar.

En el libro se podrán encontrar 47 relatos con distintas estructuras: relato corto, monólogo, diálogo, cuento, ensayo... pero siempre teniendo el humor como base fundamental.

He decidio convertirlo en libro porque creo que así se facilita la lectura. Ya sabemos como va el tema de internet, no siempre hay paciencia para leer textos que superen dos o tres páginas. 

El libro de Ocurrencias Varias está pensado para leerlo en esos cortos momentos del día que se puede usar para leer y entretenerse; por ejemplo, mientras se va en metro al trabajo, de copiloto en el coche, en el váter... cualquier momento en el que se quiera leer algo corto y entretenido. 

Si decidís haceros con el libro, podréis leer relatos como "El Retorno del Loro Pródigo", monólogos como "El monólogo de la Patata", diálogos como "Dos Náufragos", o mini ensayos como "Perdonen Que Hable de la Fe".

Mi referencia en el humor lo forman ese trío de ases que son Groucho Marx, Woody Allen y Luis Sánchez Polack, "Tip".

Bueno, no me extiendo más. Os pongo el enlace del libro en Bubok:

http://www.bubok.com/libros/169784/OCURRENCIAS-VARIAS--EL-LIBRO

¡Saludos y gracias!

                           Erty McManaman

mameri
Mensajes: 1.479
Fecha de ingreso: 30 de Octubre de 2009
  • CITAR
  • 17 de Febrero de 2010 a las 11:15
Te felicito, creo que has tenido una buena ocurrencia al dar a conocer en este espacio tu libro. Al leer la reseña del mismo, me entran ganas de leerlo. Procuraré echarle un vistazo. Te deseo mucha suerte en tu andadura literaria.

Joaquín
jpiqueras
Mensajes: 2.807
Fecha de ingreso: 9 de Julio de 2009
  • CITAR
  • 17 de Febrero de 2010 a las 15:59
Hola.
He visto el enlace a tu libro en bubok, y me temo que si Joaquín quiere echarle un vistazo va a tener que rascarse el bolsillo, pues el campo “Visualizar interior” atenuado demuestra que no permites una previsialización gratuita de parte alguna de tu libro. Yo te recomendaría que dejase previsualizar una pequeña parte. Un de tus relatos, que anime a leer el resto.
Algo más: ¿Te has planteado diseñar una portada personalizada? Ya sé que lo bueno de un libro está dentro, pero la portada también cuenta.
El precio de 5.00 euros para el pdf me parece que va a ser muy disuasorio. Pagar ese precio por un pdf lo harán muy pocos. Quizás me equivoque, pero lo que no sea un pdf gratuito o con un precio simbólico mínimo no resulta atractivo.
Y el precio de tu libro, con sus 164 páginas en 15x21, tal vez podría ser menor. De todas maneras en este punto no me atrevería a darte un consejo. Vendemos muy pocos libros (salvo honrosas excepciones entre las que no me cuento), y los pocos que se animan a comprarlos no suelen mirar unos euros arriba o abajo, sino la satisfacción en particular que esperan obtener de un libro determinado.
En cualquier caso suerte con tu libro de ocurrencias.

Josep
civairott
Mensajes: 559
Fecha de ingreso: 10 de Diciembre de 2009
  • CITAR
  • 17 de Febrero de 2010 a las 16:31

Gracias a los dos por escribir en este post. Soy un recién llegado a Bubok y aú estoy un poco perdido en ciertas cosas.

 Yo pensaba que la gente podia visualizar las páginas que permití. Cuando fui rellenando los campos, especifiqué tres páginas concretas y luego entré en el enlace del libro y conseguí verlas. Pensé que todos podrían verlo igualmente.  Veré cual es el fallo.

  Sobre la portada, es algo que lo pensé, pero como no tengo una idea muy definida... aparte, que como es un servicio que cuesta un dinero curioso, pues tengo que estar muy convencido del tipo de portada que le conviene.

 El precio del pdf lo bajé de 7 euros a 5. No estaba seguro de cuál suele ser el precio, pero bueno, no me importa bajarlo de nuevo.

 De todas formas, si alguien quiere leer alguno de los relatos, no tiene más que visitar mi blog "Ocurrencias Varias".

  Un saludo, y gracias de nuevo por escribir!

