LA LEYENDA DE YORDOK LIBRO I “Sing a song of sixpence” (Cante una canción de seis peniques)

Comprar Libro en papel por 14€ Comprar eBook en PDF por 7€

Sábado, 15 de agosto de 1953,Barry Miller está a punto de coger la revista que descansa sobre la mesita decamping pero rápidamente cambia de opinión , el VOGUE es una publicación para mujeres. No importa, están bien surtidosde diarios. Le gusta estar bien informado, para él la información es simple yllanamente poder, sobre todo para alguien dedicado a sus"ocupaciones". Cierra lospárpados e inicia un recorrido mental por los acontecimientos acaecidos duranteel año en Gran Bretaña. Al fin y al cabo todos y cada uno de ellos han influidode una forma o de otra en sus diversos intereses y negocios. Definitivamente notiene ganas de leer. Se retrepa trabajosamente en la hamaca y se asegura, aconciencia, de que la sombrilla le protege eficazmente de los rayos de sol.Desde el aparato de radio portátilPhilco 656 multiválvulas la voz de Frankie Laine entona su "I Believe". Intentaanimarse, después de todo están de vacaciones en la salvaje , espectacular y¿mágica? Isla de Mull, en Escocia.Es verano, hace una tardeespléndida y Calgary Bay, aquella cala de finas arenas blancas y aguascristalinas es, sencillamente, maravillosa. Coloca a su gusto el sombrero depaja y se despereza, un fuerte calambre recorre su cuerpo.En la orilla, Mary Clarissazarandea su pamela y le hace gestos para que se acerque y nade con ella. ?lesboza un saludo con la mano al tiempo que intenta sonreír. Tiene que reconocer que elbañador marrón de Givenchi resalta aun más la bonita figura de su mujer y le da un aire ciertamente "chic".Fija su mirada enel horizonte, el atardecer comienza a bañar de plata las aguas del OcéanoAtlántico. Una leve bruma parece flotar, evanescente, sobre las crestas de lasolas.Se conocieron en el mes de Mayodel 51 frente a la cúpula de Discovery, durante la ceremonia de inauguracióndel "Festival de Gran Bretaña". Barry recuerda los mejores y peores momentosjuntos, en el marco del Londres de los primeros años 50, con sus costumbres,modas, música y espectáculos como telón de fondo.Mary juega ahora con las olas y comienzaa cantar una vieja nana: "Sing a song of sixpence" (“cante unacanción de seis peniques…”). Bandadas de gaviotasjuguetean con el aire dejándose llevar. La bruma parece espesarse y acercarse ala orilla lentamente.Barry aspira dolorosamente intentando llenar de aquel aire tanpuro sus fatigados pulmones. Sus sentidos parecen aletargados, comohipnotizados por el rumor del mar. Los suaves jirones de bruma se hanconvertido en neblina y se acercan poco a poco a la costa amenazantes. La neblina pronto se convertirá en niebla, ¿una ponzoñosa nieblaque esconde algo terrible en su seno?. ¿Algo o alguien les ha predestinado a ambos parautilizarlos, como cartas marcadas de antemano, en una partida cuyo desenlace hasido fijado mucho antes de iniciarse un horrible juego?.¿Habrán sido elegidos como testigos, protagonistas y víctimas de algo imposiblesurgido de las mismísimas entrañas de una leyenda ?.¿La leyenda de Yordock?.

Quiero publicar un libro Ver más libros