bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Foro para escritores de Bubok

Para participar en los foros de Bubok es imprescindible aceptar y seguir unas normas de conducta básicas. Puedes consultar estas normas aquí
X
carlosaribau
Mensajes: 2.104
Fecha de ingreso: 2 de Septiembre de 2009

XXX Concurso de usuarios: relato sobre el amor

28 de Marzo de 2010 a las 23:14
El ganador es Bizarro, que se lo ha encargado a la Teniente que a su vez me lo ha encargado a mí. Es lo que hay. El tema es el amor.

Vale cualquier relato de no más de 1.7OO palabras, que haga referencia al amor.

Y más datos:

Fecha límite de presentación: Jueves 8 de Abril
Hora límite de presentación: 22:00 hs.

*Se agradece leer las bases para participar y no molestar mucho al Mdc, aunque no es nuevo en esto y sabe tanto como parece, pero hará lo posible por resolver vuestros problemas.

¡Ala! ¡A escribir!

(y sí he vuelto a copiar el texto de Sarakey, je je)
bizarro
Mensajes: 5.103
Fecha de ingreso: 12 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 29 de Marzo de 2010 a las 13:15
Muchas gracias, Carlos. Ya he vuelto. Si os parece bien, cojo el bastón de mando y me encargo del asunto. Ya sabéis, a leeros las bases y, cuando alguien cuelgue un relato, que me envíe la autoría a mí; que para algo no participo.
concursoderelatos
Mensajes: 1.692
Fecha de ingreso: 28 de Enero de 2009
  • CITAR
  • 29 de Marzo de 2010 a las 13:34
LA NOVIA DE PERICO


Hola, me llamo Perico y soy un nio de ocho aos. Ya s que puede resultar extraa mi presencia entre estas lneas, pero como se trata de un relato onrico, en el que un nio de ocho aos cuenta su primera experiencia con el amor del mismo modo que lo hara un adulto, aqu estoy. Pasa algo?

Vivo en un pueblo pequeo de la sierra del Albarracn; todava no podra situarlo en el mapa, pero lo he ledo en un carteln que hay a la entrada del pueblo, al lado del mojn que seala el kilmetro 246 de la carretera que lleva a Teruel.
Durante la semana voy al colegio. Es un colegio pequeo, igual que el pueblo. Slo hay un aula; al fondo se sientan los chicos mayores y en las primeras filas los diminutos, como nos llama Doa Elisa.
Doa Elisa es nuestra maestra. Es ms maja!, nunca grita y siempre me acaricia el pelo cuando me equivoco. No, no es eso. Ya s que la mayora estaris pensado: la tpica historia del nio de ocho aos que se enamora de su maestra. Mec, mec!, error! Doa Elisa es vieja y est ms arrugada que una pasa, adems todo el mundo sabe que es la novia de Don Raimundo, el prroco del pueblo. Todos los das le lleva una olla con comida y se queda mucho rato en la sacrista. Mi madre dice que viven en pecado y que cuando el Sr. Obispo se enter se la va a cargar, que lo va a mandar a Guinea de misiones. Yo no s dnde est Guinea, pero tiene que estar muy lejos porque no sale en el mapa de Teruel.
La cosa es bastante ms complicada. Al principio yo no saba que estaba enamorado; es normal que semejante evento se le escape a un nio de ocho aos. Los primeros das pens que tena cagaleras; el domingo me haba comido dos platos de ensaladilla y ya se sabe. Tena cosquillas en el estomago y muchos retortijones, pero cuando iba al cuarto de bao y me sentaba no pasaba nada. Entonces descart las cagaleras; estaba claro que algo raro me estaba pasado. Sent miedo Y si me estaba muriendo? El abuelo Augusto la palm durante el verano; una tarde dijo que le dola la barriga y al otro da ya se haba muerto.
Aquella noche me acost pero no pude dormir; segua con las cosquillas en la boca del estmago y las ganas de hacer caca. Cont ovejitas, cerditos, soldaditos y muchas cosas ms; al final me qued dormido por puro aburrimiento.
Cuando son el despertador de mi madre a la maana siguiente ca en la cuenta. Hay estaba, apareci por sorpresa. Era ella.
Mi pueblo tiene calles estrechas; tan estrechas que cuando abres la ventana de tu cuarto, casi te puedes colar en el del vecino de enfrente. En este caso, en el de la vecina.
Se llamaba Carmen, y era la nia-mujer ms guapa que haba visto nunca. Cada maana, al abrir la ventana de su habitacin, esperaba unos minutos hasta que me yo me asomaba. Me saludaba con la mano y me deca “hola”. Pero no era un “hola” normal; yo no lo saba todava, pero era uno de sos “hola” que los mayores llaman, sensual.
Carmen ya no iba al colegio. Todas las maanas se sentaba en la parada de autobs y se marchaba al instituto del pueblo de al lado.
Una nia-mujer como Carmen se mereca un ratito extra delante del espejo. Me mojaba el pelo y tiraba de raya en medio, como los chicos de la tele. Despus coga el tarro de medio litro de Barn Dandy y me embadurnaba el jersey.
Al salir de casa tiraba de mi madre metindole prisa. Haba calculado que si sala antes que la manilla grande del reloj se pusiera en el palote con el nmero diez, poda pasar por delante de Carmen. Aoraba su sonrisa, sus dientes blancos manchados de chocolate –a sa hora siempre se estaba comiendo un phoskito –y las grandes protuberancias de su pecho, las cuales provocaban invariablemente que aumentaran mis ganas de hacer caca.
Yo ya haba visto protuberancias como aquellas; los chicos mayores tenan escondidas en el patio del colegio varias revistas “guarrillas” y algunos de los diminutos habamos descubierto el escondite. Cuando nos cazaron ojendolas nos corrieron a pedradas. Los chicos mayores son los amos del cotarro en el patio del colegio.

Tena que hacer algo. No poda soportar la idea de que el tiempo transcurriera en vano, dejando pasar los das de modo invariable. Amaba a Carmen; estaba decidido y no haba ms que hablar. Todo nio que se precie debe tener su prime amor, y el mo sera Carmen. Ahora slo quedaba el pequeo asunto de comunicrselo. Tena que elegir la mejor manera de hacerlo; tal vez una carta de amor, o mejor un poema. El caso es que todava no saba escribir demasiado bien, as que no quedaba ms remedio que buscar otra frmula.
Se lo dira en persona, buscara la forma de confesarle mi amor. Despus seramos felices, iramos al parque, yo jugara al ftbol con mis amigos mientras ella me aplauda a rabiar. Sera el nio ms popular de todo el pueblo.

Claro que no haba cado en la cuenta de que yo era un nio de ocho aos. Un mocoso que apenas le llegaba a la cintura a Carmen, que era toda una nia-mujer con grandes tetas –haba odo a los chicos mayores, que aquellas hermosas protuberancias se llamaban as –de modo que, de ninguna de las maneras, fui capaz de intuir que estaba a punto de hacer el mayor ridculo de mi vida.
l se llamaba Carlos. Era un niato larguirucho, con el pelo color paja y la cara llena de granos. Pero posea algo que era capaz de embelesar a cualquier nia-mujer del mundo. Tena una moto; era una moto roja con franjas blanca. La moto ms molona del mundo.
La maana que me decid a comunicarle a Carmen que era el amor de mi vida, me precipit sin remedio al abismo de la impotencia (evidentemente este comentario es fruto del ambiente onrico en el que se desarrolla el relato; el lector no debe de ninguna manera pensar que yo, un nio de ocho aos, sera capaz de unir conceptos de semejante complejidad). Convenc a mi madre para que me soltara la mano despus de cruzar por el paso de peatones. Entonces ech a correr; tena el tiempo justo para llegar a la parada de autobs, sentarme junto a Carmen y decirle que era mi novia. Despus mi madre llegara corriendo y me obligara a caminar junto a ella hasta el colegio.
Con todo el valor que fui capaz de reunir, emprend una veloz carrera. Tena la parada de autobs a la vista, a unos treinta metros. Ella estaba all, de pie junto a la marquesina; sin embargo algo iba mal, algo con lo que no haba contado y que variaba de modo definitivo mis planes. l estaba all, con su moto roja con franjas blancas. Carmen le sonrea mientras le haca carantoas y le pasaba los dedos por el pelo color paja. Me mare y fren mi carrera en seco. De repente las cosquillas haban desaparecido, ya no tena ganas de hacer caca; ahora senta un gran vaco en la boca del estmago, not como las piernas me temblaban un poco; al pasar junto a ellos no levant la cabeza. Carmen me salud, como cada maana.
-Hola, Perico. Y t madre?
-Ah viene. –Contest con los ojos fijos en las puntas de mis zapatillas de deporte.
Pas el da perdido en mis pensamientos; Doa Elisa me castig dos veces de cara a la pared por no contestar a sus preguntas. En el recreo no quise jugar al ftbol con mis amigos y cuando llegu a casa se sent en el sof y no dije nada en toda la tarde.

Todos los que ahora estis leyendo, valorando la posibilidad de darle algn puntillo a mi relato, sabis que en algn momento de vuestras vidas habis pasado por una situacin as, aunque probablemente ya lo hayis olvidado. Ah, antes que se me olvide! Recordad que se trata de la visin onrica de un nio de ocho aos.

concursoderelatos
Mensajes: 1.692
Fecha de ingreso: 28 de Enero de 2009
  • CITAR
  • 1 de Abril de 2010 a las 0:06

MIRADAS

Lo presentí cuando se cruzaron nuestras miradas e intercambiamos besos de cortesía que se disipan en el aire, el mismo día que aterricé en tu oficina, ese espacio diáfano y poblado por personas de buen rollo que me sugirieron que estaba en PleasantVille. Cuando me acostumbré a ver cómo salíais muy risueños, todos los mediodías, bien a comer en casa, bien a estirar los músculos en la piscina, para volver a las rutinas con fuerza suficiente y aguantar la tarde.

El segundo día estabas más impresionante incluso que el primero. Parecías tan satisfecha de poder cloquear en esa oficina, sin rival, apenas una joven becaria embarazada, tu ayudante.

Frente a ella, tu presencia, tu alegría, la esbeltez proporcionada por unos manolos de Blahnik, la luminosidad de los ébanos rasgados que destacan en tu cara y el perfilado profesional de tus labios, maquillados en tonos ocres, atenuando de sensualidad el conjunto sin llegar a apagarlo.

Y entonces comenzamos a hablar. Y me preguntabas con verdadero interés y lo agradecía. Al inicio procurando resolver las cosas del colaborador que anda despistado respecto de los usos y costumbres, del organigrama, del quién es quién en la oficina

La amabilidad dio paso a otro tipo de conversaciones, interrumpidas ora por una llamada, ora por la llegada de alguno de tus admiradores. En cualquier caso continuaban produciéndose, como retazos de una composición que da lugar, en la mente de la artesana que la ensambla, a un efectivo patchwork. Esas frases cortadas, esas intimidades contadas entre la redacción de una respuesta a un email y el cálculo de los gastos de representación, tejieron la red o el vínculo, podés llamarlo como querás: la cadenita que inextricable y flexible a un tiempo, nos enlazaba.

Tú interés por saber iba cada vez a más, una curiosidad algo excesiva, inusual entre compañeros, donde las cuestiones apenas tocan la superficie del interés, porque tampoco necesitamos saber de los demás, tan solo estar informados.

Hasta acabar por preguntar sin cortapisa por mis relaciones personales, disparando contra mi fidelidad para con la pareja, buscando conocer sobre mis posibles deslices y cómo los había “gestionado”; me sentía como ante el proctólogo, al que siempre asusta visitar. Si bien, a diferencia de esas consultas, las tuyas parecían salir directamente del interés personal.

Tenía dos sensaciones encontradas: una de ellas me indicaba que solo querías ser amable, enterarte de cosas porque sentías curiosidad por saber qué me había llevado a aceptar un trabajo tan mal pagado. La otra, reforzada por algunas referencias a tu vida personal y a tus deseos de hacer cosas distintas me decía que, de algún modo, estabas convirtiéndome en una de tus fantasías, cualesquiera que fuesen las otras.

Así que una mañana formaste parte de las mías, durante las abluciones. Nos imaginé en un hotel cercano a la playa, con el ventanal sobre el mar y tu cuerpo contra las sábanas azules. Y me gustó, claro. Te pido disculpas por la utilización; aunque me ha ayudado mucho a sobrellevar las presiones telúricas que impone la madre naturaleza.

Recuerdo con intensidad un día en el que tu voz sobresalió de entre las tiznas de la agotadora jornada:

—Voy a ver al notario. Si me esperas te llevo a la ciudad.

Y el día se transformó y la negritud de la parsimonia dio paso a un refrescante momentum. Me sentía como un crío al que la impresionante mamá de otro decide acercar a casa porque está lloviendo y no hay quien le lleve. Luego pensé que era un pensamiento bastante pobre. Que la realidad era más potente que ese mal elaborado sketch. Habías compartido secretos conmigo que pocas personas conocían en PleasantVille: tu paso por la cárcel, tu convivencia con una persona tan distinta, tu reciente orfandad, las pesadumbres de tu hermana, tu riqueza económica. Todo ello era una ofrenda. Toma lo que te den y agradécelo. Ese es el concepto esencial.

