bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Foro para escritores de Bubok

Para participar en los foros de Bubok es imprescindible aceptar y seguir unas normas de conducta básicas. Puedes consultar estas normas aquí
X
soloelsol
soloelsol
Mensajes: 534
Fecha de ingreso: 24 de Octubre de 2009

Pedazos de

9 de Mayo de 2010 a las 14:27

Humillados y Ofendidos (1861), Fiódor Mijáilovich Dostoievski (1821-1881)

<De un tirón leí mi novela, en una velada que se prolongó hasta las dos de la madrugada. El viejo al principio frunció el ceño: esperaba oír algo que acaso él mismo no pudiera comprender, algo sublime, y en lugar de eso se encontraba con sucesos vulgares completamente conocidos, con los mismos hechos que suceden cada día a nuestro alrededor. Quizás esperaba que mi personaje fuese algún individuo encumbrado, un hombre que, por su brillantez, despertara un interés particularísimo, un personaje histórico como Roslavliev o Yuri Miloslavski; pero yo sacaba a relucir a un oscuro empleado, un infeliz, algo simple, cuya chaqueta ajada iba perdiendo los botones, y narrado todo de una forma sencilla, en el lenguaje que corrientemente se emplea. ¡Qué cosa tan singular! Ana Andreievna lanzaba a su marido interrogadoras miradas llenas de enojo, como si se sintiera defraudada. "¿Vale la pena escribir y leer esas tonterías, y menos aún pagar por ellas?">

 

soloelsol
soloelsol
Mensajes: 534
Fecha de ingreso: 24 de Octubre de 2009
  • CITAR
  • 9 de Mayo de 2010 a las 15:38

Novela con cocaína(1936), Aguéiev, M. (1898-1973)

soloelsol
soloelsol
Mensajes: 534
Fecha de ingreso: 24 de Octubre de 2009
  • CITAR
  • 9 de Mayo de 2010 a las 16:10

Bartleby y compañía (2000), Enrique Vila-Matas (1948)

soloelsol
soloelsol
Mensajes: 534
Fecha de ingreso: 24 de Octubre de 2009
  • CITAR
  • 10 de Mayo de 2010 a las 12:50

Tokyo ya no nos quiere (1999), Ray Loriga (n. 1967)

javihero
Mensajes: 482
Fecha de ingreso: 11 de Septiembre de 2009
  • CITAR
  • 10 de Mayo de 2010 a las 13:36

Ésta es bestial. Del sujetador a la mesa dos billetes arrugados.

Me apunto "Novela con cocaína" para mi wish-list.

sarakey
Mensajes: 441
Fecha de ingreso: 1 de Enero de 2010
  • CITAR
  • 10 de Mayo de 2010 a las 14:02

Manual de combate ( Charles Bukowsky)


Dijeron que Céline era un nazi

dijeron que Pound era un fascista

dijeron que Hamsun era un nazi y un fascista.

pusieron a Dostoievsky frente a un pelotón

de fusilamiento

y mataron a Lorca

le dieron electroshocks a Hemingway

(y vos sabés que se pegó un tiro)

y echaron a Villon de la ciudad (París)

y Mayakovsky

desilusionado con el régimen

y luego de una pelea de enamorados,

bueno,

también se pegó un tiro.

Chatterton se tomó veneno de ratas

y funcionó

y algunos dicen que Malcom Lowry se murió

ahogado en su propio vómito

borracho.

Crane se tiró a las hélices

del barco o a los tiburones.


El sol de Harry Crosby era negro.

Berryman prefirió el puente.

Plath no encendió el horno.


Séneca se cortó las muñecas en la

bañera (es la mejor manera:

en agua tibia)

Thomas y Behan se emborracharon

hasta morir y

hay muchos más.

¿y vos querés ser un

escritor?


Es esa clase de guerra:

la creación mata,

muchos se vuelven locos,

algunos pierden el rumbo y

no lo pueden hacer

nunca más.

algunos pocos llegan a viejo.

algunos pocos hacen plata.

algunos se mueren de hambre (como Vallejo).

es esa clase de guerra:

bajas por todas partes.


Está bien, adelante

hacelo

pero cuando te ataquen

por el lado que no ves

no me vengas con

remordimientos.


