Tiempo para amar I

Comprar eBook en PDF por 2€

Sólo el arte satisface las más elevadas apetencias humanas.Sediente de fantasía y belleza, el nostálgico peregrino deeste valle de lágrimas procura el alba de la creación artística,para anticipar -aunque prematura e incompletamente - lasaciedad reclamada por el desierto calcinado y misteriosode su espíritu, que indeclinablemente aspira a un oasiseterno, pletórico de verdor de palmeras y azul de cielos.El poeta cumple una misión suprema.La paciente espera ante la raíz de un manantial para captarsu primada cristalina, la búsqueda de esa resonanciaúnica, la tensión por retener la expresión fugaz de unamor puro que no habrá de repetirse durante siglos,constituyen justificadas razones para su presencia, singular.Vega Arámburu es una escritora con firme vocación poética.Ama la belleza y cree en ella. Su poesía es insólita y caudalosa.Insólita, porque hay que ir muy lejos en el tiempo y en elespacio para hallar su progenie espiritual. Caudalosa porel torrente de pensamientos que desbordan sus escritos.El lenguaje de Vega Arámburu resulta a menudodesbordado por el caudal de ideas profundas, como loresulta siempre la poca y bella espuma de arriba sobrela mucha agua revuelta de lo hondo, negro, abisal.Sin embargo, lo más importante en la poesía de Vega Arámburuatañe a su raza moral de pensadora, que recuerda al Withsmandel “Canto a mí mismo” o al Nieztsche del “Also sprecht Zaratusta”.Pero cuya raizambre se nos ocurre mucho más añeja einexpicable, a menos que le provenga directamente de losplanos akkássikos. Los poemas de Vega Aramburu son hispanosy modernos; pero el modo de gritarle la sangre es como el quele desbordadaba, venas afuera a Ornar Khayan o Al Motamid.Estos eran poetas de un tiempo en que la literaturaconstituía sólo un medio desesperado de expresión yno un peldaño para cenáculos y clubs internacionales.En la irrupción de estas páginas de Vega Aramburu, lo másimportante es que la autora, por encima de imágenes o palabras,lo único que le interesa es expresarse a gritos, mas pintandocomo al desgaire sus variados y sentidos paisajes interiores.ISIDORO CALZADA MACHO

Quiero publicar un libro Ver más libros