Días después quisiste, María, que quedáramos. Fui incapaz de robarte un beso y acabé la velada solicitándote que no me sacaras por obligación.

Ya no hubo más. Nunca vez sería nada. Jamás ocurriría.

Ahora que regreso a casa, sentado en contra de la marcha del tren, como sucede casi siempre que viajo solo, necesito pensar que todo podía haber sido distinto.

Me duermo al poco de salir de la estación y sueño.

Mientras vamos caminando entre las imágenes de contenido pagano, infamia dentro de un recinto católico, hablas sin parar y mencionas el parecido que les encuentras con las gárgolas del New College de Oxford y lo buenas que estaban las aceitunas griegas que compraste en un mercado y al observar un Cristo comentas algo del gran parecido que se da con un Pantocrátor y yo te oigo y me programo y veo la columna y tomo tu mano y te llevo detrás y me apoyo y te rodeo con suavidad, apenas cierro el cinturón de mis brazos en tu envés y te digo que quiero tener la certeza —qué palabra más estúpida— de que me gustas y de que somos compatibles —una transfusión, ¿es eso lo que te estoy pidiendo? Dios; va de mal en peor—y tú no te retiras y estás expectante; añado que me gusta perderme en los ojos oscuros que te iluminan y que esos labios me llaman mucho y que voy a hacerlos míos durante un instante y que la compatibilidad —¡Qué pesadez, con el genoma, chaval! —

Y entonces sucede: adelantas tu cadera pegándola a la mía, buscando confirmaciones, asegurando la posición y te pegas a mi pecho y sujetas mi mano y me muerdes un labio y después te aceleras y decides apropiarte de los dos y los rodeas con los tuyos y apenas me roza tu lengua y yo no entreabro los míos aún y vuelves a presionar con tu cadera y se oyen pasos y te separas y me pongo las gafas y deseo colocarme “eso” en mejor posición. Vemos sin ver, porque hay una tormenta en nuestras cabezas, al menos en la mía. Salimos, nos separamos un poco y sugieres que vayamos a ver no se qué, no lo recuerdo ahora.

Me encuentro en un recodo sin salida, te das la vuelta, te acercas y sé que los dos queremos algo más de cáliz, de libar, saciar el interrogante, adular al otro con nuestro arte, tan duramente aprendido en diversas escuelas.

Y mientras nos descubrimos consigo pronunciar un piropo sobre los deseos que tengo de conocer tu orquídea, que me imagino hermosamente protegida por sus hermanos mayores, correctamente depilados, a buen seguro, tratándose de ti, con su botón del deseo y sin dejar de escucharme tomas una de mis manos y la acercas a la cremallera y me los presentas, sugiriendo al tiempo, «tenemos que irnos», mientras apenas descubro tus inglés y el deseo que se recoge entre ellas.

Y entonces me despierta el revisor y mientras le entrego el billete de tren y le hago un comentario sobre la incomodidad, pienso en enviarte una carta y contarte mis sentimientos y anhelos. Pero tú, que ya los conoces, no me responderás.

concursoderelatos
Mensajes: 1.692
Fecha de ingreso: 28 de Enero de 2009
  • CITAR
  • 1 de Abril de 2010 a las 21:08

EL VERDADERO AMOR

Cuando se conocieron, a ella le bastaron dos segundos para saber que se parecía un montón a la tía que asomaba en la cabeza de él cada vez que se hacía una paja. Conocía esa mirada; la había visto en más ocasiones.

Él, que se parecía a todo el mundo y a nadie en especial, pensó que había encontrado a la mujer de sus sueños, que aquello era amor a primera vista.

Por lo general, a ella le disgustaba tener ese parecido físico con las muchachas de las fantasías sexuales de algunos tipos. Solía ser un problema, pues los hombres gastaban gran cantidad de energía tratando de desplegar todos sus encantos sin obtener ningún resultado, por lo que al final, normalmente, acababan aliviando su frustración distinguiéndola como calientapollas. Además, en esta ocasión, tendría que compartir ocho horas de cada día laborable con él, por lo que al problema de su imagen pública se le unía la necesidad que su economía tenía de conservar aquel trabajo
.
Se imponía, pues, una elaborada estrategia para conseguir un repliegue total del movimiento insurgente que el Frente de Liberación de Feromonas había comenzado en aquel cuerpo masculino.
Él se dijo que, por suerte, aquella chica iba a estar mucho tiempo a su lado por lo que podría, poco a poco, cautivarla y enamorarla. Después de todo era un buen tío, nada desagradable a la vista, con buen carácter y un gran sentido del humor. Si conseguía hacerla reír la mitad del camino ya estaba andado.

Ella acudía al trabajo vestida de la forma más sobria y menos atractiva que su cargo, de cara al público, le permitía. Procuraba hablar con él únicamente de temas profesionales y sólo en casos de extrema necesidad. Él, se complacía en mirarla e imaginar que se había arreglado con sus mejores galas para causarle una buena impresión, al tiempo que se sonreía cada vez que ella le hacía cualquier pregunta, haciéndose la tonta, sobre temas de trabajo para así intentar entablar una conversación.

Ella, le reía las gracias por educación. Él, se convencía más y más cada día de que ella estaba cada vez más cerca.

Y quiso el tiempo, el roce diario, y las buenas maneras de él, que ella, finalmente, ignorara su extraordinario parecido físico con la señorita de las imaginaciones de su compañero y que él consiguiera un “sí” en una de sus invitaciones para tomar una copa después del trabajo.
Las salidas se hicieron cada vez más frecuentes y algo extraño comenzó a sucederle a ella. Comprobó que le gustaba estar con él, que le recordaba cuando no estaba a su lado, que ya no reía por educación, que él comenzaba a parecerse, en ocasiones, al guapo galán que en sus sueños infantiles la salvaba del dragón y la malvada bruja, que sentía cosquillas en la boca del estómago. En resumen, que el Frente de Liberación de Feromonas de su cuerpo femenino se había puesto en marcha en pos de una incipiente revolución.

Y fue así como comenzaron una vida juntos. Él, dichoso porque no existía otra mujer en el mundo mejor que la suya y ella, llena de miedos porque no sabía si estaba siguiendo un instinto o saboreando el verdadero amor; el amor de las novelas, el de las películas, el de entrega completa, el de pasión, el que va más allá de la muerte. El amor de cuya existencia dudaba.

Durante mucho tiempo se sintió mezquina, pues creía que en su relación era él quien aportaba la mayor parte. Él era el romántico, el que la sorprendía con flores, el que le hablaba de amor, el que se recreaba imaginando una vejez tranquila reposando a su lado, el que crecía hasta lo inimaginable cada vez que le decía que la quería. Ella tan sólo se dejaba querer y vivía a su lado satisfecha mostrándole cariño y haciendo realidad sus masculinas fantasías.

Ese sentimiento de mezquindad desapareció una noche cuando, sin venir a cuento, él tomó su mano y le dijo que era el hombre más feliz del mundo. Ella pensó que, si él era feliz, todo estaba bien.

Y pasaron los años y el Frente de Liberación de Feromonas de ambos se convirtió en un reducido foco insurrecto de escasas aunque intensas actividades. Y él comenzó a mostrar un afecto sosegado y ella llegó a la certeza de que el guapo galán que la rescataba de los peligros del dragón no era otro sino él.

Cuando les presentaron a aquella chica, a ella le bastaron dos segundos para saber que se parecía un montón a la tía que asomaba en la cabeza de su marido cada vez que hacían el amor. Conocía esa mirada; la había visto en más ocasiones hacía mucho tiempo.
Se dio cuenta, entonces, de que ella ya no se parecía a nadie y mucho menos a las muchachas que suelen aparecer en las fantasías. Se preguntó cuánto tiempo llevaría su marido mirando así a otras mujeres, cuántas veces habría desplegado sus encantos y cuántas habría conseguido un “sí” a una invitación.

Se sintió desgraciada, humillada, traicionada… Pero él era feliz. Y ella pensó que, si él era feliz, todo estaba bien.

concursoderelatos
Mensajes: 1.692
Fecha de ingreso: 28 de Enero de 2009
  • CITAR
  • 4 de Abril de 2010 a las 19:59

INCLUSO EL FUTURO

A él le han leído en numerosas oportunidades el destino, no supo ni quiso parar cuando su porvenir empezó a hacerse visible; pero tranquilos, porque estas letras nohablarán ahora de las repetitivas líneas de las manos, o de las cartas del tarot, o de las distintas posiciones de los planetas. Nunca le han aventurado desgracias o parabienes de cualquiera de estas maneras estandarizadas. Además ni siquiera lo pidió la primera vez. A él le profetizó un sol y una luna una mujer delgada y con cara de serpiente inmediatamente después de que le devolviese la manzana que ella le había ofrecido invitándole a dar un mordisco. Aquella mujer se valía de las marcas tatuadas por los dientes en la carne de la fruta. Un segundo más tarde, quedó atrapado, empezó a no saber caminar sin preguntar adónde se dirigía. Y a partir de ese condenado día todo se resume en la constante persecución de su futuro, ocupación horrenda, pensarán, y con razón, mas fue un hecho que sucedió sin ningún motivo aparente: por simple placer, por simple tortura.


Los países son colosos bajo sus pies cuando aterriza o arriba o, sin más, llega. En cuanto es capaz de comprobar que sigue vivo, suele ponerse a beber, preferiblemente cerveza. Y luego habla y ríe, o llora si le da por ahí... Y tras beber y hablar y reír, o llorar si le da por ahí, ha de comunicar su mensaje, gritar al cielo —nunca a un humano— el por qué se encuentra gritando al cielo. Y obtendrá respuestas, aunque no inmediatas. Él desprecia al tiempo porque el tiempo nos desprecia a todos.


Una mañana marengo, o quizá sea cerúlea, o quizá cárdena. Una maldita mañana se despierta y paseando se topa con un pintor que se devana los sesos con las formas marinas; se arranca manojos de cabellos y los convierte en las cerdas de sus pinceles. Y entonces él le regala su larga melena que corta con unas tijeras oxidadas. En plena euforia ese pintor le ofrece: "Cualquier cosa, pídeme cualquier cosa, por favor." y entonces, totalmente anonadado, él musita que persigue la pista al destino que no desemboca... La tarde ya brilla de topacio, o quizá es plomiza como una llanta de rueda sucia, o quizá el verde tropical tamiza todos los rincones que se consiguen intuir al alzar la vista e imaginar.
Esa misma tarde ese mismo pintor le relata minuciosamente una técnica infalible para agarrar por un instante a esa vaporosa ausencia que nos precede y determina. En su estudio le embadurna con la apestosa tinta de un calamar gigante. Después le hace beber un brebaje color canela, muy amargo; el relieve de sus dedos quedan grabados sobre la superficie transparente del vaso. "¡Ahora! —le espeta violentamente el nuevo mago, señalándole un vasto lienzo inmaculado clavado en una pared—. No dudes. Goza penetrando en el cuadro y recuerda que no hay tiempo, nunca hay tiempo." Y entonces él se lanza ciegamente y rebota y resbala y se golpea y se quiere desprender de su sombra y el fuego crece dentro de su estómago. Se derrumba. Al abrir los ojos la sonrisa del pintor le recibe. Dos jornadas dormido, un hueco en el estómago capaz de derretir escarcha. Cientos de hormigas deslizan por su piel sus antenas. El pintor pinta, el pintor danza, el pintor hace magia con los pinceles y sus cabellos. "Amigo, tu futuro es luz, simplemente luz." Entonces él ha de sentirse reconfortado, abrazar al brujo y escapar de aquel estudio al galope.


¿Cuántos insomnios de invierno mientras afuera llueve, hace frío y todo es gris, han gastado obligando a sus alientos tibios a chocar contra el vidrio de las ventanas cerradas? ¿Cuántos? Pero no respondan sino piensen: ¿Qué será más importante la figura que se forma o la forma que se disipa? Y exactamente esa pregunta fue la que él copió diez mil veces en cien folios blancos. "Lo trascendente siempre se desvanece dejando rastro." ¿Y las huellas, cómo las atrapamos, cómo las analizamos? "Intúyelas. Respira la fragancia e intúyelas." ¿Y qué puerta se ha abierto, qué peldaño me aguarda? "Ninguna, ninguno. Sin embargo no te aflijas, con el silencio, con la nada, aprenderás a escuchar."


Un rostro colmado de besos, exactamente eso, le exigía ahora un hombre mudo e inexpresivo como un agujero sin fondo, como una silueta sin deslindes, como un enorme libro con millones de páginas vacías. Conducía su descapotable y una canción tremenda hablaba del silencio. Despreció a la meretriz que raptó, rompió en trece pedazos la fotografía repleta de mejillas de colores, quemó el dinero cuando se lo mostró en dos fajos arrugados por la presión de sus puños. Únicamente cuando manó sangre de su cabeza, pues se dedicó a estrellarla concienzudamente contra el salpicadero de caoba, exclamó el hombre balanceando sus ojos claros: "¿Por qué no besas esa sangre? ¿Por qué continuas buscando la muerte?"


