bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Foro para escritores de Bubok

Para participar en los foros de Bubok es imprescindible aceptar y seguir unas normas de conducta básicas. Puedes consultar estas normas aquí
X
romi
Mensajes: 678
Fecha de ingreso: 25 de Abril de 2008

Al llegar el verano

1 de Agosto de 2013 a las 11:34

Bubok

AL LLEGAR EL VERANO

 

               Al llegar el verano, regresó a Granada y lo primero que hizo fue recorrer los caminos hasta el lugar de su infancia. Después de varias horas atravesando paisajes, arroyuelos y algunos ríos, llegó al collado. Por entre el bosque, ahora casi todos pinos y algunos pinsapos, se paró y observó despacio. A solo unos metros de él, descubrió el gran árbol. Un hermosísimo y anciano almez que todavía permanecía verde y frondoso. Avanzó un poco más y a intervalos cerraba los ojos. Los recordaba con tanta fuerza y claridad que hasta le parecía oír sus risas y palabras.

 

               Mucho tiempo atrás, cuando las dos hermanas aun eran pequeñas, bajo este árbol, jugaban mucho con el padre. A la izquierda le quedaba el cortijillo, al frente, el alto cerro y un poco más lejos, el claro y caudaloso río. Mientras las ovejas pastaban por la pradera, las dos hermanas y el padre, soñaban, reían y jugaban bajo la sombra del ampuloso almez. Este ere su mundo, su fantasía, su paraíso. Ahora, después de tantos y tantos años, al llegar al lugar, aunque recordaba con toda fuerza y claridad aquellas escenas, todo por el rincón se lo encontraba solitario. Solo el vientecillo movía algunas ramas y hojas y las chicharras acompañaban del fondo con su cansina monotonía.  

 

               Descansó unos minutos a la sombra del árbol y luego siguió. Recorrió la pequeña ladera toda cubierta de bosque y media hora más tarde, se asomó al barranco. Hundido entre redondos cerros tapizados de bosque, se veía el gran surco del cristalino y misterioso río. Casi a sus pies, caían los acantilados y a su izquierda, se alzaba el redondo cerro amigo del copioso manantial, primero y principal de este cauce. Meditó durante un rato mientras miraba y meditaba los paisajes y luego se movió para el lado izquierdo. Buscó la sendilla y por la empinada cuesta, avanzó hacia el centro del bosque y rocas. Coronó por la zanja de una de las abandonadas trincheras, con el corazón encogido y triste. Esperaba, al terminar de coronar a lo más alto, encontrar lo que necesitaba y por eso buscaba con tanto interés.

 

               Pero antes de llegar sintió los cacareos de las urracas. Miró y las vio al frente, saltando por las piedras y de rema en rama. Se dijo: “Como en aquellos tiempos, siguen por aquí dueñas de los campos. Pero hoy no encuentro al anciano que las perseguía para que no se comieran los huevos o polluelos de las aves que pueblan estos paisajes”. Y, después de moverse de acá para allá por las derruidas zanjas de las trincheras y no hallar lo que necesitaba, salió a lo más elevado. El sol le daba de frente y por eso puso sus manos en los ojos en forma de visera. Detuvo sus paso, miró primero para su izquierda y ahí, en lo más hondo, adivinó el claro manantial por todos conocido como nacimiento del río. Desde el limpísimo charco, fue recorriendo con sus miradas las aguas y el surco que el río horadaba por entre montañas, cerros y valles y se tropezó con el pequeño pueblo blanco. Algo más abajo, descubrió el valle de las viñas, la colina de la Alhambra y luego las torres y murallas. Más al fondo, adivinaba la ancha vega y los ríos surcándola. Casi al frente por completo pero muy lejos, se veían las altas cumbres de Sierra Nevada y luego el cielo azul y el infinito.

 

               Respiró hondo, suspiró y como en forma de oración, se dijo: “Es mi mundo, mis recuerdos y mi cielo. Lo tengo estampado en mi corazón y mi alma, eternamente será esencia de todo esto”.      

 

La simplicidad del primer millón

La simplicidad del primer millón
A lo largo de 46 capítulos, Aitor Zárate nos descubre lo alejado o cerca que estamos de conocer como funciona el mundo del dinero. Nos propone ganar nuestro "Primer Millón" y nos muestra tanto las claves para conseguirlo, como soluciones para no caer en las trampas que "El Sistema" pone en nuestro camino. La Simplicidad del [...] Ver libro

Autor: aitorzarate

   

¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar
Cuestiones que siempre has querido saber sobre la aeronáutica
Cuestiones que siempre has querido saber sobre la aeronáutica
Apasionado de los aviones: Este es tu libroAprende y descubre de la mano de un experto todo aquello que siempre has querido saber del mundo [...] Ver libro
1 libro comprado
desde MADRID
¿Conoces nuestro
catálogo de libros
en letra grande?
Echar un vistazo