bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Foro para escritores de Bubok

Para participar en los foros de Bubok es imprescindible aceptar y seguir unas normas de conducta básicas. Puedes consultar estas normas aquí
X
1 2
estrellafugaz
Mensajes: 746
Fecha de ingreso: 18 de Julio de 2008

L (50) LA HUMILDAD: hilo para colgar los relatos

2 de Enero de 2011 a las 22:07

Bueno. Nosebundos no está. Me ha escrito a media tarde para decirme que tenía un problema con el ordenador y que, en caso de ganar, ejerciera un rato de MdC provisional para poner el nuevo tema porque, al parecer, al personal le da el mono si no lo sabe cuanto antes.

Pues eso, me ha dicho que ese, la humildad, era el tema que proponía. Si acaso, ya hará él alguna aclaración más cuando pueda.

concursoderelatos
Mensajes: 1.692
Fecha de ingreso: 28 de Enero de 2009
  • CITAR
  • 13 de Enero de 2011 a las 19:48
Una lección de humildad

Así, el Mesías se presentó ante el Padre a su regreso a la ciudad santa y éste le dijo:
- Es hora, hijo mío, de venir a ocupar tu sitio a mi derecha, porque así está escrito. Mas no temas, pues tu sufrimiento habrá de servir para abrir los ojos de los hombres que habrán de reconocer al Creador Único y retornar al sendero perdido.
- Así, Padre, ¿ha llegado la hora?
- Sí, hijo mío. Reúne a tus acólitos y transmíteles mis deseos: que habrás de ser prendido y llevado ante la justicia donde se te condenará a muerte; que, al tercer día, resucitarás y ascenderás a mi lado; y que habrán de difundir tu palabra como si de mis labios hubiera surgido, porque así es como yo lo he dispuesto.
El Mesías pareció dudar, sumido en profundas reflexiones.
- ¿Qué atormenta tu alma, hijo? –le preguntó el Creador.
- Padre, ¿es realmente necesario todo este sufrimiento?
- ¿Dudas acaso de mi palabra, hijo? Así está dispuesto y así habrá de cumplirse porque es mi deseo.
- Pero… Padre, yo he vivido junto a los hombres, he conocido sus corazones y sé que son seres alejados de la esencia divina que los creó, temerosos de las sombras y sumisos como mansas ovejas ante el poder y la fuerza. Si soy Rey de Reyes, si soy hijo tuyo, ¿no sería mejor mostrarme a ellos tal cual? ¿Doblegar a los falsos profetas y a los reyes de los hombres y enseñarles quién es su amo y señor? ¿Gobernarlos con mano de hierro y llevarlos por el camino correcto, a tu lado? ¿Por qué hemos de actuar en la sombra y mostrarnos entre velos? ¿Por qué ha de sufrir tu Hijo los castigos carnales de sus siervos si una palabra tuya a través de mis labios podría hacerles caer de rodillas temblando y suplicando?
- No son esos mis designios, hijo. No te hice llegar a este mundo para erigirte monarca ni para instaurar tu reino. Estás aquí para cumplir mi Voluntad y, al final, volver a mí, para ser Uno de nuevo.
- ¡Pero, Padre! ¡Yo soy el Mesías, el hacedor de Milagros! ¡Ellos me escuchan, me siguen! Si aceptases mostrarte en todo tu esplendor y gloria a través de mí no sería necesario vivir tal calvario y los hombres retomarían la Fe tal y como debe ser.
- Tu misión no es coronarte rey del mundo, hijo de Nazareth, sino obedecerme.
- ¡No estoy dispuesto a sacrificarme por esos seres inferiores sumidos en el caos de las dudas y los remordimientos, que idolatran cualquier vana promesa de algo mejor que lo que les aporta sus miserables e insignificantes existencias! ¡No voy a someterme a su burda justicia que no es más que una interpretación errónea de tu Palabra! ¡No voy a sufrir tal tormento por un puñado de ovejas que no saben reconocer al vástago de su creador así lo tengan ante sus ojos! Padre, tu pueblo no es más que un hatajo de cobardes sin escrúpulos ni moral que…
