bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Foro para escritores de Bubok

Para participar en los foros de Bubok es imprescindible aceptar y seguir unas normas de conducta básicas. Puedes consultar estas normas aquí
X
1 2
bookradioman
Mensajes: 189
Fecha de ingreso: 3 de Junio de 2010

El valor literario

13 de Agosto de 2010 a las 10:26

Si te parece, R2, discutimos el tema aquí, para que todo el que quiera pueda intervenir sin despistarse con las chorreces seniles y los interesados puedan seguir el transcurso de las votaciones sin problemas.


Preguntas ¿qué es el valor literario? Hombre, para contestar a esa pregunta deberíamos establecer unos puntos en común.
Aquí leo muchas veces discursos acerca de la mala ortografía, de la mala puntuación... en definitiva de las ortodoxas reglas que deben regir la creación literaria. Y todo eso está muy bien, de hecho es fundamental, en eso, imagino, estaremos todos de acuerdo cualquiera que sea nuestra condición.
Por otro lado valdría la pena establecer hasta que punto la capacidad de innovar puede suscitar el interés del lector. Para mí esa es una parte fundamental del "valor literario", intentar hacer algo nuevo, teniendo en cuenta que desde que se escribió "La odisea", todo, absolutamente todo está escrito. Innovar sobre lo mismo, difícil tarea.
Ya tenemos, REGLAS E INNOVACIÓN (podríamos crear un ministerio, si le comemos un poco la cabeza a ZP seguro que lo crea) 
El concepto de GENERACIÓN. Para mi siempre ha sido muy curiosa esa manía que tenían los estudiosos de la literatura de establecer parámetros entre los autores de distintas épocas, encasillándolos en generaciones (98, 27 etc...) Con el tiempo me he dado cuenta, que en definitiva no era una agrupación, si no más bien una disgregación de conceptos dentro de una misma órbita. Seguramente si alguna vez alguien se acuerda de vosotros, tenga la feliz idea de denominaros GENERACIÓN. Entonces saldrán a la luz las discrepancias entre autores como tú mismo y Pelagio, o con Bizarro. El fino tono humorístico de La Teniente, con sus mayores o menores capacidades, el ostracismo de gente como Nosebundos o Salazar, la ingenuidad de autores como Miguelmig o la chanza estudiada de Indiana... me dejo a otros muchos pero, ¿me vais siguiendo?


Supongo que mucho de ese llamado valor literario podrá referirse a cuestiones estéticas, métricas, lingüísticas, pero no atino a percibir cómo se mide, cómo se establece y sobre todo quién tiene el poder de decir qué tiene o no dicho valor.

R2-D2
Mensajes: 3.188
Fecha de ingreso: 26 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 13 de Agosto de 2010 a las 11:41

Dices:

Preguntas ¿qué es el valor literario? Hombre, para contestar a esa pregunta deberíamos establecer unos puntos en común.

Y es que es eso, los puntos en común. El valor literario lo recibe un texto de sus lectores. Sólo puede hablarse de un "valor absoluto" del texto estudiando si el autor ha conseguido con su texto conectar o no con los lectores "a los que se dirige".

Fíjate en nuestra mutua relación autor-lector. Por lo que he visto que votas, y por lo que te he leido, es lógico que tú y yo no nos encontremos con nuestros textos. Salvo excepciones, que siempre las habrá, ni tú me votas, ni yo te voto, ni tú escribes par mí, ni yo escribo para ti.

Todo esto está teorizado en Umberto Eco, Lector in fabula. Creo que lo he citado en este foro como media docena de veces. El lector "colabora" con el texto que lee. Le suministra el contexto. Lo descodifica allí donde hace elipsis. Asume sus técnicas narrativas, sus giros estilísticos, a partir de un poso de lecturas compartido con el autor. Y finalmente, le da valor. Así que las diferencias de cultura, de educación, de carácter, de generación, de entorno vital, marcan para un determinado texto su ámbito de lectores que lo pueden apreciar.

No se puede escribir bien sin colocarse de la manera más inteligente posible del lado del lector. De TU lector.

Claro, tú y yo coincidimos en el concurso. ¿Debe ser una herida a nuestra autoestima la decepción que recibimos del otro? Lo es. Es inevitable. Es un concurso. Estamos participando para recibir el aplauso.

Pero objetivamente, no debería importarnos. Transitamos por caminos diferentes... que puntualmente se cruzan en el concurso.

