Todo irradia un sentimiento

Descargar eBook en PDF

El formato del recuento nace de las interminables "listas de eventos" a que obliga la recapitulación, una particular técnica regresiva utilizada en el nagualismo. Acabó resultando evidente la utilidad de desarrollar cualquier descripción en forma de listado de ítems. Mientras sean argumentos suficientes, un inventario (no necesariamente exhaustivo) es un método de exposición más convincente que el del análisis y el silogismo, a la hora de explicarse personalmente el mundo. Y lo es en cualquier ámbito de discusión: no hay tema que no pueda ser inventariado. Es un método más gráfico, más cómodo y, sobre todo, más imparcial. El autor queda así liberado de la obligación de enjuiciar. De sacar conclusiones. De decidir. Todas ellas pasan a ser potestades del lector. Y solo si así lo desea. Todas las dispersas obras del autor abundan en el uso sistemático del recuento como instrumento literario. Y la presente es la aplicación de este subgénero al campo concreto de la lírica. Que es quizás donde el recuento despliega su potencial máximo como herramienta creativa. Pues aunque se trate de fórmulas novedosas para renovar la eterna insensatez de escribir poemas, es de agradecer que la naturaleza del recuento nos brinde tanta flexibilidad sin apenas exigir su consabida cuota de responsabilidad. Estilísticamente hablando. Los ítems del poema se constituyen así en expresiones últimas, esenciales, de la unidad temática que pretenden explorar. Sin imponerlo. Libres de las tiranías de la evidencia. Libres para bucear en el espíritu, en el hecho mismo. En el verso como partícula elemental, individual, como entidad primordial.

Quiero publicar un libro Ver más libros