- ¡Basta! ¡Tu soberbia me asombra y me entristece! ¿Es que no has aprendido nada de los hombres? ¿Es esto lo que te llevas de una vida terrenal? No eres, pues, mejor que aquellos a los que pretendes someter. Acatarás mi palabra porque así lo mando.
El hijo del Padre agachó la cabeza ante la ira divina pero su semblante no varió un ápice, mostrando la misma terca determinación.
- No puedo engañarte, Padre, pues mi corazón es como un libro abierto para ti. Mas no seguiré tus designios mientras pueda evitarlo: no me dejaré prender.
- ¡Necio! ¡No está en tu mano decidir tal cosa! ¡Obedecerás mis órdenes porque soy tu Padre y Creador!
El Mesías alzó la mirada orgullosa y negó con la cabeza, resuelto.
- Es hora, Padre, de seguir mi camino. Soy Rey de Reyes y como tal he de comportarme.
Y, diciendo esto, se marchó.
Quedose el Padre perplejo y furioso ante la rebeldía de su vástago y volviendo su divino ojo hacia otro lugar, encontró a aquel al que buscaba.
- Apóstol, habrás de traicionar a mi Hijo, pues sólo así se cumplirá mi voluntad.
- Padre… ¿traicionar a tu hijo? No puedo…
- ¡Calla! Sé de tus tratos con los sacerdotes, no oses pensar siquiera que algo escapa a mi escrutinio. Pero no habrás de esperar más. Será mañana, después de la cena en la que él os reunirá.
- Sí, Señor. Pero… ¿qué recibiré yo a cambio?
- ¿No te pagan los ancianos treinta monedas de oro? ¿No es eso suficiente para tu avaricioso corazón?
- Sí, Padre, pero… lo que me pides me hará caer en desgracia ante los míos, seré repudiado y habré de vivir apartado de los demás. ¿Son suficientes treinta monedas para pagar una vida de exilio?
- ¿Qué quieres? –preguntó, con ira contenida.
- Quiero la vida eterna –murmuró el apóstol.
El Creador pareció pensar unos segundos, tras los cuales, con un tono seco y no exento de desdén, proclamó:
- Así sea. Tras la muerte de mi Hijo te presentarás a mí en la colina más alta del campo que comprarás con el pago de tu inquina (sí, también sé esto, Iscariote) y con la soga me entregarás tu vida y yo te resucitaré, como haré con mi propio hijo, y podrás vivir la vida eterna que tanto ansías.
Nació la incertidumbre y el miedo en el corazón del traidor.
- Pero, Padre… ¿deberé entregarte mi vida? ¿No… no hay otro modo?
- ¿Quieres o no la vida eterna, apóstol? ¿Dudas acaso de mi voluntad?
- No…
- Entonces, así lo harás porque yo lo mando.
Y así se cumplió la voluntad del Creador y, al día siguiente, su hijo fue apresado para ser juzgado y sacrificado, y ascendió a los cielos, a Su derecha, y Judas recibió lo convenido: treinta monedas de oro y la vida eterna.
nosebundos
Mensajes: 1.334
Fecha de ingreso: 25 de Mayo de 2009
  • CITAR
  • 13 de Enero de 2011 a las 22:01
Queda cerrado el plazo para subir los relatos. Ya podéis votar por privado a mi menda. 
1 2

La simplicidad del primer millón

La simplicidad del primer millón
A lo largo de 46 capítulos, Aitor Zárate nos descubre lo alejado o cerca que estamos de conocer como funciona el mundo del dinero. Nos propone ganar nuestro "Primer Millón" y nos muestra tanto las claves para conseguirlo, como soluciones para no caer en las trampas que "El Sistema" pone en nuestro camino. La Simplicidad del [...] Ver libro

Autor: aitorzarate

   

¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar
¿Conoces nuestro
catálogo de libros
en letra grande?
Echar un vistazo