En el concurso ha habido gente que se ha marchado -o ha ido y ha vuelto- descorazonada porque no encontraba para sus relatos el aprecio que creía merecer. En algunos casos, era una mera cuestión de "lector in fabula", y aún entendiéndolo, aún entendiendo que era algo que no tenía que ver con el valor de lo que escribían, sino con la subjetividad que los distancia del grupetto que se va juntando, deshaciendo y juntando en el concurso, aún así, duele.

Es la puta ficción del concurso. Aunque pretendamos no darle valor, un cinco agrada y un cero duele. Incluso aunque comprendamos las razones de ese cinco o de ese cero.

bookradioman
Mensajes: 189
Fecha de ingreso: 3 de Junio de 2010
  • CITAR
  • 13 de Agosto de 2010 a las 13:07

¿Qué cualidad necesita un relato para obtener un buen resultado en el concurso? y ¿Cómo se puede relacionar con la teoría del "valor literario"?

Bien, podríamos resumir todo en que un relato, para llegar al buen-regular-mal lector que se relaciona en mayor o menor medida con el concurso, debería COMUNICAR. Para ello se requiere un conocimiento profundo del hombre y del mundo que le rodea. Una verdadera cultura, no erudición.
Según Eudora Welty (autora norteamericana) el arte de escribir se resume en tres expresiones fundamentales:
ESCUCHAR
APRENDER A VER
ENCONTRAR UNA VOZ

R2-D2
Mensajes: 3.188
Fecha de ingreso: 26 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 13 de Agosto de 2010 a las 13:20

Pero book, es que yo puedo suscribir y suscribo el 100% de lo que dices ahí arriba, en mayúsuculas y en minúsculas, y sin embargo, eso no explicaría nuestras diferencias.

Estamos jugando con las palabras. El hecho de que dos hablantes compartan el mismo diccionario y la misma gramática, no te garantiza que se puedan comunicar.

Vixa
Mensajes: 1.348
Fecha de ingreso: 12 de Mayo de 2008
  • CITAR
  • 13 de Agosto de 2010 a las 13:24
.
Vixa
Mensajes: 1.348
Fecha de ingreso: 12 de Mayo de 2008
  • CITAR
  • 13 de Agosto de 2010 a las 13:24
Esta discusión me viene al pelo con la conversación que estaba manteniendo con Mameri acerca de un comentario que ha realizado a mi libro... y curiosamente, menciona lo mismo que dice R2, que mi obra deja de lado al lector.

Y bueno, eso es algo que en cierto modo ya sabía, porque pido al lector que sienta empatía por un gusano misántropo.

Lo curioso es que él me dice que eso es algo imposible, y aunque sea una opinión subjetiva, cree que ese enfoque es un error.

Mi opinión es que, auunque ese planteamiento limite mucho mi abánico de lectores, cualquier otro enfoque hubiese terminado en una obra absolutamente diferente y distorsionada.

Es evidente que todo el mundo tiene sus lectores y a veces quizá algunos nos empeñamos en reducir demasiado nuestro particular coto.

Entonces, ¿cómo determino la calidad literaria de mi obra? Quedándome con las críticas a las que no les ha gustado basándose más en consideraciones éticas y morales o, simplemente,  en su concepto de ver lo que es el mundo y la manera en que alguien debería contribuir en nuestra sociedad... o por el contrario me quedo con las opiniones de la gente que se ha metido en el personaje.

No sé, es algo complejo, porque te das cuenta de que que te digan que tu obra no está mal escrita, no tiene porque ver directamente con la calidad literaria, o quizá sí, pero no con su éxito literario o de aceptación de público.
R2-D2
Mensajes: 3.188
Fecha de ingreso: 26 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 13 de Agosto de 2010 a las 13:52

Exacto, Vixa. Eres tú el que tiene que entender al lector concreto, saber a quién te diriges.

De lo que te transmite una crítica, un comentario o incluso una simple votación, eres tú el que debe saber "leer". A mí, a veces, me ha dicho más de un relato mío una votación de alguien que yo presumía de conocer, y que me demuestra que había calculado mal el impacto de mi relato. Aunque no me diga nada con palabras.

Tambien el que critica o comenta debería tratar de saber qué comparte con el autor y qué le puede decir que el autor pueda asimilar. Hay críticas y comentarios muy trabajados y bienintencionados, pero que no pueden saltar el abismo que lo separa del autor.

