El día que aprendí a soñar

Comprar eBook en ePub por 1€

Marina empezó muy pronto a escribir en todo tipo de experimentos (y superficies), con un desparpajo extraordinario que todos sus familiares siempre han envidiado y disfrutado sin ocultamiento. Sus canciones llenas de faltas de ortografía, cuando apenas sabía más que el abecedario, o aquellas con rimas en inglés, con las diez primeras palabras que aprendió del idioma sajón, atisbaban el futuro que en esta su primera aparición demuestra fuerza y estilo, gracia y desparpajo, y aunque suene extraño, una madurez imaginativa y expresiva no habitual en una joven de once años.Quienes hayan leído "!Venganza quiero, venganza!" no encontrarán este libro extraño, sino enormemente familiar.

Quiero publicar un libro Ver más libros