En la enésima frontera le cachean, en la enésima frontera se extrañan de no verle arrastrando grandes maletas, en la enésima frontera asegura plenamente convincente: "Nada más alejado de mi ánimo que el causar problemas." De esta manera se desliza entre una auténtica legión de personas que conocen al detalle hacia dónde van. Escapan de las bocas del metro como flechas anfetamínicas. Peinan las calles sin descanso cada mañana. Y en la urbe trabaja para no morir devorado, e inevitablemente gana montañas de billetes de banco que regala al río moribundo del juego cada plenilunio. Mas siempre acontece que una madrugada las nubes son tan densas que la luna llena no existe en su mirada y armado con un bate de béisbol destroza cada elemento de cristal que le rodea en una de sus tiendas. Y así con todas las cristalerías de la metrópolis, no permitirá que ninguna se salve, pagará por cada rincón cristalino que exista y con su bate de béisbol romperá los infinitos reflejos con los que nos engaña la realidad. La aurora le sorprenderá ante una copa rota, su savia le susurra con voz de sibila: "El amor. Pregúntale al amor."


¿Y dónde reside el amor? ¿Cómo va él a conseguir pedirle consejo y guía al amor si ni siquiera sabe hacia qué estrella aullar?
El pozo en el que se sumerge entonces es tan profundo que siempre puede caer otro kilómetro más; las paredes de su prisión manejan tantos cuchillos que se corta la piel en cada sueño, la sangre es tan dulce al despertar como la bilis vomitada. Los paseos no le conducen ya a ningún sitio. Asiente ante la brisa que juega con su pelo lacio en los puentes. Duerme en las vías del tren. Hasta que por fin halla el camino de sus ojos, y entonces cobran sentido los miles de kilómetros recorridos, entonces tienen un por qué cada uno de los segundos en que estuvo separadodel amor. Su boca de azúcar le silba que ya toda aquella hiel desapareció. Él se acurruca dentro de su calor único, de cada eterno instante entre sus brazos.
¿Le comprenden si escribo que dibujó su alegría en el aire petrificado? Y en el reverso del agua. Y en el canto de las hojas de los periódicos. Nacieron el sol y la luna, siempre de parto natural. Vivían. Hasta que volaron hacia el horizonte y se fundieron con la franja arrebolada del mar ladrón. Aquel avión jamás debió despegar. Su amor jamás debió aterrizar. Al expirar tragadas por el atardecer explotó un haz de diminutas agujas en sus tripas. Le devoró la oscuridad. ¿Le comprenden si escribo que por fin supo que jamás morirá?


Porque ya estaba muerto.


Recorre al alba, siempre al alba, la misma azotea del mismo edificio de la misma ciudad; junta los tobillos sobre la cornisa llena de excrementos de paloma. Se arrodilla y abre los brazos. Contemplando el cielo se deja caer sin miedo: no tiene más que permitir al asfalto borrar el pasado, el presente e incluso el futuro.

concursoderelatos
Mensajes: 1.692
Fecha de ingreso: 28 de Enero de 2009
  • CITAR
  • 5 de Abril de 2010 a las 0:30

VICENTE



Subió el cuello de su chaqueta y se frotó las manos antes de meterlas en los bolsillos, hacía bastante frío y estaba lloviendo. Res caminaba deprisa, no se veía a nadie y casi todos los bares habían cerrado hacía bastante rato. Los adoquines brillaban reflejando las luces de las farolas, reinaba un extraño silencio roto sólo por sus pasos ligeros. Estaba nervioso y cansado, había tenido un día de bastante trabajo y ya era muy tarde. A veces deseaba acabar con todo aquello, sentía que le podía la responsabilidad.


La verdad es que sabía a donde ir para encontrarle. A esa hora tenía pocas opciones, solo dos o tres bares de la zona permanecían abiertos tan tarde. Echó una ojeada en el Trópico. A través del sucio ventanal, un hombre, con los codos apoyados en el mostrador charlaba con Berto, que lo escuchaba con gesto cansado. Pero él no estaba allí. Siguió recorriendo el camino como tantas otras veces. En el Regional lo vio, sentado en una silla y con la cabeza recostada entre los brazos, sobre la mesa.

- Buenas noches Nina – saludó a la mujer que le hacía señas mostrándole a su padre – Aquí estoy otra vez. No sé que voy a hacer con él. Cada día va a peor y no sé ya como convencerle de que se está matando poco a poco.

- Bueno Res, haces lo que puedes y ya es mayorcito. Llevas toda la vida preocupándote por él, nadie podría reprocharte nada. Probablemente quiere vivir de esa manera ahora.

- Ya, pero cualquier día tendremos un disgusto serio, ya sabes que hace poco que ha vuelto del hospital. Parece mentira que haya olvidado tan pronto lo mal que lo ha pasado.

- Deja de atormentarte Res y llévatelo. A no ser que quieras tomar algo antes.

- No, gracias Nina, nos vamos ahora mismo. Estoy deseando llegar a casa.

Se acercó al hombre y le tocó en el brazo suavemente.

- Vamos, padre, hay que cenar, tenemos que irnos.

- No be thoquess – le dijo su padre, con voz estropajosa, cuando trató de levantarlo – Dame otra cgopa Nina, ya no thengo dinero, bañana the pago.

- Vete a casa Vicente, acompaña a tu hijo y ya tomarás tu copa mañana. Yo voy a cerrar ya, que es muy tarde.

Le costó levantarlo, luego pasó su brazo por encima de su hombro y tomándole de la cintura comenzaron a andar. Todo el camino fue un rosario de protestas y juramentos. Cuando por fin llegaron, cayó en la cama de golpe, él le subió las piernas, lo descalzó y lo tapó con las mantas. A los dos minutos roncaba estrepitosamente.

Había hecho esto desde que podía recordarlo. Siendo un jovencito, su madre salía y él la acompañaba y volvían contentos de haberlo encontrado a salvo. Por aquel tiempo esto sucedía de vez en cuando, casi siempre cuando estaba sin trabajo. Cuando trabajaba regresaba y no volvía a salir de casa. Recordaba a su padre como un hombre cariñoso y sencillo. Cuando era niño jugaban juntos y le llevaba a dar paseos por las afueras o le hacía juguetes con maderitas que montaba y pegaba y le contaba extrañas historias de obreros que iban a la fábrica y salían a la huelga y les venían a desalojar; cosas que él entonces no entendía bien. Ahora, desde hacía mucho tiempo, su padre permanecía callado y taciturno y ya no hablaba de nada que fuera coherente, solo divagaba entrecortadamente o callaba.


Recordaba las fotografías con sus compañeros de huelga en los periódicos, los gritos de protesta en las manifestaciones porque cerraban la fábrica y los dejaban en la calle, los discursos de los patrones en la tele, que su madre escuchaba con ansiedad y las cargas de la policía. Y también que su padre desapareció de casa durante unos días y que al volver no parecía el mismo.

Lo miraba profundamente dormido, con los signos de la edad y de quien abusa de la bebida en la cara y algo se derretía en su interior y despertaba en él la necesidad de proteger y cuidar a aquel hombre. Sabía que había sido valiente, que solo se había dejado vencer definitivamente en el momento en que había muerto su madre. No habían podido con él todas las demás dificultades, ni siquiera todas las luchas obreras de su tiempo. Aquel hombre taciturno y triste, se transformaba en otro cuando hablaba con su esposa. De vez en cuando salía una tarde y no volvía a cenar, entonces ya sabían que había que salir a buscarle para encontrarle tirado en cualquier esquina o en alguno de los bares del barrio. Jamás le oyó a su madre ni una sola palabra de reproche, ni una queja. Ella lo ayudaba con tanta ternura que Res, que era aún bastante joven para entenderlo, a veces se enfadaba con ella por pensar que no le reñía lo suficiente.

Su madre había muerto y aquello fue el fin para su padre; desde ese día Res vivía para trabajar y cuidar de aquel hombre acabado y triste. Miró a través de los cristales cómo caía la lluvia en la calle vacía y oscura y luego miró a su padre, profundamente dormido y volvió a apoderarse de él aquel sentimiento de ternura y responsabilidad enormes.

concursoderelatos
Mensajes: 1.692
Fecha de ingreso: 28 de Enero de 2009
  • CITAR
  • 5 de Abril de 2010 a las 1:13

DOLORES

-Atrévete con esto -recuerdo que me dijo Dolores pasándose la mano por la pelvis, barriendo con el gesto toda la porquería del mundo. Y después ya sólo quedaban sus caderas.

-Sácame de este antro -me dijo, y yo le quise aclarar que no tenía coche, que de hecho ya ni sabría conducir a las alturas de la noche que las copas me habían hecho alcanzar.

-No te preocupes, cielito, yo tengo un auto -dijo, y me llevó escaleras arriba hacia la calle cogido del brazo-Me llamo Ray –dije yo.

-Yo Dolores -contestó, y me preguntó qué tipo de nombre era Ray. Le dije que venía de Rayuelo, pero que ese nombre me lo había puesto mi madre y que como mi madre ya no existía yo prefería Ray. Le pregunté si la podría llamar Dol como si fuera una muñeca y me dijo que no.

-Qué tal Lola -le dije.

-Dolores, cielito -murmuró abriéndome la puerta de su coche. Me metí dentro sintiéndome muy bien tratado, como las putas cuando se las trata bien. A mitad de camino le pregunté si debería pagarla y se ofendió tanto que después de aquello no le volví a preguntar nada, ni aquella noche ni después. Ni siquiera le pregunté qué podría yo hacer solo en el desierto con una garrafa de agua y un paquete de cigarros cuando ella me echó del coche.

La poca información que necesito la llevaba Dolores consigo, en su coche, en su vientre, y no cabe en un papel. Hicimos el amor algunas de las noches; muchas otras nos limitábamos a follar. Cuando daban las diez ella salía a trabajar y yo me sentaba a escribir mi tesis doctoral. Trataba sobre el amor y el dolor, que suelen ir a todas las fiestas cada uno por su cuenta y siempre salen de la mano. Dolores volvía usada y fría con una garrafa de Adobe Guadalupe cerca del amanecer, bebía conmigo en silencio mientras yo leía lo que había escrito. Después hacía bolas con el papel y se tragaba los versos más amargos, empujándolos con el vino. A su lado no podía escribir casi nada, sólo versos sucios alimentados por su ausencia en las horas de la noche, cargados con las gotas de sangre que ella dejaba en los azulejos del cuarto de baño.

-Vas a matar al pequeño –le decía mientras se tragaba mis poemas.

-Si no está muerto ya de que me chinguen a la brava –contestaba ella. –Así será un muertecito bien leído.

Una noche la fui detrás: cambié pluma por pistola. En esta tierra puedes comprar de todo -menos a Dolores, que sólo es de alquiler-. Era martes noche y le tocaba pasar por la piedra de Don Carlos Zubiria, el dueño del antro, y del hijo. El hijo muerto y leído, el hijo que nunca pasaría de ser un croquis. Al padre, bravo hijo de la reputísima, le quité el don y en su lugar le puse una insignia de plomo entre las cejas. Fue la segunda noche en que Dolores me sacó a la greña de allí, metiéndome en su coche.

-Menudo pendejo estás hecho –dijo colocándose el escote con una mano. Con la otra conducía. El cigarro lo sujetaba con los labios. –Espero que no me hayan visto nunca contigo, porque me resumirían en pedacitos.

-¿A dónde vamos? –acerté a decir yo. No podía dejar de reír al recordar la cara de Zubiria justo antes de perderla.

-Al desierto. Te dejaré cerca de la frontera, cielito. Tú no vuelves a México, ¿sí?

Ya amanecía. Saqué la pistola de la cazadora y se la guardé en la guantera. Le hubiera regalado flores, pero qué poca madre, estábamos en el desierto. La despedí con una pistola en la guantera y toda la furia de mis versos que ahora se descomponía en su interior, junto a su no-hijo.

-Si caminas recto llegas a California –me dijo frenando el coche. Me pidió que saliese. –Hay una garrafa de agua en el maletero. Coge mis cigarros y escribe tu maldita tesis.

Hice lo que me dijo. Yo no era más que un crío obedeciendo a su mamacita. Le cogí los cigarros, bajé y saqué la garrafa del maletero.

-No hay lugar en este mundo para hombres como tú –me dijo por la ventanilla. No me dijo te quiero, ni que me echaría de menos. Me dijo que yo no era para ella ni ella para mí.