En cambio, en lugar de ser conscientes de estas diferencias, andamos por aquí tantas veces echándonos flores cuando somos hipócritas o pisándonos el callo cuando somos francos.

mameri
Mensajes: 1.479
Fecha de ingreso: 30 de Octubre de 2009
  • CITAR
  • 13 de Agosto de 2010 a las 13:53
Una obra puede estar muy bien escrita y no tener valor literario alguno. Existen manuales de construcción de maquetas que, sin que les falte ni sobre una coma, no hay por dónde cogerlos. La buena literatura no tiene fórmula matemática, se da o no se da.
simpatialaboral
simpatialaboral
Mensajes: 733
Fecha de ingreso: 6 de Diciembre de 2009
  • CITAR
  • 13 de Agosto de 2010 a las 15:06

Siempre lo mismo. Dicen que por más que te pongas a correr no alcanzarás al último récor, salvo que te ayuden. El concurso ayuda. Y cada quién puede seguir su camino; si recoge lo que encuentra, llena la buchaca de semillas y se compra dos lápices y un sacapuntas. ¿Por qué dos? Mientras escribes con uno el otro te lo metes por donde puedas, para mejorar lo que dices. Y si no, si quieres zurrar en el campeonato, ganando o perdiendo, pues te quedarás en las divisiones inferiores. Yo veo que el concurso sirve para pegarse con diversas mentalidades, pero sobre todo, se tiene que consolidar como un cuadrilátero en el que entren los escritores jóvenes y los amateurs, a pelear. El club de la lucha. Sólo eso. Y la novela, hay que airearla por ahí afuera. Esta es o será la Academia. Claro que en esto hay gente que ve negocio. Y "pa" montarlo hay que ganar torneos. Todo esto ya se contó antes, como dicen que Homero, el ciego, hizo. ¡Habrá timo más grande! La narrativa es eso, pensar que Homero no era ciego a sus lectores.

¡Escribís con el culo! Expresión que se emplea a la hora de votar, antes de entrar en el ring. Podía ser un lema.


bookradioman
Mensajes: 189
Fecha de ingreso: 3 de Junio de 2010
  • CITAR
  • 13 de Agosto de 2010 a las 15:08
Los valores literarios son los propios del texto: su construcción (verso o prosa, su género y subgénero (por ej., poema (G) y satírico, de amor, filosófico (s), mirad los de Quevedo que tienen estas clasificaciones), su extensión, por ej. Soneto (Piquéras) o libro épico (Pelagio) construcción de las frases: novedosas o estilísticamente correctos, figuras literarias(metáforas, hipérboles, sinécdoques, metonimias, recuerdo la polémica entre Piqueras y Lapoeta)  Es decir, los que podemos tomar del texto en sí, nada más que del texto.
Los ideológicos ya se encuentra tras la lectura, necesariamente. Novelas de tesis, como las de Galdós, en que se denuncia algo, naturalista en que se aboga por algo, un cambio social, por ejemplo, las de Dickens, denunciando el trabajo infantil, a nivel histórico podían ser las obras de la Ilustración del s. XVIII, en que se buscaba la cultura del pueblo junto con la Enciclopedia, o las obras de Voltaire. 
Lo indeológico es el propósito de la novela, mientras lo literario es cómo está hecho el texto. 
Seguramente no estaremos de acuerdo en esta improvisada definición, aunque seguro que detrás de ella se encuentran muchos de los aspectos que nos diferencian a la hora de juzgar los relatos del concurso.
R2-D2
Mensajes: 3.188
Fecha de ingreso: 26 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 13 de Agosto de 2010 a las 17:38
Yo me fijo mucho en lo variable y mudable de un lector a otro, o de una época-cultura-generación a otra, pero veo que algunos temas se repiten con distinta forma, son eternos.

Creo que la literatura trata siempre del deseo en cualquiera de sus múltiples formas. Utilizo el término "deseo" en una acepción entre psicoanalítica y antropológica. Si fuéramos seres vivos satisfechos, que nunca acaban de salir del útero materno, no habría materia para la literatura. Desde el momento en que salimos al trauma de la realidad, nuestra conciencia se desarrolla de forma literaria. La literatura se situa en una zona fronteriza entre nosotros y la realidad. Y trata siempre de nosotros y de nuestra lucha con la realidad. No pasa de ser esa vecina que te cuenta sus cuitas en la cocina de su casa. O sus alegrías.

Por eso hay temas eternos, porque el ser humano es el mismo ahora y en tiempos de Homero. Y al mismo tiempo, la literatura toma las formas de la realidad en la que se da. ¿Que tienen de común el protagonista de El concursante y Aquiles? Que los dos son luchadores. Que los dos sufren.