 

pelagio
Mensajes: 3.420
Fecha de ingreso: 5 de Mayo de 2009
  • CITAR
  • 17 de Febrero de 2010 a las 17:54
Ya te digo, yo puse el pdf de mi novela a diez céntimos esmirriaos y no vendí más que un ebook (bueno, lo compré yo para probar), juas, juas.
civairott
Mensajes: 559
Fecha de ingreso: 10 de Diciembre de 2009
  • CITAR
  • 4 de Mayo de 2010 a las 16:54

Hola... bueno, voy a hacer un poquito de promoción de mi libro aunque, al mismo tiempo, pido que nadie lo compre o se lo baje en pdf... Que no lo haga aún, ya que está en reparaciones.

La primera vez que participé en los concursos de relatos de Bubok, lo hice con aquel dedicado a los relatos de humor. presenté uno que se llamaba "Y EL DEMONIO SUBIÓ A LA TIERRA".

Pues, ese relato empezaba así: "Leyó Satanás en la prensa que meses antes Dios bajó a la tierra y fracasó en su experiencia". En realidad ese inicio era un guiño a un relato que escribí meses antes y que publiqué en mi blog y ahora en el libro recopilatorio, y ese relato se llama "Y BAJÓ DIOS".

Os lo dejo aquí publicado por si queréis leerlo. Aviso que los relatos del blog y el libro nada tienen que ver con los que presento al concurso, ya que tienen todos un tono humorístico.

Espero que os saque una risa, qué menos...

Y BAJÓ DIOS

Era un domingo cualquiera, un día soleado de esos que incitan al libertinaje campestre entre arbustos y olmos viejos, cuando Dios, desde su excelso campo de nubes, decidió bajar a la tierra a observar y aprender. Siglos ha que no bajaba a observar cómo le iba a su creación, así que tomó la imagen del Dios pintado por Miguel Ángel en la Capilla Sixtina, modernizando su vestimenta, eso sí, y decidió ser uno más entre los mortales, sin que una legión de ángeles trompeteros adornase sus andares y con una guía Trotamundos como único utensilio de supervivencia.

    Dios aterrizó en plena estepa extremeña, y de allí se fue a Nueva York. Dios es todopoderoso mientras se mantiene a cierta altura, pero cuando se sitúa a ras del suelo, se convierte en una especie de cateto a babor porque, quieras que no, no está en su elemento. Durante horas estuvo caminando por la Quinta Avenida y alrededores, hasta que descubrió que bajo suelo existía esa cosa llamada metro. Intentó acceder a la vía, pero se encontró con un impedimento: para acceder al mismo había que pagar el billete. Miró en los bolsillos de la chaqueta de cuero que llevaba, pero no halló Él ni un duro. Dios observó que un tipejo le quitaba la cartera a otro, así que pensó que quizás eso era lo habitual en estos casos. Le robó la cartera a una abuela que acababa de cobrar la pensión, y con ese dinero se compró un bono mensual. También le dio como para ir esa noche a ver un musical de Broadway, “Mary Poppins”. Al ver cómo la actriz, paraguas en mano, sobrevolaba sobre los espectadores sujeta a unos cables, pensó en alto: “Aficionados….”

    Aquella noche durmió en Central Park, escondido entre unos matorrales. Allí alternó con un par de vagabundos que le contaron su vida. Cuando él contó la suya, los mendigos pensaron que les estaba tomando el pelo y empezaron a perseguirle navaja en mano. Entonces se fue caminando al Puente de Brooklyn, y allí se cruzó con un hombre dispuesto a suicidarse lanzándose al río Hudson. Dios le preguntó por qué lo quería hacer, y Lenny (que así se llamaba el hombre) le dijo que porque quería ver a Dios. El Divino le siguió el rollo y le dijo: “Pero a ver, Lenny. ¿Y a ti quién te ha dicho que puedas ver a Dios? ¿Crees que el hecho de ir al cielo lleva incluida una cita con Él? ¡Si ya cuesta horrores conseguir una audiencia papal, imagínate una audiencia con Dios!” Lenny se echó a llorar y, para consolarle, le dijo: “Bueno Lenny, no llores. Mira, te diré la verdad. Ya estás viendo a Dios, soy yo”. Y entonces Lenny sacó una navaja y se puso a perseguir a Dios, porque pensaba que le estaba tomando el pelo.

    Dios se dio cuenta de que confesar a un hombre que él era Dios podía ser algo muy peligroso, sobre todo en Nueva York, así que dio uno de sus saltos de ser divino y aterrizó en el sur de España, en mitad de una pelea de gallos ilegal. Se puso a gritar como un descosido y acabó echando a todo el mundo de allí. De todos los seres creados por Él su favorito es el gallo, y no el hombre como se ha escrito siempre. Así que soltó a todas esas criaturas de sus jaulas y, mientras corrían despavoridas, Dios les gritó: “¡Corred, y amaos los unos a los otros como yo os he amado! ¡Pero procreaos con las gallinas!”

