bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Foro para escritores de Bubok

Para participar en los foros de Bubok es imprescindible aceptar y seguir unas normas de conducta básicas. Puedes consultar estas normas aquí
X
1 2 3
nosebundos
Mensajes: 1.334
Fecha de ingreso: 25 de Mayo de 2009

La página 69 o entra y ábrete el abrigo largo

22 de Septiembre de 2010 a las 20:38



Total, de perdidos al río... que seguro que os lleva a algún lugar habitado. 

De ahí, el dicho.
 
pelagio
Mensajes: 3.420
Fecha de ingreso: 5 de Mayo de 2009
  • CITAR
  • 22 de Septiembre de 2010 a las 20:48
¡Ja, ja, ja, ja! sólo una apreciación antes de dejar el hilo para que hagáis... el 69... vaya tela. Yo sólo me hice eco de la chorrada, que conste, lo leí en una historieta de facebook que organizó la editorial Viamagna... ¡qué conste!
nosebundos
Mensajes: 1.334
Fecha de ingreso: 25 de Mayo de 2009
  • CITAR
  • 22 de Septiembre de 2010 a las 20:51
Sí, lo entendí así. Dijiste chorrada, que era una chorrada. Pero me hizo gracia. No lo doy la más mínima utilidad a este hilo, para enseñarse un poco y ya. 
pelagio
Mensajes: 3.420
Fecha de ingreso: 5 de Mayo de 2009
  • CITAR
  • 22 de Septiembre de 2010 a las 20:57
La mía.
A N P H O R A E
Diego Castro Sánchez.-




                                        Anphorae


                                              XI


     Frente a las costa occidental de Hispania, año 31 DC.

     La nave viró apuntando la proa hacia Poniente. El viento tensaba las velas y la tablazón de la cubierta crujía ante el envite de las olas; el temporal arreciaba cada vez más, mientras el cielo se desgarraba en relámpagos que herían las nubes enlutadas. Al horizonte se divisaba el perfil incierto de la costa, al tiempo que  Poseidón abría sus fauces con voracidad.
     La ensenada aparecía y desaparecía ante los ojos de los navegantes, cada vez que la nave ascendía o descendía al pairo de las olas. Era como una franja de arenas blancas que se intuía como una ramalazo de esperanza.
     Comenzó a llover. Primero con parsimonia, unas enormes gotas que se estrellaban sobre la cubierta. Después con violencia, tendiendo una manta de agua que dificultaba aún más la navegación.
     >>¡Estamos condenados! ¡No conseguiremos alcanzar la costa! -Sexto Manius intentó hacerse oír por encima del estruendo que provocaba el temporal.
     Justo había terminado de pronunciar aquella sentencia, cuando una enorme ola arrasó la cubierta de estribor a babor, llevándose consigo a su interlocutor. Los gritos de unos y otros se perdían en la oscuridad de la tormenta; la llanura Estigia debía ser muy similar al infierno que estaban intentando atravesar.
     >>Divino Poseidón, prometo sacrificios en tu honor a cambio de mi vida. Permite que este pobre navegante vuelva a ver la luz del sol. -Un estruendo ensordecedor acompañó a aquellos pensamientos. El relámpago impactó sobre el mástil, quebrándolo en dos e incendiando las velas. El fuego no tardó en propagarse por la cubierta; las llamas convirtieron el trirreme en una inmensa bola ardiente en mitad del mar. Sexto Manius no se lo pensó dos veces.
     >>Poseidón, a ti me entrego. -Dijo entredientes, antes de lanzarse al piélago enfurecido.

     
     La barca, repleta de almas atormentadas, se aproximó al embarcadero. Caronte les miró sin signo alguna de piedad.
     >>Ya está, habéis atravesado la llanura Estigia. Bienvenidos al Hades; para aquellos de vosotros, los que estáis destinados a pasar la eternidad en el ínferus, el viaje aún no ha terminado...