También algunos recursos formales permanecen invariables de una época a otra. La apelación a lo concreto, al mostrar, como la forma de hacer vívida la representación de lo que se cuenta. Eso no ha cambiado ni cambiará. No le hables al lector del dolor. Nada significa esa palabra, está gastada, hundida en el diccionario. Ni siquiera de la siguiente palabra de argot o jerga que venga a sustituirla. Muéstrale algo que le haga sentir el dolor. Y no le muestres lo mismo que ya han mostrado otros. Tiene que ser nuevo, nuevo para el lector al que te diriges. Si no es nuevo, no lo conmoverás, estará anestesiado.

La superación continua del desgaste de las palabras, recurriendo a nuevas y novísimas metáforas, extendiendo y cambiando los sentidos, inventando palabras nuevas.

La superación de los formatos narrativos, de las arquitecturas, de las tramas, de los puntos de vista.


Esa exigencia de superación es devoradora. Porque el que empieza a escribir con veinte años y un bagaje de lecturas limitado, se va dando cuenta a medida que lee y escribe de que mucho de lo que intenta está ya conseguido, dicho, escrito. Puedes quedarte de manera autocomplaciente entre un grupo que te aplaude. A lo mejor, incluso, entras en los circuitos comerciales y puedes presumir o de publicado o de cobrar derechos de autor. Pero siempre habrá alguien que ya ha superado lo que tú intentas o ensayas.


En fin, esa es mi concepción del valor literario. Un tema único, pero multiforme. Y una exigencia perenne de mutación, que hace que todo éxito de público, de aplausos de lectores, sea relativo a un momento y lugar.
pelagio
Mensajes: 3.420
Fecha de ingreso: 5 de Mayo de 2009
  • CITAR
  • 14 de Agosto de 2010 a las 13:24

Decía Plinio El Viejo que no hay libro tan malo que no encierre algo bueno en su interior. Es claro que cuanto mayor sea "lo bueno" mejor será el libro por sí mismo. 

Una obra literaria es un producto... un producto que pretende interactuar con el público, por lo tanto, y aplicando un dicho muy conocido "siempre hay un roto para un descosido", no hay libro que tenga su público concreto.
Otra cosa son los aspectos formales de la obra, como decía Ledesma, REGLAS E INNOVACIÓN; está claro que sin tener en cuenta estos parámetros no se puede aspirar a llegar demasiado lejos. Hay más cosas a tener en cuenta, claro está, pero las casas se empiezan por los cimientos, siempre.
simpatialaboral
simpatialaboral
Mensajes: 733
Fecha de ingreso: 6 de Diciembre de 2009
  • CITAR
  • 15 de Agosto de 2010 a las 18:49

Quiero compartir con vosotros un artículo del director del Instituto Cervantes de Nueva York. En él, hace una defensa de Ana Karenina y de los maestros rusos, así como de los grandes europeos anteriores y posteriores a Tolstói y a Dostoievski. Me gusta la referencia que le dedica a los best seller y la puntualización sobre cómo se clasifica en USA la narrativa, diferenciando en el apartado de ficción entre novela y novela literaria.

Señala en el artículo que quien se dedique a escribir hará bien en aprender de las grandes obras, aunque su interés estribe en lanzar novelas de consumo.
En su defensa de Ana Karenina se apoya en las opiniones de Nabokov sobre la obra del gigantón ruso (Tolstói), que considera como la mejor novela de amor.
Un excelente artículo, sin duda.
mameri
Mensajes: 1.479
Fecha de ingreso: 30 de Octubre de 2009
  • CITAR
  • 15 de Agosto de 2010 a las 18:52
He tenido la suerte de leer Ana Karenina, esta novela la cuento entre mis preferidas. Una gran obra, sin duda. La huella que me dejó Tolstoi fue honda y aún perdura.
joseabadtroya
Mensajes: 305
Fecha de ingreso: 25 de Julio de 2009
  • CITAR
  • 15 de Agosto de 2010 a las 19:33
No debemos caer en el de pensar que el valor literario de una obra es proporcional a la aceptación que tenga entre el público, pues la mayoría de los best sellers carecen de calidad literaria, entendida como la capacidad de dar forma a las palabras, hacerlas encajar unas con otras, imprimiéndole al texto la musicalidad adecuada en cada situación.
A lo largo de la historia, muchas obras, consideradas hoy en día maestras, han sido rechazadas por la sociedad y por otros escritores contemporáneos, en general porque eran demasiado vanguardistas o bien porque atacaban el sistema de valores establecido. Pensemos, por ejemplo, en Fuenteovejuna, de Lope de Vega, en algunas novelas de Pardo Bazán, como puede ser Los pazos de Ulloa, o en las obras de Rousseau.
Como bien decís, la innovación otorga a una obra aire fresco, y es cierto que cada vez es más difícil ser original ya que prácticamente todo está inventado. Por ello, la buena literatura debe ser comprometida y elaborada con mimo. Como un escultor o un pintor, que hacen uso de roca y pintura respectivamente, el literato se sirve de las palabras para tallar su obra de arte. Por desgracia esta forma de trabajar se está perdiendo, en favor de una escritura más comercial y menos artística. La medición del valor literario, por tanto, ha de ser objetiva e independiente de factores exógenos.
bizarro
Mensajes: 5.103
Fecha de ingreso: 12 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 15 de Agosto de 2010 a las 19:52

