"Diario de Ávila" y el bienio azañista (1931 - 33)"

Comprar eBook en PDF por 5€

Desde estos parámetros, director que es eclesiástico y propiedad en forma de Sociedad Mercantil denominada católica, debemos analizar la actitud de este medio frente al acontecer diario. En la cabecera van las siguientes frases enmarcadas, buena prueba de su actitud, en los siguientes términos: - "La prensa es un arma de dos filos; tan poderosa para difundir el bien, como eficaz para propagar el mal". - "En el presupuesto de gastos de cada casa debe incluirse esta partida: Para suscripción al diario católico...". Durante 1930 y los primeros meses de 1931, El Diario de ?vila, firme en su línea de pensamiento, defiende las ideas conservadoras propugnadas por la derecha. La publicidad del diario con respecto a las elecciones municipales de abril de 1931 aboga por apoyar las candidaturas monárquicas. Por ello, cuando el 14 de abril de 1931 vence la izquierda, el diario católico no ve con buenos ojos el advenimiento de la República. La información presentada sobre este asunto se resiente respondiendo a estos intereses y no es todo lo objetiva e imparcial que podía ser, manteniéndose fiel, firme y coherente con sus principios monárquicos. Y tras una desorientación inicial debido a la sorpresa que les ha producido el cambio de régimen, llaman a la unidad y organización de los católicos para hacerse con el poder, en primer lugar, por medio de las urnas. Objetivo en el que centrarán todos sus esfuerzos durante el bienio azañista(1931-1933), obteniendo el éxito tras las elecciones de diputados en noviembre de 1933; no cejando en su actitud y utilizando todos los medios y estrategias posibles, como la crítica despiadada a todos los actos y leyes de los distintos gobiernos presididos por Azaña, olvidando muchas veces en el tintero la objetividad y la imparcialidad informativa.Apoyarán en todo momento a los diputados y representantes de las tendencias derechistas, principalmente a Gil Robles y a la CEDA. Todo este universo ideológico y mental que el periódico lanza a sus lectores se concreta en el apoyo que Diario de ?vila brindará a la sublevación militar del 18 de julio de 1936 y al bando nacional durante toda la guerra civil; apoyo que se prolongará al régimen de Franco durante toda su vigencia. Periodísticamente, Diario de ?vila, mantuvo nexos de unión con El Debate, el principal diario católico de España durante la II República. El influjo de este importante medio se puede ver desde la estructura periodística del periódico, la información y la llegada de redactores y periodistas formados en la Escuela de "El Debate", dirigida por Angel Herrera Oria, uno de los personajes católicos más influyente del periodo, responsable de todas las principales empresas de afirmación católica en el país.La composición sociológica de los lectores vendría dada, en primer lugar por su adscripción católica, y por ende, afinidad ideológica hacia la derecha. Aunque hay que tener en cuenta, como El Diario de ?vila es el único diario de la provincia, por lo que la necesidad dictaba acudir a él en caso de buscar información, anuncios y publicidad. Generalmente serían clases medias y altas, ya que eran las clases más alfabetizadas; puesto que el precio (10 cts. no sería un impedimento de su compra, salvo caso de sectores pauperizados en grado sumo, parados,...) no creo que supusiera una barrera en la adquisición por parte de amplios sectores sociales a pesar de la situación de extrema precariedad en la que discurría la existencia de la mayor parte de la población, tanto campesinos como obreros. Supongo que la difusión del Diario quedaría circunscrita a la capital de la provincia, aunque no se puede desestimar su difusión por el resto de la provincia a través del correo, llegando a lo que pudiéramos llamar fuerzas vivas de las pueblos, aunque puede ser un tópico, formadas por los grandes propietarios y algunos funcionarios locales(medico, secretario, sacerdote,...).Podemos decir que este diario es eminentemente político y propagandístico, apoyando claramente una opción política, las derechas católicas. Así se convierte en una pieza más en la estrategia propagandística de esta opción, por no decir la principal en la provincia de ?vila.

Quiero publicar un libro Ver más libros