    A la semana de vivir en la Tierra, estaba convencido de que su experiencia abajo era un completo desastre. La humanidad había evolucionado mucho desde la época de los prehistóricos, y se dio cuenta de que quizás su creación se le había escapado de las manos. Pero claro, se dio cuenta de que esas aniquilaciones masivas bien descritas en la Biblia hoy en día son políticamente incorrectas, y no era cuestión, estando en época de impuestos, enturbiar la imagen de la Iglesia y reducir así el número de aportaciones en las declaraciones. Así que optó por tomar las de Villadiego, hacer un gran mutis por el foro y un si te he visto no me acuerdo. En cuanto se hizo de día volvió a su excelso campo de nubes, y nada más sentarse en su divino cetro, pensó en alto: “Hogar, dulce hogar. Cría cuervos, y te sacarán los ojos. Panda de malcriaos….”

juanjodt
juanjodt
Mensajes: 17
Fecha de ingreso: 22 de Febrero de 2009
  • CITAR
  • 4 de Mayo de 2010 a las 19:10
Muy buenoooo XD

Sí que me he reído un rato, sí...

Felicidades
civairott
Mensajes: 559
Fecha de ingreso: 10 de Diciembre de 2009
  • CITAR
  • 5 de Mayo de 2010 a las 12:05
Me alegro, Juanjodt!  Gracias por dedicar tu tiempo a leerlo!!
civairott
Mensajes: 559
Fecha de ingreso: 10 de Diciembre de 2009
  • CITAR
  • 8 de Julio de 2010 a las 13:05

Bueno, mi libro "Ocurrencias Varias - El Libro" ya ha recibido 60 descargas, las cuales son gratuitas. Sin embargo, ndie me ha dicho aún qué le ha parecido, lo cual no sé si es bueno o malo.

En cualquier caso, el que quiera tener el libro en condiciones  (ya que aquí no he conseguido que los capítulos empiecen donde deben hacerlo), que me escriba un privado.

Bueno, ahora os pongo aquí uno de los capítulos que más me gusta releer. Espero que guste al personal.

Vida Y Obra De San Gelstruncio

 

      De todos los santos habidos en la historia, el que mejores sensaciones me da es San Gelstruncio, uno de los santos más desconocidos de nuestra era, si no el que más. Gelstruncio, Gelstru para los amigos, nació hace 546 años. Por lo que nació en el año… (2009 – 546 = 1463)… en el año, digo, 1463. Gelstru nació en el seno de una familia mono parental; de madre desconocida, el bebé fue criado y alimentado por las gallinas de la granja familiar. Su padre trabajaba para el terrateniente de la comarca, con lo cual cada mañana dejaba al niño en el gallinero, y le recogía a eso de las 10 de la noche. Las gallinas le atendieron bien desde el principio, aceptándole como uno más de la manada. Sus primeras palabras de bebé fueron “quiquiriquí”, y no aceptaba más comida que los piensos de las gallinas. Su padre se dio cuenta de que era necesario apartarle del gallinero cuando el niño entró en depresión con cuatro años al comprobar que le era imposible poner huevos. Fue un trauma para él, pero en menos de seis meses ya había dejado de quiriquiquear por las mañanas, y en doce ya no le suponía un problema comer pollo asado cada domingo.

    Dentro de lo que cabe, Gelstruncio tuvo una infancia bastante desgraciada. Fue un niño enfermizo; en sus primeros diez años de vida contrajo un total de 52 enfermedades y patologías, incluida las hemorroides. El padre no tuvo más remedio que casarse con la única mujer soltera de la villa, para que así ella pudiese atender al niño mientras él trabajaba para el terrateniente. Pero aquella mujer murió pronto, ya que el pequeño Gelstru le contagió la rabia al morderle en una pierna. Como ella sufría de sífilis, la unión de las dos enfermedades acabó con ella en menos de 24 horas. El padre de la criatura sólo pudo entonces  pedirle al terrateniente que adoptara al niño, o al menos que le permitiese ser atendido en la casa de las criadas del palacio. Y así fue, Gelstru se mudó y pasó de no tener ninguna madre que le diese cariño a tener veinte madres potenciales. Todas las criadas se encapricharon con el chico, que por entonces tenía ya siete años. Las mujeres rivalizaban por acaparar su cariño, y los domingos tenían que sortearse quién iba a pasar la tarde con el pequeño. Cada una de ellas le leía un cuento cada noche, y el niño acababa con tal cacao mental que optó por ponerse a escondidas unos tapones en los oídos y así evitar escucharlas.