¿Os fijáis que escribir novelas significa contar historias? Es un formato para contar historias que se puede hacer más bello o menos bello.

La historia que se cuenta, también importa, y también es mérito del autor. Que sea entretenida, que la información sea dosificada de un modo adictivo, que los datos no eliminen el interés por la trama...

Muy a menudo despreciamos ese aspecto de la Literatura porque nos parece poco intelectual.

Yo me río mucho de esa intelectualidad. Hay muchas personas que se sientan a escribir porque tienen la cabeza llena de historias y, a veces, esas historias son el anzuelo para cientos, y otras veces para millones.

Y también tiene su mérito.

joseabadtroya
Mensajes: 305
Fecha de ingreso: 25 de Julio de 2009
  • CITAR
  • 16 de Agosto de 2010 a las 16:09
cita de bizarro

¿Os fijáis que escribir novelas significa contar historias? Es un formato para contar historias que se puede hacer más bello o menos bello.

La historia que se cuenta, también importa, y también es mérito del autor. Que sea entretenida, que la información sea dosificada de un modo adictivo, que los datos no eliminen el interés por la trama...

Muy a menudo despreciamos ese aspecto de la Literatura porque nos parece poco intelectual.

Yo me río mucho de esa intelectualidad. Hay muchas personas que se sientan a escribir porque tienen la cabeza llena de historias y, a veces, esas historias son el anzuelo para cientos, y otras veces para millones.

Y también tiene su mérito.

Lo ideal es compaginar ambos aspectos, calidad literaria y buena historia. Pero, claro, esto sólo está al alcance de los grandes maestros como Dickens, Allan Poe, etc.


Un saludo.
simpatialaboral
simpatialaboral
Mensajes: 733
Fecha de ingreso: 6 de Diciembre de 2009
  • CITAR
  • 16 de Agosto de 2010 a las 21:38

Hace unos días leí que las series de ficción están rompiendo el modo de contar. Se consolida la obra pasada por muchas manos, por multitud de cerebros, se vende lo que de verdad tiene posibilidades. El mundo se ha vuelto enorme.