Metió primera y desapareció, y en aquel momento me di cuenta de la importancia de llamarla Dolores. Si la hubiera estado llamando Lola no me hubiera sentido tan vacío cuando vi el culo de su coche alejándose por la carretera.

concursoderelatos
Mensajes: 1.692
Fecha de ingreso: 28 de Enero de 2009
  • CITAR
  • 5 de Abril de 2010 a las 17:12

BUM BUM


Bum bum… Imaginad que elimináramos todo ese ruido que emite la ciudad cuando pasa por esta calle céntrica y se detiene en el número 23. Bum bum… esto es lo que escucharíamos. Si nos detuviésemos justo delante y nos diese por alzar la vista, veríamos quizás el edificio más grisáceo a 500 metros a la redonda. Tan sólo tres plantas, con dos viviendas en cada una. Grandes ventanales, sin terrazas, sin ascensor. Seis núcleos familiares dejando su vida ahí dentro… cinco, pues en el 3º A no vive nadie desde que aquel militar retirado se encontró con la muerte justo aquella semana que su hijo no le visitó. El agrio olor de la muerte llamó a las puertas colindantes anunciando su eterno descanso.


Bum bum… corazones que laten con mayor o menor intensidad. Rosario, la viuda de negro de piel no blanca… blanquísima. Dedica dos horas al día a no ver la televisión, dos a no pensar, una a no comer, ocho a no dormir y nueve a no vivir. Las dos horas restantes las pasa no mirando… introduciéndose en la foto de su marido Leonel. Su corazón late pausado, por un puro y lógico y funcional mecanismo.


Un fuerte estruendo sacude la evasión de Rosario. No es casual; tres, cuatro… cinco veces al día alguien de la familia del piso superior arroja un objeto al suelo, como si fuese parte de un juego o un ritual. Imanol se enamoró de Paz porque cuando ella reía, las comisuras de sus labios cobraban vida; se ladeaban hacia arriba, creando en el rostro de Paz la imagen de la felicidad, la cara de alguien con quien se quiere vivir y morir. Mucho poder en tan poco espacio carnal. La boda fue alegre; su primer año de casados, emotivo; sus partos, dolorosos; y su convivencia… un caos; eso sí, un dulce y encantador caos. Cinco corazones latiendo en el 2ª A de aquel mohíno y céntrico edificio. Si el ruido se evadiera, escucharíamos una sinfonía de latidos efervescentes. La vida decidió quedarse entre esas paredes, y la vida es chillona y molesta a veces, aunque… no es necesario tirar tres, cuatro… cinco objetos al suelo cada día.


Bum bum, bum bum… El corazón no late en el 3º B… explosiona cada noche sobre el grueso colchón regalo de la madre de ella; en pro de su descanso nocturno (ilusa la señora), y no para fomentar la lujuria de dos asturianos entusiasmados con su nueva vida en Madrid. Ricky y Mari enrojecen cada mañana cuando se cruzan en las escaleras con sus vecinos… “¿Habremos hecho demasiado ruido anoche? Es que tus jadeos suenan como máquinas tragaperras en plena eyaculación monedil”. El amor apasionado que les rodea habita en sus vidas desde hace dos años, y todo parece que está dispuesto a no abandonarles, porque Ricky y Mari son dos seres excepcionales, y el Amor lo sabe, y no quiere alejarse de ellos.


Bum bum… son las 12 de la noche, y en las escaleras, Toni y Edgar mantienen una inocente conversación de adolescentes entusiasmados con los orgasmos. El primero, primogénito de Imanol y Paz, mantiene un liderazgo sobre su amigo desde que descubrió y difundió la existencia de esa cosa llamada clítoris. Edgar, alucinado con su amigo conquistador, le pregunta detalles sobre su último encuentro sexual. “¿Pero qué hicisteis?”, le pregunta con insistencia. “De todo… mamadas, felaciones, sexo oral…”. Y su amigo le elevó como diez centímetros del suelo con la mirada, como si aquella proeza estuviese tan lejos de él como la luna del sol.


La noche del jueves llora María como todas desde que llegó al mundo. Tiene seis meses de vida, y su madre Teresa le cuida con esmero y fervor. El padre del bebé recorre las calles subido al camión, recogiendo los desperdicios que esperan pacientes en sus bolsas, en su contenedor. Por las mañanas llega a su casa oliendo mal, pero no se acerca a su hija hasta que no se aleja de él la última partícula apestosa de la noche. Teresa no tiene reparos en comerle a besos cuando abre la puerta, con la primera luz del día. Le desnuda y le acompaña a la ducha, luego vuelve a la cama a esperarle con impaciencia. Esa noche del jueves es una noche como otra cualquiera en el 1º B; María llora, y Teresa le canta la nana que adornó su niñez y tanto echa de menos.


Bum bum… un corazón late en el piso de arriba. Mauricio mantiene su mirada perdida entre un hedor de sufrimiento mal llevado, mal consumido. Cada noche se pregunta por qué es tan miserable. Cada noche sus ojeras se ennegrecen al saber que seis horas de insomnio le esperan por delante, seis horas regurgitando recuerdos mediocres, seis horas de mal sabor de boca, de espíritu… de alma. Toda una oscura noche de televisor encendido y vacío de voz, de goteo de retrete, de muelles del colchón que vociferan cada vez que mueve su enorme cuerpo. Bum bum… y el llanto de la cría de abajo golpea en su cabeza… bum bum… y la felicidad de la joven pareja golpea en su cabeza… bum bum… y la algarabía de los fogosos amantes golpea en su cabeza… bum bum… y cuando el olor a gas apenas le deja respirar, le apetece encenderse un cigarro…


¡BUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUM!

concursoderelatos
Mensajes: 1.692
Fecha de ingreso: 28 de Enero de 2009
  • CITAR
  • 5 de Abril de 2010 a las 19:37

Miranda...

Aeropuerto de Lima, Miranda está en la cafetería antes de ingresar a las salas de embarque, ella quería hacer tiempo antes de tomar el vuelo a Madrid, se sienta a tomar un café y piensa
-Un nuevo comienzo, una nueva página, no se adonde me lleve (suspira melancólicamente, toma café mientras disimula sus ganas de llorar), no me ama, es lo único que se repite en mi cabeza, el inicio de un eterno debate entre mi conciencia y mi corazón. No hay porque luchar si no te ama dice mi conciencia, pero mi corazón dice que es él a quién amo, que las almas gemelas no se encuentran siempre en esta vida dos veces. (derramando una lagrima sobre su café ).
Miranda termina el café y antes de partir se envía así misma un paquete.
Se va y sube al avión, busca su asiento y se acomoda. Durante el vuelo todo estaba tranquilo, algunos suspiros de por medio y un poco de música en su mp3 para disimular la tristeza. Baja del avión pasa por todas las migraciones, recoge su maleta, camina por los pasadizos y entra a una cafetería del aeropuerto. Toma asiento, abre su laptop y revisa su email. Estaba leyendo cuando sus lagrimas comienzan a correr sobre su rostro, trata de querer parar de llorar pero no puede, un dolor que comienza en el pecho hasta adormecer todo el cuerpo no la deja calmarse, entonces se toca el pecho y cae al suelo, golpeándose contra sus cosas y el piso.
En la ambulancia el paramédico la estabiliza, llegan al hospital, los médicos la atienden pero Miranda cae en coma. Manuel el paramédico, revisa sus cosas y encuentra una foto donde Miranda esta con un hombre en un restaurante abrazados, a la espalda de la foto decía:
-“Madrid y yo siempre te estaremos esperando”, mayo del 2000, y un email.
Manuel informa al consulado de Perú sobre Miranda y escribe un email al de la foto.
Su nombre era Paul y Manuel le explico la situación de Miranda.
Pasaron los días, llega la mama de Miranda que la acompaña todo el día. Mientras que Paul la visita todos los días en la noche, le acaricia la cara, la mano y le susurra
-Miranda, Madrid es bello en verano, suelo ir a un restaurante donde me encanta la paella, seguro a ti también te gustara. No dejes de luchar, yo te espero, tengo mucho que contarte y quiero escuchar tu risa mientras vemos el atardecer.
-Miranda, en invierno el frio no nos congelara porque el chocolate caliente que haces de Cuzco nos calentara y contaremos cuentos mientras nos dormimos frente a la chimenea, te espero Miranda, no te rindas.
- Siempre pensé que vendrías a buscarme, no sé si fue ese tu motivo de viaje, pero ahora que estas aquí no te puedes rendir, despierta, como dice la foto, Madrid y yo siempre te esperaremos.

Al día 10, Miranda abre los ojos y ve a su madre, se quita las agujas y dice…
-¿dónde estoy? , me siento débil, ¿Quién es usted?
- ¡Miranda!, hija, has despertado mi amor, ¡has despertado!, ¡enfermera!, ¡enfermera!
Entra el doctor y la tranquiliza. La examina y le da un sedante.
Luego sale el doctor y le dice a la mama de Miranda.
-señora su hija al parecer está bien, le tomaremos unos exámenes para confirmar, si todo sale bien podrá irse con ella mañana, sobre su memoria es por golpe que tuvo al caerse, sus recuerdos volverán con el tiempo, no la presionen y cuéntenle solo lo necesario, ninguna emoción fuerte.
- Gracias doctor.
Entra la madre de Miranda y conversan
-Hijita, sé que no me reconoces, pero yo soy tu mama, esos aretes que traes te los regale yo. Este es tu bolso, aquí está tu cartera, ahí veras una foto mía, de tus tíos y tus primos, es una foto familiar que siempre llevas contigo.
La mama de Miranda la abraza y le da un beso. La ayuda a acomodarse en la cama para descansar.
Llega Paul y la mama de Miranda lo lleva aparte a conversar con él sobre lo que han dicho los doctores y la psicóloga.
Fer y el usb de Miranda
Fer el mejor amigo de Miranda, revisa su correspondencia y abre un paquete que Carlos envio con un usb. Piensa que es de su trabajo y lo abre. Pero encuentra un mensaje para él.
“Fer amigo mío, sin ti no hubiera podido sobrevivir a este trance. Gracias por tus palabras de aliento, por prestarme tu hombro y tu pecho para descansar mis lágrimas y mis penas.
Hoy me voy de Lima, a escribir una nueva página, buscare a Paul y me tomare un café con él en Madrid, tratare de gozar de aquella ciudad y a llenarme de su energía. Voy a trabajar desde allá, cuando me ubique en un departamento te aviso para que vengas a verme. En este USB esta mi diario personal, guárdamelo hasta que tenga valor de volver a abrirlo, mis más preciados secretos, miedos e intimidades están ahí. Confió en ti para cuidarlos. Por ahora mi tristeza es muy grande, mi corazón esta partido en miles de pedazos y tú me has ayudado a recoger los trozos., te lo agradezco Fer, se que siempre estarás ahí cuando te necesite, siempre!!! Pero tengo que aprender a caminar nuevamente sola amigo mío.
Te amo, Miranda”
Fer lee y lee este mensaje, no sabe qué hacer, ya tiene el pasaje comprado a Madrid para ir a ver a Miranda por unos días.
Mientras tanto en Madrid, han pasado 4 días desde que Miranda salió del hospital, Paul pidió vacaciones y ha estado con ella estos días. Tomaron café mientras caminan por Madrid, Paul le cuenta como es la vida en Madrid, le dice cuan cerca esta de lugares mágicos que el tiempo no ha destruido, Miranda ríe y se sonroja cuando Paul le roza la cara con sus manos. Caminan por las calles de Madrid de noche y Paul la abraza, le besa la frente.
Fer y Miranda
Fer busca a Miranda en el hospital donde ella va por su terapia con la psicóloga. Miranda ya sabe que Fer vendrá por ella. Al verse, Fer se acerca y la abraza eternamente. No sabe que decirle y ella esta llena de preguntas. Miranda le cuenta de Paul, mientras Fer piensa para si mismo si le da o no el diario. Pero la ve ilusionada con Paul y decide no hacerlo.
- Fer, ¿acaso estaba enamorada de Paul?, porque siento cosas bonitas cuando estoy con él, aunque también siento una nostalgia que no puedo explicar, ¿Por qué?
-Miranda, mi Miranda, no puedo decirte nada mas, lo que hay en tu corazón él te lo dirá en su momento. Sé que siempre has tenido un cariño por Paul, pero no sé si es amor o solo cariño. ¿Cómo te siente con él?
-Querida, me siento querida, me gusta sentirme así, pero no sé si estoy enamorada de él.
-Será mejor que lo descubras, ¿ no?. Tienes que tomar una decisión Miranda, regresas a Lima o te quedas acá. Toda la información que necesitas para tu trabajo está en tu laptop, yo te lo explicare luego. Puedo ayudarte a alquilar algo si quieres quedarte, y yo vendré a visitarte siempre que pueda.
-Pero acá estoy sola, no tengo familia. Aunque ese era mi plan por lo que me cuentas. Tal vez no estaba feliz en lima, ¿no?, ¿por eso vine?.
-No debo decirte mas.
-Pero Fer no tengo memoria, y si me quedo acá posiblemente no la recobre porque todo es nuevo, nada me traerá recuerdos., solloza.
Fer la abraza le besa la frente
-Miranda, estés donde estés, siempre siempre estaré contigo. Solo puedo decirte al partir de Lima tu intensión era empezar una nueva vida.
Paul llega al hospital a buscar a Miranda, Miranda se separa de Fer y se acerca a una ventana mira por ella el atardecer, se cruza de brazos y suspira.
Paul se acerca se acerca silenciosamente donde Miranda, se pone a su costado y le susurra al oído
- Miranda!, ¿quieres ser mi novia?
Miranda voltea, agarra su mano, lo mira a los ojos, no sabe que decir. Manuel le acaricia la mejilla y le da un beso en la boca. Miranda lo abraza y le dice
-Si, si quiero
Fer se queda pasmado, de una pieza, no pensó que Miranda aceptara, pero pensó que era una señal para guardar todavía su diario y no se lo entregara.
Pasaron 18 meses, Miranda y Paul ya vivian juntos , estaban felices, enamorados y tranquilos. La familia de ambos estaba en Perú, así que decidieron ir a pasar fiestas navideñas a Lima.
Miranda convence a Paul para irse antes que él, ella quería pasar tiempo a solas con su familia y tratar de recordar algo. Paul accede y compran vuelos separados. Miranda le avisa a Fer para que pase por ella al aeropuerto.
Aeropuerto de Lima
Miranda llega Lima, pasa por los controles migratorios y al salir no encuentra a Fer, así que regresa y se sienta en un Starbucks a esperarlo, pone las maletas en custodia y compra un café. No hay sitios solos, pero hay un mueble grande donde esta un hombre con su laptop.
- Hola, ¿me puedo sentar o espera a alguien? (se sonríe)
El hombre la mira admirado y le dice
-Hola!, siéntate esta libre
-Gracias! (se sienta, toma un sorbo de café y le vuelve a sonreír)
El hombre no puede dejar de mirarla, se pone frente a ella con la laptop y la mira por encima de ella.
Miranda se siente incómoda, sigue tomando el café y le dice
-¿Te conozco?
Miranda se siente rara, de repente el corazón le late rápido y se pierde en la mirada de aquel hombre, y algunas imágenes pasan muy rápido por su mente: un beso largo a orillas de una laguna, besos apasionados, caricias, abrazos. Miranda cierra los ojos y entonces siente que alguien le toca el hombro, era Fer…
FIN

