¡Allin Kawsay! El retorno de los Qhapaq Inka

Comprar Libro en papel con solapas por 17,90€ Comprar eBook en PDF por 6€

En esta primera entrega de la saga ¡ALLIN KAWSAY!, titulada ElRetorno de Los Qhapaq-Inka, se narra la marcha del Shanti y sus discípulos:Arnawan y Saraku, para trasladar una antigua y sagrada reliquia Inka desde Tiwananku hasta el Paititi, en la selva del Cusco. Será durante este “peregrinaje”, através del gran camino de los Qhapaq, “El Camino de los Justos”, dondetranscurrirán grandes aventuras, llenas de tradición, misterio, romance ypeligro. Pero será también, aquel camino sagrado, un magistral laboratorio capazde instruirles una insospechada sabiduría milenaria. Allí, el Shanti, un Pureq-Paqho (Sacerdote-caminante) transmitiráa sus pupilos el secreto del manejo y uso maestro del “vínculo” que lahumanidad guardaba y mantenía con la Pachamama y cómo criaban el equilibrioIntin-Pacha-Runa, (Sol-Tierra-Humanidad), con el cual la sociedad Inka recreabael “Allin Kawsay” que es la maneracorrecta y justa de “vivir y existir en plenitud” de la naturaleza, lasociedad, del hombre y la mujer. El Shanti,“curandero” o “Paqho” instruido en la escuela de los últimos Hamuyiris –Amautaso Maestros Qhapaq- que sobrevivieron ala persecución y masacre ejecutada por los hermanos Pizarro luego de lainvasión europea al Tawantinsuyu– sabía, y así lo recuerda en el relato, queAtawallpa, el último Inka, no fue ejecutado en Cajamarca, sino que fuesecuestrado y en total secreto llevado al Vaticano, a Roma, en donde seríainterrogado por el mismo Papa Clemente VII, en razón que para la monarquíainvasora y para el Vaticano, el Inka-rey valía mil veces más vivo que muerto. Asíse da el último combate verbal entre los Papas y los Inkas, viejoscontendientes post-diluvianos o “cabezas” de dos “ordenes” diferentes queoponían al Dios cristiano con “Intin” o “la globalidad centralizada pan-andina”del Dios “I” del pueblo Puquina, que fueron los alarifes y constructores deTiwanaku, Machupicchu y del Qhapaq ?an. Es en este trance, en pleno Siglo XVI,donde el “Inka-rey” Atawallpa lanza desde Europa su estrategia de resistencia ala invasión, el “Taqui Onqoy” (La Danza Enferma) y dirige sus últimas órdenesde disolver el poder de los Ayllus y Panakas Inka, como “gotas de aceite” en el“agua sucia” del colonialismo europeo, dejando preparado el terreno para elretorno de los Qhapaq-Inka, los que intentarán –en las sagas posteriores-recomponer el equilibrio del mundo para impedir el “apocatástasis” o cataclismomundial (Pachakuti cósmico) que amenaza la vida sobre el planeta. Nuestroprotagonista y curandero el Shanti, su hijo Arnawan y Saraku, solo son la puntade la madeja de esa continuidad, de la resistencia Inka en estado latente, ya quenunca se quebró.Un personaje importante de nuestro relato es Saraku, una “gringuita” hija depadre catalán y madre texana, de acomodadas familias modernas, fue criada enCochabamba-Bolivia por la vocación social de sus padres promotores de una ONGde ayuda a los indígenas en los Andes; apenas dejó su infancia, había vividoescabulléndose de la vida plena, aferrándose a las diversiones propias de lajuventud que la satisfacían mientras duraban y compartía con sus compañeros,pero luego volvía a ser presa de su depresión, hasta que puso pie en la Isladel Sol, en el Qhapaq ?an y se dejó abrazar por la magia de su entorno; unamagia de la que no pudo ni pretendió ya nunca escapar porque la “varita mágica”que los Qhapaq manejan, no es trucode mago, ni “librito místico” o “doctrina esotérica”; tiene el poder que emanadel Qhapaq ?an, un camino milenarioconstruido por una organización ancestral de sabios cuyos conocimientos ysabiduría los pondrán en práctica y ante sus ojos, el Shanti y su hijo Arnawan,a lo largo de todas las aventuras y percances en su caminar por el gran caminoInka.

Quiero publicar un libro Ver más libros