salazar
Mensajes: 625
Fecha de ingreso: 18 de Julio de 2009
  • CITAR
  • 16 de Agosto de 2010 a las 22:49
   Socioculturalmente, empleando una ecuación objetiva; basada en hechos; el valor literario es que la sociedad, cualquier sociedad estructurada, le pague bien a una persona por escribir, para que sólo se dedique a ello, y que se lean con atención colectiva sus escritos. Y como todo objeto sociocultural primero es y después se define. Es decir. El valor literario no hace que un determinado autor sea valorado en esos términos por la sociedad. Es al revés. Cuando la sociedad valora a un autor, por la razón que sea, y muchas veces son mistéricas, las razones de un éxito, es solamente en ese momento cuando el escritor y su obra adquieren un valor literario. En muchos aspectos se trata de algo tan enigmático como el lenguaje humano; aparentemente sencillo y espontáneo, y sin embargo, profundamente tan complejo, que hasta el día de hoy, ha sido imposible de sistematizar para que los más poderosos ordenadores puedan llegarlo a utilizar con la eficiencia y la sutileza de un niño de seis años. La idea freudiana de la mente colectiva se entiende cuando se observa volar una gran bandada de pájaros. Es un espectáculo soberbio observar a esos cientos de animales moverse en el aire como un solo ser. Es empíricamente obvio que para coordinar sus trayectorias de vuelo sus mentes se conectan telepáticamente. Los seres humano también tienen un pensamiento colectivo formado por objetos culturales. Un paisaje compartido, etéreo y tan mágico como el de los pájaros. Imprescindible. Por allí fluyen los ríos de la moral y los valores y resuenas gloriosas las cascadas del arte. Cuando se entra en ese pensamiento colectivo es cuando se alcanza el valor literario. Real. Magnífico. Y definitivo. 
salazar
Mensajes: 625
Fecha de ingreso: 18 de Julio de 2009
  • CITAR
  • 16 de Agosto de 2010 a las 22:49
   Socioculturalmente, empleando una ecuación objetiva; basada en hechos; el valor literario es que la sociedad, cualquier sociedad estructurada, le pague bien a una persona por escribir, para que sólo se dedique a ello, y que se lean con atención colectiva sus escritos. Y como todo objeto sociocultural primero es y después se define. Es decir. El valor literario no hace que un determinado autor sea valorado en esos términos por la sociedad. Es al revés. Cuando la sociedad valora a un autor, por la razón que sea, y muchas veces son mistéricas, las razones de un éxito, es solamente en ese momento cuando el escritor y su obra adquieren un valor literario. En muchos aspectos se trata de algo tan enigmático como el lenguaje humano; aparentemente sencillo y espontáneo, y sin embargo, profundamente tan complejo, que hasta el día de hoy, ha sido imposible de sistematizar para que los más poderosos ordenadores puedan llegarlo a utilizar con la eficiencia y la sutileza de un niño de seis años. La idea freudiana de la mente colectiva se entiende cuando se observa volar una gran bandada de pájaros. Es un espectáculo soberbio observar a esos cientos de animales moverse en el aire como un solo ser. Es empíricamente obvio que para coordinar sus trayectorias de vuelo sus mentes se conectan telepáticamente. Los seres humano también tienen un pensamiento colectivo formado por objetos culturales. Un paisaje compartido, etéreo y tan mágico como el de los pájaros. Imprescindible. Por allí fluyen los ríos de la moral y los valores y resuenas gloriosas las cascadas del arte. Cuando se entra en ese pensamiento colectivo es cuando se alcanza el valor literario. Real. Magnífico. Y definitivo. 
salazar
Mensajes: 625
Fecha de ingreso: 18 de Julio de 2009
  • CITAR
  • 17 de Agosto de 2010 a las 9:50
cita de salazar    Socioculturalmente, empleando una ecuación objetiva; basada en hechos; el valor literario es que la sociedad, cualquier sociedad estructurada, le pague bien a una persona por escribir, para que sólo se dedique a ello, y que se lean con atención colectiva sus escritos. Y como todo objeto sociocultural primero es y después se define. Es decir. El valor literario no hace que un determinado autor sea valorado en esos términos por la sociedad. Es al revés. Cuando la sociedad valora a un autor, por la razón que sea, y muchas veces son mistéricas, las razones de un éxito, es solamente en ese momento cuando el escritor y su obra adquieren un valor literario. En muchos aspectos se trata de algo tan enigmático como el lenguaje humano; aparentemente sencillo y espontáneo, y sin embargo, profundamente tan complejo, que hasta el día de hoy, ha sido imposible de sistematizar para que los más poderosos ordenadores puedan llegarlo a utilizar con la eficiencia y la sutileza de un niño de seis años. La idea freudiana de la mente colectiva se entiende cuando se observa volar una gran bandada de pájaros. Es un espectáculo soberbio observar a esos cientos de animales moverse en el aire como un solo ser. Es empíricamente obvio que para coordinar sus trayectorias de vuelo sus mentes se conectan telepáticamente. Los seres humano también tienen un pensamiento colectivo formado por objetos culturales. Un paisaje compartido, etéreo y tan mágico como el de los pájaros. Imprescindible. Por allí fluyen los ríos de la moral y los valores y resuenas gloriosas las cascadas del arte. Cuando se entra en ese pensamiento colectivo es cuando se alcanza el valor literario. Real. Magnífico. Y definitivo. 
.
1 2

La simplicidad del primer millón

La simplicidad del primer millón
A lo largo de 46 capítulos, Aitor Zárate nos descubre lo alejado o cerca que estamos de conocer como funciona el mundo del dinero. Nos propone ganar nuestro "Primer Millón" y nos muestra tanto las claves para conseguirlo, como soluciones para no caer en las trampas que "El Sistema" pone en nuestro camino. La Simplicidad del Primer [...] Ver libro

Autor: aitorzarate

   

¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar
¡Música para mí! 3
¡Música para mí! 3
1 libro comprado
desde MADRID