concursoderelatos
Mensajes: 1.692
Fecha de ingreso: 28 de Enero de 2009
  • CITAR
  • 6 de Abril de 2010 a las 10:44


concursoderelatos
Mensajes: 1.692
Fecha de ingreso: 28 de Enero de 2009
  • CITAR
  • 7 de Abril de 2010 a las 0:11

AMOR MUDO

El joven Daniel padecía una grave enfermedad. Cada vez estaba más débil y con menos ganas de hacer algo.

Media uno ochenta, era delgado y tenía el pelo fino y negro. Solía vestir con pantalones vaqueros y jerseys cómodos.

Su madre siempre le cuidaba mucho. Tener un hijo enfermo, estando éste en la juventud, la llenaba de preocupación. Se pasaba el día entero subiendo al cuarto de Daniel, para ver cómo estaba y por si necesitaba algo.

La casa en la que residían estaba en las afueras de la ciudad. Era un hogar pequeño, de dos pisos. En el de abajo estaban la cocina, el salón y un baño, mientras que en el de arriba había otro baño y dos habitaciones. La casa, por fuera, era toda de madera blanca, menos la puerta, que era negra y de hierro. Un jardincito lleno de figuras de enanos separaba el hogar de la acera de la calle. Los enanos tenían la piel rosada y vestían con ropa verde.

Cerca del barrio había un centro comercial no muy grande. A él acudía mucho Daniel con sus amigos a pasar las tardes de los sábados y los domingos. Iban al cine, de tiendas y a cenar o merendar.

Sin embargo, una mañana de abril fue solo. Hacía sol y la primavera se estaba imponiendo en el ambiente. Los árboles habían florecido hacía unos días y daban a las calles, llenas de pétalos, un tono entre rosa y violeta.

Entró en el centro comercial sin mirar a ningún lado más que al frente. El pasillo central tenía el techo acristalado, y la luz del exterior lo iluminaba. No titubeó, y con paso firme llegó hasta una tienda de discos cuya dependienta era realmente bella. Daniel se había fijado en ella en varias ocasiones yendo con sus amigos. Iba solo adrede, para hacer lo que con ellos nunca se habría atrevido.

Observó durante apenas un par de minutos los discos de los muebles expositores. Sin importarle los autores ni sus estilos musicales cogió uno cualquiera y fue al mostrador, a pagarlo.

La bella chica le preguntó si era para regalar, a lo que él respondió afirmativamente. Ella entró con el disco en el almacén que había tras el mostrador, y al poco regresó con la compra envuelta en papel de regalo.

Mientras ella tecleaba el precio en la máquina, Daniel aprovechaba para mirar su cara con suma atención. Se alegró la vista y por ende el espíritu contemplando sus bonitos ojos verdes, sus largas pestañas negras, su nariz pequeña y graciosa y su boca. Sus labios estaban brillantes, de color crema. Imaginó que sabrían dulces.

Pagó con un billete y le dijo a la chica que se quedara con el cambio. Dentro del billete había un papel de libreta que decía: “Eres muy guapa. Me gustas”.

Pero antes de que la chica dijera nada, antes siquiera de que le diera tiempo a leerlo en su presencia, Daniel ya estaba saliendo por la puerta.

Regresó a casa y guardó el disco en un baúl verde que tenía en su habitación, tal cual se lo había entregado la dependienta, la bella chica, sin desenvolverlo ni nada.

A la semana siguiente, Daniel volvió a hacer lo mismo: fue a la tienda de discos del centro comercial, cogió uno, respondió afirmativamente cuando la bella chica le preguntó si era para regalar y lo pagó con un billete en cuyo interior había dejado una nueva nota, muy parecida a la anterior.

Pero la chica no le dijo nada, ni cuando entró en el local, ni cuando miró discos, ni cuando pagó el elegido ni cuando salía por la puerta.

Y así estuvo Daniel varios meses, yendo un día a la semana a la tienda de discos de la bella chica, dejándole una nota en el billete con el que pagaba y saliendo de allí con un disco envuelto en papel de regalo.

Entre medias su enfermedad iba a peor. Ésta le fue menguando en todos los sentidos, provocando la dificultad para andar, para hacer cosas por sí mismo y para salir de casa.

Llegó una fecha en la que la enfermedad pudo con Daniel y éste falleció.

Dos meses después de este triste acontecimiento, la bella chica acudió al hogar de Daniel. Éste, desesperado, había puesto su dirección en una de sus últimas notas. Ella preguntó por él a la madre junto al quicio de la puerta negra. La madre le comunicó la fatal noticia y, extrañada, le preguntó quién era. La bella chica le contó lo de las notas de Daniel en la tienda de discos y se marchó afligida.

La madre del difunto subió a la habitación de éste y abrió el baúl verde. Ya había visto los discos en la tarea de recogida de ropa y objetos fechas después del entierro. Los había desenvuelto, pero no había abierto sus carátulas. Esta vez sí lo hizo y vio como en cada uno de ellos había una nota firmada por una chica, la bella chica de la tienda. Una de ellas decía: “Tú también me gustas. Podríamos quedar para ir al cine”. Otra decía: “Me encantas, eres guapísimo. ¿Quedamos el sábado?”. Y todas eran del mismo estilo, con el número de teléfono de la bella chica en su posdata.

Se encontraba la madre de Daniel leyendo esas notas cuando escuchó como le llamaba su marido. Le decía que algo extraño sucedía en el jardín de las figuras de enanos. Miró por la ventana. Abajo, una gallina picoteaba el césped.

concursoderelatos
Mensajes: 1.692
Fecha de ingreso: 28 de Enero de 2009
  • CITAR
  • 7 de Abril de 2010 a las 23:54

El corazón de Gioconda


Paula y Vicente dormían abrazados cuando las contracciones empezaron. Paula lo despertó con una gran sonrisa:
-Tengo contracciones y he roto aguas...estoy mojada.
Vicente se sobresaltó. Estaba soñando con un río que lo arrastraba, una gran y poderosa corriente que lo llevaba colina abajo como si fuera de espuma. Había deseado este suceso desde hacía muchos meses, pero ahora, medio dormido, la cercanía de tan rotundo momento le hizo estremecer de miedo. Encendió la luz llevándose por delante las gafas y los libros de la mesita de noche, que cayeron al suelo estrepitosamente y de un salto salió de la cama.
-¿Estás segura? ¿Te duele?- dijo asustado.
-Ahora no, espera que me levanto- Paula se incorporó con dificultad.
-¿Cuántas contracciones? ¿Cómo que mojada?
- ¡Ha llegado el momento, mi amor, Gioconda quiere nacer!- exclamó Paula sonriendo -he tenido cinco o seis contracciones y un leve latigazo, como que algo se rompía dentro- dijo esto mientras salía de la cama. Los dos se miraron y echaron a reír al tiempo que se abrazaron temblando como dos hojas.
-Llama a tu madre- dijo él separándose, sintiendo cómo le castañeaba la mandíbula.
-¿Para qué? Está a miles de kilómetros, sólo voy a angustiarle. Mejor será que la llamemos después...¿Y a la tuya?-agregó irónica.
-No, va a hacer sonar el teléfono cada cinco minutos y me va a poner más histérico, será mejor que lo hagamos más tarde. Además no podrán viajar hasta mañana...¿Entonces qué hacemos?
-No sé... me baño...-dijo temblando Paula -todas las mujeres se bañan antes de ir a parir...voy a hacerlo -salió de la habitación ayudada por Vicente y cuando estaba por cruzar la puerta del aseo una contracción la paralizó. Sólo atinó a cogerse la gran barriga mientras un charco de líquido bañaba sus pies y un dolor sórdido atravesaba su pelvis.
-Creo que lo mejor será que salgamos para el hospital- dijo serio Vicente, y luego se acercó a la barriga de Paula y agregó: -Gioconda, no te desesperes que ya nos vamos.


Horas interminables de espera. Silencios y gemidos. Doctores que entran y salen, enfermeras que entran y salen. Tubos, suero, goteo, dolor, desesperación, impotencia. Vicente permanece junto a Paula y siente un dolor intenso en su alma. No puede hacer nada más que ser un testigo silencioso del milagro. Inmediatamente se la dan y sostiene en brazos a Gioconda que llora y lo mira, la vida entera es esa niña y el amor más grande es esa mirada. Paula se desmaya. Los doctores se llevan a Gioconda.
____________________________________________________________________


Paula no se atrevió a entrar, se quedó mirándola desde fuera, desde las amplias ventanas que daban al pasillo de neonatología . Hacía cuatro horas todavía Gioconda estaba dentro suyo. La nursery de cuidados especiales tenía doce incubadoras y la de Gioconda era la segunda. Podía ver el diminuto rostro de su hija entubado, su cuerpito vencido por la gravedad, pegándose al colchón de aquel ficticio útero vacío, de aquella caja de vidrio que la separaba de ella y del mundo. pensó.
-¿No quieres verla más de cerca? Dijo una enfermera mientras salía y cerraba la puerta -Puedes pasar si lo deseas.
-Gracias -dijo ella, en un hilo de voz y sin mirarla. Pero no se movió de su sitio. Era tan grande su pena que prefería llorar antes de entrar a verla. Sabía que no podría tocarla y todo el impulso de su cuerpo se afanaba por cogerla. Quería sentir a su hija, abrazarla, acunarla y darle el pecho, susurrarle el amor al oído y que sintiera el corazón de su mamá, su amparo. Y no podía. Y tampoco podía llorar con tranquilidad por eso.
Vicente había salido a tomar un poco de aire para despejarse y en ese momento se acercaba lentamente por el pasillo, llevaba ya puestos el gorro y los forros de naylon en los zapatos, que le colocaron en la puerta de la UCI por seguridad higiénica. Al ver a Paula, se quedó un momento observándola desde el extremo del corredor. La bata la volvía más vulnerable, amarrada por el cable del suero al mástil metálico, que la sostenía como un bastón enorme sujetando su cuerpo débil. Victor sintió una gran tristeza, pero respiró profundo e improvisó una leve sonrisa al acercarse, al rodear con su brazo el cuerpo de su mujer. Entraron juntos.


-¿Son los papás de Gioconda?- Una enfermera joven les recibió con cara seria y amable, hablaba muy bajo -Aquí tienen sillas si quieren sentarse, se ha dormido hace diez minutos, le he dado un poco de leche y eso la ha dejado muy a gusto- Paula caminó despacio hasta Gioconda. Acarició con un dedo, lentamente, el vidrio sobre los rosados y diminutos dedos de la mano de su bebé. Vicente la siguió y luego de estudiar con una mirada tierna la paz y la calma de su hija, le preguntó a Paula si necesitaba algo, que podía ir a la habitación a cogerlo por ella, dijo. Entonces, Paula, le susurró : -Sólo quiero abrazarla.
-Pero no puedes- dijo él con voz paciente y serena- Ya lo han dicho los médicos, su corazón no resistiría ninguna infección. Lo mejor es tenerla aislada. Estoy seguro que puede escucharnos y sentirnos, ella sabe que estamos aquí.
Los dos se quedaron mirando el rostro apacible y precioso de Gioconda, era frágil y hermoso como un copo de nieve. Vicente acarició la mano de su mujer que permanecía apoyada todavía en el vidrio de la incubadora y le dijo que quizás, lo mejor, sería que descansara un poco, que necesitaba dormir para recuperar fuerzas. Pero Paula no quería separase de Gioconda. La operación estaba programada para dentro de dos horas y ella quería estar con su hija todo ese tiempo. Quizás no volvería a verla. Paula se hecho a llorar y Vicente hizo grandes esfuerzos por no ceder él también al llanto y se limitó a acariciar el pelo de su mujer mientras miraban abrazados a la pequeña que dormía.