     Sexto Manius abrió los ojos. El salitre cubría su cara y el sol le quemaba. Las olas iban y venían bañando el rebalaje de la orilla; intentó mover las piernas, pero estaba agotado por el esfuerzo.
     Los dos muchachos observaban desde la línea de dunas que delimitaba la playa; más allá se extendía un pinar que ascendía por la ladera encrespada de la sierra cercana.
     >>Un naufragio. -Afirmó el mayor de ellos. Era un muchacho delgado que se movía con nerviosismo.
     >>Mira allí. -Dijo señalando con el dedo. A unos metros del cuerpo que yacía inmóvil en la playa se divisaban los restos de lo que debió haber sido una nave mercante. Aquel suceso no era extraño a los ojos de los dos muchachos. La cercanía de la factoría de Baelo hacía que los barcos mercantes surcaran a menudo aquellas aguas. Además el incipiente puerto de Julia Traducta solía ser escala intermedia en la ruta comercial establecida entre Gades y Ostia.
     El mar se había cobrado de nuevo su tributo. Poseidón había devorado una vez más el alma de los hijos del mar. Si había escupido con vida a aquel desdichado, era con alguna finalidad. Fuera la que fuera, los dos muchachos tenían clara cual era su obligación.
     >>Vamos, seguramente estará muerto; la corriente lo habrá arrastrado hasta aquí. A lo mejor lleva encima algo de valor. Ya sabes lo que dice padre. Todo lo que escupe el mar en esta playa es de nuestra propiedad.
     >>¿Y si no está muerto? -Preguntó con inquietud el otro muchacho. Era de menor corpulencia y se movía con dificultad arrastrando un pesado serón que le colgaba hasta los pies.
     >>Si no está muerto le puede dar gracias a los Dioses. No creo que le importe mucho ofrecer unas dádivas a sus salvadores.

     Sexto Manius sintió voces alrededor; intentó abrir la boca y emitir algún tipo de sonido, pero fue en vano. Tenía la boca seca y un intenso sabor a sal que le colmaba el paladar.



bizarro
Mensajes: 5.103
Fecha de ingreso: 12 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 22 de Septiembre de 2010 a las 21:15
genial. me apunto
arawna
arawna
Mensajes: 191
Fecha de ingreso: 4 de Febrero de 2010
  • CITAR
  • 22 de Septiembre de 2010 a las 21:30
Jeje... Interesante. Aquí va mi aportación al hilo:

Página 69 de Hoy me ha pasado algo muy bestia

Sara me ha llamado al mediodía. Esta noche nos veremos para preparar un poco la aventura de la semana que viene. Por lo que he podido llegar a deducir va a ser algo bastante improvisado. Coger el coche, hacer kilómetros y pararnos donde nos apetezca. No me parece mala idea, hace tiempo que no hago algo así.

Igual que hace tiempo que no peleo contra Xavier -ni contra nadie exceptuando los dos incidentes de la semana pasada-. Mañana por la tarde, unos diez años tarde, habrá llegado el momento de la revancha. O el momento de volver dolorosamente a la realidad. En fin, ya se verá. Para qué preocuparse.

Nota importante: he decidido que cuando pase Semana Santa iré al médico. Aunque solo sea por no tener que gastarme el sueldo en ropa. Esta mañana he manchado dos camisas y un pantalón antes de salir de casa y encima he perdido el tren.

Voy a seguir trabajando un rato más. Ya me han llegado las últimas correcciones.
bizarro
Mensajes: 5.103
Fecha de ingreso: 12 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 22 de Septiembre de 2010 a las 21:36

pag 69 de Los inmortales

"

Así que en trescientos veinte kilómetros sólo se había encontrado con ciudades plagadas de ratas y cucarachas, pueblos abandonados, un grupo de suicidas, ruidos incómodos entre los arbustos, plumas y graznidos. Pero, al atardecer del sexto día de viaje, volvió a encontrarse con gente.