    Pero Gelstru, en su subconsciente, aún era una gallina, y de vez en cuando, al llegar la medianoche, el niño se escapaba de la casa y se iba al gallinero del palacio a interactuar con los de su especie. A pesar de esto, el crío sacaba muy buenas notas en el colegio. Fue el único niño en saber la respuesta a la pregunta de cuántos huevos hay en una docena y media de huevos. A pesar de ser el más listo de la clase, el niño supo adaptarse y se convirtió en el líder de los compañeros. Las nenas suspiraban por él, y los niños le veían como el  jefe de la manada. Gelstru salió rebelde, y protagonizó varios actos sindicales en su colegio, teniendo como mayor mérito la consecución de regaliz gratis para los escolares y un váter nuevo con su correspondiente bidet. El terrateniente, al darse cuenta de que aquel chico era tan inteligente como desestabilizador, decidió entonces alejarle del palacio y mandarle a la capital, para que iniciara sus estudios universitarios.

    Comenzaba así una nueva etapa en su vida. Con 14 años, Gelstru ya iba por tercero de Medicina y segundo de Empresariales. Era un hacha diseccionando a los muertos en las clases prácticas, y un día se dio cuenta de que si mezclaba el concepto “muerte” con “negocio”, le salía una idea a la postre muy rentable. Por eso Gelstru aparece como el padre de los tanatorios modernos, y no tardó en abrir uno, que incluía un casino y un teatro de variedades. Con 16 años Gelstruncio ya era inmensamente rico, hasta el punto de que compró las propiedades del terrateniente y convirtió a su padre en el nuevo terrateniente de la comarca. Pero lo que el joven Gelstru no sabía era que aquella decisión iba a cambiarle la vida para siempre. Su padre era un gran agricultor, pero no tenía ninguna capacidad para gobernar una comarca, así que poco  a poco aquel terreno fue degenerando por enteros. Su padre malgastaba los recursos del palacio, organizaba orgías vespertinas y ordenaba a las criadas a rellenar bañeras con la leche extraída de los pechos de madres vírgenes, pues pensaba que aquello le alargaría la vida. Entonces Gelstru mezcló el concepto de “locura” con “negocio” y creó las clínicas privadas de internamiento psiquiátrico. Ingresó a su padre en una de ellas y decidió tomar las riendas de todos sus negocios y de la comarca.

    Con veinte años, Gelstru era tan poderoso que no sabía qué hacer con tantos recursos, así que decidió delegar toda la dirección de su ente empresarial en una gallina de su confianza y él ingresó en un convento de monjes benedictinos. En menos de un mes sus negocios se fueron a pique, la gallina fue decapitada  y él cambió a los benedictinos por los monjes capuchinos, ya que no soportaba estar todo el día escuchando cánticos gregorianos. Gelstru entró de nuevo en depresión, y decidió hacer voto de castidad: nada de gallinas en al menos seis meses. Y con esta decisión empezó su camino hacia la santidad, pasando por la beatidad, claro.

    Tras estos meses de reflexión y onanismo, Gelstruncio decidió empezar de cero, pero esta vez teniendo como fin principal la recaudación de fondos para crear granjas-escuelas públicas. Gracias a esta iniciativa miles de críos pudieron educarse con dignidad, aprender matemáticas a la par que ordeñaban vacas. Para encontrar la estabilidad emocional que necesitaba, decidió casarse y tener hijos. Les dio una buena educación y el cariño que él nunca recibió de su padre siendo pequeño. Y fue llevando esta vida hasta que a los sesenta años se le fue la olla y decidió volver al gallinero. Durante diez años más hizo vida de gallina, así hasta que falleció víctima de la gripe aviar.

    A mediados del siglo XIX un historiador aburrido descubrió su vida y obras, y fue al Vaticano a reclamar la santidad de Gelstruncio. Y así fue, en menos de tres años, y tras aparecer dos casos de milagros atribuidos a él, el Papa de turno le hizo beato y en seis meses santo.

    Si desea que San Gelstruncio interfiera por usted o los suyos, no tiene más que poner una vela en cualquier gallinero y rezar tres avemarías.

 

La simplicidad del primer millón

La simplicidad del primer millón
A lo largo de 46 capítulos, Aitor Zárate nos descubre lo alejado o cerca que estamos de conocer como funciona el mundo del dinero. Nos propone ganar nuestro "Primer Millón" y nos muestra tanto las claves para conseguirlo, como soluciones para no caer en las trampas que "El Sistema" pone en nuestro camino. La Simplicidad del [...] Ver libro

Autor: aitorzarate

   

¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar