bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Foro para escritores de Bubok

Para participar en los foros de Bubok es imprescindible aceptar y seguir unas normas de conducta básicas. Puedes consultar estas normas aquí
X
concursoderelatos
Mensajes: 1.692
Fecha de ingreso: 28 de Enero de 2009

LA NAGA ROJA

24 de Febrero de 2009 a las 10:17

TEMA: Rearviewmirror (Pearl Jam)

LA NAGA DORMIDA
BIENVENIDOS A LA ARENA METÁLICA DE TOKIO. SEÑORES, TOMEN ASIENTO, EL COMBATE VA A COMENZAR. ESTÁ PROHIBIDO EL USO DE CUALQUIER MÉTODO DE GRABACIÓN Y EL LANZAMIENTO DE OBJETOS. LOS LUCHADORES ENTRAN EN EL CUADRILÁTERO POR SU PROPIA VOLUNTAD, PARA ENFRENTARSE EN UN COMBATE QUE SÓLO TIENE UNA NORMA: LA VICTORIA. LAS APUESTAS QUEDARÁN CERRADAS EN EL MOMENTO EN QUE SUENE LA CAMPANA DE COMIENZO.
¡A LA IZQUIERDA, CON 98 KILOS DE PESO, METRO NOVENTA DE ESTATURA, DOS VICTORIAS Y NINGUNA DERROTA, CAMPEÓN CARCELARIO DE MUAI TAI, EL GIGANTE DE TAILANDIA, EL HOMBRE DEL TRUENO, NIIIIIIIIIM-CARACORTAAAAAADA-POOOOOOOO!
¡Y A LA DERECHA, CON 60 KILOS DE PESO, METRO SETENTA DE ESTATURA, OCHO VICTORIAS Y NUEVE DERROTAS, LA MUJER MÁS VALIENTE DEL MUNDO, EL GAIJIN MALDITO, LA MADRE DE TODOS LOS TIGRES, LA NAGAAAAAAAAA ROJAAAAAAAAAAAAAAA!
 
El recinto tenía el tamaño de un campo de baloncesto, tres intensas luces colgaban del techo de cemento, varios cientos de sillas llenas de gente enloquecida rodeaban una jaula de acero de cinco por cinco por cinco metros. Era el tercer combate y ya no había aire, tan sólo sudor y humo.
En una esquina de la jaula, Lorena estiraba los brazos agarrándose a los huecos de la intrincada reja. La fibra muscular estaba tensa, sus tetas eran dos capazos de cemento; los ojos verdes, balas verdes; la mandíbula desfigurada, un rodillo prieto; el estómago, un perro rabioso.
El pelo rojo, su seña de identidad, formaba trenzas, látigos, que lanzaba de un lado a otro mientras calentaba el cuello, estudiando a su oponente con la mirada torba de un violador.
Caracortada era enorme. No tenía una mirada limpia ni concreta. Sus ojos iban y venían de ella al público, a sus tetas, a las rejas, al elástico del calzón que gustaba comprobar con sus pulgares mientras daba saltitos. Lorena sentía que el tal Nim-Po quería arrancarle el peto rojo y el pantalón negro y sentarse sobre ella para cagarle encima, pero miraba a todas partes como pidiendo permiso, como si no pudiera creer en su propia suerte. Se sentía tan seguro que se permitía levantar los brazos para buscar el apoyo del público. Sólo uno de los ojos debía ver bien, porque el otro, atravesado por una cicatriz, era pequeño y lloroso.
Sonó la campana de comienzo y el murmullo insostenible de los apostadores se convirtió en un griterío de público. Nim-Po se acercó al centro de la jaula para cumplir con una segunda regla que el comentarista no había mencionado y que era tradición entre luchadores; saludar puño con puño al contrincante.
Nim-Po era nuevo en la ciudad y no sabía que la Naga Roja nunca saludaba a su oponente. Se quedó en el centro, algo aturdido, mientras el público, que sí conocían la falta de deportividad de la Naga, se partía en carcajadas ridiculizándolo.
Lorena sonrió y permaneció en su esquina, agarrada a las rejas, mientras veía como el gigantón de Nim-Po la miraba de una manera muy distinta, realmente cabreado, y se iba a por ella despotricando en Tailandés.
Su guardia pegada al cuerpo parecía sólida y el movimiento nervioso de sus piernas indicaba precaución. Aquel tipo había sobrevivido a la cárcel por algo más que su tamaño y, si decían que era campeón de Muai Tai, debía ser verdad.
Lorena no era campeona de una mierda.
Se lanzó hacia delante como cebo y Caracortada le lanzó una pierna como un tronco que impactó en medio de su pecho. El dolor fue intenso. Mayor fue el subidón de adrenalina al agarrar aquella pierna e impactarle con la suya en el estómago. Antes que Nim-Po se encogiese, Lorena le dobló la pierna, se lo puso de espaldas y le saltó encima. Muchos espectadores lo corearon como un gran error. Podía haber hecho más sangre.
Lorena se lanzó por su cabeza, viéndolo agachado y dolorido. Saltó sobre la espalda y le agarró la cara con ambas manos, buscando los ojos o la boca o la cicatriz.
Pero Nim-Po no era lento y palmeó hacia atrás y la agarró. Lorena tiro de la carne y Nim-Po, soltando un alarido, la lanzó sobre su cabeza contra el suelo de cemento.
El golpe fue tremendo. El público se quedó en silencio. No era por ella. Nim-Po tenía un desgarrón en la mejilla y la sangre le había salpicado el pecho, caía por su cuello.
Lorena no tenía aire. Sentía el cuerpo como una colchoneta planchada. Ni siquiera podía reír.
Nim-Po volvió a enfocar la mirada. El público comenzó a murmurar. Lorena sintió que sus pulmones se abrían solos y robaban el aire de fuera como una bomba vieja. Y Caracortada, cortada por dos veces, lanzó un grito de furia y se lanzó a por ella. Levantó la pierna sobre la cabeza y lanzó el talón. Lorena sólo pudo hacerse un ovillo y recibió el golpe en las pantorillas. El dolor las hizo huecas. Apretó los dientes mientras seguía cogiendo aire. El público aullaba de nuevo. Nim-Po volvió a golpear y el talón le impactó a Lorena en la mano.
Giró rápidamente, varias vueltas, y gritó por el dolor.
Y porque ya tenía los pulmones llenos.
El grito hizo que el público enloqueciera.
Lorena se levantó de un salto. El tailandés corrió y saltó elevando el codo. Cubrió todo lo que Lorena podía ver, así que saltó hacia delante en el último momento, haciendo rodillo en las piernas del tailandés, y consiguió derribarlo cuán largo era.
El público aulló esta vez y la Naga Roja supo que estaban con ella. Los odiaba a todos y ese odio hizo que volviera a levantarse, a pesar del dolor de las costillas, de la cara y del pecho.
Lo que antes había sido un oponente con un rostro, un nombre y un estilo de lucha, ya sólo era un trozo de carne que quería resistirse a ser destrozado.
La Carne se apoyó en sus manos para levantar la cabeza y Lorena saltó encima. El murmullo del público indicaba que debía haberle pateado. Agarró su cabeza con ambas manos. La Carne se resistía a ser aplastada y giró lanzando un brazo hacia atrás con tanta fuerza que la Naga salió volando. Y llevándose dos mechones ensangrentados.
Nim-Po ya no sentía dolor. Se levantó con excesiva lentitud y Lorena volvió a lanzarse hacia él de tal salto que le impactó con la cabeza en pleno rostro.
Y el combate había acabado.
Nim-Po aún no lo sabía. Vacilaba sobre sus dos enormes piernas como una columna de platos. Lorena sentía el sonido del cabezazo como un gozoso orgasmo del cráneo, mientras caía de rodillas y el público expresaba con agrado su sorpresa, su impresión por el golpe.
Lorena miró a la Carne y vio sus ojos tan muertos como dos escupitajos. El gigante cayó también de rodillas y comenzó a tumbarse hacia delante.
La garra de la Naga le apresó el cuello.
El público comenzó a gritar animándola, abucheando, intentando evitarlo, intentando entenderlo.
La Naga saltó encima de su oponente vencido y levantó el puño, gritando:
- ¡JAPÓN ES MÍOOOOOOO!
El público emitió un unánime alarido de aprobación, de entusiasmo nacional. Pero Lorena no quería alardes. Quería Carne.
La puerta de la jaula se abrió para que entraran tres matones y el entrenador del tailandés. La Naga seguía golpeando su cara y su pecho con el puño que había recibido la patada, que se iba deformando golpe a golpe.
Y también su cara se teñía de rojo.

DanielTurambar
Mensajes: 5.100
Fecha de ingreso: 14 de Mayo de 2008
  • CITAR
  • 24 de Febrero de 2009 a las 12:39
Al autor de este relato: por favor múevelo a su sitio, esto es, el hilo del
DanielTurambar
Mensajes: 5.100
Fecha de ingreso: 14 de Mayo de 2008
  • CITAR
  • 24 de Febrero de 2009 a las 12:40
Y si ya añades este enlace al vídeo con el tema que propones (

La simplicidad del primer millón

La simplicidad del primer millón
A lo largo de 46 capítulos, Aitor Zárate nos descubre lo alejado o cerca que estamos de conocer como funciona el mundo del dinero. Nos propone ganar nuestro "Primer Millón" y nos muestra tanto las claves para conseguirlo, como soluciones para no caer en las trampas que "El Sistema" pone en nuestro camino. La Simplicidad del Primer [...] Ver libro

Autor: aitorzarate

   

¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar
Costes en Restaurantes y Hoteles
Costes en Restaurantes y Hoteles
Como su nombre indica, este libro pretende ser una ayuda para trabajadores, profesionales, y directivos de restaurantes y hoteles [...] Ver libro
2 libros comprados
desde GIRONA