            Estaban cerca de uno de esos lugares que eran perfectos para una emboscada, sobre un puente de piedra que franqueaba, sobre un río oscurecido y revuelto, la entrada a un polígono industrial veteado por silos de grano y depósitos abandonados de agua. Sólo que no estaban emboscados; parecían discutir acaloradamente. Tres hombres cargaban un todoterreno de trasera abierta con mochilas y armas improvisadas, mientras un cuarto, sentado en la barandilla de piedra, gesticulaba tenso y amenazante. Lo más llamativo de todo era que ese cuarto hombre se cubría del sol con un paraguas, rojo y blanco, como de propaganda de alguna marca de helados.

            Elías se tumbó sobre la panza intuyendo, por el lenguaje corporal que desplegaban, un irremediable brote de violencia. Los observó con sus prismáticos. Los tres que cargaban el todoterreno parecían mofarse del tipo del paraguas, pero estaban rojos de ira y determinación, como si fuesen buscadores de oro. El cuarto, bajo la sombra de su paraguas, les increpaba indignado; un melanoma enorme le comía una buena parte de la cara, desde el lateral de la nariz hasta la mejilla y el labio.

En cierto momento, dejó de increparles, pero los hombres seguían cargando el jeep y se echaban tragos de una botella, demasiado borrachos o demasiado seguros de sí mismo para ver que el cuarto hombre sacaba un revólver. No hizo ninguna advertencia. Elías tuvo una extraña sensación al ver la muerte tan cerca, por los binoculares, y oír las detonaciones tan lejos. El tipo que subía al asiento del piloto fue lanzado por dentro del coche a la otra puerta; un eco metálico en las montañas. Uno se quedó mirando sin dar crédito. El disparo le abrió el cuello como si fuese un brochazo; un eco metálico en la montañas. El tercero lanzó un grito enfurecido con eco humano en las montañas. Elías no pudo mover los prismáticos con suficiente precisión. Escuchó un tercer disparo y un cuarto disparo, que también se reprodujeron en el aire decenas de veces. Al poco, descubrió al tercer tipo engreído retorciendo su salvaje corpulencia a cuatro patas, como si quisiera confesarse al cuchillo que aún tenía entre las manos.

            El pistolero se levantó de la baranda de piedra y le dio un tiro de gracia en la nuca. Luego, se asomó al coche y remató a su ocupante. Se acercó al que se desangraba con las manos en el cuello y le habló durante algún rato, hasta que dejó de moverse, y un poco después."

 

tioantonio
tioantonio
Mensajes: 669
Fecha de ingreso: 20 de Julio de 2008
  • CITAR
  • 22 de Septiembre de 2010 a las 21:42
Pag. 69: Las aventuras de Star Gordo: Un universo de esperanzas.

—¿Otra vez tú? ¡Cállate zorra y no digas más mentiras! Dijo mientras la tiraba al suelo, dispuesto a violarla.

—¡No! ¡Callate tú, Ben! ¡Levántate ahora mismo, y pídele disculpas o no dejaré que te pongas el disfraz de pirata, en un mes! Dijo el enfadado Sarián.

   Ben le pidió perdón en voz baja. Sarián le obligó a hacerlo mejor.

—¡Así no, díselo en voz alta! ¡Y de rodillas! ¡Que yo te vea!

   Este lo hizo, lleno de vergüenza. Un pasajero le preguntó a Burrow, el oficial pirata y amigo de Sarián, que estaba cerca:

—Oye, perdona ¿Quién es ese Ben?