Ahora me voy a fumar un cigarrillo

en la bañera

y luego me voy a ir a

dormir


sarakey
Mensajes: 441
Fecha de ingreso: 1 de Enero de 2010
  • CITAR
  • 10 de Mayo de 2010 a las 14:21
El Eclipse- Augusto Monterroso. Obras Completas (y otros cuentos)

Cuando Fray Bartolomé Arrazola se sintió perdido aceptó que nada podría salvarlo. La selva poderosa de Guatemala lo había apresado, implacable y definitiva. Ante su ignorancia topográfica se sentó con tranquilidad a esperar la muerte. Quiso morir allí, sin ninguna esperanza, aislado, con el pensamiento fijo en la España distante, particularmente en el convento de Los Abrojos, donde Carlos Quinto condescendiera una vez a bajar de su eminencia para decirle que confiaba en el celo religioso de su labor redentora.
Al despertar se encontró rodeado por un grupo de indígenas de rostro impasible que se disponían a sacrificarlo ante un altar, un altar que a Bartolomé le pareció como el lecho en que descansaría, al fin, de sus temores, de su destino, de sí mismo.
Tres años en el país le habían conferido un mediano dominio de las lenguas nativas. Intentó algo. Dijo algunas palabras que fueron comprendidas.
Entonces floreció en él una idea que tuvo por digna de su talento y de su cultura universal y de su arduo conocimiento de Aritóteles. Recordó que para ese día se esperaba un eclipse total de sol. Y dispuso, en lo más íntimo, valerse de aquel conocimiento para engañar a sus opresores y salvar la vida.
-Si me matáis-les dijo- puedo hacer que el sol se oscurezca en su altura.
Los indígenas lo miraron fijamente y Bartolomé sorprendió la incredulidad en sus ojos. Vio que se produjo un pequeño consejo, y esperó confiado, no sin cierto desdén.

Dos horas después el corazón de Fray Bartolomé Arrazola chorreaba su sangre vehemente sobre la piedra de los sacrificios (brillante bajo la opaca luz de un sol eclipsado), mientras uno de los indígenas recitaba sin ninguna inflexión de voz, sin prisa, una por una, las infinitas fechas en que se producirían eclipses solares y lunares, que los astrónomos de la comunidad maya habían previsto y anotado en sus códices sin la valiosa ayuda de Aristóteles.
javihero
Mensajes: 482
Fecha de ingreso: 11 de Septiembre de 2009
  • CITAR
  • 10 de Mayo de 2010 a las 14:24
¿Una traducción de Bukowski al argentino? Ché, qué quilombo.
sarakey
Mensajes: 441
Fecha de ingreso: 1 de Enero de 2010
  • CITAR
  • 10 de Mayo de 2010 a las 14:59
¡Sí! Me he dado cuenta que estaba argentinizado el poema cuando ya había que editar ...(voy en modo automático hoy y he olvidado de traducir los archivos del ordenador), pero le da un toque chavacano a Bukowsky que en mi cabeza suena muy bien, así que lo he dejado así. ¿Egoísta, yo?
DanielTurambar
Mensajes: 5.100
Fecha de ingreso: 14 de Mayo de 2008
  • CITAR
  • 10 de Mayo de 2010 a las 15:03
Y lo bien que le sienta
soloelsol
soloelsol
Mensajes: 534
Fecha de ingreso: 24 de Octubre de 2009
  • CITAR
  • 10 de Mayo de 2010 a las 15:36
La senda del perdedor (1982), Charles Bukowski (1920-1994)



soloelsol
soloelsol
Mensajes: 534
Fecha de ingreso: 24 de Octubre de 2009
  • CITAR
  • 11 de Mayo de 2010 a las 18:40

El Castillo (1926), Franz Kafka (1883-1924)

raulcamposval
Mensajes: 4.218
Fecha de ingreso: 9 de Noviembre de 2009
  • CITAR
  • 12 de Mayo de 2010 a las 14:18

