El traficante de sueños

Comprar Libro en papel por 55€ Comprar eBook en PDF por 30€

EL TRAFICANTE DE SUE?OSNo hubo problemas para ser liberados. La mayor parte de los seguidores de Halio lo eran por fidelidad y obediencia hacia el que iba a ser el nuevo Gran Sabio. Sin embargo, durante mucho tiempo, apoyados por los servicios de inteligencia federales, los kamolíes deberían dedicarse a la tarea de investigar la complicada trama y encontrar al resto de responsables.Por desgracia, parecía imposible poder demostrar la implicación directa del Imperio Neomasiano, que ya había comunicado oficialmente que algunos de sus ciudadanos habían sido detenidos por conspiración, negando taxativamente que actuasen siguiendo las instrucciones de ninguno de sus organismos oficiales. Por supuesto, los neomasianos arrestados -si es que existían realmente- nunca serían entregados a las autoridades federales.Igor repasaba los acontecimientos pasados mientras viajaba en un viejo transporte que realizaba la ruta entre Albasán e Imnane. Atrás quedaban las fiestas que habían preparado en Kamoli en honor de los extranjeros que les habían ayudado a recuperar la unidad y la tradición de los grandes sabios. Tres condecoraciones nada menos, entregadas en sendas ceremonias. Se alegró de haber dejado de ser el centro de las miradas y el protagonista junto al que todos querían aparecer.¡Qué genial idea la de Zaria! Haber preparado su llegada previendo que podía haber problemas fue un plan maestro. Enseguida comprendió la razón de las interminables reuniones con sus hombres, principalmente con Gánder, el cual hubo de estudiar detalladamente, no sólo su aspecto físico, sino también su forma de expresarse, su voz y sus movimientos para ser un doble que lograse engañar a todos.Así, en lugar de escapar precipitadamente al enterarse que sus compañeros habían sido apresados, pudieron pasar desapercibidos y huir mientras Igor, junto con el polimorfo en el papel de Zaria, no había terminado aún de bajar la escalera de energía.Agradecía a sus estupendos compañeros no haber puesto ninguna objeción a que el Mercurio fuera revisado a fondo en Albasán.No le había dicho a Belén que se dirigía a Imnane para estrecharla entre sus brazos y volver a estar juntos. En unas horas, estaría frente a ella disfrutando de la sorpresa que iba a darle con su visita. Le gustaba saber que iba a llevar la felicidad a la persona a la que amaba. Al fin y al cabo, era un traficante de sueños…

Quiero publicar un libro Ver más libros