—Es un pasajero que viajaba, en una nave que capturamos. Era un vagabundo tirio que se ponía a pedir limosna, junto a un importante monumento turístico. Se lo llevaron para encerrarlo en un manicomio de Basti, seguramente para que no espantara a los turistas que no le daban, ni molestara a las mujeres que pasaban por allí. Al vernos, se echó a llorar y suplicar por su vida. Sarián, de inmediato se compadeció de él y se hizo cargo de su manutención. También lo nombró “Almirante de honor del clan Malsen” y ordenó que le hicieran ese precioso traje pirata verde. Ninguno de los veteranos, podemos vestir más elegante que él. Nos está prohibido ¡Je, je, je!

   No está muy bueno de la cabeza, pero le queremos. No tiene familia, solo a nosotros. Además, Sarián le da una paga por participar en nuestras acciones. Es casi inofensivo. Solo es molesto, cuando quiere estar con una mujer; pero lo sabemos controlar. Siempre suele haber cerca alguna prostituta a la que el jefe paga bien, para tenerlo contento. Lo llevamos a nuestros combates, porque es muy alto e impresiona verlo así vestido, con su pistolón y su sable. Pero a la hora de pelear, lo ponemos fuera de peligro. Su locura no es culpa nuestra ¿Eh? Ya estaba así, cuando se nos unió.

   Sarián reanudó su discurso.
—Ahora que Ben, ha aprendido la lección, diré que Ingria (y por mucho que yo lo quiera negar), está en lo cierto, pero sólo en parte. Sí, los hermanos del espacio, tenemos una gran necesidad de inspiración interna que solo se consigue con drogas y alcohol. Pero decir que nos lo vamos a gastar todo en eso, es un error. Ni siquiera la cuarta parte. Menos aún. No os vamos a engañar.

Vaya, vaya. Una de las pocas escenas de sexo que tiene el libro, coincide con esa página.

TenienteTulip
TenienteTulip
Mensajes: 850
Fecha de ingreso: 26 de Septiembre de 2008
  • CITAR
  • 22 de Septiembre de 2010 a las 21:53

Vamos a abrirnos el abrigo largo... Página 69 de "Días de humo".




con un berbiquí-; la ropa interior, al cesto de la ropa sucia. Le llegaba el sonido de una mandolina y la voz de su mujer inflamando el aire con exhortaciones a la victoria del tipo “hija de puta”, “zorra”, “muérete, joder”. Desnudo, se plantó delante del espejo para estudiarse. La primera impresión fue buena; seguía sin detectar cambios relevantes en su cuerpo; incluso su personal pesadilla, la barriga, seguía siendo sólo incipiente (a medida que se acercaba su cumpleaños y la pesadilla de los cuarenta, había ido dedicando más atención a su propio deterioro. Le aterraba envejecer y las señales que indicaban que así era, le disgustaban hasta el punto de que descubrir una, por pequeña que fuese, se convertía en una tragedia que, a fuerza de ser secreta, lo reconcomía hasta la obsesión). Se miró de cerca y, alcanzando unas tijeritas de un cestillo, recortó un pelo oscuro y diminuto que le asomaba por la nariz. Revisó las veinte uñas de su cuerpo y celebró encontrarlas en perfecto estado de revista. Por último, abrió el agua, la templó y se metió dentro.
Estaba contento. La idea de un concierto, Nacho, alcohol y risas, le apetecía. A punto estuvo de trastabillar al pisar el pato de goma amarillo de Mónica; pero como estaba contento, se limitó a lanzarlo fuera de la bañera de una patada. Después, siguió duchándose y acompañando a Michael Stipe: “This is my world and I’m a world leader pretend. This is my life and this is my time”. 



Mover la cabeza era un ejercicio de flagelación nazarena para el que no estaba ni dispuesto ni capacitado. Notaba cómo su cerebro se había vuelto una masa gelatinosa que se movía sin pausa, como en un oleaje congénito, golpeándole las sienes con violencia, como si 

jpiqueras
Mensajes: 2.807
Fecha de ingreso: 9 de Julio de 2009
  • CITAR
  • 22 de Septiembre de 2010 a las 22:35

Anda! Por poco pongo aquí la página 69 de mi tesis, sobre las especies hepatotóxicas del género Lepiota.