Por primera vez el frío se hacía sentir en pleno día, y nadie pensaba en quitarse las chaquetas. La muchacha del Dauphine y las monjas hicieron el inventario de los abrigos disponibles en el grupo. Había unos pocos pulóveres que aparecían por casualidad en los autos o en alguna valija, mantas, alguna gabardina o abrigo ligero. Otra vez volvía a faltar el agua, y Taunus envió a tres de sus hombres, entre ellos el ingeniero, para que trataran de establecer contacto con los lugareños. Sin que pudiera saberse por qué, la resistencia exterior era total; bastaba salir del límite de la autopista para que desde cualquier sitio llovieran piedras. En plena noche alguien tiró una guadaña que golpeó el techo del DKW y cayó al lado del Dauphine. El viajante se puso muy pálido y no se movió de su auto, pero el americano del De Soto (que no formaba parte del grupo de Taunus pero que todos apreciaban por su buen humor y sus risotadas) vino a la carrera y después de revolear la guadaña la devolvió campo afuera con todas sus fuerzas, maldiciendo a gritos. Sin embargo, Taunus no creía que conviniera ahondar la hostilidad; quizás fuese todavía posible hacer una salida en busca de agua.


La autopista del sur, Julio Cortázar

(Creo recordar que es del relatario "Todos los fuegos, el fuego").

sarakey
Mensajes: 441
Fecha de ingreso: 1 de Enero de 2010
  • CITAR
  • 14 de Mayo de 2010 a las 11:09

De: "Asfixia". Chuck Palahniuk.

Todas las adicciones, le contó, no eran más que formas de tratar un mismo problema. Las drogas, el exceso de comida, el alcohol o el sexo, todo era una simple forma de encontrar la paz. De escapar de lo que conocemos. De nuestra educación. Eran nuestro mordisco a la manzana.

El lenguaje, le dijo, no es más que nuesra forma de disipar con explicaciones la maravilla y la gloria del mundo. De deconstruirlo. De desdeñarlo. Le explicó que la gente no puede soportar toda la belleza del mundo. El hecho de que no pueda ser explicado ni comprendido.

Delante de ellos en la carretera apreció un restaurante rodeado de camiones aparcados más grandes que el propio restaurante. Habia aparcados algunos de los coches nuevos que la mamaíta no quería. Uno podía notar el olor de muchas comidas distintas siendo fritas en el mismo aceite caliente. Uno podía oler los motores apagados de los camiones.

-Ya no vivimos en el mundo real- dijo ella-. Vivimos en un mundo de símbolos.

La mamaíta se detuvo y metió la mano en el bolso. Agarró al chico del hombro y se quedó mirando la montaña.

-Un último vistacito a la realidad-dijo-. Y nos vamos a comer.

Luego se metió el tubito blanco e inhaló.

emartiants
emartiants
Mensajes: 608
Fecha de ingreso: 6 de Julio de 2009
  • CITAR
  • 14 de Mayo de 2010 a las 11:32

Camilo José Cela, "Mazurca para dos muertos":

(...)

Cuando murió Claudio Doade estaba tan consumido que casi ni pesaba.

-¿Le mandamos decir una misa, señorita?

-¡Psche! Yo creo que con un padrenuestro le basta y le sobra.

Los puercos hozan la trufa del monte con sabiduría y los perros levantan la raíz de la mandrágora con los dientes, el perro debe ser negro y después morir, las dos cosas.

(...)

soloelsol
soloelsol
Mensajes: 534
Fecha de ingreso: 24 de Octubre de 2009
  • CITAR
  • 14 de Mayo de 2010 a las 18:37

El árbol de la ciencia (1911), Pío Baroja (1872-1956)

soloelsol
soloelsol
Mensajes: 534
Fecha de ingreso: 24 de Octubre de 2009
  • CITAR
  • 14 de Mayo de 2010 a las 19:28

La matriz y la sombra (2002), Ana Prieto Nadal (1976)

DanielTurambar
Mensajes: 5.100
Fecha de ingreso: 14 de Mayo de 2008
  • CITAR
  • 15 de Mayo de 2010 a las 13:39
"El Poeta", Yi Mun-Yol

Al caer la noche los pjaros duermen en la misma rama, pero al amanecer echan a volar cada uno por su lado.
Mira, as es la vida,
para qu empapar de lgrimas el borde de las mangas!
Zarax
Mensajes: 2.188
Fecha de ingreso: 14 de Enero de 2009
  • CITAR
  • 15 de Mayo de 2010 a las 17:43
Antología poética
Expresión y reunión

Vuestro odio me inyecta nueva vida.
Vuestro miedo afianza mi sendero.
Vida de muchos puesta en el tablero
de la paz, combatida, defendida

(Ira y miedo apostaron la partida,
quedándose los dos con el dinero.
Qué hacer, hombre de dios, si hay un ratero
que confunde la Bolsa con la vida.)

