Iacetana

Comprar Libro en papel por 12€

Que las gladiadoras existieron, es incuestionable. Hay testimonios escritos que hablan de sus combates. Marcial, Suetonio, Dión Casio, Tácito y Estacio, entre otros escritores, dan testimonio de ello. Nos han quedado incluso muestras explícitas, como son el relieve de Halicarnaso que nos muestra el combate entre dos luchadoras y una estatuilla de bronce de una gladiadora en actitud de triunfo que se conserva en el museo de Hamburgo.Según nos indican los escritores de la época, las mujeres gladiadoras no era un espectáculo común. Eran luchas extraordinarias que solo se permitían ofrecer los muy ricos, dado que el precio que pedían los lanistas por estos combates estaba fuera del alcance de la mayoría de editores.

Quiero publicar un libro Ver más libros