Veamos. Entrar y abrir el abrigo largo... copiar y pegar... página 69... Tulán Zuivá. Ésta es:


 "-Eso, setas les llamaba. Después, ¿sabe?, me hicieron muchas preguntas sobre muchos asuntos, sobre rondallas y plantas curativas... ¿Cómo se lo diría yo? Bueno, con relación a tradiciones y leyendas o dichos populares que nos hablan de las plantas de esta tierra.
 -Es lógico, Quimet. Esos son los temas que más interesan a los etnobotánicos. Pero, sigue, sigue contando...
 -Yo les hice de guía, y entre todos hicimos una gran recogida de plantas, matorrales, frutos, setas, raíces y otras cosas. Lo dejaron todo aquí, encima la mesa, por los rincones... Y al final, ¿Sabe qué ocurrió?
 -No.
 -Se olvidaron de llevarse casi todo lo que habían recogido. Así que yo hice una 'tría' y lo que creí aprovechable, lo confité para mi despensa.
 -Hizo muy bien, Quimet. ¿Y cómo ha sido lo de esta noche?
 -Como otras veces. ¿Sabe, señorita? Creo que fue a partir de la visita de su hermano que... que yo tengo los sueños estos de los hombrecitos. Y esta noche me tomaron de la mano y me llevaron a un lugar muy lejano, al otro lado de un mar muy, pero muy grande. Y allí he visto a su hermano de usted. Después me han traído de vuelta, y he visto a una señorita que se le parecía mucho entrando por la puerta de la cabaña. Cuando he despertado sabía que vendría usted. Y por el parecido supuse que era su hermana.
 Quimet hizo una pausa, se llevó a los labios su vaso de ratafía, y bebió pausadamente su contenido. Luego lo dejó en la mesa, y haciendo un guiño, añadió:
 -Lo de que va usted en busca de su hermano, y que se reunirá con él lo he deducido yo.
 -¿Y dice usted que está bien?
 -Sí. Y no está solo. Le acompañan varios hombres, y algunas mujeres y niños, que se visten con ropas muy extrañas. Algunos de ellos se adornan con plumas, de no sé que clase de pájaro.
 -¡Esto es extraordinario! ¡Fermín, el grabado de tu despacho!
 -Estoy impresionado. Yo he pensado lo mismo."

pelagio
Mensajes: 3.420
Fecha de ingreso: 5 de Mayo de 2009
  • CITAR
  • 22 de Septiembre de 2010 a las 23:06
Editado.
Idelosan
Mensajes: 1.315
Fecha de ingreso: 6 de Noviembre de 2008
  • CITAR
  • 23 de Septiembre de 2010 a las 1:10
cita de bizarro

pag 69 de Los inmortales

"

Así que en trescientos veinte kilómetros sólo se había encontrado con ciudades plagadas de ratas y cucarachas, pueblos abandonados, un grupo de suicidas, ruidos incómodos entre los arbustos, plumas y graznidos. Pero, al atardecer del sexto día de viaje, volvió a encontrarse con gente.

     


¡Dios! ¿Te importaría poner ahora las páginas de la 1 a la 68? Y ya que estamos... de la 70 a la final? XDD

Volviendo al tema, página 69 de
bizarro
Mensajes: 5.103
Fecha de ingreso: 12 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 23 de Septiembre de 2010 a las 8:35

O Pelagio escribe con letra muy chica, o los demás escriben con letra muy grande, o yo que sé... time news roman 12, interlineado 1,5, de toda la vida, hombre, por Dios...

jpiqueras
Mensajes: 2.807
Fecha de ingreso: 9 de Julio de 2009
  • CITAR
  • 23 de Septiembre de 2010 a las 10:05

Igual esa novela sin nombre esta maquetada en DIN A4 sin márgenes...