Vuestro odio me ayuda a rebelarme.
A ver claro y a pisar más firme.
(Mientras viva, habrá noche y habrá día)
Podrán herirme, pero no dañarme.
Podrán matarme, pero no morirme.
Mientras viva la inmensa mayoría.

Blas de Otero
sarakey
Mensajes: 441
Fecha de ingreso: 1 de Enero de 2010
  • CITAR
  • 15 de Mayo de 2010 a las 20:12

Libro del desasosiego. Fernando Pessoa.

No son las miserables paredes de mi cuarto vulgar, ni las mesas viejas de la oficina ajena, ni la pobreza de las calles intermedias de la Baixa usual, tantas veces recorridas por mí que ya me parecen haber usurpado la fijeza de lo irreparable, las que producen en mi espíritu la náusea, frecuente en él, de la cotidianidad ultrajante de la vida. Son las personas que habitualmente me rodean, son las almas que, desconociéndome, me conocen cada día con el trato y la conversación, las que me ponen en la garganta del espíritu el nudo salivar del asco físco. Es la sordidez monótona de su vida, paralela a la exterioridad de la mía, es su conciencia íntima de ser mis semejantes, lo que me pone el traje de galeote, me da la celda de presidiario, me hace apócrifo y mendigo.

Hay momentos en que cada detalle de lo vulgar me interesa en su misma existencia, y yo tengo por todo la inclinación de saberlo leer todocon claridad. Entonces veo lo común con singularidad, y soy poeta con aquel alma con que la crítica de los griegos formó la edad intelectual de la poesía. Pero también hay momentos, y uno de ellos es este que me oprime ahora, en que me siento más a mi mismo que a las cosas externas, y todo se me convierte en una noche de lluvia y lodo, perdido en la soledad de un apeadero secundario, entre dos trenes de tercera clase.

civairott
Mensajes: 559
Fecha de ingreso: 10 de Diciembre de 2009
  • CITAR
  • 16 de Mayo de 2010 a las 1:48

No es una novela... es el inicio de una película, de un guión. Pero es tan literario... Se trata de "Eternal Sunshine of the Spotless Mind" (me niego a poner el ridículo título en español que eligieron), escrito por Charlie Kaufman.

 

Pensamientos al azar sobre el Día de San Valentín del 2004. Es una celebración inventada por los fabricantes de tarjetas de felicitación, para que la gente se sienta como una mierda. Hoy no he ido a trabajar. He cogido el tren a Mountauk. No sé por qué, no soy una persona impulsiva. Supongo que me he despertado deprimido. Tengo que llevar el coche al mecánico.

Hace un frío que pela en esta playa. Mountauk en febrero… Eres genial, Joel. Páginas arrancadas…. No recuerdo haberlo hecho. Al parecer es la primera vez que escribo en dos años.

La arena está sobrevalorada… Sólo son piedrecitas diminutas. Si pudiera conocer a otra mujer… Supongo que las probabilidades de que eso ocurra se ven disminuidas por mi incapacidad de establecer contacto ocular con una mujer desconocida. Tal vez debería volver con Naomi. Era agradable… Lo agradable es bueno. Me quería.

¿Por qué me enamoraré siempre de la primera mujer que veo y que me presta la más mínima atención?

 

La simplicidad del primer millón

La simplicidad del primer millón
A lo largo de 46 capítulos, Aitor Zárate nos descubre lo alejado o cerca que estamos de conocer como funciona el mundo del dinero. Nos propone ganar nuestro "Primer Millón" y nos muestra tanto las claves para conseguirlo, como soluciones para no caer en las trampas que "El Sistema" pone en nuestro camino. La Simplicidad del [...] Ver libro

Autor: aitorzarate

   

¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar
CliniCOT. Casos Clínicos Residentes Cirugía Ortopédica y Traumatologia 2019
CliniCOT. Casos Clínicos Residentes Cirugía Ortopédica y Traumatologia 2019
Obra colaborativa realizada por Traumatologos en la que se presentan una serie de casos clinicos de forma sistematica, aportando [...] Ver libro
15 libros comprados
desde MADRID
¿Conoces nuestro
catálogo de libros
en letra grande?
Echar un vistazo