-... Cardiopatías congénitas, Renata. Sí. Lo llaman TGA y es un error de conexión entre los ventrílocuos y las arterias.
-¿Entre los ventrílocuos y las arterias?- preguntó la madre de Paula con voz grave desde el otro lado del auricular.
-Sí, el ventrílocuo derecho se conecta con la aorta en vez de con la arteria pulmonar y el ventrílocuo izquierdo con la arteria pulmonar en vez de con la aorta. La situación hemodinámica es crítica. La sangre oxigenada en vez de ir a todo el cuerpo, va inútilmente a reoxigenarse al pulmón de nuevo, y lo más grave es que la sangre no oxigenada, en vez de ir al pulmón a oxigenarse, va a través de la aorta a todo el cuerpo, por lo tanto el cuerpo queda privado de oxígeno...La operan en un par de horas. Nació este mediodía y pesa casi cuatro kilos... es hermosa...Paula está agotada por el parto y está ahora con Gioconda en la nursery...dice que no puede hablar con vosotros, no resistiría llorar. Y que espera que reces por todos nosotros...- Vicente tuvo que hacer silencio mientras se quebraba su voz- Tardarán varias horas, pero en cuanto tengamos más novedades los vuelvo a llamar- se despidió y colgó.
Quedó apoyado contra la pared y por un instante, pensó que todo era una pesadilla de la que quería despertar. Necesitaba una fortaleza que no sabía de dónde iba a sacar. Su hija acababa de nacer y podía morir. Sus padres llegarían ya cuando todo hubiera pasado y él necesitaba un abrazo. Se dio cuenta cuando recordó la cara frágil y hermosa de Gioconda, el rostro que tanto había deseado conocer, que todo era real.


Cuando Vicente entró a ver a Paula para contarle lo que había hablado con su mamá, ella estaba sentada junto a la incubadora de Gioconda. A medida que Vicente se acercaba, pudo ver cómo desde dentro de la bata, asomaba un bulto. Cuando estuvo a su lado la vio. Era el diminuto cuerpo de su hija aferrado al pecho desnudo de su madre, con la cabecita apoyada en el corazón y sus ojos grises abiertos. Paula lo miró con la cara enternecida y una sonrisa llena de amor en sus labios. Estaba emocionada y con su brazo extendido cogió su mano e hizo un gesto para que Vicente se agachara y él lo hizo, extrañado -¿Cómo?...- Alcanzó a balbucear, pero Paula le cerró los labios con un dedo y le dijo – Ella es nuestro ángel- mirando a la enfermera que permanecía de pie a su lado y que con una sonrisa se dirigió hasta la puerta -ella sabe que el amor en estos momentos es muy importante y que las bacterias son sólo un porcentaje estadístico asumible- la enfermera se marchó y los dejó solos.
Los tres permanecieron en silencio, acariciándose, oliéndose, susurrándose, abrazados.

___________________________________________________


Cuando llegaron a casa, después de tantos días sin estar allí, Vicente y Paula se sintieron completamente distintos, dos personas ajenas a los dos que habían salido hacía parecía tanto tiempo de esos rincones conocidos. Fue Paula la que encendió la luz de la habitación que habían preparado para Gioconda, fue ella la que corrió la cortina dejando que la tenue luz del atardecer se filtrara hasta los ositos rosas que decoraban las paredes, los juguetes en el mueble y el capazo vacío, en un rincón.

Al acercarse, Vicente, llevaba a Gioconda dormida, envuelta en una manta blanca. La dejó suavemente sobre su nueva cama, la tapó con un gesto delicado y dejó antes de retirar las manos, una caricia en su corazón. Un corazón que iba a necesitar de muchos cuidados, como cualquier corazón, pensó.
Vicente y Paula se abrazaron, mientras la luz amarillenta bañaba todos los rincones. Paula hundió la cabeza en el pecho de Vicente y unas lágrimas de amor y alegría corrieron por su rostro. Y agradeció en silencio, a la vida y a las personas que la habían ayudado, por el milagro que era su familia.

concursoderelatos
Mensajes: 1.692
Fecha de ingreso: 28 de Enero de 2009
  • CITAR
  • 8 de Abril de 2010 a las 7:27

Boda real.

El gran día había llegado. Después de llenar infinidad de páginas de los diarios y revistas de sociedad con cualquier noticia o fotografía de la feliz pareja, la boda, por fin, iba a celebrarse. El soltero de oro de la monarquía europea finalmente contraía nupcias, acabando así con las especulaciones sobre quién sería la afortunada nueva princesa y, a la postre, futura reina. No pocos se habían llevado las manos a la cabeza al saber que Alicia Solís, la popular presentadora de informativos, había sido la elegida. El debate estaba servido: mientras algunos se rasgaban las vestiduras ante lo que consideraban una burla a todas las normas protocolarias establecidas, otros aplaudían la valiente decisión de la casa real de permitir que el príncipe Enrique se casase por amor, por encima de las obligaciones de estado. Algunas pocas voces, más discretas, apostaban por un intento de modernización de la casa real al incluir como miembro destacado a una joven atractiva, arquetipo de la mujer triunfadora, independiente y segura, lejos del antiguo modelo de esposa sumisa y discreta.

La prensa de medio mundo se había agolpado tras las vallas de seguridad para fotografiar el desfile de toda la realeza europea y los jefes de estado que habían deambulado por la alfombra roja como estrellas de cine de épocas pasadas.

El príncipe había esperado al pie del altar, como manda la tradición, con el semblante sereno y una ligera sonrisa.

Tras una larga espera, el majestuoso coche que había conducido a la futura princesa había llegado a la entrada del templo, ésta había bajado de él y, cogida del brazo de su padre y dejando atrás una nube de flashes, había recorrido con parsimonia y decisión el largo pasillo alfombrado.

Cientos de miles de espectadores habían asistido al emocionado y contenido “sí, quiero” de la feliz pareja.


Doce meses antes de su boda, Alicia Solís contemplaba estupefacta a aquel hombre sentado en el salón de su apartamento. Aunque no lo había visto nunca, no albergaba duda alguna de que era quien decía ser. Vestía impecablemente, se movía y hablaba con soltura y gracia, aunque sin afectación y con la seguridad de quien está acostumbrado a ser escuchado en todo momento.

- ¿Y bien?

Alicia lo miró atentamente.

- No esperará que le tome en serio, ¿no?

- Efectivamente, lo espero –contestó él.- No me haga pensar que me he equivocado de persona. No suelo hacerlo, señorita Solís.

- En fin… En cierto modo, es incluso halagador, pero… No es así como había imaginado que me propondrían matrimonio. Ya sabe: velitas, una cena romántica, un anillo.

El hombre sonrió afablemente.

- No se lo tome como una declaración, tómeselo como una oferta de trabajo. Un trabajo mucho mejor y más importante que el que tiene ahora.

- Me gusta mi trabajo –contestó, secamente.

- Tanto más le dolerá perderlo sin tener otro.

- ¿Cómo…? –Preguntó, sorprendida.

- No dude ni por un momento de que yo sé bien cómo hacer el mío. Sé lo de su trabajo, sé lo de su editor y sé que le costará encontrar otro empleo como periodista de primera línea si no acepta mi oferta.

Alicia Solís llevaba dos años siendo la cara visible al frente de los informativos de máxima audiencia de su cadena. Su estilo y su aspecto habían creado una larga escuela de pálidas imitaciones que sólo hacían brillar más su estrella. Nadie le había regalado nada, llevaba años de oficio y sabía que en su profesión el talento era tan necesario como tener buenos contactos. Y el hecho de acabar de romper con su editor jefe no la dejaba en una posición privilegiada.

Se había liado con Alberto a pesar de ser su jefe, ser bastante mayor que ella y estar casado; tres detalles que, en cualquier otro caso, la hubieran hecho huir corriendo de aquella relación. Pero se había enamorado de él, y eso convertía todo lo demás en meras anécdotas. Para cuando quiso darse cuenta de que, mientras ella le hacía el amor apasionadamente, él sólo estaba follándosela, había pasado casi un año y ya no había vuelta atrás. Alberto la había amenazado con el despido, ella sabía que lo cumpliría. Era cuestión de tiempo.

- ¿Me está amenazando? –Preguntó Alicia, endureciendo el tono.

- Tenga por seguro que haré todo lo que esté en mi mano para llevar a cabo la tarea que se me ha encomendado, señorita Solís –continuó él, sin inmutarse, como si estuviesen conversando sobre el tiempo.- Sepa también que no es usted, ni ha sido, la única candidata y que, en caso de rechazar mi oferta, le será difícil mantener su estatus de persona pública. Ha de entender que la Casa Real no puede dejar cabos sueltos.

“Este tío parece de la mafia”, pensó Alicia, sin poder reprimir un escalofrío.

- No me deja usted muchas alternativas.

- Créame que lo siento.

“Ya, seguro”, pensó ella.

- Digamos que acepto. ¿Y luego?

- Se convertirá en princesa y, con el tiempo y si Dios quiere, en reina.

- Perderé mi vida actual: mis amigos, mi trabajo, mi familia.

- Ganará prestigio, poder, reconocimiento.- Alicia desvió la mirada de aquellos ojos serenos e inteligentes.- Imagine, señorita Solís –prosiguió,- que yo fuese un representante de, pongamos por caso, la CNN. Le estoy proponiendo la corresponsalía de Washington para la televisión estadounidense. ¿Aceptaría?

- Posiblemente –aventuró ella, dubitativa.

- Debería trasladarse a los Estados Unidos, alejarse de todo. Perdería su vida actual.

La periodista pareció dudar. “Dejar m profesión”.

- Piense otra cosa –añadió él, tras unos segundos.- Piense en la cantidad de información a la que puede tener acceso el jefe del estado, o sea, el Rey. Información clasificada, pasada y presente. La respuesta a muchos porqués.

Una nueva chispa se encendió en los ojos de la periodista. Paseó la vista por su apartamento, como si quisiese fijar cada detalle en su mente.

- Tengo que pensarlo –concluyó, levantándose de su asiento.

- Es lógico –dijo su interlocutor, incorporándose también.- Comprenderá que no puede comentar esto con nadie. –Nada en su tono denotaba que se lo estuviese pidiendo.

Alicia asintió. El hombre se despidió con una inclinación de cabeza que en otras circunstancias hubiese resultado casi ridícula.

Al día siguiente, recibió una llamada telefónica. Alicia había pasado la noche en vela y se había levantado pensando en su jefe, Alberto, y su ultimátum.

- Aceptaré con una condición –dijo. “¿Adivina quién se va a quedar sin trabajo?” No hubo objeción alguna, tan sólo una risa discreta y nada sorprendida.

- Por cierto –preguntó la periodista, algo cohibida.- Él… el príncipe. ¿Me ha… elegido él? Quiero decir ¿Me… me quiere?

Casi doce meses antes de su boda, el príncipe Enrique se hallaba sentado, semidesnudo, en la cama de algún lujoso hotel. Ante sí estaba aquel omnipresente hombre cuyo cargo nunca acertaba recordar pero al que todos parecían conocer y temer. Incluso su padre.

- Señor, ya está todo solucionado –le dijo.

La confusión en la mente del heredero no le permitió más que emitir una especie de graznido reseco.

- Su padre, el rey, me ha enviado para expresarle su más profundo pesar ante este desafortunado accidente –prosiguió.

- Mi padre… -Balbuceó.- ¿Sabe lo que…?

- Efectivamente –sentenció.

El príncipe hundió la cabeza en sus manos, apretándose las sienes, mientras dejaba escapar el aire ruidosamente. Aún no se había recuperado de la noche pasada y la luz del mediodía se clavaba en sus ojos como alfileres.

- También me manda decirle que desagradables incidentes como el de anoche no deben volver a repetirse.

- Tampoco es para tanto… Se nos fue un poco de las manos, pero…

“No lo sabe. Mejor”, pensó el hombre, impertérrito, mientras recordaba el cadáver de la joven.

- Es la voluntad de vuestro padre el que se inicien desde hoy mismo los preparativos de su futuro enlace matrimonial.

- Enlace… ¿qué? –Balbuceó, confundido.

- Su futura boda, señor.

- ¿Boda? –Su tono subió varias octavas.- Si ni siquiera tengo…

- ¿Ha visto usted los informativos últimamente? –preguntó el hombre, en tono alegre.

bizarro
Mensajes: 5.103
Fecha de ingreso: 12 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 8 de Abril de 2010 a las 8:20

Se recuerda a los usuarios que el plazo de presentación de relatos finaliza hoy jueves 8 de abril a las 22:00, y que serán descalificados todos los relatos que no me hayan presentado su autoría a esa hora (aunque si alguien presenta su relato a las 21:59, digamos que le dejaré dos o tres minutos de cortesía). Yo no voy a pedir que se vote un accesit porque, repito, quien no me presente su autoría a tiempo será descalificado.