Como caiga por aquí un autor cuya novela esté escrita en hojas DIN A3, con letra de 8 puntos, interlineado simple y márgenes de 0,5 cm, su página 69 puede ser apabullante. De cantidad de texto, por lo menos.

bizarro
Mensajes: 5.103
Fecha de ingreso: 12 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 23 de Septiembre de 2010 a las 22:20

Halagador Idelosan; si quieres te la paso.

Yo por mi parte, me quiero leer esta: "Nosebundo no sabe ser un humano delante de otros humanos, no se lo permite desde hace años. Así que redoma al folio y apaga el cigarrillo e intenta escribir, hace el ademán  y lo deja, cierra y abre la tapa, apaga la máquina  y la vuelve a encender." YA.

pd - Nosebundos, mariquita.

pelagio
Mensajes: 3.420
Fecha de ingreso: 5 de Mayo de 2009
  • CITAR
  • 23 de Septiembre de 2010 a las 22:33
cita de jpiqueras

Igual esa novela sin nombre esta maquetada en DIN A4 sin márgenes...

Como caiga por aquí un autor cuya novela esté escrita en hojas DIN A3, con letra de 8 puntos, interlineado simple y márgenes de 0,5 cm, su página 69 puede ser apabullante. De cantidad de texto, por lo menos.

El texto esta copiado directamente del blog... no sé si lo he dicho, pero sólo conservo los capítulos que hay posteados en el mismo, la novela completa fue destruida...
mameri
Mensajes: 1.479
Fecha de ingreso: 30 de Octubre de 2009
  • CITAR
  • 24 de Septiembre de 2010 a las 7:23
cita de pelagio
cita de jpiqueras

Igual esa novela sin nombre esta maquetada en DIN A4 sin márgenes...

Como caiga por aquí un autor cuya novela esté escrita en hojas DIN A3, con letra de 8 puntos, interlineado simple y márgenes de 0,5 cm, su página 69 puede ser apabullante. De cantidad de texto, por lo menos.

El texto esta copiado directamente del blog... no sé si lo he dicho, pero sólo conservo los capítulos que hay posteados en el mismo, la novela completa fue destruida...
Si el blog te lo cierran de la noche a la mañana, sin previo aviso, te quedas sin novela. ¿Y a quién vas a reclamar luego?
pelagio
Mensajes: 3.420
Fecha de ingreso: 5 de Mayo de 2009
  • CITAR
  • 24 de Septiembre de 2010 a las 8:27
cita de mameri
cita de pelagio
cita de jpiqueras

Igual esa novela sin nombre esta maquetada en DIN A4 sin márgenes...

Como caiga por aquí un autor cuya novela esté escrita en hojas DIN A3, con letra de 8 puntos, interlineado simple y márgenes de 0,5 cm, su página 69 puede ser apabullante. De cantidad de texto, por lo menos.

El texto esta copiado directamente del blog... no sé si lo he dicho, pero sólo conservo los capítulos que hay posteados en el mismo, la novela completa fue destruida...
Si el blog te lo cierran de la noche a la mañana, sin previo aviso, te quedas sin novela. ¿Y a quién vas a reclamar luego?
Pues a nadie, decidí destruir la novela y sólo quedaron los capítulos del blog...
raulcamposval
Mensajes: 4.218
Fecha de ingreso: 9 de Noviembre de 2009
  • CITAR
  • 24 de Septiembre de 2010 a las 9:05

Soneto en la posición 69 de mi libro "Contad si son catorce", salvo cambio de posición de última hora. 


UN FRUGAL INSTANTE DE HERMOSURA


No se consiguen a salto de mata 

aciertos que subyuguen la belleza, 

ni suele andar en cotas de proeza 

el arte con andares de bravata. 


Forjar nunca es un golpe a la piñata, 

sino arduo recortar de la maleza 

que cerca la ternura y la fiereza 

de la obra que te encumbra y te maltrata. 


Hacedor es aquel que busca el modo 

de encontrar el Olimpo en su casona 

para hacer del delirio su amargura. 


Hacedor es aquel que cambia todo, 

incluidas su esencia y su persona, 

por un frugal instante de hermosura. 


bizarro
Mensajes: 5.103
Fecha de ingreso: 12 de Diciembre de 2008
  • CITAR
  • 24 de Septiembre de 2010 a las 9:25
cita de pelagio
cita de mameri
cita de pelagio
cita de jpiqueras

Igual esa novela sin nombre esta maquetada en DIN A4 sin márgenes...

Como caiga por aquí un autor cuya novela esté escrita en hojas DIN A3, con letra de 8 puntos, interlineado simple y márgenes de 0,5 cm, su página 69 puede ser apabullante. De cantidad de texto, por lo menos.

El texto esta copiado directamente del blog... no sé si lo he dicho, pero sólo conservo los capítulos que hay posteados en el mismo, la novela completa fue destruida...
Si el blog te lo cierran de la noche a la mañana, sin previo aviso, te quedas sin novela. ¿Y a quién vas a reclamar luego?
Pues a nadie, decidí destruir la novela y sólo quedaron los capítulos del blog...
Bueno, la putada de todo esto es que, para destruir la novela, tendrías que hacerte un cortecito en el cerebro o contrata a un hipnotizador... la inconcreción es mucho peor.
TeresaHD
TeresaHD
Mensajes: 71
Fecha de ingreso: 5 de Mayo de 2008
  • CITAR
  • 24 de Septiembre de 2010 a las 13:31
Mi contribución. Pag 69 de "Crónica de un Adosado"

Lo único bueno era que la semana avanzaba, el viernes se acercaba y los abuelos escoceses regresarían a las tierras eternamente cubiertas de niebla de las que no debieron salir, porque allí nunca se sabe si lo que ves es una persona real o un monstruo y podían pasar por humanos; en cambio, en el valle del Henares hay una luz diáfana más de trescientos días al año y no existe la posibilidad de dudar.

Pero antes de largarse me tenían guardado un fin de fiesta muy particular. Ese día no madrugaron. Al salir David y yo por la mañana no había síntoma alguno de actividad en el adosado y cuando regresamos a eso de las seis de la tarde, tampoco. A cambio, encontramos una escueta nota comunicando que se habían ido. Pasó la hora de cenar británica y no apareció nadie, saltó más tarde la española con idéntico resultado, las manecillas del reloj corrían y allí no se manifestaba nadie con apariencia de anciano venerable. Empecé a impacientarme porque no podía contactar con mi padre, siempre obtenía el mismo mensaje indicando que el teléfono estaba desconectado y pasadas las dos de la madrugada no sabía qué hacer, si llamar a la policía o al tanatorio. No dejaba de reprocharme el haberlos dejado solos, bueno, con el Sr. Tabernero, que era mucho peor.

Media hora después sonó el teléfono y fui temblando hacia él con miedo a la noticia que podía recibir al descolgar. Pero, si sólo se trataba de una nueva cogorza, mi rabia contenida iba a estallar con una furia descomunal. A ver…
    —¿Darling?
¡Buah, el que faltaba! ¿Pero qué quiere éste casi a las tres de la madrugada, hora hispana?
1 2 3

La simplicidad del primer millón

La simplicidad del primer millón
A lo largo de 46 capítulos, Aitor Zárate nos descubre lo alejado o cerca que estamos de conocer como funciona el mundo del dinero. Nos propone ganar nuestro "Primer Millón" y nos muestra tanto las claves para conseguirlo, como soluciones para no caer en las trampas que "El Sistema" pone en nuestro camino. La Simplicidad del [...] Ver libro

Autor: aitorzarate

   

¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar
¿Conoces nuestro
catálogo de libros
en letra grande?
Echar un vistazo