Actualmente todos los relatos tiene autoría.

concursoderelatos
Mensajes: 1.692
Fecha de ingreso: 28 de Enero de 2009
  • CITAR
  • 8 de Abril de 2010 a las 10:16
MADRUGADA

Está sentada en la cama, con la espalda apoyada en el cabecero y la almohada doblada en dos para no clavarse los apliques de madera. Él está acostado a su lado, con la cabeza apoyada en lo alto de sus muslos, abrazándole las piernas -le gusta dormirse con el olor de su coño llenándole la nariz, le ha dicho-. Cuando se acabaron los jadeos, bastaron dos caricias para tumbar a la bestia. Ahora, él duerme y ella fuma hachís con la luz de la mesilla encendida para mantenerse despierta -son casi las tres de la mañana-.

Estira el brazo para hacerse con el mando a distancia. Baja el volumen, pulsa el play y suena el cd que él le ha traído esa noche -de un tipo americano, no recuerda el nombre-. Se deja llevar, con la mano sobre la cabeza de él, dibujándole con los dedos entre el pelo, preguntándose cuántas veces se ha repetido aquella escena en los últimos seis años...

Sigue fumando, con la cabeza ladeada, huyendo de la luz directa de la bombilla. Lo mira mientras duerme con la boca entreabierta. Lo mira con la avaricia de quien sabe que tendrá que sobrevivir con lo que recoja esa noche. Lo mira y se da cuenta de cuánto ha cambiado. Es capaz de percibir con más detalle el paso del tiempo sobre él que sobre ella misma. Es una de las cargas impositivas de los amores obsesivos: el otro lo ocupa todo; también los espejos.

Sabe que no debe seguir con él con la misma seguridad con la que siente que debe seguir a su lado. Desde el principio, aquella relación se transfiguró en una especie de designio de los dioses, de reencuentro de fuerzas telúricas, de predestinación, transformándose con el tiempo en el camino tortuoso hacia la gloria. Desde el primer día, ella convirtió aquella historia de amor en la historia que salvaría su vida de la mediocridad. Y aun sabiendo que era un error, dio aureola de Mesías a quien sólo debía ser Romeo.

De todos modos, no tiene remordimientos. Se lo advirtió desde el primer día. “Estoy loca -le dijo-; tengo papeles”. Él, que entonces sólo conocía la parte simpática de la locura que estaba a punto de comprar, se metió de lleno en la boca del lobo. Romeo cometió el error de creer que los tarados son seres enfermos, sí, pero especiales. Y las rarezas no paren necesariamente talentos ni son un modo privilegiado de entender el mundo -más allá de lo que pudiese parecer-. Todo eso lo descubrió tarde, es cierto, pero ella se lo advirtió desde el primer día.

El tipo americano sigue tocando, ajeno a la escena y, en cambio, siendo banda sonora perfecta para una situación repetitiva que no es lo que parece. Porque no son dos amantes revolviéndose contra lo que no puede ser, sino la muestra de una adicción mutua a la que hace mucho que ella llama por su nombre -no importa cuál, sólo importa que no es bueno-. Ella sigue repitiéndole al mundo que es más lo que él le da en esos ratos de privilegio -en los que es la elegida- que lo que los demás le ofrecen a manos llenas el resto del tiempo. Y sigue siendo cierto, pero empieza a no ser defendible. Los años se le están yendo en esa relación a medias que ya no confía en que llegue a ningún sitio. El tiempo pasa y ella sigue amando con la fe ciega de los místicos, esforzándose por saciarse queriendo a quien, la mayor parte del tiempo, es un intangible -como Dios-. Pero para alguien como ella -siempre perdida, siempre con la sensación de estar fuera de lugar, siempre dudando-, amarlo es una certeza a la que no está dispuesta a renunciar, a la que se agarrará hasta arrancarse las uñas para no perderlo. No tiene sentido tirar por la borda la brújula para seguir en mar abierto a la deriva.

Mira el reloj. Son las 3:47 de la madrugada -demasiado tarde para él y demasiado temprano para ella-. No puede dejar que siga durmiendo, lo sabe. Y aunque no va a hacerlo, fantasea con deslizarse en la cama, apagar la luz y dormir abrazada a su condena. Y despertarse al día siguiente con olor a café y a ganas. Y sigue imaginando y se maravilla ante lo cotidiano, ante esas naderías que, como puntadas en tela, mantienen unidas las piezas. Y sin darse cuenta, mientras cierra los ojos y se imagina a su lado comprando en el Carrefour, se echa a llorar. Deseando una rutina para la que no tiene permiso, llora; despacio y débil, como quien ya tiene el cuerpo hecho a penas mayores y aquella se le queda pequeña.

Se seca la cara. Apaga el cd. Decide despertarlo, llamándolo bajito por el nombre y pasándole un dedo por la cara. Desde abajo, él abre los ojos y la mira. Primero con sorpresa, como si no esperase encontrársela allí; después, con más ternura de la que es capaz de arrancarle nadie. Y como tantas veces, tendido allí, a sus pies, se pregunta por qué no duerme en aquella cama...

¿Qué hora es? -pregunta.
Muy tarde. Casi las cuatro.
¡Joder!

Salta de la cama y se viste sin decir nada. Ella es consciente de haber apurado el tiempo al límite de lo permisible, pero no se disculpa. Entiende que aquel es un lujo para el que tiene licencia.

Cuando ella aún no ha dejado de sentirlo acostado en la cabecera de sus muslos, él ya está en perfecto estado de revista y camino de la puerta. Se levanta detrás y se agarra a su cintura por la espalda. Él echa las manos hacia atrás, rodeándola. Se quedan así un momento, hasta que él dice “te quiero” y ella dice “me dueles”. Después, ella se separa para dejarlo marchar -no habrá escena hoy; está demasiado cansada-.

En la puerta, él la besa en la frente y, después, en la boca. Está a punto de preguntarse otra vez lo mismo, de exigirse una razón para justificar que, después de seis años, siga saliendo de aquel piso a hurtadillas; pero recuerda la hora y aplaza el enésimo auto-juicio para otro momento.

Antes de encarar la puerta del ascensor, se acerca a ella:

A lo mejor puedo verte el jueves. Creo que mi mujer tiene guardia.

Y ella desea que se vaya de una vez; para quedarse sola y enfrentar la sensación de patetismo que se la está comiendo por sentirse, con aquella migaja, la más feliz entre todas las Julietas.
concursoderelatos
Mensajes: 1.692
Fecha de ingreso: 28 de Enero de 2009
  • CITAR
  • 8 de Abril de 2010 a las 14:22

El amor urgente.

“No hay nada más urgente que el amor cuando es amor”. Nos quema, nos hiere, nos hace llorar, reír, gritar, soñar, sufrir, cantar. Por él despertamos y somos fuertes, nos sentimos llenos. Con él dormimos y, a veces, desaparecemos perdidos en la almohada sin esperanza.

Paula abría cada día los ojos sin querer ver su soledad. Trataba de sorber las lágrimas antes de que salieran. Le quería, claro, llevaban juntos casi veinte años pero las cosas ya no eran como antes. Había pasado una de esas noches azul oscuro en las que los ronquidos rebotan contra las paredes de su cerebro y los huesos, que ya no son los que eran a pesar de que se consigue mantener en forma, duelen.

Siempre era lo mismo, los niños, el colegio, la casa, el trabajo. Su página cada vez tenía más visitas y las ventas de su pequeña empresa se empezaban a afianzar. Pero estaba harta de no ver a nadie, de coser y coser, de actualizar, de no poder pensar en nada más. Sobre todo esos días en que la náusea de no haber dormido le atenazaba el estómago desde el desayuno.

Él trabajaba mucho, esa era la excusa. Apenas un partido con el hijo mayor de vez en cuando era toda la relación que tenía con su familia cuando estaba en “modo trabajo”. Su carácter, desde siempre algo agrio, marrón, se convertía en esos momentos en huraño y distante. Paula siempre se preguntaba porqué no le habría dejado cuando se lió con aquella niña de primero cuando daba clases en la universidad.


La casualidad hizo que en la feria anual de Madrid ella encontrara a Javier. Ya se conocían pero llevaban más de veinte años sin verse. Desde aquel último beso cuando se despidieron sólo para el verano y ya no volvieron a verse más.

-¿Paula? ¿Eres “mi” Paula?
- Hola Javier- Una tímida sonrisa se dibujó en su cara.
- Hola guapa.- Aunque sus ojos la miraban con expectación, ella pensó que no tenían mucho más que decirse.- ¿Cómo estás?
- Bien. He venido por trabajo, ¿y tú?- Decididamente su capacidad social estaba bastante mermada. Embrutecida por el aislamiento.
- Si, he venido con un cliente que no conocía la feria. Pero, cuéntame, ¿dónde vives?, ¿qué ha sido de tu vida?, ¿te has casado?, ¿tienes hijos?
- Demasiadas preguntas juntas, amigo mío.-Rebuscó en el bolso verde, como esa luz que se acababa de encender.- Me tengo que ir. Toma mi tarjeta. Entra en mi “web”.
- De acuerdo, me alegro de verte.- Contestó mirando la tarjeta mientras ella se daba la vuelta y se alejaba.

Las mejillas de Paula ardían rosa fuerte y el corazón casi se le salía del pecho. Javier. Cuántas tardes había pensado en él. Cuántas veces en taxi por Madrid había recordado su último encuentro. Un par de adolescentes. Ese último beso en verano, antes de salir hacia Nueva York. Un encuentro casto, blanco, sin ningún mal recuerdo.

Pero no importaba. Volvería a casa, a su día a día triste, envejecido en sepia, en el que, al menos, él estaría a su lado. Si estaba de buen humor podría tener algún gesto cariñoso hacia ella aunque sólo fuera para “hacer el amor” como llamaban a hacer ese sexo de compromiso en el que, cuando se relajaba algo, podría llegar a un final feliz.

Llegó al día siguiente a Sevilla a tiempo para recoger a los niños en el colegio. Encendió el PC y miró su correo. Lo mismo de siempre. Los del grupo de teatro reclamando su presencia y su amiga y socia Luisa desde Milán hablando de sillines, guantes, medidas y demás. Qué aburrimiento. Abrió el correo de la página web para chequear los pedidos y se encontró un mensaje de la tarde anterior en el que Javier le pedía disculpas por su brusquedad y le contaba lo feliz que estaba por haberla encontrado.

Javier.

Esa noche el sexo fue bastante mejor. Su marido le preguntó si había dejado un amante en Madrid porque la encontraba diferente. Le costó una mirada de desdén, hielo azulado flotando en el aire, pero…se sentía diferente, si.

Iniciaron una correspondencia electrónica diaria que duró meses. Ella le contaba lo que había hecho todo ese tiempo y él le hablaba de recuerdos de chicle, azules, verdes, rojos en los que estaba ella. Ella le dejaba hablar y él en compensación lo hacía. Hablaba y hablaba llenando una línea tras otra una noche tras otra. Ella se empezaba a reconocer en lo escrito y él se volvía loco letra a letra preguntándose cómo había llegado al extremo de escribirse y contestarse a sí mismo.

Paula, su locura.

-¿Cuándo nos vemos? – Sonó, ávida, la voz de Javier al otro lado del hilo.
- No lo sé. ¿Puedes venir a Sevilla?- De nuevo el corazón fuera de su lugar.
- Tendría que escaparme… Mi mujer, ya sabes.- Amarillo.
- Me escapo yo. Él se va de viaje y puedo encargar a alguien que recoja a los niños.

Verano.

Las semanas siguientes fueron de preparativos y nervios. Paula sonreía feliz y su marido se sentía bien porque ya no parecía tan cansada, tan harta. Sus días eran un deseo permanente. Anaranjado, purpurado, amarillo vivo, rojo de puesta de sol junto al Atlántico. Vestido de brillo intenso, luz blanca cegadora. Gimnasia, piscina, comida sana. Javier. Llegar al ordenador y leer aquellas palabras que empezaban a acariciar su cuello, sus mejillas y hacían que un escalofrío de dimensiones desconocidas hasta entonces le recorriera la espalda erizándole la piel y endureciendo sus pezones. Sentía su voz en el oído susurrando aquellas palabras dictadas por la absoluta confianza que depositaban el uno en el otro.

Javier esperaba. Simplemente era, estaba. Dejaba transcurrir las cosas. Apasionado. Enamorado. Esperanzado. Las breves conversaciones, por teléfono escuchando su risa, le aceleraban el pulso y le encerraban en el despacho a escribir. A acariciar esos hombros, a susurrar conjuros de amor eterno (en sonetos pésimos pero llenos de necesidad) en esos oídos que leían sus palabras y las dotaban de una liquidez que humedecía toda la habitación y empañaba la pantalla.

Paula.

Una mañana de septiembre Javier la recogió en la estación de Atocha. Se detuvo a un lado y, temiendo que fuera un espejismo fruto de su imaginación, la besó sin demasiado convencimiento.

-Um, no me esperaba esto. Hace un tiempo no besabas tan bien como ahora.- Dijo ella demostrando bastante más tranquilidad que él.
- Ya. – Arrancó de nuevo- ¿Dónde vamos? ¿Un café?
- Mejor me llevas dónde podamos estar tranquilos.

Sin saber cómo, estaban en el ascensor camino de la 403. La búsqueda, tan llena de prisa, tan angustiosa que inició Javier allí mismo fue detenida con firmeza pero con dulzura. Ya no había lugar para la urgencia, tenían unas cuantas horas por delante.

Pasión.

Se dejaron caer sobre la cama. Sus besos, calientes, llenos de todos los sabores de todos los días de los últimos veinte años. Sus caricias hechas con la ausencia, cubiertas de la experiencia de otras muchas ya olvidadas. Enlazados, acalorados, junto con la ropa se fueron desprendiendo de los miedos y las vergüenzas. Las pieles bronceadas del final del verano brillaban con la intensidad de los días de sol que habían recogido. Se amaron. Ya no eran niños. Jadearon y gritaron. Se retorcieron y arañaron. Se mordieron, se insultaron. Sus manos no dejaron ni un centímetro de piel sin acariciar, sus lenguas, ni una gota de sudor sin recoger. Las caderas de Javier empujaron las de Paula y las piernas de ella envolvieron sin reposo las piernas de él. La entrega fue tan grande que simultanearon, perdiéndose en la puerta blanca de la paz extrema, sus orgasmos varias veces en ese rato.

- ¿De qué te ríes?- Le dijo ella tumbada boca arriba desnuda sobre la cama.
- No, bueno… ¿Puedo hablarte francamente?
- Si, no sé si asustarme…
- Bueno, no debes, intentaré suavizarlo. Esto…, esto, te quiero, te pediría que le dejaras ahora mismo.- Apoyó su cabeza en el vientre de ella y pasó la yema del dedo por la marca del bikini - Nunca había “hecho el amor” de verdad. Además… ¡Ha sido el polvo de mi vida!- Rieron los dos encantados de su nueva conexión.

De vuelta a casa se sintieron como los niños que vuelven de una excursión y se dan de frente con la realidad. Todo igual. Sus parejas grises, oscuras, enfermas de realidad y trabajo. Sus hijos, de colores pero apagados, otoñando prematuramente.

“Necesito verte”.

Paula encendió el PC y al ver esas líneas de negro sobre blanco aspiró profundamente y olió la piel de Javier, sintió a su lado el calor de su cuerpo, oyó su voz describiendo cada paso que habían dado esa mañana. Su aliento de nuevo recorrió su espalda y sus dedos buscaron curiosos bajo su blusa. Los vaqueros apretaban donde debían hacerlo. Entreabrió los labios y dejó escapar un suspiro.

Comenzó a escribir:

“Se va a Bruselas dentro de dos semanas otra vez ¿Quieres verme en la 403?

Yo también te quiero.

Besos de colores.”


concursoderelatos
Mensajes: 1.692
Fecha de ingreso: 28 de Enero de 2009
  • CITAR
  • 8 de Abril de 2010 a las 20:02

EL PADRE COSME

El padre Cosme cerró con cuidado la puerta tras entrar en la celda. Miró con curiosidad a aquel menudo hombrecillo que, sentado en una silla al lado del viejo catre adosado a la pared, se hallaba tan absorto en sus pensamientos que ni siquiera había notado la entrada del buen clérigo. De modo que a lo largo de un par de minutos, pudo observarle y estudiarle a sus anchas.
-Unos sesenta quilos, menudo, insignificante, pero recio y vigoroso. -pensó- Esas prendas que viste le vienen grandes. Sus rasgos son inteligentes, y diríase que bondadosos. Tiene aspecto de no haber matado una mosca en su vida. Se le ve abstraído... está en otro lugar, sus pensamientos le mantienen lejos de esta celda. Y sus pensamientos no son sombríos, sino más bien lo contrario. Parece feliz. Por lo menos no tiene el aspecto del hombre que va a ser ejecutado en pocas horas. Pero quizás convenga hacer notar mi presencia...
-Ejem, ejem.
La discreta tosecilla del padre hizo que el prisionero regresase de allá donde sus pensamientos le habían transportado. Se volvió ligeramente y abrió los ojos sorprendido. Frente a él se hallaba plantado, con aire pacífico y campechano, un hombrecillo obeso, vestido con el sencillo hábito de los franciscanos, con su cordón blanco y su crucifijo de madera. En las manos llevaba un viejo ejemplar de la Biblia. O tal vez fuesen los Envangelios.
-Buenos días, padre.
-Buenos días, hermano.
-¿Puedo ayudarle en algo?
-Seguro que sí. Puede hacer mi trabajo más fácil.
-¿Y cuál es su trabajo?
-Me encargo de ofrecer auxilio espiritual a los condenados en sus últimas horas. Pero, si he de decir verdad, muchas veces son ustedes los que me ofrecen lecciones de grandeza, los que me enriquecen con sus historias o sus confesiones. Es por eso que le digo que puede usted ayudarme. Por mi parte, le ofrezco mi conversación y mi compañía y, si lo desea, también la confesión y los sacramentos.
-Mire, padre, si a usted le parece bien, puede darme esos sacramentos luego de que platiquemos durante un ratito, si le parece oportuno. La verdad es que me encuentro muy a gusto y, creo, en paz con Dios. Pero será bueno despedirse de esta vida haciendo alguna otra cosa bien. Si usted piensa que es bueno lo de los sacramentos, y le hace feliz dármelos, me encantará recibirlos.
-¡Excelente! Veamos. Para empezar, y antes de llegar al momento de la confesión, hablemos un poco de nosotros.- El padre Cosme se sentó en una esquina del catre y dejó el libro religioso sobre la manta, a su lado. - Voy a empezar yo diciéndole que toda mi vida la he vivido en esta pequeña ciudad. Únicamente la dejé durante unos años para acudir al seminario en la capital, lo cual, como sabe, apenas supone un corto viaje.
-Como tal vez usted sepa, padre, yo he pasado muchos años en la región meridional, donde las aldeas abundan en la selva y al pie de las montañas.
-Conozco algo de su vida, hermano. Y sé que allá hacia el sur usted y otros como usted han mantenido encendida la llama de la libertad de nuestro pueblo en estos malos tiempos que corren.
-Padre, eso que dice es muy peligroso. Si le oyen los guardas...
-No pueden oírme. Están en la cantina gastándose la propina que les ofrecí y brindando a mi salud.
-Aun así debe usted ser mas prudente, padre.
-Tal vez... Como le comentaba, conozco mucho de su lucha, de su movimiento de resistencia. Nada de particular tiene ello, si nos atenemos a que se ha convertido en una figura legendaria entre los humildes y los oprimidos de este país.
-Me alegra oírle decir eso. ¡Hemos deseado tanto que nuestro esfuerzo, nuestro dolor y nuestras bajas diesen algún fruto! Y creo que esa conciencia de que es posible acabar con el tirano y con su corrupto gobierno se ha ido extendiendo entre los nuestros. Sólo lamento que mi situación actual pueda desmoralizar a algunos...
-Lo cual no sería de extrañar.A no ser que...
-¿En qué piensa usted, padre?
-A no ser que haya una explicación para que se encuentre usted preso, y a punto de ser ejecutado.
-Hay una explicación, sin duda. En la mente del tirano.
-Yo pensaba en otra explicación...
-No va usted desencaminado, padre.
-Dígame, hermano. ¿no es cierto que por mucho que lo habían intentado, jamás habían logrado los soldados dar con el paradero de usted y los suyos?
-Es cierto. Pero debo decirle que desde hace algún tiempo un ominoso círculo iba cerrándose de manera cada vez más peligrosa. Los espías del tirano ya sospechaban cual era la aldea que acogía nuestro cuartel general. Algunos de los nuestros estaban bajo sospecha, y eran seguidos. No diré que en secreto, puesto que estábamos por completo al corriente de ese hecho.
-¿Por qué, pues, no tomaron más precauciones? ¿Cómo fue el dejar llegar a los soldados a esa pequeña aldea donde le prendieron?
-No teníamos otra alternativa. Voy a decirle una cosa, padre. Pensé que usted lo sospechaba... aunque no ha sido así, por lo visto. Todo fue deliberado. Dimos a los espías la información que quisimos, para que actuasen como lo hicieron.
-¡Pero hombre de Dios! ¡Qué me dice usted!
-Lo que oye. Las sospechas iniciales de los esbirros del tirano, bien encaminadas debo confesarlo, dieron paso a una supuesta certeza de estar sobre la auténtica pista. El estar casi seguros de que conocían por fin la ubicación de nuestro cuartel general y de que allí podrían hacerme prisionero, hizo que dejasen de lado el cerco a que nos sometían. Pero había que llevar las cosas hasta el fin. Debían tener la absoluta certeza de que yo estaba donde pensaban hallarme. Por ello yo debía estar físicamente allí, hacerme ver de algún modo discreto, que no pareciese intencionado.
-Eso equivalía a entregarse... lo cual equivale, si me lo permite, a un suicidio.
-Lo sé, padre, lo sé. Pero era necesario. Siendo yo el señuelo lo mejor y lo peor del ejercito se lanzó sobre mi y sus esfuerzos se concentraron en rodear, cercar y tomar la pequeña aldeíta.
-En ese caso... ¿usted sabía que no tenía posibilidad alguna? ¿sabía que se estaba condenando a una muerte segura? Muerte que pudo haber llegado mucho antes, por cierto, cuando aquellos cientos de fusiles surgidos de todas partes le apuntaron el otro día.
El hombrecillo suspiro, sonriendo.
-Ay, padre... mientras esos fusiles me apuntaban a mí, no lo hacían en otra dirección. Ninguno de ellos apuntó hacia todos aquellos que tuvieron el tiempo y la oportunidad de dejar un enclave sospechoso y marchar a un nuevo asentamiento. Entre ellos mis hermanos y su familias. Y también...
-¿También?
-Mi esposa y mis hijos. El mayor, todo un hombre ya, lleva camino de poder sucederme en el liderazgo de nuestro movimiento libertador. Me alegra saber que ahora están a salvo.
El buen padre Cosme miró con asombro a aquel partisano, aquel hombrecillo queen aquel cuerpo más bien menudo encerraba tanta grandeza. Y vio que la sonrisa seguía iluminando su rostro, que la serenidad seguía dominando su expresión.
-Entonces, yo tenía razón. Hay una explicación... y aquí, entre nosotros, pienso que en vez de desmoralizar a algunos de los suyos, como temía, va ayudar a mantener todavía más alto su espíritu de lucha y rebeldía. Y va a hacer de usted un figura aún más legendaria. Y por supuesto, no pierda cuidado que por mi parte haré todo lo posible, dentro de una razonable discreción, por que su gesto y su entrega sean bien conocidos.
-No se arriesgue innecesariamente, padre. No sea imprudente. No necesita usted convencer a nadie entre los nuestros, que tienen muy claro el por qué estoy aquí preso.
-Ya veremos, ya veremos, hermano. Pero... ¡Por Dios! Dígame una cosa, ¿era necesario su sacrificio? ¿no pudo evitar caer prisionero?
-Era absolutamente necesario. Compréndalo, padre.
-¡Pero eso es de locos! Aunque... razonable por otra parte. Creo que sé la respuesta, pero quiero preguntarle a usted algo.
-Pregunte lo que sea, padre.
-¿Por qué? ¿Por qué uno entrega su propia vida, y por qué lo hace con una sonrisa y con tal serenidad en la expresión?
-Mire, padre, yo lo he hecho por amor. Por que amo a mi familia, a mi mujer y a mis hijos. Pero por encima de ello, porque amo a mi pueblo, porque amo a mi gente.
-Hijo mío, permite que te llame así, vamos a ahorrarnos una innecesaria confesión. Voy a ofrecerte la sagrada forma, que pocas veces ha sido entregada a persona alguna que merezca tanto recibirla como tú. Que Dios te bendiga.
-Que Dios le bendiga a usted, Padre. Que nos bendiga a todos.
-Amén.

bizarro
Mensajes: 5.103
Fecha de ingreso: 12 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 8 de Abril de 2010 a las 21:27
El plazo se cierra a las 22:00, hora a la que se abrirá el hilo de votaciones.
bizarro
Mensajes: 5.103
Fecha de ingreso: 12 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 8 de Abril de 2010 a las 22:01
Queda clausurada la fase de presentación de relatos de esta edición.

La simplicidad del primer millón

La simplicidad del primer millón
A lo largo de 46 capítulos, Aitor Zárate nos descubre lo alejado o cerca que estamos de conocer como funciona el mundo del dinero. Nos propone ganar nuestro "Primer Millón" y nos muestra tanto las claves para conseguirlo, como soluciones para no caer en las trampas que "El Sistema" pone en nuestro camino. La Simplicidad del [...] Ver libro

Autor: aitorzarate

   

¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar
¿Conoces nuestro
catálogo de libros
en letra grande?
Echar un vistazo